10 grupos criminales lideran violencia y narcotráfico en sexenio de AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Diez grupos criminales lideran violencia y narcotráfico en sexenio de AMLO

A sus operaciones y disputas se atribuyen, al menos, el 60% de los homicidios registrados en el país en 2019 y 2020.
Cuartoscuro Archivo
11 de mayo, 2020
Comparte

Diez grupos del crimen organizado, dos con presencia nacional y ocho de carácter regional, lideran las operaciones de narcotráfico en el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador. A sus actividades y disputas se atribuyen – al menos – el 60% de los homicidios que se cometen en México.

Dichas organizaciones delictivas son consideradas objetivos prioritarios del gobierno de la República. La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda indaga las operaciones financieras presuntamente ligadas con todos ellas, para identificar y neutralizar las operaciones de lavado de dinero que les permiten seguir subsistiendo.

Así lo confirmaron a Animal Político autoridades del gabinete de seguridad y el titular de la UIF, Santiago Nieto.

Las diez organizaciones delictivas son: el Cártel del Pacífico o de Sinaloa; Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG); Cártel de Santa Rosa de Lima; La Unión Tepito; Cártel de Tláhuac; Guerreros Unidos; Los Rojos; Los Viagra; el Cártel del Noroeste y células remanentes de Los Zetas.

“El combate al narcotráfico es uno de los cinco temas que marcamos como prioridad desde 2019 y continúa en 2020. Tenemos particularmente dos cárteles de naturaleza supranacional pero también tenemos cárteles de presencia local, de carácter regional. Son los grupos que operan en el país”, dijo en entrevista Santiago Nieto.

Se trata de grupos de alta peligrosidad y complejidad criminal. Tienen como común denominador que se dedican al tráfico de drogas como actividad principal o secundaria, aunque algunos de ellos también están implicados en delitos propios del crimen organizado como robo de combustibles, secuestro, extorsión, trata de personas, entre otros.

En todos los casos son organizaciones criminales que nacieron desde hace varios años. Aunque algunas son más pequeñas o han visto mermado su crecimiento territorial, la violencia relacionada con estas no ha cedido, según las estimaciones del gabinete de seguridad.

En el reportaje Crimen y Violencia: la Guerra que No Acaba, este medio reveló que al menos 6 de cada 10 asesinatos perpetrados en 2019 – año récord en violencia homicida – están relacionados con la delincuencia organizada, pero hay entidades como Guanajuato donde hasta el 80% de los homicidios dolosos está ligado con los grupos criminales.

En un pronunciamiento público emitido el lunes 4 de mayo, un amplio grupo de organizaciones, activistas y expertos de la sociedad civil condenaron lo que calificaron como una operación impune de los grupos del crimen organizado, a los que atribuyeron incluso la repartición reciente de despensas en doce estados del país.

Los dos nacionales

De la lista de organizaciones del crimen organizado que operan actualmente en México, el gabinete de seguridad y la UIF identifican a dos con presencia territorial nacional y operación con posibles conexiones a nivel internacional: el Cártel del Pacífico y el Cártel Jalisco Nueva Generación.

El Cártel del Pacífico, también denominado Cártel de Sinaloa o la Federación, es el más viejo de todos. Su fundación, según el sitio Narcodata, se estima desde principios de los 90 y su base de operación es el estado de Sinaloa, aunque su presencia se advierte en toda la costa del Pacífico, así como en el sur, centro y en la frontera norte del país.

Es una organización criminal que siempre ha contado con varios líderes, como lo prueba la continuación de sus operaciones pese a la captura de algunos de sus mandos entre ellos Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”. Actualmente Ismael Zambada García, “El Mayo”, es considerado su máximo líder histórico.

Una muestra del poder de este grupo criminal en el actual sexenio se registró el pasado 17 de octubre, cuando consiguieron tomar zonas importantes de Culiacán para obligar a las autoridades federales a liberar a Ovidio Guzmán, uno de los hijos del Chapo Guzmán, lo que al final consiguieron. Incluso retuvieron a elementos del Ejército Mexicano.

En cuanto al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), se trata del grupo criminal de mayor crecimiento en los últimos años. Su fundador y actual líder es Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, a quien las autoridades han intentado detener en múltiples ocasiones sin éxito.

Los datos de inteligencia del gobierno federal señalan que este grupo, originalmente concentrado en Jalisco, Veracruz y Michoacán, ya ha logrado extenderse a casi todos los estados con células propias o en alianza con grupos criminales. Su presencia incluye a la Ciudad de México, donde el pasado 10 de abril se detuvo a una de sus operadoras, apodada “La Cecy”.

La desarticulación de este grupo, que tiene en su haber sendos ataques contra las fuerzas armadas, el homicidio de soldados y hasta el derribo de un helicóptero federal, es de máxima prioridad no solo para México sino para Estados Unidos, cuyo gobierno anunció apenas en marzo pasado la detención de 700 personas presuntamente asociadas con este grupo criminal.

Desde hace varios años el gobierno estadounidense también ha intentado debilitarlo financieramente, con sanciones a personas y empresas del CJNG y de “los Cuinis”, grupo aliado al mismo.

Los ocho regionales

Además de los dos grandes cárteles, el gobierno tiene identificados ocho grupos más que, aunque tienen una presencia regional, se les considera igual de peligrosos y precursores de violencia por su disputa con otras bandas o células de los grandes cárteles.

Entre ellos destaca el denominado “Cártel de Santa Rosa de Lima” liderado por José Antonio Yepez Ortiz, “El Marro”, cuya presencia se centra en el estado de Guanajuato. Sus actividades criminales están enfocadas al tráfico de cocaína y al robo de combustibles o “huachicol”.

La disputa de este grupo criminal con otros como el CJNG ha deteriorado la seguridad en Guanajuato al punto en que en 2019 y 2020 se convirtió en la entidad con la mayor cantidad de homicidios del país, de los cuales se calcula que 80% están relacionados justamente con el crimen organizado.

Cuatro municipios de Guanajuato: León, Irapuato, Salamanca y Celaya se encuentran entre los 50 municipios con mas asesinatos del país, de acuerdo con los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Santiago Nieto explicó a este medio que en los últimos meses se han conseguido identificar, congelar y denuncias cuentas y empresas relacionadas con esta peligrosa organización delictiva.

Otros dos grupos criminales prioritarios para el gobierno son los denominados “La Unión Tepito” y “Cártel de Tláhuac”, ambos concentrados principalmente en el Valle de México, y a quienes las autoridades atribuyen la violenta disputa por el control de las redes de narcomenudeo en la capital.

Por otro lado, el gobierno identifica a “los Guerreros Unidos” y “Los Rojos” como grupos criminales que continúan activos a nivel regional en Guerrero y Morelos. A la disputa entre ellos se atribuye el incremento de homicidios cuyo pico se alcanzó entre 2015 y 2018.

En Michoacán la atención se centra en “Los Viagras”, grupo criminal surgido en el contexto de la disputa de grupos de autodefensa contra el cártel que se denominada “Los Caballeros Templarios”. Su principal fuente de ingresos proviene de la producción de metanfetaminas en laboratorios clandestinos.

En Tamaulipas se investiga al denominado “Cartel del Noreste”, al que se atribuye el control del tráfico de drogas en varios puntos fronterizos con los Estados Unidos, pero al que también se relaciona con otras actividades criminales como la extorsión y el secuestro. Dicha organización fue constituida por remantes de otros cárteles en la entidad como el Cártel del Golfo.

Finalmente se tienen identificadas aun células relacionadas con el grupo de “Los Zetas”, que entre 2008 y 2012 fue uno de los cárteles mas importantes de México, pero que con la captura o muerte de varios de sus líderes se fue debilitando. No obstante, el gobierno identifica aun su presencia con diversos remanentes de alta peligrosidad en Veracruz.

Violencia… ¿y despensas?

Como ya se dijo los cálculos del Sistema Nacional de Seguridad Pública estiman que más del 60% de los homicidios están relacionados con estos grupos criminales, entre otros múltiples delitos. Pero además de la violencia hay otros hechos posiblemente atribuidos a los mismos como, por ejemplo, la supuesta distribución de despensas durante la pandemia.

Ejemplos de lo anterior se han registrado durante las últimas dos semanas en el país donde medios locales han reportado, por ejemplo, que células del CJNG repartieron despensas a la población en general en Tamaulipas, Jalisco y Morelos. El 20 de abril el presidente López Obrador condenó estos hechos.

El lunes 4 de mayo, 35 organizaciones de la sociedad civil y más de un centenar de expertos emitieron un comunicado conjunto en el que sostuvieron que el crimen organizado está detrás de la entrega de despensas y apoyos en al menos doce estados del país, hechos con los que buscan situarse como “benefactores” ante la crisis económica ligada a la pandemia que golpea al país.

Los expertos advirtieron que estos hechos prueban que dichas organizaciones criminales cuentan con una amplia capacidad de organización regional e incluso nacional, sustentada en el despliegue de sujetos fuertemente armados que “gozan de impunidad”.

En ese contexto exigieron al gobierno que condene abiertamente este tipo de hechos y que actúe en contra de dichos grupos delictivos, como es su obligación.

“Estos grupos engañan a comunidades enteras con dádivas, para luego secuestrarlas y extorsionarlas con cobros de derecho piso, amenazas y suplantación violenta de la autoridad”.

Entre las organizaciones que apoyaron este pronunciamiento en conjunto se encuentra México Evalúa; Causa en Común; Observatorio Nacional de Seguridad, Justicia y Legalidad; Reinserta AC; Impunidad Cero y México Unido contra la Delincuencia.

Suben decomisos de mariguana, caen de otras drogas

La Secretaría de la Defensa Nacional reveló que en el primer trimestre del año y como parte de su campaña permanente de combate al narcotráfico logró el aseguramiento de 54 mil 260 kilogramos de mariguana, mil 321 kilos de cocaína; 674 kilogramos de metanfetaminas y cinco kilogramos de heroína, entre otros.

En comparación con el promedio del año pasado los resultados son contrastantes. Mientras que la mariguana asegurada en 2020 equivale a un incremento del 27% respecto a 2019, los decomisos de cocaína se redujeron 2.5%, los de metanfetaminas cayeron 74% y los de heroína se desplomaron 90%.

De enero a marzo de este año el Ejército también reportó el hallazgo de 11 laboratorios clandestinos donde se fabrican drogas sintéticas, de una pista clandestina y seis aeronaves utilizada para el transporte aéreo de estupefacientes, así como el decomiso de 586 armas de fuego cortas y 877 armas largas de alto poder.

En tanto se reportó el aseguramiento de 1 mil 967 personas presuntamente ligadas con los grupos criminales en el primer trimestre de este año, un promedio ligeramente inferior al del año pasado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.