'Imagina ahora perder 3 hijos': Maria sufre en Brasil el embate del COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

'Pensé que eso nunca ocurriría conmigo y mi familia, imagina ahora perder tres hijos'

En menos de un mes Maria Nunes perdió a tres hijos y dos cuñados por la enfermedad en la brasileña Manaos, la capital amazónica severamente afecta por la pandemia.
AFP
Por Paula RAMON / Michael DANTAS (AFP)
17 de mayo, 2020
Comparte

Maria Nunes Sinimbú veía el nuevo coronavirus como algo lejano. Pero en menos de un mes perdió a tres hijos y dos cuñados por la enfermedad en la brasileña Manaos, la capital amazónica severamente afecta por la pandemia.

“Pensé que eso nunca ocurriría conmigo y mi familia, imagina ahora perder tres hijos”, dice esta mujer de 76 años.

“Cuando murió el primero, Dios y Nuestra Señora me dieron fuerza para sobrevivir. Cuando murió el segundo, me dije ‘Acabó’. Fui para mi cuarto y recibí una fuerza aún mayor de Dios para no desistir de la vida”, relata la señora Sinimbú, quien vive en una casa humilde en la periferia de Manaos, capital del estado de Amazonas.

Madre de doce hijos entre 40 y 60 años, con más de 60 nietos y sin poder precisar cuántos bisnietos, esta profesora retirada, viuda, vive de una pensión del Estado.

La tragedia comenzó el 5 de abril con la muerte de Raimundo. El profesor de 58 años era uno de los tres hijos que vivía con ella en la casa de tres cuartos del densamente poblado barrio San Francisco, donde abundan construcciones bajas levantadas con desnudos ladrillos rojos y techadas, muchas de ellas, por láminas de metal.

Dos días después, murió su cuñada Etelvina, de 77 años.

El 13 de abril falleció su hija Iolanda, de 48 años, quien dedicada al comercio había optado por continuar una vida normal a pesar de la proximidad del virus que ya dejaba a comienzos de abril más de 450 fallecidos en Brasil, según el Ministerio de Salud.

“Mi hija no creía en la fuerza de esa enfermedad. Ella continuó trabajando y viajando normalmente, sin tomar cuidados”, cuenta la señora Sinimbú, que llegó a vivir unos días con Iolanda.

La tragedia siguió cerniéndose sobre esta familia. El 24 de abril falleció su cuñado Luiz, de 80 años. El 1 de mayo, su hijo Raniere Thiago, de 52 años, ingresó a un centro hospitalario en condiciones graves y murió enseguida.

Enfermedad “silenciosa”

Todos fallecieron en centros médicos, pero sólo Raimundo e Iolanda fueron diagnosticados. Los otros tres familiares no forman parte del registro oficial de 1,375 fallecidos por coronavirus registrados en Amazonas hasta el sábado, una incidencia de 474.8 muertes por cada cien mil habitantes.

Brasil totaliza unos 233,000 casos y más de 15,600 muertes por COVID-19, pero los expertos estiman que el escenario real sea 15 veces superior debido a la falta de exámenes.

A la señora Sinimbú no le han hecho la prueba, a pesar de ser grupo de riesgo y de haber estado tan próxima al virus. Durante las últimas semanas manifestó algunos síntomas relacionados a la enfermedad y tomó antigripales, por lo que cree haberse recuperado del coronavirus.

Católica ferviente, la señora Sinimbú reza en el pequeño altar que tiene en casa. Es devota de Nuestra Señora del Carmo, la patrona de Parintins, pequeña ciudad amazónica de donde es oriunda.

Llegó a Manaos hace 30 años pero visita su tierra natal cada año para, a las orillas del río Amazonas, rendirle homenaje a la patrona.

Apenas su cabello plateado, que lleva corto y peinado de lado, delata alguna edad. De expresión serena y pocas arrugas, la mirada triste, detrás de sus lentes de aumento, refleja su luto.

En su casa, de paredes coloridas, todos llevan máscaras y hay alcohol en gel en cada esquina. Su consejo después de encarar la tragedia es al cuidado: “Las personas deberían tener más cuidado con esa enfermedad, ella es silenciosa”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El pedazo de hielo del tamaño de Londres que se desprendió de la Antártida

El enorme témpano se separó de la plataforma de hielo Brunt, ubicada en el mar de Weddell, al sur del océano Atlántico.
27 de febrero, 2021
Comparte

Un gran iceberg de unos 1.270 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de la zona metropolitana de Londres, se desprendió de la Antártida.

Este viernes, los instrumentos de detección en la superficie de la plataforma de hielo Brunt confirmaron la separación.

No muy lejos, el British Antarctic Survey (BAS), una institución de Reino Unido dedicada a la investigación de la Antártida, opera la estación Halley. Desde 2017 lo ha hecho con una capacidad reducida debido a la perspectiva inminente de un desprendimiento.

Actualmente no hay nadie en la base, por lo que no hay riesgo para la vida humana.

BAS tiene una variedad de dispositivos GPS en la plataforma Brunt que transmiten información sobre los movimientos del hielo a la sede de la agencia en Cambridge.

Los expertos inspeccionarán las imágenes satelitales de lo ocurrido cuando estén disponibles.

Querrán verificar que no aparezcan inestabilidades inesperadas en la plataforma de hielo restante donde está ubicada la estación Halley.

“Aunque la ruptura de grandes pedazos de las plataformas de hielo de la Antártida es algo completamente normal de su funcionamiento, los grandes desprendimientos como el detectado en la plataforma de hielo de Brunt el viernes siguen siendo bastante raros y emocionantes”, dijo el profesor Adrian Luckman, quien ha estado rastreando imágenes de satélite del Brunt durante las últimas semanas y predijo la ruptura.

“Con tres largas fisuras que se han estado desarrollando activamente en el sistema de la plataforma Brunt durante los últimos cinco años, todos hemos estado anticipando que algo espectacular iba a ocurrir”, dijo a la BBC.

“El tiempo dirá si este desprendimiento provocará que en los próximos días y semanas se rompan más pedazos. En la Universidad de Swansea estudiamos el desarrollo de las grietas en la plataforma de hielo porque mientras algunas conducen a grandes desprendimientos, otras no; y las razones de esto pueden explicar por qué existen las grandes plataformas de hielo “, agregó.

Borde del iceberg A68

Mario Tama/Getty Images
Aunque el nuevo iceberg es enorme, no es tan grande como el A68 (fotografiado en esta imagen) cuyo tamaña equivale a cuatro veces el de Londres.

¿Dónde exactamente se produjo la ruptura?

El desprendimiento detectado este viernes está en la plataforma de hielo Brunt, que es la protuberancia flotante de glaciares que han fluido de la tierra hacia el mar de Weddell.

En un mapa, el mar de Weddell es ese sector de la Antártida directamente al sur del océano Atlántico. El Brunt está en el lado este del mar.

Como ocurre con todas las plataformas de hielo, periódicamente de ella se desprenden icebergs. El último gran trozo que se desprendió en esta área lo hizo a principios de la década de 1970.

¿Cuán grande es el nuevo iceberg?

Se estima que mide unos 1.270 kilómetros cuadrados. Eso es grande desde cualquier punto de vista, aunque no tan grande como el iceberg A68 que se desprendió en julio de 2017 de la plataforma de hielo Larsen C, en el lado occidental del mar de Weddell.

Pero incluso con una cuarta parte del tamaño de A68 será necesario rastrear este bloque del Brunt debido al riesgo futuro que podría representar para la navegación.

El Centro Nacional de Hielo de Estados Unidos le dará al nuevo desprendimiento un nombre a su debido tiempo. Dado que está en el mismo cuadrante antártico (0-90W) en el que se originó el A68, también llevará la letra “A” en su nombre. Es probable que se llame A74.

¿Es esto consecuencia del cambio climático?

No. El desprendimiento de témpanos en el borde delantero de una plataforma de hielo es un comportamiento muy natural.

La plataforma tiende a mantener el equilibrio y la expulsión de témpanos es una forma de equilibrar la acumulación de masas derivada de las nevadas y la entrada de más hielo procedente de los glaciares que se alimentan en tierra.

A diferencia de la península Antártica, al otro lado del mar de Weddell, los científicos no han detectado cambios climáticos en la región de Brunt que alterarían significativamente el proceso natural descrito anteriormente.

Además, las estimaciones sugieren que el Brunt había logrado su mayor extensión en los últimos 100 años cuando se produjo este desprendimiento. Esta ruptura hace tiempo de debía ocurrir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=20s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.