Jaime Montejo, el activista por los derechos de las trabajadoras sexuales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía de la familia

El calvario de Jaime Montejo, el activista por los derechos de las trabajadoras sexuales que murió por COVID

La última semana de Jaime Montejo es el ejemplo de un sistema sanitario golpeado y con graves dificultades para atender a la población enferma de coronavirus.
Cortesía de la familia
Comparte

Jaime Montejo, activista social de 56 años, murió a las 3:40 de la madrugada del martes 5 de mayo. Al fallecer estaba solo, como obliga la COVID-19, postrado en la cama 34 de la Torre Quirúrgica del Hospital General de la Ciudad de México. A esa misma hora, atrás de Revolución, algunas de las trabajadoras sexuales a las que Montejo había apoyado con la Brigada Callejera dormían en la calle porque los hoteles cerraron y ninguna administración les ha encontrado una alternativa.

Esa fue su última lucha: tratar de dignificar las condiciones de vida ante la pandemia de uno de los sectores de la población más vulnerables.

“En la zona no ha habido un caso de COVID-19, pero el contagio tuvo que ser en la calle porque no hay otro lugar”, explica Arlen Palestina, integrante de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer Elisa Martínez. Ella fue la encargada de recoger el cuerpo de Jaime del hospital y trasladarlo al panteón Cipreses, en Naucalpan, estado de México. Atrás quedaba una semana de ingreso y un peregrinaje de centro médico en centro médico buscando alguno que pudiera atenderlo.

La última semana de Jaime Montejo es el ejemplo de un sistema sanitario golpeado y con graves dificultades para atender a la población enferma de coronavirus.

Cortesía de la familia

Según explica Daniel Soto, sobrino del fallecido, su tío comenzó sentirse mal hace ya algunas unas semanas. Sin embargo, achacó los síntomas a una gripa. “Tomó sus medicamentos y ya”, dice. Pero el virus es impredecible. Y a Montejo le atacó los pulmones de un día para otro. “Fue muy rápido”, dice su sobrino.

El lunes 27 de abril, el activista no aguantaba más. En el coche, Jaime Montejo, su esposa Elvira Madrid y Daniel Soto. Son las once de la mañana y comienza un largo calvario que terminará en el punto de partida y sin lograr que un hospital lo atienda. Pasarán por cinco centros médicos y regresarán a casa exhaustos y con la salud de Montejo deteriorándose.

Aquel día, la Secretaría de Salud detectó 15 mil 529 contagios y mil 434 fallecidos. La fase 3, la de los contagios generalizados, se había declarado seis días antes.

“Empezamos como a las 11 de la mañana. Llamamos a 15 hospitales privados que aparecían en la página de la Ciudad de México. En ninguno nos podían atender”, dice Soto. Apenas han pasado unas horas desde que Montejo fue enterrado en un panteón de Naucalpan, Estado de México. El sobrino es una de las personas que estuvo en el entierro, celebrado apenas doce horas después del fallecimiento del activista. Horas antes, en metro Revolución, el lugar en el que la brigada instala diariamente un comedor popular para trabajadoras sexuales, se había celebrado un acto de despedida.

“El primer hospital al que fuimos fue el Ángeles. No cobraban la valoración pero no tenían pruebas ni posibilidad de hospitalizar. Nos dijeron que necesitaba hospitalización urgente”, dice Soto.

Lee: #MiBarrioMeRespalda: apoya a trabajadoras sexuales, personas de la calle y presos durante aislamiento por COVID-19

De ahí, los tres se desplazaron al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER). “Lo dejaron ahí sentado, entre dos horas y media o tres horas. Nadie le hacía caso y él se encontraba mal”, explica.

En ese momento, el activista todavía caminaba por su propio pie, pero le costaba trabajo.

“De ahí fuimos al Gea González. En ese lugar la gente se estaba empujando, había mucha gente moviendo las puertas para entrar, porque no estaban aceptando a nadie”, dice.

Resignados, se dirigieron al Belisario Domínguez, donde les habían dicho que había disponibilidad.

“Todo esto lo íbamos checando con la aplicación, en la que te dicen si hay camas disponibles. Íbamos a lugares marcados en verde pero no nos atendían”, dice.

“En el Belisario tampoco nos atendieron. Ya después de que estuvimos en ese, vimos que tenían un convenio con algunos hospitales del IMSS o del ISSSTE, así que fuimos al Hospital General de Tláhuac, del IMSS”, explica Soto.

“Como no era derechohabiente lo trataron muy mal. Dijeron que aún nos hubiera mandado el presidente no lo iban a atender porque no era derechohabiente. Ahí duramos como una hora o dos, pero ya estaba muy sofocado”.

Ya era de madrugada cuando, agotados, regresaron a su domicilio. Habían pasado 16 horas y Jaime Montejo no había logrado la cama que necesitaba en un hospital.

Al día siguiente comenzó nuevamente la peregrinación. Dice Soto que para adelantar se dirigieron a un laboratorio, donde le hicieron estudios médicos. De ahí se dirigieron al Hospital General. Tenía la oxigenación al 60%, dice Soto, cuando una persona sana tiene un mínimo de 95%.

“No le dieron cama hasta las 12 o la 1 de la madrugada”, explica.

Todo ese rato lo pasó Montejo sentado, enchufado al oxígeno y con la enfermedad avanzando en sus pulmones.

Finalmente, fue trasladado a su habitación. Ahí permaneció hasta su fallecimiento, en la madrugada del martes.

Estuvo ingresado una semana. Hubo días en los que remontaba. Incluso, 24 horas antes de fallecer, pudo ingerir alimentos sólidos. Pero el coronavirus es implacable.

Soto lamenta el trato recibido durante todo el calvario. “Es feo. Ves a tu pariente que se está muriendo, le está faltando el aire y no puedes hacer nada”, dice.

Cortesía de la familia

Jaime Montejo nació en Bogotá, Colombia, en 1964. Su activismo en la guerrilla del M-19 le llevó a exiliarse en México. Aquí conoció a Elvira Madrid, con quien se casó y tuvo una hija, así como a su hermana, Rosa Icela Madrid, también activista.

Los tres comenzarán a trabajar por los derechos de las trabajadoras sexuales en la zona de la Merced. El patio de la iglesia de la Soledad fue uno de los primeros lugares de reunión, dice Palestina. Eran los tiempos de otra pandemia, la del VIH. Los integrantes de la brigada, en aquellos primeros años, daban charlas sobre el uso adecuado del preservativo. “Gracias a la brigada se han evitado muchos casos de VIH”, dice la mujer.

En las últimas semanas, la preocupación del colectivo eran las consecuencias del coronavirus en las trabajadoras sexuales. Con el cierre de los hoteles, muchas quedaron en situación de calle. La brigada acordó ayudas con la Ciudad de México, pero Palestina considera que hubo muchos errores en su distribución y lamenta que muchas de las chicas no han accedido a ellas.

En esas estaba, peleando por uno de los sectores más vulnerables de la Ciudad de México, cuando el coronavirus golpeó a Jaime Montejo.

En su despedida, estuvieron el Grupo de Resistencia Francisco Villa y el EZLN. Además, diversas organizaciones sociales, como el Movimiento Migrante Mesoamericano o el Consejo Ciudadano para VIH e Infecciones de Transmisión Sexual emitieron comunicados de condolencia.

“Su legado es la resistencia política, el trabajo en la calle, con organizaciones de base”, dice Arlen Palestina.

“Será recordado como una persona que luchó por los derechos de las trabajadoras sexuales, por la igualdad y la dignidad”, dice Daniel Soto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué busca Putin en Ucrania y otras 6 preguntas sobre la crisis con Rusia

Desde hace semanas el mundo se pregunta, entre otras cosas, si Rusia va a invadir Ucrania y cómo reaccionará Europa. Te explicamos qué busca Putin en su país vecino.
21 de febrero, 2022
Comparte

El presidente ruso Vladimir Putin ha negado en repetidas ocasiones que tenga intención de atacar a Ucrania, pero basándose en información de sus servicios de inteligencia, el presidente de Estados Unidos cree que el mandatario ruso está decidido a invadir a su vecino.

Se estima que 150.000 soldados rusos están posicionados cerca de las fronteras de Ucrania.

Lo que suceda en los próximos días podría poner en peligro toda la estructura de seguridad de Europa.

¿Qué tan seria es la amenaza de invasión?

Durante meses, EE.UU. afirmó que no creía que Rusia hubiera tomado una decisión final, pero el 18 de febrero, todo cambió y el presidente Joe Biden dijo en una rueda de pensa que ahora sí creía que Putin había decidido atacar “en los próximos días”.

Rusia insiste en que no tiene planes de invadir la vecina Ucrania, un país de 44 millones de habitantes.

Pero ya lo hizo en el pasado, en 2014, cuando se apoderó de Crimea.

Y también al respaldar un conflicto en la región este de Ucrania, Donbas, que incluye los territorios separatistas de Donetsk y Lugansk.

Mapa de Ucrania y la frontera con Rusia que muestra, al este del país, las regiones de Donetsk y Lugansk, y al sur, Crimea.

BBC
Mapa de Ucrania y la frontera con Rusia que muestra, al este del país, las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk.

¿Qué fuerzas ha reunido Rusia en la frontera?

Según EE.UU., Rusia ha trasladado a más de 150.000 soldados cerca de las fronteras que Ucrania tiene tanto en Rusia como en Bielorrusia.

Un oficial de defensa estadounidense dijo que entre el “40% y el 50% están en una posición de ataque”.

Rusia justifica la presencia de tropas afirmando que están allí llevando a cabo ejercicios militares.

Y dice que ha retirado algunas unidades conforme se han ido terminando las maniobras.

Miles de soldados rusos han estado participando en ejercicios militares conjuntos en Bielorrusia, un tradicional aliado ruso que limita con Ucrania.

Miles de soldados rusos han estado participando en ejercicios militares conjuntos en Bielorrusia, que limita con Ucrania.

EPA/Russian Defence Ministry
Miles de soldados rusos han estado participando en ejercicios militares conjuntos en Bielorrusia, que limita con Ucrania.

Pero la OTAN no ve señales de una desescalada rusa, sino más bien una “fuerza de invasión masiva” lista para atacar desde Crimea a Bielorrusia.

El presidente Putin ha insistido en que Rusia no quiere la guerra y está lista para negociar.

Pero también ha amenazado con “medidas técnico-militares de represalia apropiadas” si no se cumplen sus demandas de “garantías de seguridad”.

Mientras Rusia ha intensificado su retórica, Occidente cree que está creando un pretexto para el ataque.

Avance de tropas hacia Ucrania.

BBC

¿Por qué Rusia amenaza a Ucrania?

Rusia se ha resistido durante mucho tiempo al acercamiento de Ucrania a las instituciones europeas, y a la OTAN en particular.

Su principal demanda ahora es que Occidente garantice que Ucrania no se unirá a la OTAN, una alianza defensiva de 30 países.

Ucrania comparte fronteras tanto con la Unión Europea como con Rusia, pero como antigua república soviética tiene profundos lazos sociales y culturales con Rusia, y allí se habla mucho ruso.

Cuando los ucranianos depusieron a su presidente prorruso a principios de 2014, Rusia se anexó la península de Crimea, en el sur de Ucrania, y respaldó a los separatistas que capturaron grandes extensiones del este de Ucrania.

Desde entonces, los rebeldes prorrusos han luchado contra el ejército ucraniano en un conflicto que se ha cobrado más de 14.000 vidas.

Soldado ucraniano usando prismáticos

EPA
Un militar ucraniano en primera línea cerca de la ciudad de Donetsk el mes pasado. Unos 14.000 soldados ucranianos han muerto desde 2014.

Rusia se ha quejado de que los Acuerdo de Paz de Minsk, firmados en 2015, están lejos de cumplirse.

Este fue un paquete de acuerdos negociados en 2014 y 2015 en la capital de Bielorrusia, Minsk, que fue diseñado para poner fin a la guerra en el este de Ucrania entre las fuerzas gubernamentales ucranianas y los rebeldes respaldados por Rusia.

Obviamente fracasó porque la lucha continúa.

Pero al menos abrió un camino hacia un alto el fuego.

Los políticos occidentales han sugerido que revivir los acuerdos de Minsk ahora podría ser una solución a esta crisis.

¿Cómo podría atacar Rusia?

Gran parte de la atención está en el este de Ucrania, pero el presidente Biden advirtió: “Creemos que atacarán la capital de Ucrania, Kiev, una ciudad de 2,8 millones de habitantes“.

Ruta desde el norte

BBC
Esta es la posible ruta desde el norte.

Moscú ha insistido en que “no se va a producir ninguna invasión rusa”, pero si la hubiera, Rusia puede movilizar las tropas que tiene en Crimea, Bielorrusia y alrededor de las fronteras orientales de Ucrania.

Es en el este controlado por los rebeldes donde ya está en marcha una guerra de información, con Occidente destacando una serie de acciones rusas que podrían usarse como pretexto para la guerra.

Los líderes separatistas ordenaron este fin de semana la evacuación de unos 700.000 civiles en una zona al sur de Rusia y ordenaron una movilización militar completa.

Los hombres en edad de luchar en las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk están en estado de alerta.

Rusia ha entregado unos 700.000 pasaportes en áreas controladas por rebeldes.

Por lo que podría argumentar que cualquier acción tiene como objetivo proteger a sus propios ciudadanos.

Moscú ha hecho acusaciones infundadas de que Ucrania ha cometido un “genocidio” en el este y está planeando una ofensiva allí.

Ha habido un aumento en las violaciones del alto el fuego en ambos lados, pero el jefe de las fuerzas armadas de Ucrania, Valeriy Zaluzhny, dice que sus tropas solo responden cuando la vida de los civiles está amenazada.

Mapa del ataque desde el este

BBC
Esta es la posible ruta desde el este

Hay indicios de las llamadas operaciones encubiertas, incluidas afirmaciones sin fundamento de ataques ucranianos planeados.

Ucrania también advirtió que las fuerzas especiales rusas han colocado explosivos en objetivos clave en áreas separatistas y cree que la intención es la de desestabilizar la situación.

Rusia también tiene otras opciones, incluidos los ataques cibernéticos.

Hasta 70 páginas de internet del gobierno ucraniano se cayeron en enero y luego dos de los bancos más grandes de Ucrania fueron atacados a mediados de febrero.

Rusia hasta ahora solo ha amenazado con medidas “técnico-militares” si no se cumplen sus demandas.

Pero no está claro lo que eso significa.

Podría implicar la imposición de restricciones a Ucrania, como una zona de exclusión, el bloqueo de sus puertos, o el traslado de armas nucleares a la vecina Bielorrusia.

Pro-Russian separatist tanks in Donetsk region, Sep 2015 file pic

AFP

¿Qué quiere Putin?

Rusia ha dicho que es el “momento de la verdad” para reformular su relación con la OTAN y ha destacado tres demandas.

Primero, quiere una promesa legalmente vinculante de que la OTAN no se expanda más.

“Para nosotros es absolutamente obligatorio asegurarnos de que Ucrania nunca, nunca, se convierta en miembro de la OTAN”, dijo el viceministro de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov.

Putin se ha quejado de que Rusia “no tiene ningún otro lugar al que retirarse. ¿Piensan que nos quedaremos de brazos cruzados?”.

Mapa de cambios geopolíticos

BBC

El año pasado, el presidente Putin escribió un artículo extenso en el que describía a los rusos y los ucranianos como “una nación”.

Ha descrito el colapso de la Unión Soviética en diciembre de 1991 como la “desintegración de la Rusia histórica” y considera que los líderes actuales de Ucrania están ejecutando un “proyecto antirruso”.

El presidente Putin también ha argumentado que si Ucrania se une a la OTAN, la alianza podría intentar recuperar Crimea.

“Imaginemos que Ucrania es miembro de la OTAN y comienza estas operaciones militares. ¿Se supone que debemos ir a la guerra con el bloque de la OTAN? ¿Alguien ha pensado en eso? Aparentemente no”, dijo Putin.

Vladimir Putin

Reuters
Putin habló sobre la situación en Ucrania tras una reunión con el canciller alemán Olaf Scholz en Moscú.

Sus otras demandas principales son que la OTAN no despliegue “armas de ataque cerca de las fronteras de Rusia” y que elimine las fuerzas y la infraestructura militar de los estados miembros que se unieron a la alianza desde 1997.

Eso significa Europa Central, Europa del Este y los países bálticos.

En realidad, Rusia quiere que la OTAN regrese a sus fronteras anteriores a 1997.

Lo que dice la OTAN

La OTAN es una alianza defensiva con una política de puertas abiertas a nuevos miembros, y sus 30 estados miembros están convencidos de que no cederán.

Incluso aunque Ucrania quisiera unirse a la OTAN, no hay perspectivas de que esto suceda a corto plazo, como ha dejado claro el canciller de Alemania.

Sin embargo, a los ojos del presidente Putin, Occidente prometió en 1990 que la OTAN no se expandiría “ni una pulgada hacia el este”, pero lo hizo de todos modos.

Soldado ucraniano usando prismáticos este 16 de febrero.

Getty Images

Sin embargo, eso fue antes del colapso de la Unión Soviética, por lo que la promesa hecha al entonces presidente soviético Mikhail Gorbachev solo se refería a Alemania Oriental en el contexto de una Alemania reunificada.

Gorbachov dijo más tarde que “el tema de la expansión de la OTAN nunca se discutió” en ese momento.

Estados Unidos y otros aliados de la OTAN han dejado en claro que no tienen planes de enviar tropas de combate a la propia Ucrania, sino que ofrecen apoyo en forma de asesores, armas y hospitales de campaña.

El Pentágono ha puesto en alerta a 8.500 soldados listos para el combate y está desplegando 3.000 soldados adicionales en Alemania, Rumania y Polonia.

Otros aliados de la OTAN han reforzado su apoyo en el flanco oriental de la alianza.

Presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en la línea de combate este 6 de diciembre.

EPA
Fotos oficiales divulgadas a la prensa que muestran al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en la línea de combate el 6 de diciembre.

La otra herramienta en el arsenal de Occidente son las sanciones, que EE.UU., la UE y Reino Unido han preparado en caso de invasión, aunque no se saben los detalles.

Una amenaza clave es impedir la apertura del gasoducto Nord Stream 2 que va de Rusia a Alemania.

Está completo pero aún no ha sido aprobado por el regulador alemán.

El presidente Biden ha amenazado con sanciones personales a Vladimir Putin y Reino Unido ha advertido que “aquellos dentro y alrededor del Kremlin no tendrán dónde esconderse”.

El último golpe económico sería desconectar el sistema bancario de Rusia del sistema internacional de pagos Swift.

Pero eso también podría tener un impacto negativo en las economías de Estados Unidos y Europa.

Russian President Vladimir Putin holds talks with U.S. President Joe Biden via a video link in Sochi, Russia December 7, 2021

Reuters
The Russian and US have spoken several times via video link and over the phone

¿Hay una solución diplomática?

Cualquier acuerdo tendría que incluir tanto la guerra en el este de Ucrania como el tema de seguridad en general.

Se han estado llevando a cabo conversaciones sobre el conflicto que involucran a Rusia, Ucrania, Francia y Alemania sobre la reactivación de los acuerdos de paz de Minsk de 2014 y 2015.

Pero hasta ahora no se han logrado grandes avances.

Ucrania cree que los acuerdos fueron muy favorables a Rusia y a los separatistas.

Rusia y Estados Unidos han hablado varias veces a través de video y por teléfono.

Rusia quiere un tratado con Estados Unidos que prohíba el despliegue de armas nucleares más allá de sus territorios nacionales.

Estados Unidos se ha ofrecido a iniciar conversaciones sobre la limitación de misiles de corto y mediano alcance, así como sobre un nuevo tratado sobre misiles intercontinentales.

Aunque Rusia no quedó impresionada con la respuesta occidental a sus demandas principales, ha sido positiva hacia un “mecanismo de transparencia” de controles mutuos en las bases de misiles: dos en Rusia y dos en Rumania y Polonia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IMfPjrdMnf4&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.