Incendios que siembran la deforestación en la Península de Yucatán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuauhtémoc Moreno.

Incendios que siembran la deforestación en la Península de Yucatán

Apicultores de la Península de Yucatán han visto cómo en los últimos años la deforestación gana terreno. Los incendios se utilizan para abrir la puerta a la agroindustria y a las granjas porcinas que se instalan en tierras donde antes había selva.
Foto: Cuauhtémoc Moreno.
Por Thelma Gómez Durán/Mongabay Latam
24 de mayo, 2020
Comparte

Everardo Chablé aprendió los secretos de la apicultura de su abuelo. Él le enseñó cómo evitar que las abejas enfermen, cómo mantener una colmena, cómo elegir el lugar para un apiario. En las comunidades mayas de la Península de Yucatán, la apicultura es más que una actividad que permite tener ingresos; es parte de la cultura, es un conocimiento que se hereda a hijos y a nietos.

Komchén es la comunidad indígena en donde nació y vive Everardo. Se ubica en el municipio de Hopelchén, en Campeche, la región de los chenes donde cada año los apicultores miran cómo los incendios se expanden por varias hectáreas de la selva maya durante abril y mayo.

En otras regiones de la Península de Yucatán, los habitantes de las comunidades mayas también han visto cómo la selva pierde terreno, cómo hay menos flora nativa, cómo después de la temporada de incendios gana terreno la deforestación.

Lee: Poco presupuesto, deforestación y defensores asesinados: las deudas ambientales de México en 2019

“Cada vez se registran más incendios, cada año la temporada de sequía es más larga y fuerte. Y cada año hay más zonas deforestadas”, explica Everardo. Sus palabras toman mayor fuerza cuando se conocen los datos del Global Forest Watch que en un reporte, publicado en mayo de 2019, documentó que el estado de Campeche perdió alrededor de 40 000 hectáreas de cobertura forestal tan solo en 2018.

Apicultores como Everardo Chablé llevan tiempo denunciando los incendios y la expansión de cultivos industriales, algunos de ellos ilegales, como el de soya transgénica. Cansados de que sus demandas no tengan eco, los apicultores que integran la Alianza Maya por las Abejas Kaab Nalo’on decidieron utilizar la tecnología para monitorear incendios y contar con datos sistemáticos que permitan fortalecer la defensa de su territorio.

Everardo es uno de los apicultores que aprendió a utilizar las plataformas de la NASA y de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) que muestran en imágenes satelitales los puntos de calor en el territorio.

Desde finales de marzo pasado, los integrantes de la Alianza Maya por las Abejas Kaab Nalo’on realizan el monitoreo diario de incendios en ocho zonas de Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Apicultores Campeche

En la Península de Yucatán, la apicultura es una importante actividad económica, pero también cultural. Foto: Thelma Gómez Durán.

En un día, más de dos mil puntos de calor

La Alianza Maya por las Abejas Kaab Nalo’on reúne a cerca de 3500 familias de apicultores, así como a colectivos ciudadanos que en la Península de Yucatán realizan acciones por la defensa del ambiente y el territorio.

Candelario Colli Sansores es maya y promotor en la reducción de riesgos de desastres en la región de Halachó, en Yucatán, cerca de la frontera con Campeche. También es uno de los integrantes de la Alianza Maya por las Abejas Kaab Nalo’on que participa en el monitoreo de incendios.

Las imágenes satelitales que Candelario revisa todos los días no solo le permiten documentar lo que sucede en el territorio, también “se pueden compartir por WhatsApp con la gente de las comunidades, para que se verifique si ese punto de calor que se muestra en la imagen es un incendio”.

Uno de los objetivos del monitoreo es reportar los incendios a las autoridades, pero “la mayor parte de nuestras alertas están quedando desatendidas”, señalaron los integrantes de la Alianza en un comunicado que difundieron el 14 de abril.

En algunos casos, las autoridades —señala Candelario— dicen que esos puntos de calor no son incendios, “pero con el monitoreo nosotros hemos comprobado que entre el 80 y 90 % de los reportes sí lo son”.

Puntos de calor en la Península de Yucatán en abril de 2020

Imagen satelital de los puntos de calor registrados en la Península de Yucatán a finales de abril de 2020. Foto: Cortesía Alianza Maya por las Abejas.

Los datos que la Alianza ha recopilado muestran que entre el 22 y 25 de abril se registraron más incendios. Paola Becerra, integrante de la Alianza, aún se sorprende cuando recuerda que en un solo de esos días observaron “un estimado de unos 2008 puntos de calor… No nos estamos dando abasto con el reporte de todos los incendios”.

El monitoreo de los puntos de calor que realizan a través de las plataformas, ha otorgado a los miembros de la Alianza elementos para corroborar lo que ya veían en el terreno desde hace un par de años y sostener que el fuego es provocado para generar cambios en el uso del suelo: “en las imágenes se mira cómo los incendios están alineados… cómo se encuentran alrededor de zonas que ya han sido deforestadas”, explica la ingeniera agrícola Irma Gómez, asesora de la Alianza Maya por las Abejas Kaab Nalo’on.

Otro de los objetivos del monitoreo, señala Irma Gómez, es acumular evidencia “que sirva para presionar más a las autoridades” y que se detenga la deforestación en la Península.

Hopelchén: fuego ligado al cambio de suelo

Desde 1999, la Conabio cuenta con el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales. Los datos generados por este sistema permiten conocer que antes los incendios afectaban más a los ecosistemas templados, “pero conforme ha pasado el tiempo, la presencia del fuego se ha ido a zonas tropicales […] Esto ha sido muy evidente, sobre todo, en la Península de Yucatán”, explica la doctora Isabel Cruz, subcoordinadora de percepción remota de la Conabio.

El Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales de la Conabio es utilizado por dependencias como la Conafor, empresas privadas, universidades y organizaciones de la sociedad civil de México y Centroamérica. Ahora también por apicultores mayas.

Everardo Chablé explica que en la región de Hopelchén los incendios se presentan alrededor de zonas donde ya hay deforestación: “Empiezan con algunas quemas en lugares que se usan para actividades agrícolas, después van incendiando el monte, la selva”.

En Campeche, los incendios se han concentrado en Hopelchén; en especial en la zona del Ejido Vicente Guerrero (conocido como Iturbe), localizado cerca de la frontera con Yucatán.

En ese ejido, los apicultores han documentado que después de los incendios, los terrenos afectados son rentados a miembros de la comunidad menonita, quienes aplanan el lugar y siembran soya o sorgo.

Entre el 27 de abril y el 12 de mayo, el municipio Hopelchén fue el que registró los incendios forestales más importantes en Campeche, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), instancia federal encargada de coordinar las acciones para controlar los incendios.

En los mapas de la dependencia, Hopelchén es considerada “una zona prioritaria de atención, por los incendios que se han registrado en años anteriores”, dice Pánfilo Fernández Flores, titular del Centro Regional de Manejo del Fuego del Sureste de la Conafor.

El funcionario explica que durante cada temporada de incendios, la Conafor presenta informes a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en los que se documentan las coordenadas, la superficie afectada y otros detalles sobre cada incendio que se atendió. Esos datos permitirían a las autoridades federales o estatales realizar seguimientos para determinar si el fuego se provocó para hacer un cambio de uso de suelo.

Irma Gómez resalta que desde varios años se han presentado denuncias sobre deforestación y cambios de uso de suelo en Hopelchén, pero “hemos observado una total impunidad”.

Desde el 28 de abril, Mongabay Latam solicitó entrevista a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para conocer el seguimiento a las denuncias presentadas, pero no se tuvo respuesta.

“Hay una ausencia de las dependencias, sobre todo de aquellas que tendrían que actuar cuando se presentan delitos ambientales como los incendios y los cambios de uso de suelo”, señala Sara Cuervo, integrante del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS).

Granjas en lugar de selva

Humberto Chable Matus es maya. Hace 45 años nació en una comunidad del municipio de Chacsinkin, en el estado de Yucatán. En estas tierras mayas, las familias dependen de la milpa tradicional, pero también de la miel. Es la miel la que salva de los tiempos difíciles: “si hay poca cosecha, la miel nos da para vivir. Es lo que mantiene a las comunidades”, cuenta Humberto, quien forma parte de la Alianza Maya por las Abejas Kaab Nalo’on y participa en el monitoreo de incendios.

“Me ha sorprendido mucho mirar las imágenes del satélite —cuenta Humberto—, ver el mapa con los puntos de calor, identificar algunas zonas que conocemos […] en nuestra comunidad no se han registrado incendios, pero alrededor sí hay”.

Entérate: Espacios naturales ocupados y agua contaminada: las irregularidades de las granjas porcícolas en Yucatán

Cuando se habla de incendios, reclama Humberto, siempre se dice que los campesinos son “los malos de la película, por ser los que queman”. Humberto remarca que las grandes quemas son responsabilidad de grandes agricultores y de empresas. En Yucatán, dice, “se ha destruido mucho monte” en la zona donde se han instalado las granjas porcinas.

En la Península de Yucatán se han instalado 257 granjas porcinas, 222 de ellas están en el estado de Yucatán y 43 dentro de Áreas Naturales Protegidas, de acuerdo con un estudio realizado por Greenpeace-México que presentó el 12 de mayo. En ese informe se destaca que estas granjas han provocado la deforestación de 10 997 hectáreas de la selva maya.

Este trabajo se publicó originalmente en Mongabay Latam. Para leerla completa da click aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La ciudad de Wuhan, China, registra un nuevo foco de COVID-19 tras haber levantado el confinamiento

A medida que China relajó las restricciones para controlar la propagación del COVID-19, nuevos focos del virus emergieron en Wuhan y otras regiones.
Getty Images
11 de mayo, 2020
Comparte
Una pasajera de tren espera en el andén de la estación de Hankou, en Wuhan

Getty Images
Casi todos los casos recientes en Wuhan habían sido clasificados anteriormente como asintomáticos.

En la ciudad china de Wuhan -donde el coronavirus surgió por primera a fines del año pasado- se ha detectado un nuevo foco de la enfermedad.

Wuhan reportó este lunes cinco nuevos casos de covid-19, después de confirmar el domingo la primera infección desde el 3 de abril.

Las autoridades indicaron que el pequeño foco de nuevos casos se dio en un mismo complejo residencial.

En las últimas semanas China ha relajado las restricciones impuestas a la población para controlar la propagación del virus y los casos habían estado disminuyendo.

Expertos y funcionarios de la salud han advertido que a medida que los distintos países emerjan de las estrictas medidas de confinamiento adoptadas y la gente empiece a moverse con mayor libertad, es probable que aumenten las infecciones.

El pequeño foco en Wuhan es el primero que surge desde el fin del estricto confinamiento de la ciudad el 8 de abril.

Uno de los cinco casos reportados el lunes corresponde a la esposa de un hombre de 89 años cuya infección fue la primera confirmada en la ciudad en más de un mes este domingo.

El resto de casos habían sido clasificados anteriormente como asintomáticos, lo que quiere decir que habían dado positivo pero no manifestaban señales clínicas como tos o fiebre.

Esas personas pueden trasmitir el virus aunque no esté enfermas, pero China no cuenta los casos asintomáticos en su registro oficial de infecciones confirmadas hasta que no manifiestan síntomas.

Un turista con una máscara frente a la Torre Eiffel

EPA
China fue el primer país del mundo en el que se detectó el nuevo coronavirus.

Cientos de casos asintomáticos están siendo monitoreados por las autoridades de la salud en Wuhan.

Entretanto, durante el fin de semana, en la ciudad de Shulan, en la provincia de Jilin, cerca de las fronteras con Rusia y Corea del Norte, se reportaron 11 nuevos casos.

¿Qué está pasando en la provincia de Wuhan?

Los medios estatales chinos informaron que 11 casos de transmisión interna fueron registrados en Shulan el sábado.

Un día después, la ciudad declaró ley marcial y entró en cuarentena, con el gobierno ordenando el cierre temporal de todos los establecimientos públicos, según informó el diario Global Times.

Shulan ha sido elevada a nivel de alto riesgo, la única ciudad del país con esa designación.

A todos los residentes se les ha ordenado que se queden en casa y sólo un miembro de cada hogar puede salir cada día a comprar productos esenciales.

Todo el transporte público se ha suspendido y no se les permite a los taxis salir de la ciudad.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Las medidas suceden después de que China hubiese declarado la semana pasada que todas las regiones del país habían sido designadas como de bajo riesgo.

La vecina ciudad de Jilin también fue elevada de bajo a mediano riesgo después de que se detectaran dos nuevos casos -y ahora se teme que toda la provincia podría estar en peligro.

Otras ciudades de la provincia se encuentran en estado elevado de alerta. La cercana ciudad de Changchun y el condado Dongfeng advierten que toda persona regresando de Shulan deberá entrar en cuarentena por 14 días. Los servicios ferroviarios a varias de las ciudades también fueron suspendidos.

La aledaña provincia de Liaoning reportó un nuevo caso el domingo -una persona de 23 años que recientemente había llegado de Jilin.

¿Qué generó las nuevas infecciones en Shulan?

Todas la infecciones fueron vinculadas a una mujer lavandera de 45 años que trabaja en una oficina de seguridad pública. Ella luego infectó a su esposo, tres hermanas y otros miembros de la familia.

Sin embargo, no se sabe como la mujer llegó a infectarse. Los informes indican que no había viajado por fuera de la provincia y no se conoce de ningún contacto con alguien de quien se sabe estuvo expuesto al virus. Un total de 276 de sus contactos cercanos han sido puestos en cuarentena, dijo el diario China Daily.

Pero es posible que la localización geográfica de la provincia haya jugado un papel pues colinda con Corea del Norte y Rusia.

Oficialmente, Corea del Norte no ha reportado ningún caso, aunque Rusia ha registrado más de 200.000, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

En las últimas semanas, la fronteriza provincia de Heilongjiang ha visto un auge en el número de casos importados, principalmente de ciudadanos chinos regresando de Rusia.

Igualmente, ocho personas que retornaron de Rusia a Shulan entre el 8 y 30 de abril dieron positivo en la prueba para el virus, según un funcionario del gobierno local. Unas 300 persona más que regresaron en ese lapso de tiempo fueron puestas en cuarentena.

El secretario del Comité Provincial de Jilin expresó que la ciudad rastreará todo contacto cercano, toda persona sospechosa y toda pista, añadiendo que los movimientos de cada persona infectada serían rastreados para intentar dar con la fuente.

¿Qué pasa en otras partes de China?

China ha visto una caída en el número de casos durante semanas y ha estado relajando gradualmente las restricciones.

Algunas personas han regresado al trabajo, unas escuelas han reabierto y, el lunes, el parque Disneyland en Shanghái recibió al público por primera vez en tres meses y medio.

Una niña con una máscara en el parque en Shanghái, 11 de mayo, 2020

Getty Images
El parque Disneyland de Shanghái reabrió sus puertas.

Pero este lunes, también, China reportó 17 nuevos casos a nivel nacional -el registro diario más alto desde el 28 de abril- llevando el total de casos a 82.918, como un número de muertos de 4.633.

A medida de más partes de Europa y Estados Unidos empiezan a relajar las restricciones, los gobiernos y expertos de la salud han advertido que la pandemia está lejos de acabar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OZghZxbbTdw

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8

https://www.youtube.com/watch?v=GBKVVMpGtnc&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.