'Fraude a la Constitución': las razones de ministros para anular Ley Bonilla
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

'Un fraude a la Constitución': las razones de los ministros de la Corte para anular la Ley Bonilla

Los ministros de la Suprema Corte echaron abajo la ampliación del gobierno de Bonilla en Baja California y acusaron un intento premeditado de burlar la ley y atentar contra la democracia.
Cuartoscuro Archivo
12 de mayo, 2020
Comparte

Desde la afirmación de que era un “atropello al voto popular, pasando por la repetida conclusión de que se trataba de un “fraude a la Constitución”, hasta llegar al punto de acusar una “maquinación” y una simulación para burlar la contienda electoral y avalar, de facto, una reelección.

Así se resumen los argumentos, pero también las fueres críticas con las cuales los once ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidieron por unanimidad que era inconstitucional la reforma con la cual se pretendía extender el mandato del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, de dos a cinco años.

Una hora y media bastó a los ministros de la Corte para exponer las razones por los cuales concluyeron que la reforma aprobada por el Congreso de Baja California violaba principios básicos de la Constitución, pero también para calificarla de una amenaza y de un artero retroceso democrático.

Entérate: Diputados del PAN que avalaron ampliación de mandato en BC renunciaron al partido

La posición mas dura fue la del propio presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, quien incluso responsabilizó al Poder Legislativo de Baja California de confabularse para “burlar” la voluntad popular y corromper las reglas del sistema electoral.

A continuación, Animal Político te detalla los puntos clave de la sesión de ayer en la que de forma definitiva la Corte anuló la reforma a la constitución local que ampliaría del 31 de octubre de 2021 al 31 de octubre de 2024 el mandato del gobernador de Baja California, iniciativa que coloquialmente se conoció como la Ley Bonilla.

Los argumentos: triple violación a la Constitución

El proyecto del ministro José Franco González Salas, que fue avalado por sus diez colegas, concluyó que la ampliación del gobierno de Bonilla violaba por lo menos tres principios fundamentales establecidos en el artículo 116 de la Constitución: el de tener certeza de elecciones libres y claras; el derecho de las personas a votar y ser votados, y el de la no reelección.

Ello ya que cuando los bajacalifornianos eligieron a Bonilla como gobernador lo hicieron solo por un periodo de dos años, pues así se había establecido en las reglas de dicha elección en concordancia con una reforma publicada desde 2014. El periodo sería de dos años para empatar la siguiente elección de gobernador con la jornada electoral federal de 2021.

Como se sabe Bonilla ganó la elección y recibió su constancia para ser gobernador del 1 de noviembre de 2019 al 31 de octubre de 2021. Sin embargo, un mes después el Congreso del estado inició un proceso legislativo que culminó con una nueva reforma aprobada y publicada el 17 de octubre, en la que se ampliaba a más del doble el tiempo de Bonilla en el cargo, para fijarlo hasta el 31 de octubre de 2024.

Ampliar el periodo de gobierno hasta por un máximo de seis años o recortarlo no es, por sí mismo, un hecho ilegal como lo explica el proyecto y los ministros. Sin embargo, para que esto se lleve a cabo hay un procedimiento legal que establece que cualquier cambio a las reglas de una elección debe hacerse al menos 90 días antes de que arranque el proceso.

En el caso de Baja California, el proceso electoral inició en septiembre de 2018, por lo que cualquier cambio a las reglas fundamentales (como ampliar el periodo por el cual se votará en el cargo a una persona) debió aprobarse a más tardar en mayo de ese año.

“Si la modificación de la duración en el cargo no se aprobó 90 días antes del arranque del proceso, mucho menos podía aprobarse después de la elección como ocurrió en Baja California, al pretenderle dar un efecto retroactivo”, dijo la ministra Ana Margarita Ríos Farjat.

Los ministros hicieron hincapié en que la duración en el cargo es uno de los aspectos más importantes en las reglas de una elección y un factor determinante en el sentido del voto de una persona, por lo que no puede tratársele a la ligera ni aun cuando el argumento sea el de la austeridad, como pretendió hacerse en Baja California.

Aunque en apariencia la reforma fue aprobada a través de un proceso legislativo que visto de manera simple parece legal, lo cierto es que dicho procedimiento deriva en modificaciones que “transgreden principios constitucionales”, al tener un efecto retroactivo en una elección convocada y realizada con otras reglas.

La Corte también desechó que tuviera validez la consulta popular realizada el año pasado en Baja California, en la que se preguntó a las personas si querían que el mandato de Bonilla se extendiera. Los ministros dijeron que se trató en el menor de los casos de un ejercicio de “legitimación política”, pero sin validez jurídica alguna.

En síntesis, el proyecto aprobado unánimemente por los once ministros concluye que la llamada Ley Bonilla “viola los principios de certeza, legalidad y seguridad jurídica” al perpetuar en el cargo a una persona por un periodo por el cual no fue votado, impidiendo además que otros puedan ser electos para ese mismo lapso.

Las críticas: fraude electoral y reelección disfrazada

Los ministros de la Corte no solo echaron abajo de forma unánime la intención de Bonilla de mantenerse en el cargo por más del doble del tiempo por el cual fue electo. Además, criticaron duramente el que esto se haya propuesto y aprobado por el Poder Legislativo de Baja California. En ocasiones, las críticas en el máximo tribunal estuvieron acompañadas de fuertes adjetivos.

El posicionamiento más duro fue el del presidente de la Corte Arturo Zaldívar, quien acusó una “maquinación” premeditada para “burlar la voluntad del pueblo” a través de las instituciones democráticas de la entidad.

“Incluso estamos ante un fraude electoral compuesto por múltiples violaciones, cada una de ellas muy grave, pero que en conjunto configuran un fraude a la Constitución, con un efecto corruptor de alcance constitucional, en el que se intentaron usar las herramientas de la democracia para atentar contra la democracia”, dijo.

Zaldívar criticó que con “supuestas encuestas” – haciendo referencia al referéndum con el cual Bonilla quería mantenerse en el cargo – o con el argumento de la contingencia sanitaria, se intentara defender una reforma que atenta contra los principios democráticos.

El presidente de la Corte fue uno de las seis ministras y ministros que durante la sesión coincidieron en calificar de “fraude a la ley y a la Constitución” la reforma que permitía a Bonilla a extender su periodo en el cargo. Otra de ellas fue la ministra Yasmín Esquivel Mossa, quien además advirtió de un precedente peligroso que se dejaría de aprobarse la llamada Ley Bonilla.

“Estamos ante un fraude a la ley que generaría un mal antecedente pues luego podríamos ver a gobernantes de cualquier nivel ampliando periodos distintos por los cuales originalmente fueron votados. Es una completa violación a la certeza jurídica”, dijo.

La ministra Norma Piña Hernández subrayó que no solo se trataba de una reforma fraudulenta sino de un “atentado” contra la democracia y la Constitución que pretendía violar principios básicos del proceso electoral. “¿Qué mayor afrenta hay que esta? Es un abuso del poder jurídico. Es un abuso de poder… una simulación que es una amenaza a la vida democrática”, dijo.

El ministro Juan Luis González Alcanta Carrancá, quien fue el primero en intervenir, no dudó en señalar que la reforma de Baja California “atropella el derecho al sufragio universal de los ciudadanos” y “trastoca la certeza electoral la cual es un pilar de nuestra democracia”.

El ministro y expresidente de la Corte Luis María Aguilar Morales abundó en el tema de la violación a los principios constitucionales y en especial al de la “no reelección”, pues dijo que se buscó materializar la ampliación de facto de una persona en un cargo.

“Prorrogar desde el poder político un mandato impide una verdadera contienda. Es una reelección disfrazada que ignora y desprecia por completo una facultad que solo es del pueblo y es su voluntad electora. Estamos ante una simulación. Una violación al principio histórico del sufragio efectivo, no reelección”, sentenció Aguilar Morales.

¿Qué sigue? Nuevas elecciones en 2021

La decisión tomada por el pleno de la SCJN es definitiva. En consecuencia, el gobierno de Jaime Bonilla Valdez no cuenta ya con recursos para impugnarla.

En consecuencia, de acuerdo con lo explicado por el ministro González Salas, Bonilla Valdez solo podrá ser gobernador de dicha entidad para el periodo por el cual fue elegido originalmente, y que concluye el 31 de octubre de 2021. Es decir, tendrá que haber elecciones el próximo año.

Para materializar lo anterior se anula de forma definitiva la reforma que el Congreso de Baja California había aprobado mediante el denominado Decreto 351 a la Constitución política del estado, y mediante el cual se ampliaba el mandato del gobernador actual hasta el 2024.

De esta forma solo queda vigente la reforma aprobada en el decreto original de 2014, que establece que el próximo año debe convocarse de nuevo a elecciones para gobernador, las cuales coincidieran con las elecciones intermedias de nivel federal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Escándalos con la vacuna del coronavirus: cómo la lucha contra el COVID-19 desnuda viejos vicios de América Latina

El desarrollo de vacunas para combatir el coronarios ilusionó a la región, golpeada con especial dureza por la pandemia. Después surgieron los problemas.
27 de febrero, 2021
Comparte

En Argentina, Ecuador y Perú, los escándalos tumban a ministros de Salud. En Brasil, hubo al mismo tiempo escasez y desperdicio de vacunas. Y en otros países de la región recién llegan las primeras dosis.

La vacunación contra el COVID-19 se volvió de pronto un espejo flamante de viejos problemas del subcontinente como la corrupción, el favoritismo, la falta de planificación o la incapacidad para resolver grandes desafíos.

Cuando México protestó la semana pasada en Naciones Unidas por el “acaparamiento” de vacunas en los países ricos, puso el foco sobre algo reconocido por la Organización Mundial de la Salud: la alarmante brecha en la distribución global de las dosis.

Pero el rezago de la vacunación en Latinoamérica respecto a otras regiones se debe también a deficiencias propias, advierten expertos.

Por ejemplo, la carencia de materiales elementales como viales o filtros en México retrasó el envase y la distribución de millones de dosis de la “vacuna latinoamericana” producida en Argentina tras un acuerdo con la farmacéutica AstraZeneca.

“Hay una cuestión de dependencia externa, pero esa dependencia también es un fallo de América Latina: no tenemos la capacidad de producir esas vacunas, mientras que India o China, que eran tan subdesarrollados como nosotros hace 30 años, logran hacerlo”, dice Miguel Lago, director ejecutivo del Instituto de Estudios para Políticas de Salud (IEPS) en Brasil, a BBC Mundo.

“Terminemos con la payasada”

Con cerca de un cuarto de las muertes por COVID-19 en el mundo, pese a tener 8,5% de la población global, América Latina ha sido golpeada con especial dureza por la pandemia.

La región también sufrió el año pasado el peor desplome económico mundial tras la llegada del coronavirus, con una contracción de 7,4% del PIB según estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

Exministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos

Getty Images
El ministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos, renunció tras un escándalo por el envío de vacunas a un geriátrico donde estaba su madre.

En este contexto, el descubrimiento de las vacunas contra el coronavirus ilusionó a los latinoamericanos con ver pronto la luz al final del túnel.

Sin embargo, los esfuerzos de vacunación regional han estado marcados por polémicas, demoras y frustraciones.

Las renuncias de los ministros de Salud en Argentina, Ecuador y Perú ocurrieron después que en sus países se denunciara favoritismo en el acceso a las vacunas que escasean para la población en general.

El ministro ecuatoriano de Salud, Juan Carlos Zevallos, dimitió a su cargo este viernes, en medio de investigaciones por el envío de parte de las primeras dosis de vacunas a un geriátrico privado donde estaba su madre.

En Argentina y Perú se reveló que funcionarios, exgobernantes o personas influyentes también se vacunaron de forma preferencial, sin seguir las reglas puestas al resto de la población.

Durante una visita a México esta semana tras pedir la dimisión de su ministro, el presidente argentino, Alberto Fernández, buscó enterrar el escándalo: “Terminemos con la payasada”, dijo.

El presidente argentino, Alberto Fernández, durante una visita a su par mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Getty Images
El presidente argentino, Alberto Fernández, se refirió a la polémica por “vacunas VIP” en su país durante una visita a su par mexicano López Obrador.

El mandatario aludió a la investigación judicial abierta sobre el caso denominado “Vacunatorio VIP” en su país y sostuvo que “no hay ningún tipo penal en Argentina que diga ‘será castigado el que vacune a otro que se adelantó en la fila'”.

Pero otros creen que estos casos son síntomas de antiguos vicios de la región, como el irrespeto a las normas o el uso de recursos públicos para beneficio de algunos.

“En todos los países donde saltan escándalos se repite una práctica bastante común: eludir las estructuras formales del Estado para canalizar las vacunas sin planes y protocolos claros y transparentes de atención a las poblaciones vulnerables. Más bien lo contrario: protejo y atiendo a los míos”, escribió Felipe Burbano de Lara, sociólogo, politólogo y columnista del diario El Universo de Ecuador.

Chile es el país de la región donde el proceso de inoculación avanza de forma más aceitada: casi 17% de su población de 19 millones fue vacunada en febrero.

Plan de vacunación masiva en Chile.

Getty Images
En Chile la campaña de vacunación masiva avanza con rapidez.

El caso chileno es visto como una prueba de que en la región es posible vacunar a tasas similares o incluso superiores al mundo desarrollado gracias a una robusta red de atención de salud que falta en otros países, además del poder adquisitivo y la rapidez del gobierno para comprar millones de dosis.

Pero tampoco Chile ha estado libre de polémicas en su campaña de vacunación: al menos 37.000 personas en ese país se adelantaron a su turno sin tener factores de riesgo, según datos oficiales.

“Ninguna fuerza”

Otro país latinoamericano que evidencia los contratiempos de vacunación en la región es Brasil, donde menos de 4% de la población ha recibido dosis hasta ahora.

Además de tener sus propias denuncias de irregularidades en el acceso a las vacunas, Brasil experimenta una escasez de dosis que expertos atribuyen a errores de planificación del gobierno de Jair Boslonaro.

Grandes ciudades brasileñas como Río de Janeiro, Porto Alegre o Salvador llegaron a suspender las inoculaciones por falta de vacunas, mientras también se reportaban en el país desperdicios de dosis abiertas que perdieron validez antes de ser inyectadas.

Vacuna en Rio de Janeiro

EPA/ANTONIO LACERDA
La primera etapa de vacunación en Brasil tuvo al mismo tiempo escasez y desperdicio de dosis.

Los países más rezagados de América Latina en la carrera de la vacunación contra el COVID-19 son Guatemala, Honduras, Nicaragua y Uruguay, que apenas importaron sus primeras dosis esta semana, mientras Cuba aún busca desarrollar sus propias vacunas.

Algunos observan que otra característica histórica de la región, como la falta de unidad y coordinación entre los países, también afectó sus posibilidades de demandar más vacunas al resto del mundo.

“América Latina no negocia como bloque, sino que cada país negocia como puede, entonces claro que no tiene ninguna fuerza”, señala Lago.

Se estima que, sin acelerar su ritmo actual de vacunación, varios países latinoamericanos podrían tardar años en alcanzar los niveles de inmunidad necesarios en sus poblaciones para volver a la normalidad.

Ciudad de Panamá

Getty Images
La lentitud de la vacunación en América Latina puede profundizar viejos problemas sociales de la región, como la desigualdad.

Como si se tratara de un círculo vicioso, esto amenaza a su vez con profundizar problemas sociales de una región que ya era considerada la más desigual del mundo.

Nora Lustig, una profesora de economía en la Universidad de Tulane, advierte que los efectos podrían llegar incluso a largo plazo por el cierre de escuelas para niños de familias de bajos recursos.

“En la medida que no tengas la capacidad de crear un espacio de normalidad a través de un proceso de vacunación más rápido”, dice Lustig a BBC Mundo, “vas a tener un impacto sobre la economía, la desigualdad y la pobreza”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.