Pacientes llegan al Autódromo al no encontrar atención en hospitales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andrea Vega

Pacientes llegan al Autódromo después de no encontrar atención en hospitales

Familiares aseguran que sí están recibiendo aquí a quienes llegan a buscar atención hospitalaria, pero los informes sobre su estado de salud tardan mucho.
Andrea Vega
20 de mayo, 2020
Comparte

El esposo de Marisela tenía una oxigenación tan baja en sangre que llegó casi morado al hospital de expansión habilitado en el Autódromo Hermanos Rodríguez y administrado por el IMSS. Antes había ido a otros tres hospitales donde no lo recibieron. 

Al Autódromo arribó este lunes 18 de mayo alrededor de las 7 de la noche. Tenía menos de 70 de oxígeno en sangre, cuando lo normal es que éste no baje de 95. Lo ingresaron. Pero Marisela no ha vuelto a tener noticias de él. 

En la puerta 6 del Autódromo, un lugar antes dedicado al entretenimiento y ahora convertido en hospital temporal frente a la pandemia de Covid-19, unas 20 personas esperan informes sobre sus familiares. 

Aunque hace unos días aparecieron en redes sociales imágenes que mostraban una fila de ambulancias ingresando a la instalación, con mensajes que alertaban del desborde de la epidemia en el país y el colapso de los servicios hospitalarios, hoy, 19 de mayo, por la puerta dedicada al ingreso de esos vehículos de emergencia, la 7, no entra ninguna.

Lee: Pacientes COVID-19 no graves pero con factores de riesgo serán hospitalizados en el Autódromo

Marisela dice que han llegado pacientes, pero por la puerta 6. Unos ocho, entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde. Todos han arribado por su cuenta en vehículos privados o en taxis. A todos los han recibido e ingresado. 

“Sí los atienden, pero no nos dicen nada, no sale ningún doctor, ninguna enfermera. Solo al guardia le pasan reportes y va llamando a algunos de los familiares. A nosotros no nos dan ninguna noticia. Nada más nos dicen que de los que entraron ayer aún no hay informe y que si no nos llaman es porque están estables”. 

Este hospital de expansión –habilitado junto con otros para tratar de quitarle presión a los saturados hospitales del Valle de México– está equipado con 218 camas, todas con disposición de oxígeno; de esas, 26 se destinarán a cuidados críticos respiratorios y las restantes están divididas en ocho módulos con 24 camas cada uno.

Se prevé que en su máxima capacidad, este hospital de expansión atenderá a mil 550 pacientes, de acuerdo a información difundida por el IMSS cuando la unidad empezó a funcionar. 

Marisela no se aleja de las rejas cafés de la puerta 6 del Autódromo. Está toda vestida de negro, y usa un cubrebocas del mismo color. El pelo recogido en una cola, muy negro también. Sus ojos verde olivo están tristes. 

Como al resto de las familiares le han pedido que mejor se vaya a su casa. “Pero allá me desespero más. Me fui en la madrugada y regresé a las 11 de la mañana. Traje unas cosas de higiene personal que me pidieron para mi marido. Ya las entregué. Pero no me dicen nada y es angustiante. Estoy muy preocupada porque mi esposo es muy ansioso y no quería venir”.

Arribo tardío 

Como muchos otros pacientes, el esposo de Marisela, un hombre de 44 años, con sobrepeso de 20 kilos y de oficio comerciante, retrasó el ingreso al hospital. La señora dice que él ya llevaba más de seis días con problemas para respirar. 

“Al principio no me dijo nada. Solo lo veía raro. Hasta le dije a una de mis hijas (de 12 y 18 años) que sí no notaba extraño a su papá. Ya no se reía, ni platicaba. Fue hasta el miércoles pasado que me dijo que le costaba respirar”.

Lee: IMSS admite “problemas relevantes” en Hospital de Iztacalco donde sospechosos COVID esperaban en carpas 

Marisela llevó a su esposo a consulta a una farmacia de similares. La médica de ahí los tranquilizó. Les dijo que no era Covid. Aseguró que los bronquios del paciente se estaban cerrando pero que todo se arreglaría con inyecciones y pastillas. Ahí mismo se las vendieron. 

Pero el paciente no mejoró. Decidieron llamar a un conocido que es médico. Les aconsejó acudir a un laboratorio privado y solicitar una radiografía de tórax. 

“Nos dijeron que sus pulmones estaban muy inflamados. El amigo doctor de mi marido nos dijo que lo lleváramos a un hospital donde él trabajaba antes, no sé el nombre ni de qué institución es. Nos dio la dirección y fuimos. No lo recibieron. Dijeron que no tenían equipo para atenderlo. Pero nos dieron una hoja para ingresarlo a otro”, cuenta Marisela. 

De ese otro sí recuerda el nombre, el Hospital General Chimalhuacán 90 Camas. Solo que ahí tampoco lo ingresaron. “Nos dijeron que no había lugar y que no podían recibirlo. Nos fuimos a una clínica privada y tampoco lo quisieron atender, que ahí no atendían pacientes como mi esposo con dificultad respiratoria”. 

Fueron unos sobrinos de Marisela los que les sugirieron ir al Autódromo Hermanos Rodríguez. Habían visto en la televisión que ahí estaban recibiendo pacientes. Se enfilaron para allá. A las 7 de la noche el esposo de Marisela por fin consiguió atención hospitalaria, con el semblante ya casi morado, dice ella. 

Ahora Marisela espera que su esposo se recupere. “Estaba muy preocupado. Tenemos deudas. Él es comerciante, vende muñequitos de plástico. Ya no había salido a vender desde hace más de 20 días. No sabemos cómo se contagió si es que tiene esa enfermedad, pero yo dudo que sea eso. ¿Allá adentro no lo tienen junto a los de Covid, verdad?”, pregunta.

Cómo nos vamos si no nos dan noticias 

A unos metros de ella está otra señora, a quien llamaremos “Sara”. Su esposo también llegó anoche al Autódromo. Lo canalizaron acá desde el Hospital General de México, donde no contaban con camas para hospitalizarlo. 

Sara cuenta que su esposo, de 53 años y sin factores de riesgo, no ha tenido fiebre, ni tos, pero desde el sábado tenía dificultad para respirar. “Fuimos con un médico privado y nos dijo que le faltaba oxígeno, pero él no quería hospitalizarse. Decía que si lo iban a intubar, mejor se moría en su casa. Solo que sus hijas, yo soy la segunda esposa, se aferraron a llevarlo ayer (lunes) al General”. 

Lee: Habilitan Autódromo como ‘hospital de expansión’ para atender casos de COVID-19

Para cuando llegó allá, narra la mujer, su esposo ya no tenía fuerzas para sostenerse en pie. Le pusieron oxígeno, lo estabilizaron. Le tomaron una radiografía y lo canalizaron al Autódromo. La familia tuvo que llevarlo por sus propios medios, en un taxi. 

“Sí lo recibieron, y hasta eso que rápido, pero pues ahora no nos dicen nada. A mí me dijeron que me vaya y regrese a las 6 de la tarde, a ver si ya hay informes. Yo no puedo ir y venir. No puedo estar gastando en pasajes. Vivo hasta Iztapalapa. Mi esposo es carpintero. Hace dos meses no tiene trabajo por eso de la enfermedad esta, pues ¿de dónde agarro?”.  

Al otro lado de la reja café de la puerta 6 del Autódromo hay otra mujer. También espera noticias de su esposo. Aquí afuera de este hospital de expansión parecen confirmarse las estadísticas que registran que el mayor riesgo de complicarse por Covid lo tiene el género masculino: de los fallecidos por esta enfermedad, 68% son hombres y 32% mujeres. 

La señora se llama Teresa y tiene los ojos llorosos. Llegó con su esposo al autódromo este lunes en la tarde. También viene referido del Hospital General. Le dijeron lo mismo: que no tenían camas ya. 

“Me angustia que no me digan nada. Mi esposo no quería ingresar a un hospital. Llevaba ya unos siete días con tos y fiebre y el sábado empezó con problemas para respirar. Ayer (lunes) ya se nos puso muy mal. Trataba de jalar y jalar aire y decía que sentía que se ahogaba. Nos fuimos al General”. 

Pero igual que al esposo de Sara, al de Teresa también solo lo estabilizaron y lo mandaron al Autódromo. “Estoy un poco tranquila porque ya entró, pero deberían informarnos. Estamos todos acá afuera con el alma en un hilo. Si quieren que nos vayamos, pues que nos digan cómo están”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 virus potencialmente mortales para los que no existe vacuna y cómo aprendimos a convivir con ellos

Aunque muchos esperan que la pandemia de COVID-19 quede atrás gracias a una vacuna, lo cierto es que hay otras alternativas. De hecho, el mundo enfrenta desde hace décadas otros virus mortales para los cuales no ha sido posible dar con esta solución.
4 de junio, 2020
Comparte

Millones de personas alrededor del mundo tienen depositadas en el desarrollo de una vacuna sus esperanzas de dar por superada la pandemia de covid-19.

Los expertos han advertido que, incluso acelerando el paso, el desarrollo de una vacuna puede requerir mucho tiempo o, peor aún, simplemente no ocurrir.

“Podría convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y estos virus pueden no irse nunca”, dijo a mediados de mayo el director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan.

Aunque la posibilidad de tener que convivir con este virus puede resultar desoladora para muchos en un momento en el cual el número de contagios confirmados supera los 5,4 millones y la cifra de muertes ronda los 350.000, en realidad, no sería un caso aislado.

La búsqueda de una vacuna puede extenderse por años y décadas.

Personal médico vistiendo equipo de protección personal en Benin.

Reuters
La alta tasa de mortalidad de la enfermedad del Ébola obliga a extremar las medidas de control sanitario.

En algunos casos, ese proceso resulta inútil, mientras que en otros termina por rendir buenos frutos. Eso es lo que justamente acaba de ocurrir con el virus del Ébola.

Detectado por primera vez en 1976 y con una tasa de letalidad del 50%, no ha sido sino hasta este año cuando en algunos países y bajo el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido autorizada una vacuna para prevenirlo.

BBC Mundo te cuenta de otros cuatro virus potencialmente mortales con los que no se ha corrido todavía con la misma suerte, pero con los que se han encontrado maneras de convivir.

1. VIH

Han pasado más de 30 años desde que los científicos lograron aislar el VIH, causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).

Su aparición causó gran alarma pues durante años su contagio equivalía a una sentencia de muerte.

Este virus ha sido el causante de la muerte de más de 32 millones de personas, de acuerdo con cifras de la OMS.

Tom Hanks y Denzel Washington en una escena de la película Philadelphia.

Columbia TriStar
Protagonizada por Tom Hanks y Denzel Washington, la película Philadelphia fue una de las primeras en abordar el tema del VIH y su estigmatización social.

También tuvo un impacto significativo en la vida cotidiana de las personas pues obligó a modificar algunos hábitos sexuales, debido a que esta era una de sus principales vías de contagio.

El hecho de que muchas de sus primeras víctimas de mayor renombre fueran hombres homosexuales también hizo que inicialmente la enfermedad acarreara un fuerte estigma social, al punto que algunos medios se referían al sida como “el cáncer gay”.

Casi cuatro décadas más tarde aún no existe una vacuna para el VIH y, con unos 40 millones de personas contagiadas alrededor del mundo, este virus está lejos de desaparecer.

Sin embargo, el desarrollo de mejores métodos de prevención del contagio y de tratamientos que le restan letalidad ha llevado a que la infección por VIH se convierta en un problema de salud crónico que no impide a los afectados llevar una vida normal y saludable.

Recientemente, además, se han producido dos casos de personas que se curaron a través de un tratamiento con células madre.

No obstante, los expertos alertan que esta terapia es muy arriesgada y no puede aplicarse de forma genérica para tratar todos los casos de VIH.

2. Gripe aviar

Desde finales de la década de 1990 se han detectado dos cepas de gripe aviar que infectaron y causaron la muerte de muchas personas.

Gallinas.

AFP
Los brotes de gripe aviar obligaron a sacrificar miles de aves.

Se trata de virus que se transmiten entre las aves y que éstas, a su vez, los pasan a los humanos a través del contacto directo o con objetos contagiados con las heces de animales enfermos.

En 1997, se detectaron en Hong Kong los primeros casos de infección por el virus H5N1, que llevaron a sacrificar a todos los pollos de la isla.

Desde entonces, se han reportado casos en más de medio centenar de países en África, Asia y Europa con una tasa de letalidad en humanos de 60%.

La cepa A H7N9 fue detectada por primera vez en mayor de 2013 en China, donde desde entonces se han reportado algunos brotes esporádicos.

Según la OMS, entre 2013 y 2017 hubo unos 1.565 contagios confirmados en humanos, de los cuales falleció el 39%.

Pese a que ambas cepas tienen una alta tasa de letalidad, de acuerdo con la OMS, es inusual que estos virus se contagien por el contacto de persona a persona.

Una vez que esto quedó comprobado, fue más fácil frenar su propagación.

3. SARS

Identificado por primera vez en 2003, el SARS-CoV es un tipo de coronavirus que -según se cree- fue transmitido a los humanos por algún animal, probablemente un murciélago.

Imagen de un murciélago con tapaboca.

EPA
Al igual que con el covid-19, se cree que el virus causante del SARS procede de un murciélago.

Los primeros contagios se registraron en 2002 en la provincia china de Cantón.

Este virus fue causante de una epidemia de síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) que en 2003 afectó a 26 países con un total de más de 8.000 casos.

Desde entonces, se han registrado un pequeño número de contagios.

A diferencia de la gripe aviar, este virus se transmite fundamentalmente por contacto humano y, de hecho, muchos de los casos se produjeron en centros sanitarios, debido a que no se habían tomado las precauciones necesarias para evitar su propagación.

Según la OMS, una vez que estas medidas se adoptaron se puso fin a la epidemia en julio de 2003.

Para entonces, se habían confirmado más de 8.400 casos, causantes de unas 916 muertes, con una tasa de letalidad en torno al 11%.

4. MERS

El MERS-CoV es también un tipo de coronavirus. Fue detectado por primera vez en 2012 y es el causante de una enfermedad conocida como síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés).

Un conjunto de personas con mascarillas en Corea del Sur.

EPA
Las epidemias de SARS y MERS popularizaron, como medida preventiva, el uso de mascarillas en muchos países de Asia.

Se trata de un virus con una alta tasa de letalidad: entre los 2.494 casos confirmados que se habían producido en el mundo hasta noviembre de 2019, se habían reportado unos 858 fallecidos.

El virus fue detectado por primera vez en Arabia Saudita pero luego se hallaron casos en 27 países, incluyendo 12 de Medio Oriente.

Según la OMS, la mayor parte de los casos detectados en países fuera de Medio Oriente se trataba de personas que se habían contagiado en esa región.

El virus se transmite fundamentalmente de animales a personas y, concretamente, se cree que los dromedarios son la principal fuente de contagio.

La propagación entre humanos no es frecuente, a menos de que haya un contacto estrecho sin medidas de profilaxis adecuadas.

En el caso del MERS, al igual que en el del SARS, tras haberse logrado el control de las epidemias se suspendieron los esfuerzos para desarrollar vacunas.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.