Sedena adecuará hospitales y administrará instalaciones con 4.2 mil mdp
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sedena adecuará 19 hospitales militares y administrará instalaciones para COVID con 4.2 mil mdp de Plan DNIII

La administración de hospitales civiles será durante seis meses e incluye la adecuación o conclusión de obras, instalación de gas y equipamiento.
Cuartoscuro
Comparte

La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) reconvertirá 19 hospitales militares en instalaciones para atender a enfermos de coronavirus, distribuirá insumos médicos, contratará personal, concluirá obras y se encargará de administrar durante seis meses hospitales civiles.

Así lo establece un acuerdo firmado entre la Sedena y el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) el pasado 24 de marzo por un monto total de 4 mil 272 millones de pesos, para “complementar las capacidades del sistema de salud para la atención de la emergencia por la epidemia de COVID-19, a través de la aplicación del Plan DN-III-E en todo el territorio nacional”.

Además, la Sedena también se está haciendo cargo de la compra de equipo para el Hospital General “Dr. Carlos Calero Elorduy” del ISSSTE en Cuernavaca, Morelos, visitado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador del estado, Cuauhtémoc Blanco el pasado 4 de abril.

Lee: Expertos evalúan la forma en que Salud ha informado sobre COVID-19 en México

Estas actividades se suman a la construcción del aeropuerto Felipe Ángeles y la construcción de sucursales del Banco del Bienestar a cargo de la Sedena por orden del presidente López Obrador.

Respecto al convenio de colaboración, la Sedena respondió a Animal Político que los 4.2 mil millones de pesos también incluye la administración de hospitales civiles durante seis meses, a los que realizará adecuación o conclusión de obras, instalación de red de gas y equipamiento, aunque aún no saben cuáles serán exactamente.

Sin embargo, “una vez superada la contingencia, mediante la formalización de entrega-recepción correspondiente, las instalaciones hospitalarias en las que hubiese asumido la administración absoluta”, se establece en el documento.

Hasta el momento la Seden sólo ha otorgado dos contratos que suman 1 millón de pesos a dos empresas para la compra de anaqueles, escritorios, gabinetes, sillas, básculas, y mantiene abierto un procedimiento de compra de 88 tipos de equipo médico que incluye ventiladores, monitores, equipos de rayos X, incubadoras, unidades de anestesia, entre otros, para el Hospital General de Cuernavaca.

Mientras que desde el pasado 24 de marzo abrió los procedimientos para la reconversión de 19 hospitales militares, que incluyen tres cotizaciones para la compra de 8 mil 957 equipos médicos; 803 mil piezas de cubrebocas N95, gorros y botas desechables; y hasta 2 millones de insumos médicos como catéteres, batas desechables, cánulas, bolsas para cadáver, agujas, entre otros. Sin embargo, la dependencia aún no publica la conclusión de éstas licitaciones en el portal de contratos Compranet.

Lee: En este mapa del IPN puedes revisar los casos y muertes por COVID-19 en tu municipio y estado

El convenio firmado por el titular del INSABI, Juan Ferrer, y el Oficial Mayor de la Sedena, Agustín Radilla, establece que la Defensa Nacional se encargará de “realizar o contratar los trabajos de obra pública y servicios relacionados” con complementar la capacidad hospitalaria.

La Sedena explicó que se trata de 103 unidades operativas que se convertirán en hospitales y forman parte de la reconversión para atender enfermos de coronavirus que hasta este domingo sumaban 23 mil 471 casos confirmados y 2 mil 154 fallecimientos en México.

También estará a cargo de “efectuar la distribución de quipo e insumos médicos mediante la implementación de un sistema logístico” y la “la contratación temporal de personal médico, enfermería, administrativo y todo aquel que sea necesario”.

Sin embargo, en el convenio se establece que la Sedena “devolverá” al INSABI el equipo médico adquirido con los recursos de este convenio, salvo aquellos casos en los que “la devolución de los bienes pudiera generar mayores costos que beneficios”.

La Sedena estará a cargo de llevar a cabo la “activación, empleo y administración de las instalaciones hospitalarias, unidades operativas adaptadas y hospitales provisionales y aquellas pertenecientes al sector salud por fases, así como aquellos en que la Sedena asuma la administración absoluta”.

El pasado 24 de marzo, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, informó que la Sedena y la Secretaría de Marina recibiría 4 mil 500 millones de pesos para atender la emergencia de COVID-19, sumados a los 10 mil millones de pesos entregados a las entidades federativas y 4 mil 500 millones de pesos al INSABI.

Animal Político preguntó al INSABI por qué decidió elegir a la Sedena para hacerse cargo de estas obras y de las compras para instalaciones hospitalarias civiles y no hacerlas el propio Instituto, pero no respondió.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los crímenes por los que condenaron a 'la Barbie', el narcotraficante que sonrió en su detención

'La Barbie' era uno de los capos del narcotráfico mexicano más violentos; en 2018 fue condenado a 49 años de prisión.
29 de noviembre, 2022
Comparte

El narcotraficante estadounidense de origen mexicano Édgar Valdez Villarreal, conocido como “la Barbie”, debía cumplir una condena de prisión hasta el año 2056 en Estados Unidos.

El que fuera capo del Cartel de Sinaloa y considerado uno de los más sangrientos del narcotráfico en México recibió en 2018 una sentencia de 49 años de cárcel.

Pero ahora su nombre ha desaparecido del listado de presos bajo custodia en los registros de la Agencia Federal de Prisiones de Estados Unidos.

“No está en custodia de la BOP (Agencia Federal de Prisiones)”, responde la página oficial al buscar el nombre del reo, según corroboró este martes BBC Mundo.

Las autoridades estadounidenses de momento no han revelado el paradero ni la situación del reo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que su gobierno ha pedido explicaciones a Estados Unidos.

Expertos creen que “La Barbie”, apodado así por su pelo rubio y ojos azules, podría estar colaborando con las autoridades estadounidenses, a quienes brindaría información a cambio de ciertos beneficios como la inclusión en un programa de protección de testigos, la reducción de su sentencia u otro tipo de beneficios.

El narco sonriente

Cuando fue presentado ante los periodistas después de su captura en 2010, “La Barbie” no dejó de sonreír.

Édgar Valdez, "La Barbie"
Getty Images

El momento en que Édgar Valdez, “La Barbie”, fue detenido.

El gesto desató polémica en el país, pues muchos lo interpretaron como una burla a las autoridades.

En 2015 fue extraditado al país norteamericano, donde tres años después un tribunal de Atlanta, Georgia, lo condenó a 49 años y un mes de prisión, así como una multa de US$192 millones, por cuatro delitos de narcotráfico y uno de lavado de dinero.

Valdez Villarreal se había declarado culpable de las acusaciones para evitar la condena de cadena perpetua que se había solicitado en su contra.

El fiscal del caso alegó entonces que “importó toneladas de cocaína a Estados Unidos mientras sin piedad avanzaba hacia los más altos cargos de uno de los carteles más poderosos de México, dejando a su paso incontables vidas destruidas por la violencia”.

Paradójicamente, tras dictarse la sentencia el fiscal afirmó que el narcotraficante iría “a prisión casi por el resto de su vida“, y que esto era un mensaje a los líderes de carteles mexicanos que “deberían saber que, como ‘La Barbie’, serían responsabilizados de sus crímenes”.

La guerra de carteles de narcotráfico aún sigue en Tamaulipas, en el noroeste de México.

AFP
La guerra de carteles de narcotráfico aún sigue en Tamaulipas, en el noroeste de México.

Violencia y crueldad

Valdez Villarreal nació en Laredo, Texas, en agosto de 1973, y desde los 19 años fue acumulando antecedentes penales menores.

El gobierno estadounidense señaló que en el año 2000 “La Barbie” ya tenía un próspero negocio de distribución de marihuana y cocaína en su ciudad natal.

Sus operaciones se extendieron incluso a lugares como Nueva Orleans, Luisiana, Memphis, Tennessee y Misisipi.

La actividad del joven texano llamó la atención de los carteles mexicanos del narcotráfico.

Ese mismo año 2000 fue reclutado por Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, que entonces era uno de los principales líderes del Cartel de Sinaloa (también llamado Cartel del Pacífico).

El capo le encargó una de las operaciones más importantes para la organización en ese momento: arrebatar el mercado y las rutas de tráfico de drogas de Nuevo Laredo, Tamaulipas, al Cartel del Golfo, que las controlaba.

La misión se acordó en un cónclave de líderes realizado en Cuernavaca, Morelos, según un informe del Centro del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI).

El encuentro tuvo lugar al inicio de 2005. Durante todo ese año “La Barbie” y su grupo pelearon violentamente calle por calle por el control del tráfico en Nuevo Laredo, fronteriza con Estados Unidos.

Arturo Beltrán Leyva

AFP
Arturo Beltrán Leyva, del Cartel de Sinaloa, reclutó a “La Barbie”.

Allí nació el cariz de crueldad que la agencia antidrogas estadounidense, la DEA, atribuye a Valdez Villarreal.

La batalla fue el inicio de la guerra entre carteles que causó la muerte miles de personas, y que en algunas regiones del país todavía permanece.

Una captura mediática

Valdez Villarreal se convirtió en el personaje más cercano a Arturo Beltrán Leyva e incluso permaneció a su lado cuando el capo y sus hermanos rompieron su alianza con el Cartel de Sinaloa.

“El Barbas” fue abatido por la Marina en diciembre de 2009, y a partir de ese momento el texano tomó su propio camino.

Edgar Valdez, "La Barbie"

Getty
La vestimenta de Valdez Villarreal al momento de ser capturado llamó la atención de los medios.

Con su propio grupo emprendió una batalla por controlar el mercado de drogas en Guerrero, especialmente en el balneario de Acapulco, donde se vivieron algunas de las jornadas de mayor violencia en su historia.

La red del capo se extendió incluso a Morelos, la capital del país y el vecino Estado de México, donde fue capturado el 30 de agosto de 2010.

Al día siguiente fue presentado ante los medios en instalaciones de la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR).

Fue el momento en que no paraba de sonreír.

Los videos y fotografías del momento lo muestran con la mirada divertida, una camiseta deportiva Ralph Lauren y tenis nuevos.

La sonrisa, junto con la ropa, fue lo que más llamó la atención de los medios, e incluso marcaron una especie de moda en los mercados informales de ropa.

Una semana después de la captura, en las calles de la capital mexicana se vendían réplicas de la camiseta verde de “La Barbie”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.