100 días sin consulta: Epidemia afecta atención a pacientes que no son COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cortesía

100 días sin consulta: La epidemia interrumpe tratamientos de casos que no son COVID

Los hospitales en México están volcados en atender a los pacientes afectados por el nuevo coronavirus, lo que ha generado la cancelación de consultas y estudios regulares.
Foto: Cortesía
Por Andrea Vega y Manu Ureste
29 de junio, 2020
Comparte

Silvia Valerio sufrió hace un año un infarto cerebral, lo que se conoce como EVC. La señora de 68 años enfrenta además otros padecimientos: hipertensión, diabetes y una afección en la tiroides.

Cada mes, sus hijos acuden a la farmacia de la Unidad de Medicina Familiar del IMSS #186 a recoger los medicamentos para su madre. Pero hay algo que les preocupa: desde que empezó la contingencia por la pandemia de COVID no han podido llevarla a consulta con el neurólogo.

Entérate: Sistema de salud mexicano descuida a personas con diabetes, hipertensión y obesidad

Esas consultas de especialidad tendría que tomarlas en el Hospital General Regional #72 de Tlalnepantla, en el Estado de México, municipio en el que vive desde hace más de 45 años. Pero con la pandemia el hospital se reconvirtió en 100% Covid. Nada distinto a esa enfermedad se atiende ahí.

La institución sanitaria incluso está acordonada y con los accesos cerrados. Muchas personas prefieren ni acercarse a la zona después de que, en abril pasado, hubo un brote entre los médicos y las autoridades municipales mandaron sanitizar las calles alrededor de la clínica.

A diario Silvia, quien siempre se ocupó en las labores del hogar, pregunta a sus hijos cuándo podrá ir ya con el neurólogo. Quiere saber por qué parece temblarle más su mano derecha y si no hay riesgos de algún otro micro infarto, como los que ya ha tenido. Le preocupa también no ir con el endocrinólogo: quiere saber si su tiroides está controlada, o si está a punto de darle un susto.

La familia ya tiene cita para el lunes 29 de junio en la Unidad de Medicina Familiar, pero la consigna fue la misma de estos últimos tres meses: la señora no debe ir a la unidad médica; solo alguien de la familia, y únicamente a recoger la receta para el siguiente mes y la orden para que se le siga surtiendo el oxígeno.

Sobre las consultas de especialidades en el HGR #72 esperan recibir ya alguna instrucción, pero lo más seguro es que deban seguir esperando.

Algo muy similar está viviendo Diego, a quien llamaremos así para resguardar su identidad, paciente con esquizofrenia e hipotiroidismo. Durante dos años recibió atención médica en el Hospital General de México de la Secretaría de Salud federal. Pero, desde que empezó la contingencia por Covid, también su consulta está suspendida hasta nueva orden.

A su hermana Felicitas le dijeron que podía ir a recoger las recetas y comprar los medicamentos en la farmacia del hospital, pero ella decidió conseguirlos mejor en otro lado.

“Hablé por teléfono y me dijeron que no están atendiendo ahorita. Me pasaron un número y me dijeron que hablara a finales de junio a ver si ya me pueden dar la cita para reactivar las consultas”, cuenta Felicitas, quien vive junto con Diego, su esposo y sus hijos en el municipio de Nicolás Romero, en el Estado de México.

Gracias a su hermana, Diego no ha suspendido su tratamiento. “La señora de la casa donde hago limpieza me ha ayudado para comprar algunos de los medicamentos y yo busco dónde comprarlos barato, pero eso es siempre porque no me los dan, los tendría que comprar en la farmacia del hospital y los venden caro, en los súper están más baratos”, dice Felicitas.

Lo que le preocupa es que su hermano no ha tenido sus consultas. “Está estable, no lo veo mal, está con sus medicinas, pero pues no lo ha visto el médico y no sabemos si ya se vaya a reactivar en julio la atención o cuándo, y pues sí nos apura”.

La señora Amparo Bañuelos tampoco ha podido tener seguimiento médico. Tenía cita con el cardiólogo el 15 de mayo, en el Hospital General de Zona 2A de Troncoso. La mujer de 81 años tuvo días antes una caída que la mandó al Hospital de Magdalena de las Salinas.

De cualquier manera, no habría podido ir a la consulta en Troncoso. Pero fue su hija María Salguero. Quería darle al médico los últimos estudios de una ronda de varios hechos a la adulta mayor para confirmar si padece angina de pecho o no.

María se encontró con las puertas del hospital cerradas y un cartel donde se anunciaba que toda consulta quedaba suspendida hasta julio.

“Mi mamá está bien. El médico ya sospechaba que en efecto tiene angina de pecho y le dio tratamiento para eso desde hace meses. Así que está estable. Recuperándose de la caída. Y en caso de que algo suceda, sabemos que podemos acudir a urgencias de Troncoso porque emergencias sí atienden”, dice María con tono tranquilo.

En el mismo caso de ellos tres están miles de pacientes de instituciones públicas de salud, donde se suspendieron las consultas regulares, las cirugías programadas y todo lo que no fuera una emergencia.

Animal Político solicitó a la Secretaría de Salud, al IMSS y al ISSSTE el número de consultas que se encuentran suspendidas, pero hasta el cierre de la edición no proporcionaron la cifra. Salud respondió, por ejemplo, que el dato se debería solicitar a cada hospital.

Fueron varios médicos consultados por este portal los que dieron un esbozo de lo que se vive.

“En todas las unidades está igual –dice un médico adscrito al servicio de urología en el Hospital General de Zona #1 del IMSS, Carlos MacGregor, antes Gabriel Mancera–, aquí todos los servicios se cerraron, todas las cirugías y las consultas se reprogramaron. Solo se está recibiendo a pacientes que requieren seguir su tratamiento por cáncer de próstata”.

El IMSS, por ejemplo, estableció una estrategia para emitir a los pacientes regulares las recetas de tres meses: abril, mayo y junio. De esta forma no tendrían que ir a consulta durante ese periodo.

En el caso de las personas de la tercera edad, la recomendación fue que un familiar acudiera a recoger las recetas, y después cada mes a la farmacia a por los medicamentos.

Las Unidades de Medicina Familiar están funcionando así. Solo para emitir alguna receta, corregir alguna, o por si alguien requiere una consulta extraordinaria. Pero la consigna es no acudir.

“La finalidad es que no salgan de su casa para que no se contagien en el hospital, porque un paciente diabético o con hipertensión es más susceptible de enfermarse gravemente, y a la vez pueden saturar las áreas de atención Covid”, explica una médica de la UMF #15 del IMSS, en Calzada Ermita Iztapalapa, en la Ciudad de México.

En caso de que tengan alguna complicación, o agravamiento de su padecimiento, explica, pueden solicitar su consulta.

“Por ejemplo, a veces los diabéticos se descompensan y nada más hay que hacer un ajuste del medicamento, de la dosis. En ese caso pueden venir a la unidad y se les atiende. Pero, en caso normal, lo ideal es que con la medicación para 2-3 meses ya no venga”.

Animal Político solicitó información al IMSS para saber si ya existe un plan para ir reactivando la atención a los pacientes regulares, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta.

En los hospitales y clínicas del ISSSTE la estrategia fue la misma, dieron recetas resurtibles para que la gente solo fuera por los fármacos. Los servicios de apoyo diagnóstico como los análisis clínicos de laboratorio, los de rayos X e imagen se han mantenido pero solo para quienes ameritan una valoración urgente.

Hasta momento, confirmó la institución, aun no se sabe cuándo se normalizarán todos los servicios.

Por su parte, la Secretaría de Salud respondió que respecto a los institutos y hospitales de alta especialidad federales, la reactivación dependerá de varios criterios que cada hospital va a definir por medio de un plan.

En este se incluirán las patologías y cirugías prioritarias que comenzarán a atenderse. Pero, para esto debe existir un periodo o tendencia clara de menor ocupación en los Hospitales Covid.

Un residente del Instituto Nacional de Nutrición asegura que todas las consulta siguen suspendidas y aún no hay un plan para reactivarlas.

“A los pacientes menos estables se les ha dado seguimiento por teléfono, y a veces presencial, pero esto solo si es muy necesario. Por ahora no se sabe cuándo se reactivará todo, pero creemos que aún no es posible porque el hospital está reconvertido para ser 100% Covid. Además, nuestros pacientes tienen muchas comorbilidades y es un riesgo hacerlos salir a la calle y venir al hospital”, afirma el médico.

En el Hospital Juárez de México, la reactivación de las consultas y los servicios es algo que sí se está ya considerando.

Gustavo Lugo, director médico explica que aquí se siguió atendiendo todo lo relacionado a enfermedades que no pueden esperar: cáncer, problemas renales, hematológicos, afecciones en población infantil, embarazo, sobre todo los de alto riesgo.

Con el resto de los servicios se hizo una evaluación por servicio. En este hospital se atienden 53 especialidades, entre quirúrgicas y médicas “que nos obligan a tener diseños diversos”, dice Lugo.

Lo que se hizo, “es identificar por servicio el impacto que pudiera tener interrumpirlo, en base a eso decidimos qué debería seguir: como otorrino, maxilo facial, geriatría, gastroenterología sobre todo en endoscopía, salud mental, eso no se ha suspendido, pero hemos bajado el flujo e hicimos conciliaciones con instituciones para que los pacientes se pudieran ir a atender a otro sitio si era necesario”.

Del resultado de ese análisis, en este hospital también siguió operando una consulta mínima, sobre todo en la mañana.

Sin embargo, Lugo reconoce que el usuario en contención ya va a empezar a requerir evaluación.

“Estamos previendo ya cómo vamos a manejar esto, para reactivarlo. Pero necesitamos considerar todas las medidas, desde que el paciente sale de casa, cómo se van a trasladar y lo que implica que vengan al hospital”.

Para la reactivación se hará también un análisis.

“Estamos ya preparando el modelo de cómo vamos a reactivar las consultas externas con las 53 especialidades, porque no sabemos si será en agosto o septiembre, y los casos que están controlados se nos pueden descompensar”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus; ¿Qué produce una respuesta inmunitaria más fuerte: la infección natural o la vacuna?

Si bien ambas producen una respuesta inmunitaria, te explicamos por qué es mejor la protección que te puede ofrecer una vacuna contra el SARS-CoV-2.
16 de diciembre, 2020
Comparte

Reino y Estados Unidos iniciaron ya su programa de vacunación masiva contra el coronavirus con la vacuna de Pfizer/BioNTech.

La inmunización, producida en Bélgica, es un nuevo tipo de vacuna llamada ARN que utiliza un pequeño fragmento del código genético del virus para enseñarle al cuerpo a combatir la COVID-19 y generar inmunidad.

El resto de las vacunas —incluidas la rusa Sputnik V, que comenzó a suministrarse de forma masiva en Moscú, la china Sinovac, la estadounidense Moderna o la británica Oxford-AstraZeneca— continúan en la carrera y la aprobación de algunas de ellas se espera de forma inminente.

En Reino Unido, los primeros en recibir la dosis inicial de las dos necesarias para alcanzar la inmunidad completa son las personas mayores de 80 años, los profesionales de la salud en primera línea, así como los trabajadores de las residencias de ancianos.

Y mientras que la mayoría de la población espera con ansias que le llegue su turno, hay quienes miran a la vacuna con recelo por las incógnitas que todavía no tienen respuesta.

Una de las preguntas que se repite (aunque no necesariamente entre quienes están en desacuerdo con la vacunación) es, ¿Qué genera una respuesta inmune más fuerte: la infección natural o la vacuna?

BBC Mundo conversó con tres expertos en el tema en busca de una respuesta.

Según el caso

En pocas palabras: aún no se sabe.

“Hay algunas enfermedades donde la vacuna protege más que la enfermedad y otros casos donde la enfermedad brinda más protección que la vacuna”, le explica a BBC Mundo Carlos Rodrigo, vacunólogo y Director Clínico de Pediatría del Hospital Germans Trias i Pujol, en Barcelona.

Paciente de covid-19

Getty Images
Mientras que a algunas personas el virus les provoca pocos o ningún síntoma otros deben ser hospitalizados o conectados a un respirador.

Rodrigo da como ejemplo enfermedades clásicas como el sarampión, la varicela o las paperas, donde la infección natural es la que otorga una inmunidad más prolongada, donde lo habitual es que una vez que la pasas no te vuelvas a enfermar.

En otro tipo de infecciones, como las provocadas por neumococos o meningococos (dos tipos de bacterias) en niños o por el virus del papiloma humano (VPH) —un grupo de virus que puede causar verrugas y varios tipos de cáncer— la situación es exactamente opuesta.

En el caso del VPH, por ejemplo, la vacuna genera una respuesta inmune más potente que la inmunidad natural, ya que esta última es particularmente débil.

Esto se debe a que, entre otra cosas, el virus emplea varias tácticas para evadir al sistema inmune, le explica a BBC Mundo Maitreyi Shivkumar, profesora de Biología Molecular en la Facultad de Farmacia de la Universidad De Montfort, en Reino Unido.

“Muchos virus, entre los que se incluye el VPH tienen proteínas que bloquean la repuesta inmune o simplemente mantienen un perfil bajo para no ser detectadas”.

En cambio la vacuna, “contiene una concentración alta de una sola proteína —la que sobresale de la superficie del virus y la que detecta el sistema inmune— en su forma más pura”.

Al suministrar una gran cantidad de esta proteína, la respuesta que se genera es mucho más fuerte, señala Shivkumar.

Y, además, la vacuna permite que, “de cierta forma, el sistema inmune no se distraiga con otros trozos del virus (como ocurriría en una infección natural)”, añade la experta, aunque aclara que son pocos los casos donde la inmunidad generada por la vacuna es mayor a la que suscita la infección natural.

“Por lo general las vacunas son tan buenas como la infección (en este sentido), o brindan suficiente inmunidad y eso es lo que se quiere lograr”.

¿Cómo se posiciona la covid-19 en este sentido?

Dado que se trata de una enfermedad nueva y de que los estudios sobre la vacuna fueron diseñados para determinar su seguridad y eficacia más que para evaluar la longevidad de la inmunidad, no sabemos con exactitud por cuánto tiempo se extiende el efecto protector de ninguna de las dos.

HPV

Getty Images
En el caso del VPH, la vacuna genera una respuesta inmune más fuerte que el virus mismo.

Lo que sí sabemos es que, a diferencia de la infección natural, de la que podemos recibir una dosis viral variable (alta, mediana o baja) que produce diferentes niveles de inmunidad, “cuando te suministran una vacuna, recibes una dosis predeterminada que sabemos provoca una respuesta inmune fuerte y apropiada, capaz de prevenir la infección en un gran porcentaje de los casos”, le dice a BBC Mundo Jennifer Gommerman, inmunóloga de la Universidad de Toronto, Canadá.

“Hay muchas similitudes: las dos cosas —la infección natural y la vacuna— generan anticuerpos neutralizantes e inmunidad celular (el proceso que activa entre otras cosas a las células T)”.

“Pero una de las grandes diferencias es que las vacunas no provocan el daño colateral de una respuesta inmune extremadamente robusta, que en mucha gente puede ser perjudicial y causar daño en los pulmones”, explica la experta.

Sin vacuna, dice Carlos Rodrigo, atravesar la enfermedad es “una aventura, un azar, una ruleta rusa: mientras que a algunas personas no les ocasiona ningún problema, a otras les causa problemas gravísimos. Y a otras no tan graves pero persistentes en el tiempo, e incapacitantes”.

Por último otra de las ventajas de la vacuna es que al suministrar una dosis fija, “se garantiza una respuesta imunitaria estandarizada en toda la población. Es una forma de controlar la respuesta y no dejarla al azar”, añade Shivkumar.

Y si tuve covid-19, ¿es necesario vacunarme?

En opinión de Gommerman, deberías dejar que vacunen a otros primero porque tu cuerpo todavía debería tener memoria del virus y por lo tanto capacidad para combatirlo, pero luego es importante que lo hagas.

Vacunación

Getty Images
Aunque hayas tenido covid-19, es aconsejable recibir la vacuna.

“Primero que mucha gente nunca tuvo confirmación de haber tenido el virus”, dice. “Cuando nos llega gente que piensa que ha tenido covid-19 y se les hace la prueba de anticuerpos, no siempre dan positivo porque en realidad no han estado expuestos al virus”.

Esa ya es una buena razón para darse la vacuna. Pero por otro lado, “hasta donde sabemos, no hay consecuencias negativas de darse la vacuna después de haber tenido el virus. Es como reforzar tu respuesta inmunitaria”, señala la experta.

Y, tercero, “tu respuesta inmune pudo haber sido muy buena o no, dependiendo de a cuánto virus estuviste expuesto, y como esa carga es variable, no sabrás en que parte del espectro te encuentras, por lo tanto, es mejor darse la vacuna”.

Rodrigo tiene una visión similar, aunque recomienda hacer un test primero para verificar si la persona aún tiene anticuerpos.

Estas personas “no serían prioritarias, pero es posible que al cabo de unos cuantos meses, la inmunidad natural no sea suficiente”.

“Habrá que evaluar si todavía tiene anticuerpos, porque en casos que los haya, la vacuna es inútil”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.