Empresas venden al IMSS y al ISSSTE cubrebocas N95 hasta 28 veces más caros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Empresas venden al IMSS y al ISSSTE cubrebocas N95 hasta 28 veces más caros

Las instituciones aseguran que la variación de precios obedece a la demanda a nivel global, la volatilidad del dólar y la oferta.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán y Manu Ureste
28 de mayo, 2020
Comparte

El 25 de febrero –tres días antes de que México confirmara al primer paciente con COVID-19–, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) compró 20 mil 930 piezas de cubrebocas N95 a 6.63 pesos cada uno, por lo que pagó 138 mil 765 pesos.

El 6 de abril, cuando los contagios en el país sumaban 875 casos, el ISSSTE pagó 189 pesos por cada cubrebocas de este tipo, y erogó un millón 139 mil pesos por 6 mil piezas. Es decir, el ISSSTE compró una tercera parte de piezas que el INER, pero pagó ocho veces más. La diferencia fue el momento de la compra.

Sólo entre estas dos instituciones, el costo unitario de cubrebocas N95 fue 28 veces mayor entre un mes y otro, aunque ambas compras se hicieron en la Ciudad de México.

En tanto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), para proteger a su personal en las unidades administrativas adquirió desde el 13 de marzo, 185 mil piezas de N95 directamente con la empresa 3M de México, filial de una de las principales marcas productoras a nivel mundial del insumo.

El SAT consiguió 20 mil piezas de respiradores 3M modelo 8210 por 11.23 pesos cada uno, y 175 mil piezas del modelo 9010 con un costo unitario de 5.89 pesos, y pagó 1 millón 255 mil pesos en total, gracias a que se trató de “una compra anticipada”, según respondió la institución al preguntarle al respecto.

Esto lo confirma la empresa 3M, pues “los pedidos son programados según necesidad de las instituciones y basado en los contratos establecidos con ellos en las cantidades adjudicadas”, dijo el área de relaciones públicas de la empresa a Animal Político.

La empresa también explicó que ha mantenido los precios de los cubrebocas N95 “con la finalidad de ayudar a abordar esta situación”, por ello publicó el listado de precios “para ayudar a nuestros clientes a identificar y evitar alteración de precios”. Y estos efectivamente corresponden a los precios pagados por el SAT, al comprar directamente con la empresa.

Y aunque desde enero pasado 3M ha duplicado la producción global de respiradores N95 , “la desafortunada realidad es que la demanda global es superior a la capacidad de entrega de la industria”, dijo la empresa.

Los respiradores N95 que pueden filtrar hasta 95% de las partículas se han convertido en el principal equipo de protección para evitar el contagio de coronavirus, y, por ende, ha generado una demanda mundial. Por eso es que ante la urgencia, las instituciones que necesitan los insumos y no los adquirieron antes, ahora deben pagar precios más elevados.

El IMSS, otra de las instituciones con variaciones en sus precios, respondió que el costo de estos insumos también varia por “el tiempo en que se requiere la entrega, ya que al localizar un proveedor la fecha de entrega es casi inmediata”.

EL IMSS compra 12 veces más caro

Animal Político revisó los contratos que incluyeron la compra de N95 registrados en Compranet , la plataforma donde por ley todas las entidades del gobierno Federal debe publicar sus procesos de compra.

Al analizar 22 procesos de compra en diferentes instituciones, hubo diferencias en el precio unitario sobre todo por el momento en que se realizaron las compras.

El IMSS, por ejemplo, tenía en 10.19 pesos el precio unitario de N95 en su catálogo de compras, pero el 24 de marzo, la delegación de Baja California adquirió 110 mil piezas por 95 pesos cada una y la coordinación Sur de la Ciudad de México los compró a 123 pesos la unidad el 15 de abril, es decir, 12 veces más caro.

Un día después, la misma delegación Sur de la Ciudad de México del IMSS pagó 175 pesos por cada pieza de N95 de la marca 3M modelo 1870, pero no compró directamente a la empresa, sino a un intermediario, el proveedor Equipamedix S. A. de C. V.

Sin embargo, de acuerdo a la lista de precios de 3M, ese modelo tiene un costo de 1.78 dólares, es decir, 41.9 pesos al tipo de cambio del 16 de abril que se cotizó en 23.56 pesos. Esto significa que el IMSS pagó 4 veces más por el mismo producto.

Al preguntarle al respecto, el IMSS respondió a través de una tarjeta informativa para Animal Político, que ante la pandemia cada unidad del Instituto puede realizar las compras en el momento que requiera, toda vez que una compra consolidada desde el área central sería más tardada.

De acuerdo a la revisión de su Sistema de Abasto Institucional, el IMSS detectó que el precio unitario promedio de este tipo de insumos en contratos efectivos ha sido de 113 pesos de marzo a mayo de este año.

La institución aseguró que la variación de precios también obedece a la demanda a nivel global, la volatilidad del dólar, y la oferta reducida, lo que impacta en el precio.

Sin embargo, el INER sí logró mejor precio aunque la entrega del producto ocurriera hasta el 16 de abril. De acuerdo a dos contratos firmados en esa fecha, consiguió el costo unitario por cada caja con 20 piezas de N95 por 30 pesos del modelo 8210. Mientras que pagó 50 pesos por cada caja con 10 piezas del modelo 8511 de la marca 3M.

Ambas compras que suman 4 mil 500 cajas por 203 mil pesos las hizo con la empresa LG Seguridad, S. A. de C. V., distribuidor directo de la marca 3M., pero los contratos no sólo son por una entrega ante la pandemia, sino por todo el año, toda vez que la vigencia de los contratos es del 16 de abril al 31 de diciembre de 2020.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las mujeres que querían abortar y acabaron en clínicas antiabortos promocionadas engañosamente en Google

Muchas clínicas se anuncian como proveedores de servicios de aborto al tiempo que dan información falsa a las mujeres e intentan que cambien de opinión. BBC News explica el papel que juegan las grandes tecnológicas como Facebook o Google en esto.
18 de mayo, 2022
Comparte

Cuando Hana se enteró de que estaba embarazada, supo que quería abortar, pero su búsqueda de una clínica en Google la llevó a un centro antiaborto, que estaba decidido a disuadirla de su elección.

En varios estados de Estados Unidos, BBC News comprobó como muchas de estas clínicas engañosas aparecen en los primeros puestos de los resultados de búsqueda de Google y en los anuncios de Facebook con consejos médicos inexactos, mientras quienes de verdad pueden realizar el procedimiento ven sus anuncios rechazados y sus cuentas restringidas.

Los centros de asesoramiento, como el que visitó Hana, una joven de 19 años que vive en el estado de Massachusetts, a menudo están dirigidos por organizaciones cristianas.

Con frecuencia ofrecen algunos servicios médicos, como pruebas de embarazo y ecografías, pero parte de su promoción en línea sugiere falsamente que también brindan servicios de interrupción del embarazo.

No fue hasta que Hana caminaba por el pasillo del centro, lleno de carteles que comparaban el procedimiento con el asesinato, que comenzó a darse cuenta de que esta no era la clínica de abortos que creía que era.

Una mujer con una prueba de embarazo

Getty Images

Obtener atención

Hana se describe a sí misma como un “ratón de biblioteca”.

En la Universidad cursa estudios relacionados con la salud.

Sin embargo, nada en la web de la clínica le indicó el servicio que realmente ofrece.

La página de inicio dice: “Tome el control: comience con una consulta de aborto gratuita“.

Y en una pestaña denominada: “Obtenga atención”, se enumeran los tipos de aborto (médico y quirúrgico) que se pueden realizar durante los diferentes trimestres del embarazo, bajo el título: “Acaba de enterarse de que está embarazada y quiere saber su opciones”.

Una vez allí, dice Hana, le dijeron, de manera incorrecta, que los abortos estaban relacionados con la infertilidad y el cáncer de mama.

También que al haberse vacunado contra la covid-19, podría perder el bebé de todos modos, lo que haría que el aborto fuera innecesario.

Eso a pesar de la evidencia científica que sugiere que las personas vacunadas no son más propensas a abortar y, de hecho, están mejor protegidas contra los riesgos de tener un parto prematuro asociados con la covid.

Foto de un test de embarazo

Getty Images

También la presionaron, en contra de sus deseos, para que viera la ecografía.

“¿Qué clase de madre no quiere ver una foto de su hijo?” preguntó la persona que la atendía.

Hana se quedó sintiéndose engañada y traicionada.

Elige la vida

The Human Coalition, un grupo antiaborto que proporciona marketing para el centro que visitó Hana y otros 40 más, le dijo a BBC News que a menudo ven “que la mayoría de las mujeres que han decidido abortar no desean hacerlo, desean ayuda”.

“Estamos aquí para empoderar a las mujeres al llenar ese vacío: ofrecer atención y el apoyo que desean para elegir la vida”.

Google muestra anuncios sobre los resultados de búsqueda para ciertos términos.

Los anunciantes pujan para que sus anuncios aparezcan primero, aunque según Google el orden también debe estar determinado por la “relevancia” y la “calidad general”.

Pero Whitney Chinogwenya, de MSI Reproductive Choices, afirma que esto crea una “batalla de presupuestos”, en la que las clínicas de aborto reguladas compiten con clínicas antiaborto no regulados por espacios publicitarios en términos de búsqueda específicos.

Varios grandes proveedores mundiales de soluciones para abortar también le han dicho a BBC News que regularmente ven censuradas sin explicación su material online que hace referencia al aborto, incluida la suspensión de los canales de YouTube, la restricción de las cuentas de las redes sociales y el rechazo de anuncios por parte de Facebook y Google.

En 2019, después de haber sido criticado por alojar anuncios engañosos, Google intentó tomar medidas enérgicas contra las clínicas de asesoramiento sobre abortos, que son más comunes en Estados Unidos pero también se pueden encontrar en Europa, África y América Latina.

En Estado Unidos, Reino Unido e Irlanda, cualquier persona que publique un anuncio que mencione el aborto primero debe solicitar un certificado.

Las clínicas que asesoran pero no realizan abortos pueden anunciarse, pero debe llevar incluido una letra pequeña que aclara que el anunciante “no ofrece abortos”.

Resultados de búsqueda de Google para el término 'clínicas de aborto cerca de mí'. En letras pequeñas en la parte inferior, puede ver las palabras 'No brinda abortos' para una clínica.

Hana/Google
Resultados de búsqueda de Google para el término ‘clínicas de aborto cerca de mí’. En letras pequeñas en la parte inferior, puede ver las palabras ‘No brinda abortos’ para una clínica.

Hana dice que no vio esa parte en el anuncio que pinchó.

Aparece en letra muy pequeña debajo del título de búsqueda y la descripción.

Sarah Eagan, investigadora del grupo de campaña Center for Countering Digital Hate, cuestiona si Google debería recibir dinero por los anuncios antiaborto que se enfocan en palabras clave utilizadas por personas que buscan activamente la terminación del embarazo.

El CCDH también ha encontrado en Facebook anuncios antiaborto que promocionan medicamentos no probados.

Y en el otro extremo del espectro, los investigadores encontraron que la función de autocompletar de Google se sugieren métodos ineficaces de aborto por cuenta propia.

Kelly, al igual que Hana, dice que le dieron información médica inexacta mientras luchaba por encontrar una forma asequible y segura de interrumpir su embarazo en su estado natal de Texas.

Kelly

Kelly
Kelly dijo que hizo clic en el sitio web de la clínica desesperada, sabiendo que no podía pagar un médico.

Su situación era precaria.

Se encontraba sin trabajo y no tenía seguro médico, por lo que no podía pagar “una visita al médico”, por lo que buscó clínicas asequibles.

Mientras se dirigía a un centro antiaborto, Kelly dice que estaba asustada con las advertencias de que podría “desangrarse” y de que estaba arriesgando su vida, pero sabía que el aborto con medicamentos es un procedimiento extremadamente seguro.

Kelly siente que la promoción de pruebas de embarazo gratuitas está dirigida a mujeres de bajos ingresos.

El centro parece estar usando búsquedas orgánicas para atraer a las mujeres en lugar de pagar por anunciarse.

Esto hace que sea aún más difícil de regular.

El sitio web dice claramente: “No referimos ni realizamos abortos”, y agrega que brinda “servicios gratuitos anualmente a más de 5.000 madres solteras de minorías pobres y desatendidas”.

Finalmente, a Kelly le recetaron medicamentos para terminar con el embarazo solo unas horas antes de que superara el límite de 12 semanas para un aborto médico seguro.

Medicamentos para abortar

Getty Images
Para abortar con medicamentos se usan dos: misoprostol y mifepristone

Pero Elisa Wells, cofundadora de Plan C, la organización que ayudó a Kelly a acceder a estas píldoras abortivas, dice que su material online es rutinariamente “rechazado por violar los estándares de la comunidad” en Facebook, Instagram y Google.

Google dice que tiene políticas claras que rigen los anuncios relacionados con el aborto, algunas determinadas por las leyes y regulaciones locales.

Algunas de las publicaciones y canales señalados por BBC News se habían eliminado por error y desde entonces se habían restablecido, dijo.

Facebook dijo que había restaurado una pequeña cantidad de anuncios de proveedores de servicios de aborto que habían sido rechazados incorrectamente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.