Tenemos que pagar 'coyote' para regresar a nuestro país: Migrantes varados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Tenemos que pagar "coyote" para regresar a nuestro país: Migrantes varados en México por COVID

Un grupo de salvadoreños varados en un albergue en Chihuahua pide ayuda para regresar a su país en avión, y no por vía terrestre, donde pueden ser víctimas de delincuencia.
Cuartoscuro
31 de mayo, 2020
Comparte

“Es el mundo al revés”, lamenta con una sonrisa irónica José Ángel, un migrante salvadoreño de 36 años. Nunca imaginó que diría que quiere que lo deporten. Que la migra de México, el consulado de su país, las autoridades, alguien, lo suba a un avión y lo mande de regreso a su casa.

Por la pandemia, José Ángel lleva más de un mes varado en un albergue que la iglesia católica tiene en Chihuahua, al norte de México, junto a un grupo de otros 20 compatriotas.

Sentados en sillas de plástico y con las miradas fijas en un celular, los migrantes explican a través de una videollamada que el consulado de su país les dijo que, en este momento, no son una prioridad para repatriarlos porque tienen un refugio. Pero ellos responden que su situación es desesperada: no pueden trabajar, no tienen dinero, y sus familias, con la crisis económica que viene con la pandemia, dependen más que nunca de su trabajo.

Lee: El campamento de los ‘apátridas’: cientos que no son reconocidos por sus países

Por ello, José Ángel dice que está valorando tomar una decisión drástica: reunir como sea 500 dólares y pagar otro coyote.

Pero, esta vez, no para cruzar ilegalmente a Estados Unidos, sino a El Salvador, su propio país.

La migración al revés.

Migrar en la pandemia

“Migrar en plena pandemia fue una decisión muy arriesgada. Estoy consciente de eso. Pero cuando tienes esposa y dos hijas esperándote en Texas… Eso te da una fuerza, un deseo por verlas de nuevo, que no hay virus en el mundo que te detenga”.

Y, en efecto, a José Ángel no lo detuvo la pandemia.

Lo detuvo la Patrulla Fronteriza estadounidense.

Y, además, justo cuando le quedaba poco para llegar a su “levantón”. A la camioneta que, tras cruzar de Miguel Alemán, en Tamaulipas, a Roma, en el condado texano de Starr, lo debía llevar clandestinamente hasta Houston, donde la meta de reunirse de nuevo con su familia lo esperaba.

Pero algo repentino pasó: el sueño de ver de nuevo a sus niñas, y también los 5 mil dólares que le pagó a un coyote para que lo llevara por todo México en buses, camiones, y ‘jalones’ en carro, hasta cruzar la frontera donde, una vez en casa, debía abonar el resto del pasaje hasta completar los 12 mil dólares pactados con el traficante.

Lee: Migrantes de otro mundo: Naufragio en Chiapas

“Ya estábamos en Estados Unidos, caminando en silencio por un terreno, sin hacer ruido -narra el salvadoreño-. Todo iba bien, cuando, de pronto, nos cayó la migra”.

Una vez preso, el migrante dice que un agente le dio un cubrebocas, algo de gel antibacterial, lo subió a la patrulla, y ahí terminó su experiencia norteamericana. A las pocas horas, ya estaba de vuelta en el lado mexicano.

Antes de la pandemia, una devolución así, no hubiera estado permitido por las leyes internacionales de refugio y derechos humanos, al menos en la teoría. Pero, desde el pasado 20 de marzo, el presidente Donald Trump, aprovechando las medidas de protección contra el coronavirus, encontró la excusa perfecta para anunciar una decisión que avala, en la práctica, las deportaciones exprés sin posibilidad de pedir protección: cerrar fronteras a “viajes terrestres no esenciales” y devolver a México inmediatamente a todos los extranjeros que sean arrestados tratando de cruzar sin documentos.

México, por su parte, anunció a través de la Cancillería que aceptará a los connacionales que fueron devueltos de esta manera, y también a los centroamericanos, a los que recibe y encierra en estaciones migratorias antes de expulsarlos.

Pero con el coronavirus, las devoluciones no están siendo inmediatas. De hecho, ante el cierre de fronteras en Centroamérica, México se ha convertido en la antesala de una especie de deportación a plazos.

Así lo publicó el pasado 12 de abril Animal Político en una nota en la que documentó que, en plena pandemia de COVID, México está abandonando a migrantes en la frontera guatemalteca, o los libera en la calle sin recursos y con la prohibición de regresar a la frontera norte, o los aloja en algunos de los pocos albergues de la sociedad civil con espacio para recibirlos.

A José Ángel y al grupo de 20 salvadoreños que está con él, les tocó primero pasar unas semanas en la estación migratoria, en Reynosa, Tamaulipas. Pero, ante el avance de la pandemia, México tomó la decisión de vaciar sus estaciones para evitar contagios en estos centros de detención, habitualmente hacinados.

Como resultado, los 21 salvadoreños fueron trasladados sin mayores explicaciones a un albergue en Chihuahua con un pase de salida de 60 días, pero a más de 2 mil 600 kilómetros del Río Suchiate, la frontera con Guatemala.

“Solo querían deshacernos de nosotros”, comenta José Ángel.

Una vez en el refugio, básicamente, les dijeron que buscaran a su consulado, que tiene oficina en Ciudad Juárez, para que su gobierno se hiciera cargo de ellos y los repatriara.

“Pero nuestro consulado no nos dio respuestas claras”, interviene en la plática Douglas Pérez, salvadoreño de 38 años, que también fue detenido por la Patrulla Fronteriza tras un día entero caminando por el desierto.

“Solo nos dicen que por la pandemia tienen que atender a muchos compatriotas en la misma situación, y que nosotros no somos prioridad porque estamos bajo un techo”.

Hasta ahora, el grupo de migrantes asegura que la única respuesta más o menos concreta que les han dado es que tienen que esperar 14 semanas, tres meses y medio, para que les digan cuándo podría haber una fecha de repatriación vía aérea.

“Eso es demasiado tiempo -dice Douglas que hunde la cabeza entre sus manos durante unos segundos-. Ya llevo aquí más de 15 días varado. Y hay otros compañeros que llevan más de un mes. Y ahora nos piden 14 semanas más para decirnos una fecha”.

Ante la pandemia, que en El Salvador ha dejado hasta el 30 de mayo 2 mil 395 contagiados y 44 fallecidos, los migrantes dicen que entienden que haya restricciones sanitarias en su país, mismas que incluyen confinamiento de la ciudadanía -salvo para comprar alimentos-, suspensión del transporte público, y el traslado a centros de detención a quienes violen la cuarentena. Por eso, aseguran que están dispuestos a hacer la cuarentena durante el tiempo que les digan, “si quieren de 30 días, de 30 días”, pero quieren regresar ya a sus casas.

“Tengo dos hijos en El Salvador. Necesito volver ya”, subraya Douglas.

“Cualquiera nos podría decir que nadie nos obligó a salir de nuestro país -tercia José Ángel-. Pero todos íbamos a tratar de conseguir un mejor futuro. Y ya que no se pudo, queremos regresar a casa”.

Te puede interesar: Hacinados, migrantes en albergues de Ciudad Juárez enfrentan crisis por coronavirus

De vuelta con el coyote

Por la cámara del teléfono de celular, se aprecia que varios de los migrantes llevan con ellos a sus hijos, niños de entre siete y 10 años que corretean entre risas por el amplio comedor del albergue católico. Por ellos es que varios de los migrantes dicen que se la piensan mucho para tomar una decisión. Desde luego, ponerse de nuevo en marcha por tierra, es una opción que todos barajan. Es decir, tomar un camión que los lleve lo más cerca posible de la frontera sur, y ahí Dios proveerá.

Pero la carretera, aun y con el pase de salida que les dio el INM para que puedan transitar legalmente por el país durante 60 días, es sinónimo de problemas. De extorsiones de autoridades policiacas y del crimen organizado, de asaltos, agresiones, violaciones, y un largo etcétera que ya todos conocen muy bien.

Que haya bajado la migración con la pandemia -en abril, el INM detuvo a 2 mil 625 migrantes, frente a los más de 20 mil de abril del año pasado-, no quiere decir que los riesgos del camino se hayan esfumado, coinciden en apuntar los migrantes.

“Nuestro gobierno le está apostando a que nos movamos por nuestros medios, pero viajar así por México es un riesgo enorme”, asegura una mujer indocumentada, que prefiere no decir su nombre. Además, hace hincapié en que no todos tienen el dinero suficiente para pagarse un autobús, mientras que otros viajan con niños, y otros más, que requieren de dietas especiales, “no aguantarían un viaje de reversa tan largo”.

“Necesitamos que nos regresen en avión”, resume Douglas, contundente.

“Es mucho más seguro para nosotros”, lo secunda el grupo.

Y, además, está el tema de Guatemala, añaden. Con sus fronteras cerradas, el paso a Centroamérica está sellado.

A pesar de estos obstáculos, José Ángel dice que, si su gobierno no le da una respuesta concreta en breve, se plantea volver por tierra.

“Hablé con otro salvadoreño que conocí en la frontera de Tamaulipas y que ahora está en Veracruz, en otro albergue como este, junto con otros 40 salvadoreños. A ellos también les dijeron que tiene que esperar dos meses para que les digan cuándo los repatrian. Pero ya muchos se están yendo por sus medios para la frontera con Guatemala. Allí le pagarán 500 dólares a otro coyote para entrar por un punto ciego al país”.

“O sea -añade el centroamericano-, que tenemos que pagar un coyote para entrar de ilegales a nuestro propio país. Fíjese usted qué ironía”.

Pero en el caso de sus compatriotas, ellos tuvieron más suerte. Migración mexicana los dejó en Veracruz, mucho más cerca de la frontera sur que Chihuahua, que está a miles de kilómetros de distancia.

De ahí que, a los 500 dólares del coyote, José Ángel tendrá que sumarle dinero extra para conseguir boletos de autobús, comidas, etcétera.

“Nos hemos quedado entre la espada y la pared. Porque la mayoría, después del tremendo gasto que ya hicimos para el coyote a Estados Unidos, no tenemos ahora ese dinero”, plantea el migrante, quien asegura que solo por entrar unas horas a la frontera de Estados Unidos ya pagó 5 mil dólares a su traficante; dinero que sacó de vender un pequeño negocio de ropa, zapatos y de accesorias de teléfono, y de pedir prestado.

El problema es que el crédito con familiares y amigos ya se le agotó. Y más ahora, que no consiguió cruzar a Estados Unidos.

“Nuestros familiares ya no nos quieren mandar más dinero. No confían en que les podamos pagar, porque en El Salvador la cosa sigue muy mal económicamente. Y más ahora, con la pandemia. Saben que no hay trabajo para reunir la plata que les debemos”.

La prioridad, grupos vulnerables

Animal Político buscó al consulado de El Salvador en Ciudad Juárez, Chihuahua, para preguntarle por una postura acerca de lo expuesto por los migrantes salvadoreños en este reportaje, pero no hubo respuesta.

Sin embargo, en su página web, la cancillería salvadoreña destaca en un comunicado que están dando cumplimiento a un plan de repatriación de connacionales que no habían podido regresar al país centroamericano debido a la pandemia de COVID 19.

El pasado 22 de mayo, la Cancillería informó que repatrió a un grupo de 93 salvadoreños que estaban varados en México, y que están haciendo “un gran esfuerzo” para “agilizar el regreso de todos”, aunque en otro comunicado señalaron que están priorizando a las personas más vulnerables, como adultos mayores, personas con enfermedades crónicas, embarazadas, entre otras.

“Este proceso ya se está acelerando para que todos y cada uno de nuestros compatriotas pueda regresar a patria lo antes posible”, señaló la canciller salvadoreña Alexandra Hill.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 cifras que muestran cómo el COVID-19 está fuera de control en EU

Con la cercanía del invierno y ante la carencia de un plan gubernamental nacional para hacer frente a los nuevos brotes, los casos, las hospitalizaciones y las muertes se multiplican.
14 de noviembre, 2020
Comparte

La incertidumbre política y la emergencia sanitaria se cruzan en EE.UU.: mientras el gobierno de Donald Trump se enfoca en pedir recuentos y disputar el resultado de las elecciones, la pandemia de coronavirus vive su peor momento en el país.

Con la cercanía del invierno y ante la carencia de un plan nacional para hacer frente a los nuevos brotes, los nuevos casos, las hospitalizaciones y las muertes se multiplican.

Desde hace días, medios de EE.UU. críticos con la gestión de Trump habían señalado que el presidente, que pasó más de una semana sin hablar ante la prensa, no parecía mostrar interés en sus obligaciones y en el curso de la pandemia, mientras intenta revertir desde Twitter y los tribunales el resultado de los comicios.

En la tarde de este viernes, sin embargo, Trump apareció otra vez frente a las cámaras para prometer que una potencial vacuna estará lista ante de finales de año y descartó la posibilidad de que su gobierno imponga una nueva cuarentena para hacer frente a la pandemia.

“Este gobierno no se cerrará. Ojalá el… pase lo que pase en el futuro, ¿quién sabe qué gobierno será? Supongo que el tiempo lo dirá. Pero puedo decirles que este gobierno no irá a un cierre“, dijo.

TRump

Getty Images
Trump reapareció esta semana tras más de una semana sin dar una conferencia de prensa.

Un día antes, el doctor Anthony Fauci, la principal autoridad en enfermedades infecciosas del país, había llamado a redoblar los esfuerzos ante el aumento de los casos porque una vacuna efectiva, dijo, no iba a estar disponible de forma inmediata.

“La ayuda está en camino. Pero aún no está aquí”, afirmó.

Fauci no ha sido el único en llamar la atención sobre el creciente número de contagios en EE.UU.

Tom Frieden, exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), consideró que la nación atraviesa una “temporada peligrosa“, mientras el corresponsal médico de CNN, Sanjay Gupta, calificó la situación como un “desastre humanitario“.

En tanto, el epidemiólogo Michael Osterholm, quien recientemente fue nombrado miembro del grupo de trabajo sobre el coronavirus del presidente electo, Joe Biden, describió el panorama actual como un “infierno covid”.

Según Osterholm, aunque EE.UU. no el único lugar del mundo donde los casos repuntan de nuevo, la situación se vuelve más crítica por dos motivos: primero, porque es el país con más contagios y muertes en el mundo y, segundo, porque el gobierno saliente no parece interesado en tomar medidas de mitigación en lo que le queda en el cargo.

Nos podemos hacer una idea de lo sombría de la situación repasando algunas de las cifras que han sonado las alarmas de la comunidad médica y científica.

1. Un récord histórico de casos

Desde hace meses, EE.UU. ocupa la triste posición de ser el país con más casos y muertes por coronavirus del mundo.

De los más de 53 millones de contagios reportados a nivel global, más de 10,3 millones son de habitantes de Estados Unidos, casi un 20% del total global en una nación cuya población representa el 4% del planeta.

Pero si las cifras totales son alarmantes, lo que ha pasado en los últimos días ha sido motivo de preocupación mayor.

Solo el jueves, EE.UU. superó los 160.000 nuevos casos en un día, casi una semana después de cruzar el récord de los 100.000 contagios diarios.

Dos estados, Texas y California, fueron los primeros esta semana en reportar más de un millón de personas infectadas, mientras otros, como Florida, le siguen los pasos.

El aumento ha sido una tendencia en las últimas semanas en más de 40 estados y, según los modelos de varias universidades, la cifra podría ir a peor en los días venideros.

De acuerdo con los CDC, se prevé que antes del 5 de diciembre se reportarán entre 630.000 y 1.700.000 nuevos casos en el país, aunque la agencia señala que la estimación puede quedarse por debajo.

“Durante las últimas semanas, se han reportado más casos de los esperados en la predicción. Esto sugiere que el pronóstico actual puede no reflejar la gama completa de casos que se notificarán en el futuro. Las previsiones para nuevos casos deben interpretarse en consecuencia”, indica en su página web.

2. Creciente número hospitalizaciones

La escena es conocida: como pasó en la primavera y el verano, los hospitales de muchos estados comienzan otra vez a quedarse sin camas, ahora en una proporción mayor.

Actualmente, hay más estadounidenses hospitalizados con covid-19 en EE.UU. que en cualquier otro momento anterior de la pandemia.

Hasta el 12 de noviembre, más de 67.000 personas recibían atención hospitalaria tras dar positivo por coronavirus, según datos del Covid Tracking Project, un sistema de monitoreo de la pandemia.

Hasta este viernes, 17 estados reportaban un incremento general de hospitalizaciones.

pandemia

AFP
Actualmente, hay más estadounidenses hospitalizados con covid-19 en EE.UU. que en cualquier otro punto anterior de la pandemia.

El récord anterior se remontaba al 15 de abril, cuando Nueva York era el epicentro del covid-19 en EE.UU., y se reportaron 59.940 hospitalizaciones a nivel nacional.

El nuevo récord de hospitalizaciones muestra que hemos entrado en el peor período de la pandemia desde el brote original en el noreste (en Nueva York y estados cercanos)”, escribieron los creadores del Covid Tracking Project el miércoles.

3. Las muertes vuelven a aumentar

Los CDC registraban hasta este viernes más de 242.200 fallecidos, una tasa de mortalidad de 73 por cada 100.000 habitantes en EE.UU.

Y reportaron el 10 de noviembre 1.859 muertos por covid-19, la cifra más alta desde los más de 2.500 registrados el 25 de junio, un día anómalo pues para entonces la media semanal había estado cayendo hasta unos 600.

De hecho, el 10 de noviembre se superó por primera vez la cifra de 1.000 muertos de media en los siete días anteriores, algo que no pasaba desde agosto.

Trevor Bedford, analista del Instituto de Investigación Fred Hutchinson de Seattle, recordó en Twitter que las muertes durante la pandemia generalmente comienzan a aumentar tres semanas después de que se disparan los casos.

“Estimo que Estados Unidos reportará más de 2.000 muertes por día en tres semanas”, escribió.

corona

Getty Images
El número de casos positivos se ha multiplicado en las últimas semanas.

El modelo matemático del Institute for Health Metrics and Evaluation proyecta unas 399.162 muertes en EE.UU. para el 1 de febrero si se mantiene las condiciones actuales, pero si se flexibilizan aún más las medidas de protección, estima que la cifra rondaría los 513.657.

4. Situación crítica en numerosos estados

Si al inicio de la pandemia el epicentro estuvo más “concentrado” en algunos estados (como Nueva York y después Florida), ahora los epidemiólogos advierten que la situación es más complicada por el creciente número de casos que se reportan a lo largo y ancho del país.

Según tuiteó Frieden, esto se debe a que Estados Unidos entró en “la fase exponencial” de propagación del virus, por lo que es previsible que la situación empeore significativamente en la mayoría de los estados.

No obstante, aclaró que no todos los lugares están experimentando actualmente la misma tasa de propagación del covid-19.

“Por ejemplo, Dakota del Sur (el estado con la tasa más alta) tiene 100 veces más propagación que Vermont”, dijo.

corona

Getty Images
Las filas de autos para hacerse pruebas de coronavirus han vuelto a aumentar.

Numerosos estados y ciudades muestran otras cifras preocupantes.

  • El área de Minot, en Dakota del Norte, ha reportado más casos per cápita que cualquier otra parte del país.
  • El brote en Wisconsin ha aumentado más rápido que en cualquier otro estado.
  • El condado que incluye Los Ángeles ha reportado más casos de covid-19 desde el inicio de la pandemia que cualquier otro lugar.
  • Texas tiene más casos que cualquier otro estado y el mayor número de contagios en campus universitarios.
  • En la ciudad de El Paso, las autoridades han pedido el traslado de más morgues móviles ante el creciente aumento de muertes y han necesitado trasladar enfermos por vía aérea a otras localidades porque se han quedado sin capacidad en los hospitales.

“La gente no quiere escuchar que lo que está sucediendo en El Paso no es un evento aislado. Se convertirá en la norma”, le dijo el epidemiólogo Michael Osterholm a Yahoo Finance.

5. La Casa Blanca como epicentro

Para muchos medios de EE.UU., un reflejo de cómo la pandemia está fuera de control en el país es la propia situación en la Casa Blanca, en la que casi 200 personas, desde el presidente hasta miembros de su equipo servicio personal y de seguridad, han dado positivo o han tenido que aislarse por estar en contacto con el virus.

Más de 30 personas, incluido Trump, su esposa y su hijo menor, en fechas cercanas al evento para la nominación de Amy Conney Barret para la Corte Suprema.

El mismo presidente tuvo que ser hospitalizado y unas semanas más tarde varios asistentes del vicepresidente Mike Pence también se enfermaron.

A inicios de noviembre, tras un evento durante la noche de las elecciones en el que Trump se proclamó ganador cuando aún continuaban los conteos, se reportó un nuevo brote: el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, uno de sus jefes de campaña y otra decena de funcionarios dieron positivo.

corona

Getty Images
Unos 130 imembros del Servicio Secreto se han contagiado o han tenido que aislarse por estar en contacto con el virus.

Este viernes, medios de EE.UU. reportaron que al menos 130 miembros del Servicio Secreto, que se encargan de la seguridad de Trump y la Casa Blanca, dieron positivo o han tenido que aislarse tras exponerse a personas enfermas con covid-19.

Además, al menos ocho miembros del personal del Comité Nacional Republicano, incluido el Jefe de Gabinete, Richard Walters, tienen el virus, según informó la organización.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.