Familiares de pacientes con COVID denuncian falta de información en hospitales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

“La falta de información en los hospitales nos está matando”, denuncian familiares de pacientes COVID-19

Desde hace algunos días, decenas de personas han protestado fuera de hospitales exigiendo que se les informe sobre la salud de sus familiares.
Cuartoscuro
4 de mayo, 2020
Comparte

Anahí, comerciante de 35 años, dice que está desesperada, que ya no aguanta más: lleva una semana durmiendo en una sala de espera luego de que, tras peregrinar por varias clínicas de la capital mexicana, llegara el lunes de la semana pasada al Hospital General de Iztapalapa con su marido de 48 años. 

Desde entonces, no lo ha vuelto a ver, ni a escuchar. Ni a saber casi nada de su estado de salud, más allá de que tienen la sospecha de que es un paciente COVID-19, que está grave, y que lleva días recibiendo el apoyo de un tanque de oxígeno para respirar.

-Mi esposo no quería venir al hospital -narra la mujer, que asegura que todo empezó el 22 de abril pasado, cuando su pareja, también comerciante, comenzó a sentir síntomas de cuerpo cortado acompañado de un extraño e inusual dolor de espalda, que, en poco tiempo, evolucionaron a fiebre y dificultades para respirar.

Lee: Pandemia exhibió falta de solidaridad en el mundo, lucro con equipo médico llegó a niveles vergonzosos: AMLO

-Yo entré con él hasta donde tienen el filtro sanitario. Se lo llevaron y tardaron mucho en atenderlo, porque el hospital ya estaba muy atascado de gente. Hasta que, al fin, una enfermera salió y me dijo que mi esposo estaba muy grave y que lo habían ingresado de urgencia.

Anahí dice que se quedó en estado de shock. 

Había escuchado en las noticias que hay un virus, que en la tele llaman coronavirus o la COVID-19, que está causando estragos en todo el mundo. Pero no le había prestado mucha importancia porque jamás imaginó que a ella ni a su esposo les afectaría algo que, dicen, viene de un lugar tan remoto como China. 

De hecho, aún no está del todo convencida de que la pandemia exista. Por eso dice que no entiende cómo es que su marido llegó por su propio pie al hospital y ahora no le dejan verlo, ni hablar con él; y a ella, además, la trataron como si fuera radiactiva. 

-Me dijeron que, por mi seguridad, mejor me fuera y me cambiara rápido de ropa. O que mejor la tirara a la basura, o de plano, que la quemara. 

Lee: Habilitan Autódromo como ‘hospital de expansión’ para atender casos de COVID-19

Pero Anahí no se fue a casa. Insiste en que no está convencida del todo de la existencia del virus, pero cuenta que, en la primera noche en la calle, haciendo guardia, vio ocho veces salir a las enfermeras anunciando que ocho personas que estaban intubadas ya habían perdido la vida, en teoría, por neumonía. 

Así que, “por si sí o si no”, prefiere no volver a su casa; no quiere arriesgar a sus niños, de ocho, cinco y de dos años, ni tampoco a su cuñado, que además tiene diabetes.

De hecho, dice que esa es su otra gran preocupación: cuánto tiempo le alcanzará a su cuñado los mil pesos que le dejó para que alimentara a sus niños en su ausencia. Y cuánto tiempo podrá ella estirar los otros mil que se echó a la bolsa antes de salir de casa con su esposo para ir a la clínica. 

Cuando se agote ese dinero, dice, no sabe qué va a hacer. Sin poder trabajar en su puesto de comida desde hace varias semanas y con su marido hospitalizado, en estado grave, el panorama no es alentador. 

Aunque ahora, asegura, solo tiene cabeza para su pareja. 

Y la información que le brindan a cuentagotas, la consume. 

-La inconformidad es que nadie te dice casi nada, no te informan. Nada más sale una señorita y te dice: ‘qué cree, su esposo ya está muy grave, y ya lo intubaron’. O peor aún: salen y te dicen: ‘su esposo ya falleció’. Y ya. No te dejan ver el cuerpo, ni nada. Solo te dan una caja de cenizas y eso es todo. 

-Además -añade enojada Anahí-, te dicen que tiene Covid, pero ni pruebas les hacen, ¿cómo saben entonces? No nos dan certeza. Yo no sé si mi marido tiene neumonía, Covid, o qué chingados es lo que tiene. 

Ante este panorama, el pasado miércoles 29 de abril, Anahí y otros familiares de pacientes sospechosos Covid internados en el Hospital General de Iztapalapa bloquearon la calzada Ermita, a la altura de la calle Reforma Aeronáutica, para exigir que se les informara del estado de salud de sus familiares. 

Y más recientemente, la noche del pasado viernes 1 de mayo, tuvo lugar otra protesta de familiares, pero esta vez en el Hospital General ‘Las Américas’ de Ecatepec, en el Estado de México. 

Esa noche, un grupo de familiares de un joven llamado Arturo Guerrero, internado por Covid 19, entraron a la fuerza al Hospital porque no habían recibido informes de su estado de salud, y al entrar encontraron que su familiar había muerto y que otros cuerpos embolsados yacían en la parte trasera del hospital.  

Los familiares del joven entraron en pánico y agredieron a médicos, enfermeras, y al personal de seguridad. Insistían en que su familiar estaba bien un día antes y no se explicaban porqué estaba muerto. Incluso, llegaron a culpar a los médicos de inyectar a los pacientes. 

¿Quién va a dar los informes?

Ante esta situación, médicos consultados por este medio aseguran que entienden la desesperación de los pacientes y también de los familiares. Y que, en una situación de pandemia, de hospitales saturados y poco personal médico, hacen todo lo que pueden. 

“El paciente de Covid es altamente contagioso. Por eso, ni podemos dejar entrar a los familiares a verlos, ni el médico que los atiende puede estar entrando y saliendo del área para dar informes”, explica un médico consultado que trabaja en un hospital Covid del IMSS en la Ciudad de México, y que pidió anonimato para evitar posibles represalias laborales.

Lee: Alcalde culpa a familia maya de llevar el COVID-19 a su comunidad

“Es un problema de organización -añade-. No tenemos áreas diseñadas para los familiares de los pacientes Covid, porque todo ha sido muy repentino”. 

Otro doctor, que también pide anonimato, y que también trabaja en un hospital Covid en la capital mexicana, explica que la situación se complica aún más en los hospitales ‘híbridos’, donde, por un lado, tienes pacientes con las dolencias habituales, como dolores abdominales, piedras, en el riñón, etcétera, y por otro, tienes a pacientes sospechosos de Covid. 

En estos casos, plantea el doctor, el personal médico tiene que repartirse entre el filtro de clasificación de los pacientes, el área general del hospital, el área de urgencias generales, y el área Covid, de la que no pueden salir.

“¿Quién va a dar los informes en una situación así? -cuestiona el doctor-. Hay turnos que se están cubriendo con solo 3 o 4 médicos. Entonces, no es que no se quiera dar el informe, pero yo no puedo pasar a un familiar al área donde están los pacientes altamente contagiosos. No puedo hacerlo. El problema es que, muchas veces, los familiares no saben esto”. 

Otro problema, plantea el mismo doctor, es que, en efecto, están teniendo muchas dificultades para dar diagnósticos certeros al paciente y a los familiares, debido a que se están haciendo muy pocas pruebas de Covid 19, por lo que están tratando los casos de neumonía atípica como coronavirus, pero sin la confirmación de un test. 

Y eso, lógicamente, aumenta el nivel de estrés y de desesperación. Hasta el punto, de que el personal médico está sufriendo amenazas y agresiones, como la más reciente del Hospital General ‘Las Américas’ en Ecatepec.

“La gente, en su desesperación, nos dice que tienen que entrar a ver a su familiar, sí o sí. Que ellos asumen los riesgos. Pero, como médicos, no podemos permitir que se pongan en riesgo. Entonces, se han dado situaciones muy lamentables de que, por ejemplo, avientan piedras a los cristales de la fachada del hospital, o de familiares que agreden a médicos y enfermeras cuando fallece un paciente Covid”, cuenta el doctor, en cuyo hospital hay patrullas de la Guardia Nacional custodiando el inmueble. 

Romper el cerco informativo

Un tercer doctor entrevistado, que también pide anonimato, explica que, ante esta situación, están pidiendo a las autoridades sanitarias “romper el cerco de información” para rebajar la tensión con los pacientes y sus familiares, y para dar más transparencia a todo el proceso y evitar casos como el del hospital de Ecatepec. 

“Tenemos a pacientes y familiares incomunicados, sin posibilidad de despedirse al término de la vida, y eso, obviamente, genera una situación de angustia y de incertidumbre”, expone el médico. 

“Por eso -añade- lo que hemos solicitado a las autoridades sanitarias es que nos compraran una Tablet, o un Smartphone, para ir rompiendo ese cerco informativo”. 

Lee: Tres ciudades alcanzaron ya pico de casos graves por COVID-19, en CDMX IMSS entra al quite ante peor fase

En el caso de su hospital, también del IMSS, el doctor asegura que ya les proporcionó un Smartphone. Y gracias a eso, han podido mantener una comunicación más directa y fluida con los familiares, y estos, a su vez, han podido platicar con los pacientes, o verlos a través de fotografías o de videollamadas. 

Pero, de nuevo, ante el nivel de saturación que ya se está alcanzando en la capital –el viernes pasado la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum dijo que la capacidad hospitalaria de la metrópoli ya está al 61% de ocupación-, el doctor admite que “no está siendo suficiente”. 

Información, al fin

Es domingo 3 de mayo, en la tarde. En unas horas, Anahí dice que ya va a cumplir una semana de dormir y vivir en una sala de espera del Hospital General de Iztapalapa de la Secretearía de Salud capitalina, que, a partir de esta semana también se reconvertirá oficialmente como ‘Hospital Covid’ , según anunció el sábado la titular de Salud capitalina, Olivia López. 

Entre los sonidos estridentes que salen de unos coches patrulla que custodian una ambulancia, Anahí explica que, al fin, tras la protesta del miércoles pasado en la carretera Ermita, personal del Hospital tomó medidas para aliviar la desesperación de los familiares que buscan saber qué está sucediendo con sus seres queridos. 

Por un lado, Anahí cuenta que les ofrecieron mostrarles fotos de sus familiares. Incluso, les pidieron que les escribieran cartas, que el personal médico leería a los pacientes para que, de alguna forma, éstos sientan el apoyo y la cercanía de los suyos en un momento tan delicado y difícil. 

Y, por otro lado, la mujer muestra a este medio audios en los que el personal del Hospital les explica con detenimiento qué es el coronavirus, por qué es tan contagioso, qué efectos desencadena, y por qué los familiares no pueden acceder al área donde se encuentran internados. 

-A mi esposo lo están atendiendo bien en este Hospital, porque, de lo contrario, yo creo que ya hubiera fallecido -admite conciliadora la mujer de 35 años, que añade que, en la mañana de ayer domingo, ya recibió un informe del estado de salud de su pareja que la hace recuperar un poco de esperanza sobre su pronta recuperación.

Pero, aún así, aunque está más calmada -e informada-, asegura que no se despegará de la sala de espera que se ha convertido en una pequeña extensión de su vivienda.

-Esperaré aquí el tiempo que sea necesario -hace hincapié Anahí-. Hasta que mi marido vuelva a salir por la misma puerta por la que entró. Sano y listo para regresar a casa.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Olímpicos de Tokio: la protesta de la atleta estadounidense que cruzó los brazos tras recibir su medalla

La lanzadora de peso estadounidense Raven Saunders hizo el primer gesto de protesta política que se haya visto en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
2 de agosto, 2021
Comparte

La lanzadora de peso estadounidense Raven Saunders hizo el primer gesto de protesta política que se haya visto en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Al recibir la medalla de plata y mientras las otras ganadoras posaban para las fotos en el podio, Saunders levantó los brazos en forma de X.

Dijo que representaba “la intersección en donde todas las personas oprimidas se encuentran”.

La joven afroestadounidense de 25 años, integrante de la comunidad LGBTI, ha hecho público que lucha contra la depresión.

El lanzamiento de bala, dijo, ha consumido su identidad en el pasado, haciéndole sentirse incapaz de escapar de las presiones que vienen con la competencia.

También dijo que su objetivo al protestar era dar luz a “personas de todo el mundo que están luchando y no tienen la plataforma para hablar por sí mismas”.

“Para mí haber ganado esta medalla, y que eso sirva de inspiración al colectivo LGBTI, a las personas con enfermedades mentales y a las minorías negras, es algo que significa todo”, dijo.

Raven Saunders en un lanzamiento de peso

EPA
Saunders compitió en el lanzamiento de peso de Tokio 2020.

En la prueba realizada el domingo, la china Gong Lijiao ganó el oro y la neozelandesa Valerie Adams el bronce.

Analizan una posible sanción

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha relajado su política de prohibición de protestas para los deportistas que participan en Tokio 2020.

Si bien se les permite “expresar sus puntos de vista” durante las conferencias de prensa, las manifestaciones políticas todavía están prohibidas en las ceremonias de premiación.

El COI informó que está “analizando” lo que hizo Saunders, indicó un portavoz. Aún no se determina si habrá una sanción para la estadounidense.

La salud mental de los atletas ha estado en el centro de la atención mundial en los Juegos Olímpicos de este año, después de que la campeona de la gimnasia Simone Biles se retirara de varias disciplinas para priorizar su bienestar.

Saunders, quien hizo su debut olímpico en Río de Janeiro en 2016, contó que en 2018 pensó en el suicidio mientras atravesaba conflictos emocionales.

Raven Saunders celebrando

Reuters

Asegura que luego de acercarse a un antiguo terapeuta en busca de apoyo pudo formar una relación más equilibrada con el deporte y alcanzar el éxito.

“Está bien ser fuerte”, expresó. “Y está bien no ser fuerte el 100% del tiempo. Está bien poder necesitar a la gente”.

Saunders ya había llamado la atención durante las competencias por el tinte bicolor de su cabello, así como por su colección de mascarillas inspirada en los personajes del cine Hulk y Joker.

Dice que ve a Hulk como su alter ego y un reflejo de cómo aprendió a usar la fuerza de una manera controlada.

Logo de BBC Mundo en Tokio

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4GPaLOBW76k&t=11s&pp=sAQA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.