Pacientes llegan al Autódromo al no encontrar atención en hospitales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Vega

Pacientes llegan al Autódromo después de no encontrar atención en hospitales

Familiares aseguran que sí están recibiendo aquí a quienes llegan a buscar atención hospitalaria, pero los informes sobre su estado de salud tardan mucho.
Andrea Vega
20 de mayo, 2020
Comparte

El esposo de Marisela tenía una oxigenación tan baja en sangre que llegó casi morado al hospital de expansión habilitado en el Autódromo Hermanos Rodríguez y administrado por el IMSS. Antes había ido a otros tres hospitales donde no lo recibieron. 

Al Autódromo arribó este lunes 18 de mayo alrededor de las 7 de la noche. Tenía menos de 70 de oxígeno en sangre, cuando lo normal es que éste no baje de 95. Lo ingresaron. Pero Marisela no ha vuelto a tener noticias de él. 

En la puerta 6 del Autódromo, un lugar antes dedicado al entretenimiento y ahora convertido en hospital temporal frente a la pandemia de Covid-19, unas 20 personas esperan informes sobre sus familiares. 

Aunque hace unos días aparecieron en redes sociales imágenes que mostraban una fila de ambulancias ingresando a la instalación, con mensajes que alertaban del desborde de la epidemia en el país y el colapso de los servicios hospitalarios, hoy, 19 de mayo, por la puerta dedicada al ingreso de esos vehículos de emergencia, la 7, no entra ninguna.

Lee: Pacientes COVID-19 no graves pero con factores de riesgo serán hospitalizados en el Autódromo

Marisela dice que han llegado pacientes, pero por la puerta 6. Unos ocho, entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde. Todos han arribado por su cuenta en vehículos privados o en taxis. A todos los han recibido e ingresado. 

“Sí los atienden, pero no nos dicen nada, no sale ningún doctor, ninguna enfermera. Solo al guardia le pasan reportes y va llamando a algunos de los familiares. A nosotros no nos dan ninguna noticia. Nada más nos dicen que de los que entraron ayer aún no hay informe y que si no nos llaman es porque están estables”. 

Este hospital de expansión –habilitado junto con otros para tratar de quitarle presión a los saturados hospitales del Valle de México– está equipado con 218 camas, todas con disposición de oxígeno; de esas, 26 se destinarán a cuidados críticos respiratorios y las restantes están divididas en ocho módulos con 24 camas cada uno.

Se prevé que en su máxima capacidad, este hospital de expansión atenderá a mil 550 pacientes, de acuerdo a información difundida por el IMSS cuando la unidad empezó a funcionar. 

Marisela no se aleja de las rejas cafés de la puerta 6 del Autódromo. Está toda vestida de negro, y usa un cubrebocas del mismo color. El pelo recogido en una cola, muy negro también. Sus ojos verde olivo están tristes. 

Como al resto de las familiares le han pedido que mejor se vaya a su casa. “Pero allá me desespero más. Me fui en la madrugada y regresé a las 11 de la mañana. Traje unas cosas de higiene personal que me pidieron para mi marido. Ya las entregué. Pero no me dicen nada y es angustiante. Estoy muy preocupada porque mi esposo es muy ansioso y no quería venir”.

Arribo tardío 

Como muchos otros pacientes, el esposo de Marisela, un hombre de 44 años, con sobrepeso de 20 kilos y de oficio comerciante, retrasó el ingreso al hospital. La señora dice que él ya llevaba más de seis días con problemas para respirar. 

“Al principio no me dijo nada. Solo lo veía raro. Hasta le dije a una de mis hijas (de 12 y 18 años) que sí no notaba extraño a su papá. Ya no se reía, ni platicaba. Fue hasta el miércoles pasado que me dijo que le costaba respirar”.

Lee: IMSS admite “problemas relevantes” en Hospital de Iztacalco donde sospechosos COVID esperaban en carpas 

Marisela llevó a su esposo a consulta a una farmacia de similares. La médica de ahí los tranquilizó. Les dijo que no era Covid. Aseguró que los bronquios del paciente se estaban cerrando pero que todo se arreglaría con inyecciones y pastillas. Ahí mismo se las vendieron. 

Pero el paciente no mejoró. Decidieron llamar a un conocido que es médico. Les aconsejó acudir a un laboratorio privado y solicitar una radiografía de tórax. 

“Nos dijeron que sus pulmones estaban muy inflamados. El amigo doctor de mi marido nos dijo que lo lleváramos a un hospital donde él trabajaba antes, no sé el nombre ni de qué institución es. Nos dio la dirección y fuimos. No lo recibieron. Dijeron que no tenían equipo para atenderlo. Pero nos dieron una hoja para ingresarlo a otro”, cuenta Marisela. 

De ese otro sí recuerda el nombre, el Hospital General Chimalhuacán 90 Camas. Solo que ahí tampoco lo ingresaron. “Nos dijeron que no había lugar y que no podían recibirlo. Nos fuimos a una clínica privada y tampoco lo quisieron atender, que ahí no atendían pacientes como mi esposo con dificultad respiratoria”. 

Fueron unos sobrinos de Marisela los que les sugirieron ir al Autódromo Hermanos Rodríguez. Habían visto en la televisión que ahí estaban recibiendo pacientes. Se enfilaron para allá. A las 7 de la noche el esposo de Marisela por fin consiguió atención hospitalaria, con el semblante ya casi morado, dice ella. 

Ahora Marisela espera que su esposo se recupere. “Estaba muy preocupado. Tenemos deudas. Él es comerciante, vende muñequitos de plástico. Ya no había salido a vender desde hace más de 20 días. No sabemos cómo se contagió si es que tiene esa enfermedad, pero yo dudo que sea eso. ¿Allá adentro no lo tienen junto a los de Covid, verdad?”, pregunta.

Cómo nos vamos si no nos dan noticias 

A unos metros de ella está otra señora, a quien llamaremos “Sara”. Su esposo también llegó anoche al Autódromo. Lo canalizaron acá desde el Hospital General de México, donde no contaban con camas para hospitalizarlo. 

Sara cuenta que su esposo, de 53 años y sin factores de riesgo, no ha tenido fiebre, ni tos, pero desde el sábado tenía dificultad para respirar. “Fuimos con un médico privado y nos dijo que le faltaba oxígeno, pero él no quería hospitalizarse. Decía que si lo iban a intubar, mejor se moría en su casa. Solo que sus hijas, yo soy la segunda esposa, se aferraron a llevarlo ayer (lunes) al General”. 

Lee: Habilitan Autódromo como ‘hospital de expansión’ para atender casos de COVID-19

Para cuando llegó allá, narra la mujer, su esposo ya no tenía fuerzas para sostenerse en pie. Le pusieron oxígeno, lo estabilizaron. Le tomaron una radiografía y lo canalizaron al Autódromo. La familia tuvo que llevarlo por sus propios medios, en un taxi. 

“Sí lo recibieron, y hasta eso que rápido, pero pues ahora no nos dicen nada. A mí me dijeron que me vaya y regrese a las 6 de la tarde, a ver si ya hay informes. Yo no puedo ir y venir. No puedo estar gastando en pasajes. Vivo hasta Iztapalapa. Mi esposo es carpintero. Hace dos meses no tiene trabajo por eso de la enfermedad esta, pues ¿de dónde agarro?”.  

Al otro lado de la reja café de la puerta 6 del Autódromo hay otra mujer. También espera noticias de su esposo. Aquí afuera de este hospital de expansión parecen confirmarse las estadísticas que registran que el mayor riesgo de complicarse por Covid lo tiene el género masculino: de los fallecidos por esta enfermedad, 68% son hombres y 32% mujeres. 

La señora se llama Teresa y tiene los ojos llorosos. Llegó con su esposo al autódromo este lunes en la tarde. También viene referido del Hospital General. Le dijeron lo mismo: que no tenían camas ya. 

“Me angustia que no me digan nada. Mi esposo no quería ingresar a un hospital. Llevaba ya unos siete días con tos y fiebre y el sábado empezó con problemas para respirar. Ayer (lunes) ya se nos puso muy mal. Trataba de jalar y jalar aire y decía que sentía que se ahogaba. Nos fuimos al General”. 

Pero igual que al esposo de Sara, al de Teresa también solo lo estabilizaron y lo mandaron al Autódromo. “Estoy un poco tranquila porque ya entró, pero deberían informarnos. Estamos todos acá afuera con el alma en un hilo. Si quieren que nos vayamos, pues que nos digan cómo están”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que tardó una década en darse cuenta de que le robaban cientos de miles de barriles de petróleo diarios

El descubrimiento de una tubería paralela de 4 km de largo construida por ladrones para robar el crudo de Nigeria deja muchas preguntas y sospechas de corrupción.
25 de octubre, 2022
Comparte

El descubrimiento de una red de oleoductos ilegales en la región del delta del Níger en Nigeria ha revelado el alcance del robo de petróleo, que es parte de una oscura pero enormemente lucrativa industria del crudo en el país.

En el estado de Delta, en el sur del país, los ladrones construyeron su propia tubería de 4 km de largo a través de los arroyos fuertemente custodiados hasta el océano Atlántico.

Allí, embarcaciones cargaron descaradamente el petróleo robado desde una plataforma de unos 7 metros visible desde kilómetros en mar abierto.

“Fue un trabajo profesional”, dijo el jefe de la empresa estatal de petróleo, la Nigerian National Petroleum Company Limited (NNPC), Mele Kyari, mientras caminaba sobre un pantanoso y resbaladizo sendero durante una visita televisada al lugar.

Sospechas de corrupción

El petróleo crudo es la principal exportación de Nigeria, pero la producción y los ingresos han disminuido durante años debido a los robos, afirman las autoridades.

La producción de petróleo cayó de 2,5 millones de barriles por día en 2011 a poco más de un millón en julio de 2022, según el organismo regulador.

Las autoridades dicen que se perdieron más de US$3.300 millones por el robo de petróleo crudo desde el año pasado.

Hombres en overoles azules

NNPC
El jefe de la compañía petrolera estatal de Nigeria lidera a un equipo de seguridad a través de un rastro de petróleo dejado por ladrones.

Esto ocurre en un momento en que otros productores están derrochando petrodólares y Nigeria ni siquiera puede cumplir con su cuota de producción.

Y no es que el país pueda permitirse perder dinero con los ladrones, ya que está sumido en una pobreza generalizada y una gran deuda.

Muchos dicen que el reciente descubrimiento de los oleoductos ilegales confirma las viejas sospechas de corrupción masiva en el sector, donde hay poca transparencia.

La industria petrolera de Nigeria tiene un historial documentado de corrupción, desde un esquema interminable de subsidios de combustible en el que nadie sabe realmente cuánto se importa, hasta la oscura asignación de áreas de exploración petrolera.

Tompolo

Que el robo haya sido descubierto por una empresa de seguridad privada y no por las autoridades también aumentó el enojo y las sospechas.

Pero Government Ekpemupolo, conocido como Tompolo, no es un contratista de seguridad privada común.

Government Ekpemupolo

Jacob Abai
Tompolo ejerce una enorme influencia en la región del delta del Níger

El jefe de 51 años del reino de Gbaramatu en el estado de Delta rico en petróleo estuvo involucrado en el pasado en la voladura de los mismos oleoductos que ahora protege gracias a la concesión de un controvertido contrato de 48.000 millones de nairas (US$110 millones) del gobierno a finales de agosto.

Podría decirse que es el exmilitante petrolero más rico de Nigeria, que una vez fue el hombre más buscado del país y que, en un momento, incluso vendió al Estado una flota de buques de guerra.

También conoce la geografía del delta del Níger, los pozos de petróleo y los oleoductos oficiales, por lo que muchos creen sus comentarios sobre la identidad de los ladrones.

Muchas de las personas de seguridad están involucradas porque no hay forma de que puedas cargar un barco sin arreglar a las personas de seguridad en esa región”, le dijo Tompolo a Channels TV.

También sugirió que gran parte del petróleo fue robado precisamente de aquellas áreas donde había puestos de control del ejército y la marina.

El ejército no respondió a estas acusaciones, pero es poco probable que contradigan abiertamente a un hombre con el que se han asociado para acabar con el robo de petróleo.

Lucky Irabor, jefe del Estado Mayor de Defensa de Nigeria, que formó parte de la comitiva que recorrió el rastro de los ladrones escoltada por los hombres de Tompolo, dijo que fue una “revelación” y prometió una investigación.

Antecedentes

No es la primera vez que las agencias de seguridad de Nigeria, especialmente los altos mandos del ejército y la marina, son acusados de robo de petróleo.

En enero, Nyesom Wike, gobernador del estado vecino de Rivers, dijo que un superintendente de policía estaba involucrado en el robo de petróleo en el área de Emuoha, en ese estado, y quería que lo echaran.

En 2019, Wike también acusó a un comandante militar de alto rango de participar en un robo masivo de petróleo en el estado, lo cual fue negado.

Efectivos de seguridad se paran alrededor de un oleoducto

Jacob Abai
Los contratistas de seguridad privada llevaron al personal de seguridad de Nigeria a la escena del enorme robo de petróleo.

Que la corrupción a esta escala sucediera directamente bajo el presidente Muhammadu Buhari, quien también ocupa el cargo de ministro de Petróleo de Nigeria,pone en entredicho su postura en la lucha contra la corrupción, dijo Salaudeen Hashim de la Fundación CLEEN, una ONG anticorrupción.

Buhari fue elegido en 2015 con la promesa de lucha contra la corrupción, pero muchos cuestionan cuán efectivo fue su gobierno.

“El alcance del robo de petróleo en curso podría no conocerse completamente hasta que esta administración deje el cargo en mayo”, le dijo un analista a la BBC.

Industria lucrativa

Desde su independencia en 1960, Nigeria ha sido gobernado intermitentemente por militares que tomaron el poder mediante golpes de Estado, dejando atrás una huella de corrupción financiada a través de la vasta industria del petróleo y el gas en el delta del Níger.

Los despliegues de oficiales a la región para proteger las instalaciones petroleras son considerados lucrativos tanto por altos funcionarios de seguridad como por la base, quienes hacen lobby y pagan sobornos para conseguirlos, dijo Hashim.

“Una vez allí, es una carrera para acumular riquezas ilegales”, agregó.

El reciente incendio de un buque incautado por acusaciones de transportar 650.000 litros de crudo robado en el estado de Delta también ha llamado la atención.

Un hombre con uniforme azul vierte un líquido en un bidón mientras otro observa

AFP
Los agentes de seguridad de Nigeria realizan redadas en los escondites de los ladrones de petróleo, pero fueron acusados de sustraer dichos productos.

Muchos cuestionaron por qué los agentes de seguridad fueron tan rápidos en destruir la evidencia -parte del éxito reciente de Tompolo-, pero el jefe de defensa de Nigeria dijo que como el barco incautado estaba contrabandeando petróleo robado, no era necesaria una investigación.

La motivación de Tompolo para tomar medidas enérgicas contra el robo de crudo ha dejado a muchos desconcertados.

A él le pagan por ello y ha hablado con entusiasmo de su amor por Nigeria y el medio ambiente del delta del Níger, pero este es el mismo Tompolo, dicen muchos, que hizo estallar oleoductos en el pasado.

Como señaló un experto, los oleoductos ilegales descubiertos por Tompolo han estado hasta ahora en el estado de Delta, donde ejerce un enorme poder.

Es poco probable que alguien haya operado pacíficamente tales instalaciones en su territorio durante años sin su conocimiento, dijeron.

En el pasado hubo enfrentamientos mortales entre las fuerzas de seguridad y los militantes armados que operan en la región, pero las cosas estuvieron relativamente tranquilas durante años, y muchos dicen que en el fondo hay un acuerdo de ambas partes para no interferir en los “negocios” del otro.

Los únicos perdedores, al parecer, son los nigerianos respetuosos de la ley y, tal vez, las empresas petroleras. Estas últimas tampoco ganan mucha simpatía en el país.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.