Internos alertan sobre brote de COVID-19 en penal de San Cristóbal
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Internos alertan sobre brote de coronavirus en penal de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas

La Secretaría de Salud del estado asegura que sólo hay ocho casos positivos entre los internos y que la cadena de contagios está bajo control. Los internos dicen que la situación es más grave.
Cuartoscuro Archivo
25 de mayo, 2020
Comparte

El miércoles 20 de mayo, la Secretaría de Salud de Chiapas confirmó ocho casos positivos de COVID-19 entre personas privadas de su libertad en el penal de San Cristóbal de Las Casas. Pero internos de ese centro aseguran que hay hasta 60 presos más con síntomas como dolor de cabeza y cuerpo. Denuncian también que no hay médico ni enfermeras en la institución.

Vía telefónica, uno de los internos, Adrián Gómez, cuenta a Animal Político que él y otros seis compañeros –que se mantienen en plantón en una área del penal en demanda de su libertad– tienen síntomas parecidos a los de COVID. A ellos apenas el viernes pasado les hicieron la prueba.

“A mí me duele el cuerpo y la cabeza, tengo diarrea. Al igual que los ocho compañeros que ya dieron positivo nosotros también estuvimos en contacto con el custodio que falleció de COVID”, dice Adrián.

Entérate: Desde el inicio de la pandemia el INM detiene diez veces menos migrantes que hace un año

El custodio es Artemio Jiménez Estrada, quien falleció el sábado pasado presuntamente de COVID-19, de acuerdo a las denuncias públicas que han hecho varios presos de la cárcel de San Cristobal, agrupados en organizaciones como La Voz de Indígenas en Resistencia y la Voz Verdadera del Amate.

“Los ocho compañeros que ya dieron positivo estuvieron en contacto con él, y después empezaron con síntomas, por eso exigieron las pruebas. Pero nosotros siete también estuvimos en contacto con ese custodio, ya vinieron a hacernos la prueba este viernes”.

Además de la posibilidad de estar contagiados del virus que causa el COVID, hay otras dos cosas que les preocupan, lo primero es que no hay personal médico en este penal ni medicamentos, al menos eso denuncian; lo otro es que puede haber más compañeros infectados.

Adrián está en un pequeño campamento afuera de la enfermería del penal.

Desde hace meses él y otros compañeros se mantienen ahí en plantón indefinido. Es su forma de exigir que los liberen. Llevan ya tres huelgas de hambre y han logrado que les permitan permanecer en esa área con su lucha. Todos denuncian que los obligaron a aceptar, bajo tortura, delitos que no cometieron.

El viernes pasado, Adrián se encontró con uno de los reclusos que está en las áreas genérales de la prisión. “Me preguntó que cómo estamos los del campamento, que si no teníamos síntomas del Covid, porque allá adentro unos 60 compañeros tienen dolor de cabeza, de cuerpo o calentura”.

Pero no han exigido pruebas, dice Adrián, “acá se corren muchos rumores respecto a eso de la enfermedad. Familiares y custodios les dicen a los internos que en los hospitales están inyectando a la gente para que se muera. Muchos tienen miedo y por eso mejor no dicen nada”.

Adrián asegura que a los ocho presos ya confirmados con COVID los tienen encerrados en la enfermería. Señala que no es que estén aislados. “Los tienen encerrados en la enfermería con candado y sin cuidados médicos. No hay enfermera y la doctora vino la ultima vez hace tres días. Solo los cuidan los custodios. Medicamentos tampoco tienen. Están ahí medio abandonados”.

Los presos y sus familiares denunciaron varias veces el riesgo de un brote de COVID en la cárcel de San Cristóbal. A los familiares hace semanas que se les prohibieron las visitas, pero el personal de la institución entraba y salía.

Animal Político solicitó una entrevista con el gobierno de Chiapas, con la Secretaría de Salud del estado y con la de Seguridad Pública, hasta el cierre de esta edición no hubo más respuesta que un comunicado.

En este, se señala que personal de vigilancia epidemiológica de la Secretaría de Salud de Chiapas acudió al Centro de Reinserción Social para Sentenciados (Cerss) número 05 de San Cristóbal de Las Casas, para atender el brote de coronavirus COVID-19 que ha infectado a dos custodios y ocho reclusos.

La brigada epidemiológica, integrada por personal de oficina central y del Distrito de Salud número II, dice el documento, inspeccionó el área donde se encuentran confinados los enfermos, aplicó entrevistas con personal administrativo para la identificación de posibles casos y realizó la búsqueda de casos positivos en la base de datos del penal.

Debido a que al interior del Cerss se identifica una cadena de transmisión, la Secretaría de Salud comisionó a una brigada de cuatro enfermeras y una médica para la atención de la población penitenciaria que presente sintomatología respiratoria, se lee en el comunicado.

Actualmente, se monitorea a todos los pacientes, quienes cursan con nueve días de evolución y presentan síntomas leves. Los ocho permanecen en aislamiento toda vez que no han requerido hospitalización.

Asimismo, fueron aplicadas otras siete pruebas más a internos de este reclusorio, mismas que ya fueron confirmadas como negativas por el Laboratorio Estatal de Salud Pública.

El pasado 4 de mayo, señala el comunicado, el Distrito de Salud número II acudió a este centro para realizar actividades de prevención y capacitar al personal directivo, administrativo, internos e internas con relación al coronavirus. Además, colocó filtros sanitarios en cada módulo, desinfectó las áreas y verificó el uso de material de protección en los custodios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Covid-19: cómo la falta de bolsas plásticas gigantes está demorando la fabricación de vacunas

Falta de componentes clave, así como problemas de comunicación y suministro ralentizan la campaña mundial de vacunación. Analizamos los factores en juego más importantes en este proceso.
BBC
8 de agosto, 2021
Comparte

Aunque la producción de la vacuna contra la covid-19 se ha incrementado de cero a miles de millones de dosis en un tiempo récord, la escasez de materias primas y equipos ha limitado la cantidad de dosis que se pueden fabricar.

A fin de resolver algunos de estos cuellos de botella, se ha creado un mercado, una especie de equivalente farmacéutico de eBay, para ayudar a los fabricantes y proveedores a ver que está disponible y permitirles comerciar en un solo lugar.

La plataforma ayudará a crear una conexión entre los materiales no utilizados y excedentes con las empresas que los necesitan, comenzando con las cosas que están en mayor demanda.

Aquí echamos un vistazo a algunos de los componentes clave que causan cuellos de botella, así como a problemas más amplios relacionados con el programa de vacunación, como la propiedad intelectual.

1. Bolsas plásticas gigantes

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Uno de los problemas más urgentes ha sido la escasez de grandes bolsas de plástico estériles que se utilizan para cultivar células de vacunas dentro de grandes recipientes llamados biorreactores.

Se parecen un poco a las bolsas que se utilizan en el proceso de elaboración casera, dice Matthew Downham, director de fabricación sostenible de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), un organismo mundial que tiene como objetivo acelerar la producción de vacunas y una de las organizaciones líderes en el lanzamiento del mercado.

Las bolsas de plástico gigantes, que pueden contener hasta 2.000 litros, son necesarias en el proceso de elaboración de los cuatro tipos de vacunas que se fabrican actualmente.

2. Filtros y tubos de plásticos

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

También ha generado preocupación la disponibilidad de filtros y tubos de plástico, a veces denominados como “conjuntos de un solo uso”.

Ambos son, nuevamente, requeridos por los cuatro tipos de vacuna en producción.

Los tubos de plástico se utilizan en muchos procesos biológicos, pero solo se pueden utilizar una vez.

3. Materias primas

Los ingredientes esenciales para el desarrollo de cultivos celulares, que se utilizan para producir algunas de las sustancias farmacológicas, también han escaseado.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

También ha habido problemas con un ingrediente especializado llamado nanopartículas lipídicas: partículas ultrapequeñas que son cruciales para las vacunas pioneras de ARNm producidas por BioNTech / Pfizer y Moderna.

Antes de la pandemia, estas nanopartículas -que se usaban para albergar la sustancia farmacológica para facilitar su administración en el cuerpo- solo se producían en pequeñas cantidades para la investigación clínica, por lo que su producción masiva ha sido un gran desafío.

4. Trabajadores capacitados

A medida que ha aumentado la fabricación de vacunas, también lo ha hecho la necesidad de personal capacitado.

Los involucrados en la industria dicen que algunos lugares han tenido dificultades para encontrar suficientes trabajadores capacitados para ocupar puestos especializados.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Downham dice que a las empresas les resulta difícil trasladar a su personal entre sus propios sitios, pero que es “incluso más complicado” cuando se transfiere personal a otra empresa contratada para realizar la fabricación.

Para ayudar a resolver el problema, la industria farmacéutica quiere que los trabajadores puedan viajar entre sitios internacionales con mayor facilidad.

5. Propiedad intelectual

Que la propiedad intelectual y la protección de patentes se consideren como algo que bloquea el despliegue global actual depende en gran medida de a quién le pregunte.

La propiedad intelectual (PI) se refiere a las creaciones o invenciones protegidas por la ley mediante patentes, derechos de autor y marcas comerciales.

Su objetivo es garantizar que el creador sea recompensado con ganancias y que su invención conserve su calidad e integridad.

Estados Unidos ha apoyado una medida en la Organización Mundial del Comercio (OMC) -un organismo intergubernamental que promueve el comercio mundial- para levantar temporalmente dicha protección de patentes para las vacunas contra el coronavirus.

Esto se hizo tras una campaña de India y Sudáfrica y un grupo de unos 60 países que argumentan que la renuncia a las protecciones de propiedad intelectual permitirá que los conocimientos de fabricación se transmitan más fácilmente.

Pero los fabricantes de vacunas dicen que incluso si se libera la propiedad intelectual de una vacuna patentada, las nuevas empresas no podrían empezar repentinamente a hacer vacunas.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Todavía necesitarían las instalaciones y los conocimientos especializados y competirían por el mismo número limitado materiales y personal capacitado.

Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, sostiene que una exención podría en realidad “descarrilar el progreso” en el programa de vacunación global.

Liz Breen, especializada en operaciones de servicios de salud de la Universidad de Bradford, en Reino Unido, está de acuerdo en que liberar la producción intelectual no es una solución instantánea.

“Es solo una parte del rompecabezas”, dice.

¿Qué tan mala es la situación y qué se está haciendo al respecto?

Los fabricantes tienen como objetivo suministrar al mundo un estimado de 11 mil millones de dosis de vacunas contra el coronavirus para fines de 2021, un aumento masivo en la capacidad, triplicando la producción anual anterior de vacunas.

Pero la industria dice que solo puede cumplir con estos compromisos si la escasez actual de materiales y componentes se aborda junto con medidas que permitan el libre flujo de trabajadores en todo el mundo.

El Banco Mundial ha dicho incluso que las demoras resultantes podrían retrasar la fecha de inmunidad colectiva mundial, que había predicho que podría alcanzarse para marzo de 2022.

Matthew Downham, de CEPI, dice que “hay una gran cantidad de actividad en marcha” para tratar de aliviar las presiones sobre los componentes y materiales clave, para que se produzcan y envíen a los fabricantes de vacunas lo más rápido posible.

Se ha creado un grupo de trabajo de fabricación global -una rama del esquema Covax que tiene como objetivo garantizar que las vacunas estén disponibles en todo el mundo- para tratar de abordar la escasez.

Y ahora se ha lanzado Covax Marketplace, una plataforma segura que permitirá a los fabricantes y proveedores comprar y vender productos en un solo lugar, lo que ayudará a aumentar la visibilidad de qué está disponible en determinado momento.

Inicialmente se centrará en seis categorías de suministros: bolsas de biorreactor, conjuntos de un solo uso, filtros, cultivos celulares, lípidos, viales de vidrio y tapones.

Sin embargo, dice Downham, también es necesario trabajar para garantizar que los fabricantes de vacunas estén utilizando toda su capacidad en todo momento.

Por ejemplo, si los servicios de “llenado y acabado” de un fabricante -que es cuando las vacunas se envasan y empaquetan- no están disponibles, es necesario que haya formas de utilizar otras instalaciones para garantizar que la fabricación no se ralentice ni se detenga.

A largo plazo, el grupo de trabajo de fabricación tiene como objetivo desarrollar la capacidad de producción (fábricas, personal y experiencia) en todo el mundo, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos.

Pero ahora que la demanda mundial de dosis supera ampliamente la oferta, dado los devastadores niveles de covid-19 en lugares como India y Brasil, la presión para encontrar soluciones rápidas nunca ha sido mayor.

Thomas Cueni, de la Federación Internacional de Fabricantes de Productos Farmacéuticos, se mostró intransigente en una sesión informativa de la industria sobre cuál sería el resultado si no se satisfacía esa demanda.

“Le fallaríamos al mundo”, dijo.

Diseño e ilustraciones Zoe Bartholomew.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.