FGR detecta abusos en cateo contra presunto jefe de mafia rumana en Cancún
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

FGR detecta abusos en cateo contra presunto jefe de mafia rumana en Cancún

El cateo fue realizado en mayo del año pasado, en el domicilio de un empresario que se encuentra bajo investigación por supuestos nexos con actividades ilícitas y con una red criminal rumana.
Cuartoscuro Archivo
28 de mayo, 2020
Comparte

Una indagatoria en curso de la Fiscalía General de la República (FGR) detectó diversos abusos e irregularidades cometidos por agentes federales durante un cateo realizado en mayo del año pasado en el domicilio de un empresario llamado Florián Tudor, quien a su vez se encuentra bajo investigación por supuestos nexos con actividades ilícitas y con una red criminal rumana.

Entre dichas irregularidades está la sustracción de diversos objetos de valor -como joyas, aparatos y dinero – del domicilio de Tudor en Cancún, Quintana Roo, pese a que la orden de cateo solo contemplaba el aseguramiento de armas de fuego. Los agentes incluso detuvieron a Tudor, pero un día después un juez lo liberó tras considerar que la detención no cumplió con los controles adecuados.

Entérate: Detienen a directivo de FGR por presunta tortura a implicado en caso Ayotzinapa

Además, se indaga la solicitud y autorización de la orden de cateo pues de acuerdo con la denuncia presentada, esta se concedió teniendo como única evidencia una foto lejana en la que el sospechoso parece portar un arma que, se supuso, era de alto poder.

Este caso se suma a otros recientes en donde se ha detectado corrupción y abusos en cateos y operativos irregulares. Tan solo en los últimos ocho meses una decena de elementos de la FGR han sido detenidos y procesados por simular pruebas para perpetrar cateos donde se siembra evidencia o se roban bienes en Jalisco y el Estado de México.

Funcionarios federales indicaron que las indagatorias en el caso de Tudor están a cargo de la Fiscalía de Asuntos Internos -que es la responsable de indagar a los funcionarios de la propia FGR-, y de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, que investiga a los servidores públicos de otras dependencias.

Ambas iniciaron las carpetas de investigación FED/VG/UNAI-QR/0000426/2019 y FED/FECC/UNAI-QR/0000287/2019, respectivamente, por los delitos de abuso de autoridad y posible ejercicio indebido del servicio público. Los casos serán enviados en breve ante un juez, junto con las acusaciones en contra de los funcionarios que resulten responsables.

Entre los servidores públicos que se encuentran bajo investigación por este operativo está el que fuera delegado de la FGR en Quintana Roo y superior jerárquico de otros implicados, Javier Ocampo García.

Dicho funcionario dejó el año pasado ese cargo (meses después del operativo que hoy se investiga) y actualmente se desempeña como Jefe del Estado Mayor de la Policía Estatal de Michoacán. Animal Político busco su opinión a través del área de Comunicación de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, pero hasta ahora no se ha recibido respuesta.

Además, se investiga al fiscal César Eduardo Cervantes Saavedra, quien encabezó el operativo y cateo en la residencia, así como a diversos policías federales que participaron en la acción e ingresaron a la vivienda. De igual forma se indaga la orden judicial a través de la cual se otorgó la autorización para ejecutar el cateo.

Como parte de las investigaciones se recabó la declaración ministerial de Alberto Capella, Secretario de Seguridad Publica de Quintana Roo, con la finalidad de esclarecer si conoció o no del cateo irregular. En contra de él no se prevé ninguna acción penal.

Animal Político también buscó a Capella. Dijo que ni él ni su corporación tuvieron participación en el cateo, y subrayó que su postura es la misma que dio a conocer en un video publicado la semana pasada, donde señala que Tudor intenta distraer la atención de las indagatorias que hay en curso en su contra.

El cateo y el saqueo

El cateo en el domicilio de Florián Tudor fue ejecutado la madrugada del 11 de mayo del año pasado en su residencia ubicada en la calle de óvalo numero 59, manzana 9, en la ciudad de Cancún, Quintana Roo. La intervención se realizó en cumplimiento de una orden de cateo concedida por una jueza federal de control, solicitada a través del oficio CUN-IV-852/2019 por el fiscal César Eduardo Cervantes Saavedra.

La necesidad de llevar a cabo el cateo se sustentó en el hecho de que Tudor era investigado por una presunta portación ilegal de armas de fuego, por la cual se había iniciado previamente la carpeta de investigación FED/QR/CUN/0000151/2019. Además, para ese momento autoridades federales y estatales tenían la sospecha de su conexión con diversas actividades ilícitas.

En ese contexto se autorizó el cateo con al única y exclusiva finalidad de localizar y recabar posibles armas de fuego.

Sin embargo, de acuerdo con la denuncia que Tudor promovió ante la FGR, los agentes que ingresaron a su domicilio – entre ellos cuatro policías federales y el fiscal Cervantes – no solo buscaron armas, sino que además saquearon la casa.

Entre otras cosas señaló que con amenazas fue obligado a abrir una de las cajas fuertes de la casa de donde fueron sustraídos relojes y pulseras de lujo, joyas, dinero en efectivo, documentos, todo ello valuado en al menos dos millones de dólares. También se llevaron equipos electrónicos diversos.

Tudor denunció además que en la intervención los agentes amenazaron a su familia y a su hijo menor de edad, y que le fue sembrada un arma de fuego.

Lo que la investigación de la FGR ha confirmado a partir de las diligencias realizadas por agentes enviados a dicho estado y tras recabar diversas declaraciones es que, en efecto, durante el cateo realizado se sustrajeron diversos bienes de domicilio que no estaban autorizados para ser recopilados. El monto del saqueo sigue siendo cuantificado.

También se corroboró que Tudor fue detenido de forma injustificada y trasladado ante un juez federal de control, quien decidió ponerlo en libertad unas horas después al no encontrar sustento para retenerlo.

Lo que continúa bajo revisión son las condiciones en que fue solicitada y autorizada la orden de cateo, y específicamente el sustento de la misma para confirmar si, en efecto, la misma fue avalada solo con una fotografía como señala el denunciante.

Para deslindar responsabilidades, la FGR decidió indagar por estos hechos no solo a sus agentes directamente vinculados con el cateo, sino a toda la cadena de mando de su delegación en Quintana Roo, encabezada hasta el año pasado por el ya referido Ocampo García, quien unos meses después presentó su renuncia a dicho cargo.

La indagatoria se extendió además a otras dependencias. En el caso de la Policía Federal se investiga al menos a cuatro de sus elementos que ingresaron al domicilio y estarían directamente vinculados con los hechos. También se revisa si el juez que autorizó el cateo lo hizo de forma justificada.

La Fiscalía investigó la participación de elementos de la Secretaría de Marina y de la Policía Estatal quienes presuntamente dieron seguridad perimetral a la intervención irregular, pero no se prevé proceder penalmente en su contra.

Víctima… ¿y victimario?

En la investigación que la FGR lleva a cabo por las irregularidades registradas en mayo de 2019, Florian Tudor figura como víctima. Esto ya que fue él quien denunció los hechos y quien padeció tanto el robo registrado en su vivienda y el presunto abuso de autoridad ya descrito.

Pero, por otro lado, la FGR en coordinación con diversas autoridades estatales e internacionales tienen investigaciones en curso relacionadas con posibles crímenes en los que Florian Tudor estaría involucrado incluso a escala trasnacional.

Una de las indagatorias apunta a que Tudor encabeza un grupo delictivo que opera desde Cancún con conexiones en Rumania y en diversos países, que se encarga de clonar tarjetas bancarias a través de diversos mecanismos tecnológicos que se instalan en los cajeros automáticos de la ciudad.

Dicha actividad criminal funciona ya que una buena parte de las víctimas son turistas que no se percatan del fraude hasta que ya no se encuentran en México, y se vuelve mas complicado denunciar en nuestro país.

Además, autoridades federales confirmaron a Animal Político que hay requerimientos planteados al gobierno de México por el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en ingles), para que se proporcionen datos sobre Tudor y su posible conexión con una red de trata de personas que tiene presencia en Brasil y en Estados Unidos.

De igual manera autoridades estadounidenses y nacionales investigan la posible relación de esta persona con el homicidio de un informante, entre otras actividades ilícitas.

En un video difundido la semana pasada el secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella, sostuvo que Tudor y sus cómplices han intentado aprovechar la investigación por abuso de autoridad iniciada contra los agentes por el cateo ya referido, para desacreditar las indagatorias que tanto a nivel federal como estatal se siguen por sus presuntas actividades ilícitas.

“A mí me han pretendido atribuir hechos que no son de mi competencia. Con pruebas voy a exhibir eso y la pretensión de sorprender la buena fe y profesionalismo de la Fiscalía de Combate a la Corrupción. Con argucias tan perversas probablemente la intención sea desviar la atención de los hechos verdaderamente importantes, relacionados con actividades presuntamente constitutivas de delitos que trascienden las fronteras de nuestro país y con ello inhibir las acciones de los funcionarios públicos mexicanos”, señala Capella en la grabación.

Cateos y operativos ilegales: corrupción frecuente

La realización o simulación de cateos y operativos policiales en donde se registran abusos de autoridad como el ocurrido en Quintana Roo no es un hecho aislado.

Apenas el pasado 4 de abril un grupo de 20 agentes irrumpió en una residencia en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, donde sustrajeron múltiples objetos de valor. Tras la denuncia de los vecinos las investigaciones confirmaron que se trató de un cateo simulado. El 11 de mayo un juez determinó abrir proceso en contra de cuatro agentes de la FGR, entre ellos un alto mando, y se giraron órdenes de aprehensión en contra de otros implicados.

Y en octubre del año pasado otros cuatro agentes de la FGR fueron procesados por participar en un esquema de corrupción en el que, con pruebas falsas, se obtuvieron órdenes de cateo en residencias de Zapopan, Jalisco, donde posteriormente se sembraron armas. Por este mismo hecho se solicitó incluso una orden de aprehensión en contra del que fuera titular de la Unidad de Combate al Secuestro de la entonces PGR.

Estefanía Medina Ruvalcaba, cofundadora de la organización civil TOJIL: Estrategia contra la Impunidad y quien previamente laboró en la PGR en las áreas responsables de investigar abusos y corrupción de los elementos de dicha institución, dijo que lamentablemente estos hechos no son aislados.

“Estás practicas y otras más graves son sumamente frecuentes, uno de los grandes problemas es qué hay redes de corrupción al interior de las intuiciones de procuración de justicia que operan de manera sistemática, más allá de quien esté a la cabeza. De ahí que si no se tienen controles adecuados los mandos altos y medios e incluso bajos tienen mucha maniobra para este tipo de cosas”, dijo.

Medina destacó que, en muchas ocasiones, las víctimas de este tipo de abuso son personas que se encuentran bajo investigación y que muy posiblemente son criminales, lo que los convierte en objetivos “perfectos”, pues es muy probable que quien sufre de estos abusos no los denuncie para no ponerse en mayor riesgo ellos mismos.

“Y es muy frecuente que las autoridades le resten importancia al decir que se trata de criminales y que solo quieren salirse con la suya. Pero eso es incorrecto porque con independencia de que las víctimas sean criminales o no, la investigación de estos delitos lo que busca combatir es la irregularidad en el actuar de sus funcionarios (…) hay que centrarse en investigar y esclarecer y sancionar con todo el peso de la ley a los funcionarios que hacen estas irregularidades, pues ello es lo que perpetúa la impunidad”, concluyó.

La respuesta

En una carta enviada a Animal Político, Florian Tudor señala que no tiene relación con grupos criminales y que desde 2005 se le ha relacionado con la mafia Rumana lo que, dice, ha servido para desprestigiarlo.

A continuación adjuntamos la carta íntegra.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tokio: Naomi Osaka, la "tenista rebelde" que está cambiando Japón

La tenista ha causado una verdadera revolución en Japón al poner sobre la mesa temas que en esa sociedad suelen ser un tabú.
24 de julio, 2021
Comparte

Naomi Osaka cuenta una historia.

Ocurrió en Florida, donde los mejores tenistas jóvenes del mundo se congregan y compiten.

Osaka, de unos 10 años, se estaba preparando para un partido del prestigioso torneo Orange Bowl cuando escuchó una conversación de su oponente japonés.

“Estaba hablando con otra chica japonesa”, le dijo Osaka al diario Wall Street Journal.

“Y no sabían que yo estaba escuchando o que hablaba japonés”.

“Su amiga le preguntó con quién estaba jugando”, contó Osaka. “Y su amiga dijo: ‘Oh, esa chica negra. ¿Se supone que es japonesa?’. Y luego la chica con la que estaba jugando dijo: ‘No lo creo’ “.

Todo el mundo lo sabe ahora. Osaka, la hija de madre japonesa y padre haitiano, criada en Estados Unidos, es el rostro de Tokyo 2020.

En cada parada de autobús en Tokio, la joven de 23 años aparece mirando hacia abajo desde un anuncio, saludando a los pasajeros locales e internacionales. Está vestida con una chaqueta rosa neón sobre ropa deportiva negra.

Naomi Osaka

Getty Images

El lema del anuncio está escrito mitad en inglés y mitad en japonés. Es la palabra “nuevo”, seguida de un símbolo que puede traducirse como “mundo” o “generación”.

Funciona. Porque Osaka, quien renunció a su ciudadanía estadounidense en 2019 en favor de su herencia japonesa, está trayendo más que títulos a su tierra natal. Ella está trayendo cambio.


“Nos sentimos un poco alejados de ella”

No es necesario volver a la infancia de Osaka para encontrarse con interrogantes sobre cómo encaja en la sociedad japonesa.

“Para ser honesto, nos sentimos un poco alejados de ella porque es muy diferente físicamente“, dijo Nao Hibino, actualmente la número tres de Japón, mientras Osaka avanzaba hacia los escalones más altos del tenis femenino en 2018.

“Creció en un lugar diferente y no habla tanto japonés”, agregó. “No es como Kei (Nishikori), que es un jugador japonés puro”.

Osaka no es la primera deportista de raza mixta o “hafu” que genera este tipo de interrogantes.

Sanchio Kinugasa

Getty Images
La estrella del béisbol Sachio Kinugasa era hijo de padre afroestadounidense y madre japonesa.

Sachio Kinugasa and Hideki Irabu eran estrellas del béisbol.

Ni ellos ni el público japonés estaban interesados ​​en hablar sobre sus padres estadounidenses -soldados que ocuparon el país después de la Segunda Guerra Mundial- o la discriminación que enfrentaron.

Osaka es diferente.

“Algunas personas mayores han planteado ideas sobre cómo debe hablar y comportarse una atleta japonesa en público”, explica Hiroaki Wada, reportera del periódico Mainichi de Japón.

Naomi no encaja en ese molde tradicional. Ella visibilizó esos problemas a través de sus palabras y acciones en Japón”, agrega.

“El tema de la raza y la identidad se discutieron más en los medios y en las redes sociales gracias a ella, incluidas sus declaraciones políticas. Es una figura que despierta pensamientos y reacciones”.

Sus denuncias contra el racismo

Osaka entró en el club reservado a los jugadores en el US Open del año pasado con un plan. Empacó siete mascarillas faciales diferentes. Una para cada ronda del torneo. Cada una con el nombre de un estadounidense negro que murió por presunta violencia policial o racista.

Las usó todas, mostrando los nombres de George Floyd, Breonna Taylor y Trayvon Martin a una audiencia global en su camino hacia el título.

Ese es un tema con el que Japón, una de las naciones con menor diversidad étnica del mundo, todavía lucha.

Naomi Osaka

Getty Images
Osaka utilizó mascarillas en el US Open denunciando el racismo en EE. UU.

Por ejemplo, la emisora pública japonesa NHK se disculpó el año pasado después de que una película animada que explicaba las protestas por la justicia racial caricaturizara a las personas negras y excluyera algunas de las razones clave del movimiento.

Y en 2019, la compañía japonesa de fideos instantáneos Nissin publicó, y luego retiró, un anuncio con una ilustración de Osaka con piel blanca.

Es un tema que está arraigado profundamente en otras generaciones. La madre y el padre de Osaka emigraron a Estados Unidos cuando ella tenía 3 años, sin la aprobación de sus abuelos maternos.

“Creo que lo que ha pasado en el último año ha sido un proceso de aprendizaje para los japoneses“, dice Robert Whiting, autor de Tokyo Junkie, un libro que detalla sus casi 60 años viviendo en la ciudad.

Naomi Osaka

Getty Images

“Ha habido una discusión en programas de televisión, explicando por qué Naomi se siente de esa manera y habla del modo en que lo hace”.

“En Japón, la tradición es evitar conflictos y discusiones. No es como en Estados Unidos, donde es algo común”, agrega Whiting.

“Generalmente, cuanto más famoso, más taciturno eres. No quieres ninguna controversia, no quieres que eso se refleje en tus compañeros de equipo, tu organización o patrocinadores”.

“El individualismo es algo muy valorado en Occidente, pero no en Japón. Aquí, la armonía es lo más importante”, explica.

Largos episodios de depresión

Si el año pasado el tema giraba en torno al origen de Osaka, este año lo ha hecho sobre su vida.

En mayo, después de decir inicialmente que no hablaría con los medios durante el Abierto de Francia, se retiró de ese torneo y luego de Wimbledon, citando problemas de salud mental y largos episodios de depresión durante los tres años anteriores.

Naomi Osaka

Getty Images

Los Juegos Olímpicos de Tokio marcan su regreso a la cancha después de dos meses.

Ella es la figura japonesa de más alto perfil que ha instalado el problema de la salud mental en la opinión pública. Pero no es la única.

La futbolista internacional Kumi Yokoyama, de 27 años, reveló el mes pasado que es transgénero y que tiene la intención de hacer la transición por completo a hombre, una vez que se retire del deporte.

Explicó cómo haber jugado en Estados Unidos y Alemania le había hecho tomar conciencia de la ignorancia y los prejuicios en Japón.

En 2020, Hana Kimura, una luchadora profesional, se quitó la vida después de aparecer en Terrace House, un popular reality show.

En la población japonesa en general, el número de personas que reportan problemas de salud mental se ha duplicado entre 1999 y 2014.

“Tradicionalmente en nuestra nación, recordando cuando era niño, hace 40 años, era vergonzoso que tú o un pariente tuyo tuvieran un problema de salud mental”, dijo el periodista Hiroaki Wada.

“En general, la percepción de debilidad, probablemente más entre los atletas, ha impedido que la gente hable”.

“Pero las cosas están cambiando. La gente se está volviendo más abierta a admitir que las personas tienen problemas de salud mental y que es algo con lo que tenemos que lidiar”, comentó.

Osaka y la nueva generación japonesa

Y Whiting no tiene ninguna duda de dónde viene ese cambio.

“Creo que Naomi Osaka y otros japoneses de raza mixta todavía son forasteros hasta cierto punto”, apunta.

Naomi Osaka

Getty Images

“Pero esta generación de japoneses es mucho más sofisticada que las generaciones anteriores, tienen una perspectiva mucho más global con el acceso a internet y a innumerables canales de televisión”.

“Hay un entendimiento más amplio que no existía cuando llegué en la década de 1960 o en las décadas de 1980 y 1990. El mundo es un lugar mucho más pequeño ahora y Japón se ha beneficiado de eso”.

Un nuevo mundo. Una nueva generación. Como sea que lo expliques, Osaka es una parte importante del cambio.


BBC Mundo en Tokio

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lGUuIKrNxbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.