Restauranteros cuentan el impacto económico a un mes de la pandemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

“Voy a tener que cerrar”: restauranteros cuentan el impacto económico a un mes de la pandemia

Animal Político volvió a contactar a algunos pequeños y medianos restauranteros, para preguntarles cómo les ha perjudicado el confinamiento recomendado para enfrentar la pandemia de COVID-19.
Cuartoscuro
2 de mayo, 2020
Comparte

“Si esta cuarentena se extiende más allá de mayo, sí me voy a ver en la necesidad de tener que cerrar, porque ya no me va a convenir abrir”, anticipa Briseida José Juárez, dueña del Café Alameda. Ya despidió a tres personas ante la pandemia de COVID-19, pero ha luchado para conservar en la nómina a dos mujeres con hijos, una de ellas madre soltera, la otra, el único sostén de su casa luego de que su marido perdiera el empleo.

“Están muy bajas las ventas. Diario vendo algo, cafecitos, unas enchiladas, pero nada que ver con lo que yo vendía; hay veces que en el día vendo 200 pesos. Me está costando trabajo. Ya se tuvo que recortar personal, que tienen familias, tienen niños, que dependían del café. Ahorita tengo dos chicas que son madres de familia, que fue con las que me quedé, pero igual están padeciendo, porque vivían de sus propinas, eso era lo fuerte, y ahorita, a veces, ni 20 pesos se llevan de propina en todo el día”, cuenta.

Hace un mes y medio, en marzo, Briseida, de 29 años, se había preparado para lidiar con bajas ventas durante un mes, todo abril, como inicialmente habían proyectado las autoridades al ordenar el confinamiento: así que compró provisiones suficientes para su cafetería y apartó el dinero justo para pagar la nómina de sus trabajadores. Ese mes ya transcurrió, y ahora deberá enfrentar otro mes entero, que estima peor que el anterior.

Animal Político volvió a contactar a algunos pequeños y medianos restauranteros, como Briseida, cuyo negocio está en Santa María la Ribera, Cuauhtémoc, para preguntarles cómo les ha perjudicado el confinamiento recomendado para enfrentar la pandemia de COVID-19.

“Ya estamos checando si vamos a cerrar”, dice Briseida. “Estoy hablando con las chicas, les digo que yo he estado tratando de que salga su sueldo, hemos estado haciendo todo lo posible para mantener abierto, pero ahora sí ya se me está complicando y no sé si las próximas semanas me siga resultando”.

Junto con las dos empleadas que conservó, a quienes sigue pagándoles un sueldo base, Briseida y su pareja trabajan jornadas enteras para intentar mantener a flote un negocio que apenas emprendió hace un año.

“No ha habido nada, nada de ganancias, y yo pienso que hasta le estoy perdiendo. Yo tenía surtido el café, ya se está acabando la reserva, y lo que estoy viendo es que, para cuando vuelva a abrir, voy a tener que volver a surtir todo. Voy a tener que volver a invertir, no he ganado”.

El desplome de los ingresos del café, que la orilló a aplicar despidos, descalificó a Briseida como candidata a obtener uno de los créditos de 25 mil pesos que otorga el gobierno federal a las “empresas solidarias” que hayan conservado a sus empleados con su salario íntegro.

“Íbamos empezando apenas, hace justo un año, ya estábamos agarrando el ritmo, y ahorita esto va a ser volver a empezar desde cero”, lamenta.

En la tercera semana de marzo, en el comienzo de la pandemia en el país, el empresario Fernando Campo dijo que “moriría en la raya” por conservar las fuentes de empleo y los sueldos de sus trabajadores, que él llama colaboradores. A la fecha ha tenido que endeudarse para mantener en la nómina a la totalidad de los 85 empleados que laboran en sus tres restaurantes, llamados Fonda Garufa y Alacena Bistró.

“Nos ha ido muy mal: en dos de ellos estamos abajo un 90%, y en otro como 80%; eso no da ni para la nómina, así de fácil. De hecho, estamos abiertos básicamente para eso, para poder sacar algo de dinero para todos los compañeros, y no lo estamos consiguiendo, estamos atrasados”, explica.

Fernando señala que ha tenido retrasos en el pago de los salarios de los trabajadores y ha optado por el plan de diferimiento de las aportaciones al IMSS y al Infonavit. Con las ventas por los suelos, sin ganancias, señala, ha acumulado una deuda cada vez mayor.

“Nosotros estamos generando deuda desde los primeros días. Me estoy endeudando. A estas alturas ya debo por lo menos un mes de renta en cada lugar, y de renta te estoy diciendo 300 mil pesos mensuales. De entrada, eso ya es deuda cada mes. Se está generando una deuda con los empleados, porque ahorita es quincena, pero todavía les debo de la pasada un poco, y es deuda que se tiene que cubrir. Ése es el mayor interés, hay una responsabilidad de parte de uno como patrón”, plantea.

Fernando acusa insensibilidad de parte de los dueños de los tres locales que alquila para sus restaurantes en la Condesa, Del Valle y Lomas. Sólo uno de ellos, relata, comprendió que no ha tenido ganancias por sus ventas; los otros dos le han exigido el pago puntual de sus rentas.

“La actitud de los arrendadores es terrible. De tres casos, dos han sido brutales y no hemos recibido algún gesto mínimamente generoso. Es un gremio muy duro el del arrendador. Una está en la actitud de: ‘me pagas todo’ y el otro nos ofrece 20% de descuento y pagado en el mes, pero no lo tenemos”, cuenta.

“A una arrendadora le dijimos que no tenemos venta, no hay mesas, no hay gente, no hay nada, y nos dice que ése no es su problema; pues le mandamos a decir que su problema será que yo no le pague, no le vamos a pagar porque no tenemos. Ya mandó a su asistente personal a revisar que de veras no tuviéramos gente, cuando en el sismo de 2017 nunca mandó a ver qué había pasado. Estoy muy enojado con ellos”.

El empresario confía en que a mediados de junio sea posible que el sector restaurantero pueda volver a reabrir paulatinamente; si el confinamiento se extiende, advierte, podría verse obligado a cerrar alguno de sus negocios.

“Una cosa es abrir y otra es poder retomar el movimiento, porque la gente que va a regresar a trabajar también va a tener deudas. Creo que va a ser una recuperación muy lenta, en el mejor de los casos”, sostiene.

“Yo, como veo el negocio, para nosotros este es un año perdido totalmente; si abrimos en junio, tendremos seis meses para liquidar deudas con el Infonavit, con el IMSS, con la renta, sueldos. Es un panorama negro, pero no lo quiero caer en el pesimismo. Depende de cuánto tarde esto, si se extiende, es probable que sí tenga que cerrar alguno de los lugares, sin querer ser extremista”.

Vicente Ramírez Mauro, dueño de la fonda La Santa María, admite que ninguna de las cinco trabajadoras de su establecimiento estaban aseguradas en el IMSS. Por eso no pudo optar a un crédito del gobierno y, también por eso, decidió cerrar su negocio y no implementar ventas a domicilio, pues ello expondría a su personal al contagio.

“Ni cómo entrarle (a los préstamos); el problema es que yo no he dado de alta a mi gente en el seguro, y para que a mí me den un préstamo tuvo que estar mi gente asegurada. Y no me gustaría que se me fueran a enfermar y, la verdad, sí me sentiría culpable de que algo pasara con alguien de mi personal, por el tema del seguro. No nada más es mi ingreso, yo tengo que ver muchas cosas más allá, y entonces dije: ¿para qué arriesgo a tener a aquí a dos o tres personas que se me vayan a enfermar y que luego…? No, la verdad, no”, insiste.

Su restaurante tenía siete años y desde entonces las cinco trabajadoras laboran en él. Cuando el gobierno declaró la emergencia sanitaria, en marzo, dos de ellas decidieron irse a Chiapas, de donde son originarias; Vicente repartió el sueldo de ambas entre las tres empleadas que continuaron.

“A ellas tres les dije: ‘miren, vamos a trabajar hasta donde se pueda, y cuando nos digan que ya no se puede, pues ni modo, le paramos’, y efectivamente eso fue lo que pasó. El tiempo que estuvimos trabajando yo les incrementé un poco el sueldo y les dije: les voy a dividir el sueldo de las que se fueron, pero, por favor, guárdenlo, porque se viene el tiempo difícil; tratamos de hacer un fondito para que, cuando llegara el momento, no estuvieran tan desprotegidas”, relata.

“Les pagué completo el sueldo de lo que habían trabajado, les di otra cantidad pequeña, y les dije: ‘ahora sí que, en cuanto regresemos a trabajar, pues yo también las voy a apoyar, pero ahorita no puedo apoyarlas de más, porque yo también tengo mis gastos’. Creo que entendieron, me conocen, tienen mucho tiempo trabajando conmigo, entonces saben que, cuando hay dinero, yo no me niego a apoyarlas”.

Vicente recuerda su pasado: antes de ser restaurantero, fue chofer. ¿Cuál es la lección? Que nunca es el fin del mundo, instruye.

“No quiero pensar en que voy a cerrar para siempre. Yo, después de escuchar, ver, leer, trato de ser positivo y de decir que esto va a pasar, y quizá me tardo un mes, dos meses, pero voy a empezar otra vez. Si tengo que cerrar definitivamente, no es el fin del mundo. Nos tendríamos que dedicar a otra cosa, ¿no?”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.