Solo un estado ha iniciado fiscalización para gastos de COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Solo un estado ha iniciado fiscalización en tiempo real para gastos de COVID-19

El Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización de Sonora ha sido el único que emprendió cuatro auditorías en tiempo real. La primera, a los Servicios de Salud.
Cuartoscuro
13 de mayo, 2020
Comparte

Una situación de emergencia como la que ha causado la pandemia de COVID-19 permite a los gobiernos federal y estatales hacer gastos extraordinarios y redistribuir presupuesto, pero hasta ahora, todos menos uno lo están haciendo sin una fiscalización también extraordinaria para garantizar que no haya irregularidades.

Las organizaciones civiles Transparencia Mexicana y Tojil advirtieron que tan solo en Sonora se iniciaron cuatro auditorías “en tiempo real”, y fue a solicitud del propio Poder Ejecutivo. En contraste, ni el Congreso de este estado ni del resto han pedido a los organismos de Auditoría que supervisen cómo se está gastando el dinero para hacer frente a la pandemia, lo cual es una de sus obligaciones.

Leer más: El 84% de los estados no reporta sus gastos para atender pandemia de COVID-19

Eso incluye a la Cámara de Diputados federal, que no ha solicitado la intervención de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), a pesar de que a ese nivel de gobierno se ha anunciado el gasto de más de 622 mil millones de pesos, que es más de 20 veces lo que se invirtió para reconstrucción tras los terremotos de 2017.

Esta posibilidad de auditar en tiempo real existe legalmente apenas desde 2016, gracias a una reforma a la Ley de Fiscalización Superior. Antes, las auditorías al gasto público se hacían dos años después, pero ahora se pueden solicitar en situaciones extraordinarias, como la actual.

“No es una obligación hacer una auditoría en tiempo real, pero con esa reforma rompimos el ciclo de anualidad, que así se llama técnicamente. ¿Eso qué quiere decir?, que antes teníamos que esperar dos años a que terminara el ejercicio de los recursos, y entonces lo que se hacía era un postmortem. Eso es lo que hacían las Auditorías, en el fondo, llegaban tarde. Entonces en 2016 se metió esta figura, que se llaman auditorías especiales, pero para que se entienda les decimos en tiempo real, porque es en el momento en el que necesitan y van en paralelo al gasto”, explicó en entrevista Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana.

Al no hacer la supervisión de gastos en estos momentos, hay dos opciones: una es que hasta 2021 se audite el correcto ejercicio del presupuesto o irregularidades en las contrataciones de bienes y servicios, a pesar de que ya han empezado a surgir polémicas, como por la compra de ventiladores respiratorios. Pero esto incluso podría no pasar, ya que las Auditorías no revisan el 100% del gasto del gobierno, sino que se elabora un programa de qué rubros o programas van a ser auditados, que tiene que ser aprobado por cada Congreso, y pueden decidir incluir o dejar fuera parte de lo que se está gastando.

Las organizaciones denunciaron que de entrada, 14 de los 33 órganos de fiscalización suspendieron labores justo por las medidas de distanciamiento social para prevenir contagios de COVID-19.

“En una pandemia, la fiscalización del gasto público, y especialmente la fiscalización en tiempo real es una actividad esencial para asegurar que los suministros lleguen a los hospitales, se evite la compra de bienes y servicios con sobreprecios o se desvíen recursos públicos escasos con fines político-electorales”, señalaron en un comunicado.

Sonora, la única con fiscalización

El Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización de Sonora ha sido el único que emprendió cuatro auditorías en tiempo real. La primera, a los Servicios de Salud.

“Propósito: Llevar a cabo la revisión por la adquisición de bienes, insumos y equipamiento destinado para garantizar la capacidad de atención médica a la población del estado, con motivo de contingencia sanitaria-epidemiológica por el Covid-19, para que se lleve a cabo de manera transparente y apegado a la normatividad aplicable”, señala la auditoría, iniciada el 26 de marzo de 2020, menos de un mes después de que se registrara el primer caso de enfermedad por el virus de SARS-CoV-2.

La segunda fue echada a andar el 2 de abril y es a la Secretaría de Desarrollo Social, para revisar los Programas de Apoyo Alimentario que se van a entregar por la contingencia. La tercera es a la Financiera para el Desarrollo Económico de Sonora (FIDESON) para evaluar el programa de apoyo emergente a micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes). Y por último, al DIF de Hermosillo por el proceso de compra y entrega de despensas a población vulnerable en la capital del estado.

Estas auditorías fueron solicitadas por la gobernadora Claudia Pavlovich, el secretario de Salud Enrique Claussen y la directora del DIF local. Es decir, que el propio poder Ejecutivo pidió ser auditado, en lugar de que el Legislativo activara el mecanismo de supervisión del gasto.

Sonora es también una de las ahora seis entidades (la semana pasada eran solo cinco) que sí están haciendo públicas sus contrataciones, en su caso por casi 230 millones de pesos. Mientras que 26 estados y el gobierno federal no están transparentando los contratos que están otorgando para atender la pandemia de COVID-19, según lo detectado por Transparencia Mexicana y Tojil.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

EU comenzó a deportar a migrantes haitianos retenidos en Texas

Unas 13 mil personas, la mayoría ciudadanos haitianos, permanecían reunidas bajo un puente fronterizo entre Estados Unidos y México.
20 de septiembre, 2021
Comparte

El gobierno de Estados Unidos empezó este domingo a deportar a los migrantes haitianos retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas, tras un cruce masivo en la frontera.

Un total de 208 haitianos que intentaban entrar ilegalmente a EE.UU. fueron ya devueltos, según confirmó el gobierno haitiano a Efe, en un contexto sociopolítico y económico marcado por una aguda crisis.

De los tres vuelos previstos para el domingo ya han llegado dos, declaró a la agencia Jean Négot Bonheur Delva, coordinador de la Oficina Nacional de Migración.

Según el funcionario, todos los vuelos deberían traer 145 pasajeros, pero en el primero avión llegaron 98 personas y 110 en el segundo.

“Son personas que han intentado entrar en Estados Unidos a través de sus fronteras con México. Se trata de personas que vivían en Chile, México, Panamá y Brasil en particular”, añadió.

Migrantes con suministros cruzando el río.

Getty Images
Los migrantes tuvieron que cruzar el río hacia México en busca de suministros.

Formaban parte de un grupo de unas 13.000 personas que permanecían acampadas bajo un puente que conecta Del Río en Texas con Ciudad Acuña en México. Aunque la mayoría eran haitianos, entre ellas también había cubanos, peruanos, venezonalos y nicaragüenses.

El jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Raúl Ortiz, detalló este domingo que aquellos que aún no habían sido devueltos habían sido trasladados a centros de detención.

“Trabajamos las 24 horas del día para mover rápidamente a los migrantes del calor y de debajo de este puente a nuestras instalaciones para procesar y removerlos de Estados Unidos de acuerdo con nuestras leyes y nuestras políticas”, dijo Ortiz en conferencia de prensa en el puente.

“Quiero vivir una vida sin problemas”

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, envió su apoyo a los migrantes en redes sociales en la tarde del sábado, asegurando que “se habían conseguido acuerdos” para recibir a aquellos que regresen.

Sin embargo, algunos migrantes temen volver.

Migrantes cruzando Río Grande.

Getty Images

“En Haití no hay seguridad. El país está en una crisis política”, comentó Fabricio Jean, de 38 años, a Associated Press.

Jean se encuentra en el campo con su esposa y sus dos hijas.

“En Haití hay gente matándose unos a otros. No hay justicia. Solo quiero vivir una vida sin problemas. Quiero vivir donde sepa que hay justicia”, dijo otro padre de dos hijos, Stelin Jean, de 29 años, al Texas Tribune.

El Departamento de Seguridad Nacional estadounidense dijo a través de un comunicado que las transferencias continuarán “para asegurar que los migrantes irregulares sean puestos bajo custodia, procesados y trasladados fuera de Estados Unidos, en concordancia con nuestras leyes y normas”.

Además, anunció que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza enviará 400 efectivos adicionales a Del Río, una ciudad con cerca de 35.000 habitantes.

Migrantes cruzando Río Grande en la frontera entre México y Estados Unidos.

EPA
Estados Unidos planea regresar a los migrantes a sus países de origen.

El alcalde de Del Río, Bruno Lozano, había declarado el estado de emergencia en la ciudad. Describió la situación como “sin precedentes” y “surrealista”.

También dijo que la patrulla fronteriza había estado abrumada y que los “agitados” migrantes vivían en condiciones imposibles.

El campamento improvisado en Del Río tiene pocos servicios básicos, y los migrantes que esperan a temperaturas de 37°C han estado cruzando el río hacia México para obtener suministros.

La mayoría son haitianos. También hay cubanos, peruanos, venezolanos y nicaragüenses.

Muchos haitianos abandonaron su país tras el devastador terremoto en 2010. Un gran número de los que ahora se encuentran en el campo habían vivido en Brasil y otros países sudamericanos y viajaron hacia el norte tras no poder asegurar empleo o estatus legal.

Migrante en la frontera entre México y Estados Unidos.

Getty Images

Will Grant, corresponsal de la BBC en México, reporta que muchos cubanos también han abandonado la isla en su peor crisis económica desde el fin de la Guerra Fría.

Grant asegura que muchos de los migrantes en Texas probablemente realizaron la travesía migratoria más difícil en América Latina: cruzar a pie la densa selva del Darién entre Colombia y Panamá.

El gobierno de Estados Unidos ha informado de un aumento de migrantes en la frontera con México este año.

El número de migrantes detenidos allí en julio superó los 200.000 por primera vez en 21 años, según datos del gobierno.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.