FGR detecta abusos en cateo contra presunto jefe de mafia rumana en Cancún
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

FGR detecta abusos en cateo contra presunto jefe de mafia rumana en Cancún

El cateo fue realizado en mayo del año pasado, en el domicilio de un empresario que se encuentra bajo investigación por supuestos nexos con actividades ilícitas y con una red criminal rumana.
Cuartoscuro Archivo
28 de mayo, 2020
Comparte

Una indagatoria en curso de la Fiscalía General de la República (FGR) detectó diversos abusos e irregularidades cometidos por agentes federales durante un cateo realizado en mayo del año pasado en el domicilio de un empresario llamado Florián Tudor, quien a su vez se encuentra bajo investigación por supuestos nexos con actividades ilícitas y con una red criminal rumana.

Entre dichas irregularidades está la sustracción de diversos objetos de valor -como joyas, aparatos y dinero – del domicilio de Tudor en Cancún, Quintana Roo, pese a que la orden de cateo solo contemplaba el aseguramiento de armas de fuego. Los agentes incluso detuvieron a Tudor, pero un día después un juez lo liberó tras considerar que la detención no cumplió con los controles adecuados.

Entérate: Detienen a directivo de FGR por presunta tortura a implicado en caso Ayotzinapa

Además, se indaga la solicitud y autorización de la orden de cateo pues de acuerdo con la denuncia presentada, esta se concedió teniendo como única evidencia una foto lejana en la que el sospechoso parece portar un arma que, se supuso, era de alto poder.

Este caso se suma a otros recientes en donde se ha detectado corrupción y abusos en cateos y operativos irregulares. Tan solo en los últimos ocho meses una decena de elementos de la FGR han sido detenidos y procesados por simular pruebas para perpetrar cateos donde se siembra evidencia o se roban bienes en Jalisco y el Estado de México.

Funcionarios federales indicaron que las indagatorias en el caso de Tudor están a cargo de la Fiscalía de Asuntos Internos -que es la responsable de indagar a los funcionarios de la propia FGR-, y de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, que investiga a los servidores públicos de otras dependencias.

Ambas iniciaron las carpetas de investigación FED/VG/UNAI-QR/0000426/2019 y FED/FECC/UNAI-QR/0000287/2019, respectivamente, por los delitos de abuso de autoridad y posible ejercicio indebido del servicio público. Los casos serán enviados en breve ante un juez, junto con las acusaciones en contra de los funcionarios que resulten responsables.

Entre los servidores públicos que se encuentran bajo investigación por este operativo está el que fuera delegado de la FGR en Quintana Roo y superior jerárquico de otros implicados, Javier Ocampo García.

Dicho funcionario dejó el año pasado ese cargo (meses después del operativo que hoy se investiga) y actualmente se desempeña como Jefe del Estado Mayor de la Policía Estatal de Michoacán. Animal Político busco su opinión a través del área de Comunicación de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, pero hasta ahora no se ha recibido respuesta.

Además, se investiga al fiscal César Eduardo Cervantes Saavedra, quien encabezó el operativo y cateo en la residencia, así como a diversos policías federales que participaron en la acción e ingresaron a la vivienda. De igual forma se indaga la orden judicial a través de la cual se otorgó la autorización para ejecutar el cateo.

Como parte de las investigaciones se recabó la declaración ministerial de Alberto Capella, Secretario de Seguridad Publica de Quintana Roo, con la finalidad de esclarecer si conoció o no del cateo irregular. En contra de él no se prevé ninguna acción penal.

Animal Político también buscó a Capella. Dijo que ni él ni su corporación tuvieron participación en el cateo, y subrayó que su postura es la misma que dio a conocer en un video publicado la semana pasada, donde señala que Tudor intenta distraer la atención de las indagatorias que hay en curso en su contra.

El cateo y el saqueo

El cateo en el domicilio de Florián Tudor fue ejecutado la madrugada del 11 de mayo del año pasado en su residencia ubicada en la calle de óvalo numero 59, manzana 9, en la ciudad de Cancún, Quintana Roo. La intervención se realizó en cumplimiento de una orden de cateo concedida por una jueza federal de control, solicitada a través del oficio CUN-IV-852/2019 por el fiscal César Eduardo Cervantes Saavedra.

La necesidad de llevar a cabo el cateo se sustentó en el hecho de que Tudor era investigado por una presunta portación ilegal de armas de fuego, por la cual se había iniciado previamente la carpeta de investigación FED/QR/CUN/0000151/2019. Además, para ese momento autoridades federales y estatales tenían la sospecha de su conexión con diversas actividades ilícitas.

En ese contexto se autorizó el cateo con al única y exclusiva finalidad de localizar y recabar posibles armas de fuego.

Sin embargo, de acuerdo con la denuncia que Tudor promovió ante la FGR, los agentes que ingresaron a su domicilio – entre ellos cuatro policías federales y el fiscal Cervantes – no solo buscaron armas, sino que además saquearon la casa.

Entre otras cosas señaló que con amenazas fue obligado a abrir una de las cajas fuertes de la casa de donde fueron sustraídos relojes y pulseras de lujo, joyas, dinero en efectivo, documentos, todo ello valuado en al menos dos millones de dólares. También se llevaron equipos electrónicos diversos.

Tudor denunció además que en la intervención los agentes amenazaron a su familia y a su hijo menor de edad, y que le fue sembrada un arma de fuego.

Lo que la investigación de la FGR ha confirmado a partir de las diligencias realizadas por agentes enviados a dicho estado y tras recabar diversas declaraciones es que, en efecto, durante el cateo realizado se sustrajeron diversos bienes de domicilio que no estaban autorizados para ser recopilados. El monto del saqueo sigue siendo cuantificado.

También se corroboró que Tudor fue detenido de forma injustificada y trasladado ante un juez federal de control, quien decidió ponerlo en libertad unas horas después al no encontrar sustento para retenerlo.

Lo que continúa bajo revisión son las condiciones en que fue solicitada y autorizada la orden de cateo, y específicamente el sustento de la misma para confirmar si, en efecto, la misma fue avalada solo con una fotografía como señala el denunciante.

Para deslindar responsabilidades, la FGR decidió indagar por estos hechos no solo a sus agentes directamente vinculados con el cateo, sino a toda la cadena de mando de su delegación en Quintana Roo, encabezada hasta el año pasado por el ya referido Ocampo García, quien unos meses después presentó su renuncia a dicho cargo.

La indagatoria se extendió además a otras dependencias. En el caso de la Policía Federal se investiga al menos a cuatro de sus elementos que ingresaron al domicilio y estarían directamente vinculados con los hechos. También se revisa si el juez que autorizó el cateo lo hizo de forma justificada.

La Fiscalía investigó la participación de elementos de la Secretaría de Marina y de la Policía Estatal quienes presuntamente dieron seguridad perimetral a la intervención irregular, pero no se prevé proceder penalmente en su contra.

Víctima… ¿y victimario?

En la investigación que la FGR lleva a cabo por las irregularidades registradas en mayo de 2019, Florian Tudor figura como víctima. Esto ya que fue él quien denunció los hechos y quien padeció tanto el robo registrado en su vivienda y el presunto abuso de autoridad ya descrito.

Pero, por otro lado, la FGR en coordinación con diversas autoridades estatales e internacionales tienen investigaciones en curso relacionadas con posibles crímenes en los que Florian Tudor estaría involucrado incluso a escala trasnacional.

Una de las indagatorias apunta a que Tudor encabeza un grupo delictivo que opera desde Cancún con conexiones en Rumania y en diversos países, que se encarga de clonar tarjetas bancarias a través de diversos mecanismos tecnológicos que se instalan en los cajeros automáticos de la ciudad.

Dicha actividad criminal funciona ya que una buena parte de las víctimas son turistas que no se percatan del fraude hasta que ya no se encuentran en México, y se vuelve mas complicado denunciar en nuestro país.

Además, autoridades federales confirmaron a Animal Político que hay requerimientos planteados al gobierno de México por el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en ingles), para que se proporcionen datos sobre Tudor y su posible conexión con una red de trata de personas que tiene presencia en Brasil y en Estados Unidos.

De igual manera autoridades estadounidenses y nacionales investigan la posible relación de esta persona con el homicidio de un informante, entre otras actividades ilícitas.

En un video difundido la semana pasada el secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella, sostuvo que Tudor y sus cómplices han intentado aprovechar la investigación por abuso de autoridad iniciada contra los agentes por el cateo ya referido, para desacreditar las indagatorias que tanto a nivel federal como estatal se siguen por sus presuntas actividades ilícitas.

“A mí me han pretendido atribuir hechos que no son de mi competencia. Con pruebas voy a exhibir eso y la pretensión de sorprender la buena fe y profesionalismo de la Fiscalía de Combate a la Corrupción. Con argucias tan perversas probablemente la intención sea desviar la atención de los hechos verdaderamente importantes, relacionados con actividades presuntamente constitutivas de delitos que trascienden las fronteras de nuestro país y con ello inhibir las acciones de los funcionarios públicos mexicanos”, señala Capella en la grabación.

Cateos y operativos ilegales: corrupción frecuente

La realización o simulación de cateos y operativos policiales en donde se registran abusos de autoridad como el ocurrido en Quintana Roo no es un hecho aislado.

Apenas el pasado 4 de abril un grupo de 20 agentes irrumpió en una residencia en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, donde sustrajeron múltiples objetos de valor. Tras la denuncia de los vecinos las investigaciones confirmaron que se trató de un cateo simulado. El 11 de mayo un juez determinó abrir proceso en contra de cuatro agentes de la FGR, entre ellos un alto mando, y se giraron órdenes de aprehensión en contra de otros implicados.

Y en octubre del año pasado otros cuatro agentes de la FGR fueron procesados por participar en un esquema de corrupción en el que, con pruebas falsas, se obtuvieron órdenes de cateo en residencias de Zapopan, Jalisco, donde posteriormente se sembraron armas. Por este mismo hecho se solicitó incluso una orden de aprehensión en contra del que fuera titular de la Unidad de Combate al Secuestro de la entonces PGR.

Estefanía Medina Ruvalcaba, cofundadora de la organización civil TOJIL: Estrategia contra la Impunidad y quien previamente laboró en la PGR en las áreas responsables de investigar abusos y corrupción de los elementos de dicha institución, dijo que lamentablemente estos hechos no son aislados.

“Estás practicas y otras más graves son sumamente frecuentes, uno de los grandes problemas es qué hay redes de corrupción al interior de las intuiciones de procuración de justicia que operan de manera sistemática, más allá de quien esté a la cabeza. De ahí que si no se tienen controles adecuados los mandos altos y medios e incluso bajos tienen mucha maniobra para este tipo de cosas”, dijo.

Medina destacó que, en muchas ocasiones, las víctimas de este tipo de abuso son personas que se encuentran bajo investigación y que muy posiblemente son criminales, lo que los convierte en objetivos “perfectos”, pues es muy probable que quien sufre de estos abusos no los denuncie para no ponerse en mayor riesgo ellos mismos.

“Y es muy frecuente que las autoridades le resten importancia al decir que se trata de criminales y que solo quieren salirse con la suya. Pero eso es incorrecto porque con independencia de que las víctimas sean criminales o no, la investigación de estos delitos lo que busca combatir es la irregularidad en el actuar de sus funcionarios (…) hay que centrarse en investigar y esclarecer y sancionar con todo el peso de la ley a los funcionarios que hacen estas irregularidades, pues ello es lo que perpetúa la impunidad”, concluyó.

La respuesta

En una carta enviada a Animal Político, Florian Tudor señala que no tiene relación con grupos criminales y que desde 2005 se le ha relacionado con la mafia Rumana lo que, dice, ha servido para desprestigiarlo.

A continuación adjuntamos la carta íntegra.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La novela escrita hace 100 años que retrata la vida en cuarentena de 2020

En 1909, E.M. Forster escribió una asombrosa novela corta con un relato que parece actual en muchos aspectos, escribe el editor de arte de la BBC Will Gompertz.
5 de julio, 2020
Comparte

Mi esposa estaba escuchando un programa de radio el otro día y oyó a un hombre hablar sobre inteligencia artificial.

Mencionó una novela corta de ciencia ficción escrita por E.M. Forster llamada The machine stops (“La máquina se detiene”), publicada en 1909, y dijo que era profética.

Nosotros no sabíamos de su existencia. Sinceramente, no teníamos a Forster por un novelista de ciencia ficción, más bien lo recordamos por las adaptaciones al cine de la productora Merchant Ivory protagonizadas por Helena Bonham Carter y sus elegantes vestidos victorianos.

Compramos un ejemplar.

“¡DIOS MÍO!”, como no hubiera dicho Forster.

“La máquina se detiene” no es simplemente profética; es una increíble, impactante y asombrosamente precisa descripción literaria de la vida en cuarentena en 2020.

Si se hubiera escrito hoy, seguiría siendo excelente; el hecho de que haya sido escrita hace más de un siglo la hace sorprendente.

"La máquina se detiene" fue publicada en 1909 y fue reeditada en 2013, más de un siglo después de su lanzamiento, lo cual refleja su calidad duradera.

WLC PUBLISHIN
“La máquina se detiene” fue publicada en 1909 y fue reeditada en 2013, más de un siglo después de su lanzamiento, lo cual refleja su calidad duradera.

El breve relato se desarrolla en lo que debió de ser un mundo futurista para Forster, pero no lo será para ti.

Las personas vivían solas en casas idénticas (globalización) en donde escogían el aislamiento (él usa esa palabra), enviaban mensajes por correo neumático (una especie de email o WhatsApp) y chateaban en internet a través de una interfaz de video increíblemente similar a Zoom o Skype.

El burdo sistema de encuentros públicos había sido abandonado hacía mucho tiempo”, junto con el contacto con extraños (“la costumbre se había vuelto obsoleta”), ahora prohibido en una nueva civilización en la que los humanos viven en células bajo tierra con computadoras tipo Alexa al servicio de todos sus caprichos.

Si ya suena espeluznantemente cercano como para causarte preocupación, no te tranquilizará saber que los miembros de esta sociedad conocen a miles de personas a través de redes sociales controladas por máquinas que alientan a los usuarios a recibir e impartir las ideas de otros.

“En cierto sentido, las relaciones humanas habían avanzado enormemente”, escribe con ironía el visionario autor, antes de añadir:

“Pero la humanidad, en su búsqueda del bienestar material, había ido demasiado lejos. Habían explotado en exceso las riquezas de la naturaleza, y el progreso había llegado a significar el progreso de la máquina”.

FOTO 3- FORSTER EN 1924.

Hulton-Deutsch Collection/ Corbis via Getty Images
E.M. Forster comenzó a escribir ficción en el King’s College de Cambridge, donde primero estudió Literatura Clásica y luego Historia (1897-1901).

No se me pasa por alto que estás leyendo esto en internet, en un dispositivo artificial sobre el cual todavía creemos que ejercemos dominio. No por mucho tiempo, según la historia de Forster ni, sospecho, según algunos de los cerebritos detrás de la inteligencia artificial de hoy día.

Estamos en el territorio de monstruoso de Frankenstein, otra advertencia literaria que probablemente no deberíamos ignorar.

No hay una manifestación física aterradora similar en Forster que indique que la ciencia va mal en “La máquina se detiene” (el título lo dice todo), pero eso la hace todavía más inquietante.

Los dos protagonistas de la historia, Vashti y su hijo Kuno, son gente normal, como tú o yo. Ella vive en el hemisferio sur, él vive en el norte.

Kuno quiere que su madre le visite. Ella no está dispuesta.

“¡Pero puedo verte!”, exclama ella. “¿Qué más quieres?”

“Quiero verte, pero no a través de la Máquina”, dice Kuno. “Quiero hablar contigo, y no a través de la fastidiosa Máquina”.

“¡Ay, cállate!”, dice su madre, vagamente sorprendida. “No deberías decir nada contra la Máquina”.

Yvonne Mitchell

BBC
Yvonne Mitchell interpretó el papel de la madre, Vashti, en esta adaptación televisiva de 1966 de The machine stops (“La máquina se detiene”), como parte de una serie de ciencia ficción de la BBC llamada Out of the unknown (“Fuera de lo desconocido”).

Ella prefiere el distanciamiento social y dar su conferencia en internet sobre Música Durante el Período Australiano a una audiencia invisible en el sillón de sus casas que acumula información histórica abstracta sin relevancia alguna para sus vidas subterráneas reales, más allá de ser una distracción ilusoria de su vacía existencia (no muy diferente a los cursos durante el confinamiento, tal vez).

No diré nada más sobre lo que ocurre – es una historia muy corta que leerás en menos de una hora – salvo mencionar que es, básicamente, una versión en la era de las máquinas de la Alegoría de la Caverna de Platón.

En la Caverna de Platón hay dos grupos de filósofos que están separados por un muro, pero en un acalorado debate.

CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN DEL MUSEO BRITÁNICO
En la Caverna de Platón hay dos grupos de filósofos que están separados por un muro, pero en un acalorado debate.

La Máquina (internet, para nosotros) es la cueva solitaria, sin aire y sin sol en la que existimos, la información que imparten las sombras en la pared.

E.M. Forster publicó el cuento entre A room with a view (“Una habitación con vistas”, 1908) y Howard’s End (“La mansión, 1910), dos novelas en las que explora temas filosóficos similares en torno a mundos internos y externos, verdad y pretensión.

“La máquina se detiene” apareció por primera vez en la revista británica Oxford and Cambridge Review el mismo año en que Filippo Tommaso Marinetti publicó su furioso “Manifiesto futurista” en el periódico Le Figaro.

El poeta italiano argumentó lo opuesto a la parábola profética de Forster.

Marinetti abrazó a la máquina, argumentando que un automóvil veloz era mucho más hermoso que una escultura griega antigua. El pasado era un peso muerto que necesitaba ser destruido para dar paso al futuro.

Aunque el "Manifiesto futurista" de Filippo Tommaso Marinetti también se publicó en 1909, celebró la maquinaria como una fuerza para el bien, a diferencia de Forster

Getty Images
Aunque el “Manifiesto futurista” de Filippo Tommaso Marinetti también se publicó en 1909, celebró la maquinaria como una fuerza para el bien, a diferencia de Forster

Le habría caído bien Vashti, quien, cuando viajaba en una aeronave para ver a Kuno, bajaba la persiana sobre Grecia porque ese no era el lugar para encontrar ideas: una broma irónica de Forster, dado que la idea para su cuento, vino de la Atenas de Platón.

Eso es todo en cuanto a bromas en una novela donde realmente no existen cosas como la comunidad o la experiencia directa, y es imposible alejarse del constante zumbido de la máquina sin pedirle al Comité Central un permiso para salir al exterior.

En ese momento, te colocas un respirador y te aventuras en el mundo real.

Como dijo el hombre de la radio, es profética. Y muy, muy buena.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qKGT8_94Sjk

https://www.youtube.com/watch?v=GBKVVMpGtnc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.