Golpes, pruebas fabricadas y hasta homicidios: los abusos en las detenciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Golpes, pruebas fabricadas y hasta homicidios: los abusos cotidianos en las detenciones en México

En 17 años la CNDH registró más de 13 mil quejas por detenciones arbitrarias en México, en promedio dos detenciones abusivas todos los días. El problema persiste pese a reformas legales y nuevos códigos.
Carlo Echegoyen
7 de junio, 2020
Comparte

A Alejandro lo detuvieron al filo de la medianoche. Iba en su auto cuando unos policías le pidieron que se detuviera porque tenía apagada una luz trasera. El obedeció, se orilló y dijo que iba para su casa. Pero a los agentes les pareció “sospechosa” su actitud: era tarde, dudó al responderles y, supuestamente, escondía un arma en el vehículo. Al menos eso fue lo que en el parte policial quedó asentado.

Por la fuerza, arrastrándolo, los policías lo bajaron del coche y lo trasladaron a la estación municipal. Alejandro se resistía. El forcejeo provocó que sus pantalones cayeran al piso. Los agentes le exigieron que se los subiera, pero el hombre, molesto, decidió ignorarlos.

Lee: Fiscalía de Jalisco ordena investigar a toda la policía ministerial por detenciones arbitraria

Eso enfureció a los policías. Seis agentes lo tiraron al suelo y tres de ellos se le pusieron encima, uno a la altura del cuello, otro en el abdomen y el último pisándole las piernas. Alejandro hacia ruidos y tosía. Los agentes lo esposaron y le subieron el pantalón. Entre ellos reían. Otro dijo: “¡vuélveselo a bajar y cógetelo!”.

Cuando los policías se quitaron de encima Alejandro ya no se movía. Yacía boca abajo. Dos minutos después una doctora de la estación se acercó para reanimarlo. Fue inútil. Estaba muerto.

Estos hechos, que quedaron registrados en un video, ocurrieron el viernes 17 de febrero de 2017 en Ciudad Juárez, Chihuahua. El sitio y la fecha son lo menos importante. Pudo ser en cualquier estado y en cualquier parte del año.

Las detenciones arbitrarias (injustificadas) o abusivas son un cáncer en México para el cual no ha habido cura. Casos como el de Alejandro, o como el de Giovanni, ocurrido el pasado 5 de mayo en Jalisco, trascienden porque las victimas mueren y por que hay un video de algún momento del hecho. Pero estos abusos pasan, literalmente, todos los días.

Un estudio especial de la Comisión Nacional de los Derechos humanos (CNDH) revela que en un lapso de 17 años, entre 2001 y 2017, registró 13 mil 262 quejas por detenciones arbitrarias en todos los estados del país. En promedio, son al menos dos detenciones irregulares todos los días. Y esas son solo las que se reportaron ante la Comisión.

“Las detenciones arbitrarias constituyen una práctica cotidiana en México y son el primer momento de una cadena de graves violaciones a derechos humanos como la tortura, otros tratos crueles degradantes e inhumanos e incluso las desapariciones forzadas”, indica el informe.

Entérate: Denuncian desaparición de jóvenes tras protestas en Jalisco

El problema es añejo, pero las soluciones no llegan. Desde 2001 la CNDH alertó de esta situación en el país, tras documentar en aquel entonces mas de 300 casos de detenciones injustificadas. Eso en una época donde los teléfonos con cámara no existían y probar los casos requería mucha mas investigación.

A partir de ello emitió la Recomendación General 2/2001 dirigida a todas las procuradurías y secretarias de seguridad en donde se pedía, entre otras cosas, que cesaran de inmediato este tipo de prácticas, que se impartieran capacitaciones profundas sobre uso de la fuerza proporcional, y que se investigara y castigaran los abusos ya cometidos.

Casi dos décadas después ninguna de los 32 estados ha cumplido al cien por ciento con esa recomendación. De hecho, los avances fueron patéticos. Al menos hasta 2018 solo el 18 por ciento de las corporaciones locales y federales a las que se dirigió la recomendación cumplieron con ella satisfactoriamente.

“La recomendación ayudó en su momento a visibilizar las detenciones arbitrarias, no obstante, desde entonces lejos de reducirse se han agravado a la par de la descomposición de los cuerpos policiacos federales y estatales en el país. Los numerosos y profundos cambios normativos no han impactado en la contención y solución de la problemática”, indica la CNDH.

Cadena de arbitrariedades

La cadena de abusos que se llegan a cometer en las detenciones en México es muy amplia. Los casos documentados por CNDH y también por otras instituciones como Amnistía Internacional y organizaciones civiles, muestran que las irregularidades pueden ir desde maltratos físicos o emocionales, hasta retenciones excesivamente largas, tortura, siembra de evidencias, y en los casos mas graves desapariciones y muerte.

La mayor parte de estos hechos no llegan a conocerse, pero aun así son numerosos los que trascienden a la esfera pública. Ya vimos el caso de Alejandro referido al inicio de esta nota, así como el de Giovanni que volvió a poner en la luz pública el foco del problema.

Alejandro Hope, experto en temas de seguridad, hizo un recuento de algunos de los mas recientes que tuvieron un desenlace fatal:

*En enero de este año un hombre murió en las instalaciones de la policía de Ecapetec tras haber sido golpeado por agentes de dicha corporación en un supuesto altercado.

*En mayo de 2019 tres policías municipales de El Carmen, Nuevo León, presuntamente asesinaron a una persona encerrada en una cárcel local.

*En abril de 2019 cinco policías de la capital de Chihuahua fueron detenidos tras determinarse que habían matado por asfixia a una persona previamente arrestada en los separos municipales.

*En agosto de 2017 un hombre falleció por razones que no se esclarecieron dentro de la comandancia municipal de Santa Lucía del Camino en Oaxaca, justo un día después de haber sido detenido.

Una búsqueda rápida en fuentes abiertas permite encontrar casos mas recientes como el del un joven de 22 años que perdió la vida en los separos de una agencia del Ministerio Público en la alcaldía de Cuauhtémoc en abril pasado, luego de que según el parte oficial “simplemente se desvaneciera”.

Y hay casos donde hasta detenciones masivas han dado paso a graves abusos como el de cinco jóvenes detenidos por la policía estatal en Tierra Blanca, Veracruz, en enero de 2016; o el de los 43 normalistas de Ayotzinapa detenidos por policías de Iguala y Cocutla, Guerrero, en septiembre de 2014. Ninguno de ellos volvió a aparecer con vida, y hay indicios de que fueron asesinados.

Un estudio de la organización World Justice Project (WJP) a partir de datos recabados por Inegi arroja que el 78 por ciento de las personas que fueron detenidos entre 2010 y 2016 y hoy se encuentran en prisión sufrieron algún tipo de maltrato o de tortura. “La sistematicidad de la violencia ilegal cometida por agentes se agrava al considerar que las investigaciones iniciadas por este delito no alcanzan ni el 10 por ciento”, indica el informe.

La siembra de evidencia en una detención también es una forma de detención arbitraria, como lo señala CNDH. Casos de esos abundan en México. Uno que llamó la atención porque la victima logró que el hecho quedara en video fue el del abogado Paulo Diez, a quien agentes de la entonces PGR le sembraron un arma en su automóvil en 2015. La grabación permitió probar el hecho y hoy hay mas de una de agentes procesados por este caso.

Lee: Familias de detenidos en la protesta #JusticiaParaGiovanni denuncian abusos policiales

De lo ilegal a lo “legítimo”: justicia videograbada

Las detenciones arbitrarias y el uso excesivo de la fuerza son hechos ilegales en México. Hoy a diferencia de hace 20 años existen nuevas leyes que lo señalan con mayor claridad. Aun así, la Constitución y los tratados internacionales de los que nuestro país es parte condenan desde el siglo pasado este tipo de hechos.

Sin embargo, el uso excesivo de la fuerza para algunas corporaciones de seguridad es un recurso “legítimo”, señala en entrevista con Animal Político, Carlos Silva Forné, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Es decir, aunque la ley condena este tipo de actos, en los hechos son aceptados o incluso alentados como algo correcto o necesario para “combatir” a la delincuencia, o para “castigar” a los supuestos criminales.

“Son mecanismos ilegales, pero no ilegítimos. Son muchas las instituciones de seguridad que informalmente validan estas practicas. Son medios para alcanzar distintos objetivos que la organización busca alcanzar día con día”, señala el experto.

Silva Forné explica que en México los datos relacionados con detenciones arbitrarias, torturas y maltratos son escasos, sobretodo desde la esfera oficial. No obstante, las mediciones e informes de las comisiones de derechos humanos y de organizaciones independientes, así como los casos que se conocen públicamente, confirman que se trata de abusos cotidianos.

Contrario a esta realidad, destaca el especialista, llama la atención el bajo número de sentencias por abusos que se cometen como la tortura. Ello que significa que la gran mayoría de las detenciones arbitrarias y abusivas quedan impunes, situación que alienta que este tipo de abusos se cometan.

Leer más: Alfaro acusa a infiltrados y a Morena de provocar violencia durante protestas de #JusticiaParaGiovanni en Jalisco

¿En qué casos sí llegan a haber sanciones? Generalmente los que se hacen públicos y cobran notoriedad. Es aquí donde se vuelve relevante los numerosos teléfonos móviles con cámara con los que se cuenta en la actualidad, que hasta hace dos décadas eran prácticamente inexistentes.

El caso de Giovanni es el mejor ejemplo de esto. El joven murió el 5 de mayo tras ser detenido por policías municipales en Jalisco, pero es hasta que el video del incidente fue publicado en redes sociales – un mes más tarde – cuando cobró enorme notoriedad, y las indagatorias se aceleraron hasta terminar con tres detenciones anunciadas el viernes.

Animal Político publicó que una versión apunta a que Giovanni realmente fue detenido y torturado porque intentó grabar a los agentes con su teléfono.

“Lo importante es evitar que estas cosas se hagan públicas. De ahí el recelo que existe de las corporaciones para evitar a que sus elementos sean grabados. Es el temor a lo público porque parece que esa es la única manera en que puede haber consecuencias”, dice Silva Forné.

Tanto los informes de CNDH como el especialista entrevistado coinciden en que, en términos normativos, los avances de los ultimo años han contribuido a reducir en alguna medida los abusos. El nuevo sistema penal con jueces de control, la Ley Nacional de Uso de la Fuerza aprobada en 2019, y el Registro Nacional de Detenciones que se puso en marcha este año, son ejemplo de recursos que pueden contribuir a aminorar los abusos.

“Pero aun hay mucho por mejorar. Necesitamos mecanismos de control y rendición de cuentas mas fuertes. Unidades de Asuntos Internos que tienen que ser autónomas para que no sean tapadera de los abusos. En las corporaciones mas grandes debe haber además instancias externas de control especializadas. Hay que invertir en modelos policiales donde los controles y la cultura institucional estén realmente alineados con una policía de un Estado democrático”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué Brasil es considerado el "laboratorio perfecto" para probar las vacunas contra COVID-19

El país sudamericano, donde ha habido más de 3,5 millones de casos de la enfermedad, ofrece una "oportunidad de oro" en el desarrollo de la fórmula contra el coronavirus, según los mismos científicos que las investigan.
1 de septiembre, 2020
Comparte

Brasil, uno de los países más asolados por la pandemia de coronavirus, se ha convertido en un campo de pruebas de vacunas contra la covid-19.

El país sudamericano, donde ha habido más de 3,5 millones de casos de la enfermedad, es considerado por los científicos que investigan vacunas como una “oportunidad de oro”.

Allí se están probando dos de las vacunas más promisorias y avanzadas contra la infección: la de la Universidad de Oxford con la farmacéutica AstraZeneca y la de la empresa china Sinovac.

Y otras dos, de las farmacéuticas estadounidenses Johnson & Johnson y Pfizer, acaban de recibir aprobación de las autoridades para comenzar en el país sus ensayos clínicos.

Con esto las autoridades brasileñas esperan que sus ciudadanos puedan estar entre los primeros en ser inoculados contra la infección.

E incluso han planteado la posibilidad de producir estas vacunas internamente y exportarlas al resto de América Latina.

Pero ¿por qué Brasil es considerado un “laboratorio ideal” para llevar a cabo ensayos clínicos de vacunas?

vacuna

Reuters
En Brasil se están probando dos de las vacunas más avanzadas contra covid-19 y otras dos comenzarán pronto sus ensayos en ese país.

El doctor Jon Andrus, experto en epidemiología e inmunización de la Universidad George Washington en Estados Unidos, quien fue subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que las altas tasas de transmisión comunitaria del virus es uno de los principales criterios para poder probar una vacuna.

Pero tal como le explicó a BBC Mundo, hay otras razones por las que Brasil es considerado un escenario perfecto para la investigación de vacunas.

“Ciertamente se necesita una situación donde tienes suficiente prevalencia de una enfermedad para poder probar la eficacia de una vacuna y si ésta va a funcionar”.

“Pero pienso que en Brasil hay casi una tormenta perfecta para los ensayos porque además de la alta prevalencia, el país tiene una larga historia de excelencia en salud pública, con instituciones de investigación reconocidas a nivel mundial como Fiocruz (Fundación Oswaldo Cruz) en Río de Janeiro, que durante décadas han estado realizando investigación y ensayos”, afirma el experto.

Vacuna

Getty Images
Más de 170 vacunas contra covid-19 están siendo investigadas alrededor del mundo.

En efecto, Fiocruz es la institución científica que está participando en la investigación y producción de la vacuna de Oxford y AstraZeneca.

Otra institución brasileña reconocida mundialmente, el Instituto Butantan, de Sao Paulo, está participando en la producción de la vacuna china de Sinovac.

Capacidad de producción

Pero también está la experiencia y fortaleza de Brasil en sus programas nacionales de inmunización y su larga tradición en la producción de vacunas.

La planta de Bio-Manguinhos, que pertenece a Friocruz, es uno de los centros de producción de vacunas más grandes de América Latina.

Allí se procesan millones de dosis de vacunas contra la fiebre amarilla, la tuberculosis y el sarampión, entre otras enfermedades.

Y el Instituto Butantan es actualmente el principal productor de vacunas contra la influenza o gripe del hemisferio sur, con una capacidad para producir 100 millones de dosis.

“Hay que destacar que Brasil ha tenido un enfoque estratégico para llegar a ser autosuficiente en la producción de vacunas“, le dice a BBC Mundo Cristiana Toscano.

La doctora es miembro del grupo de expertos asesores para vacunas contra la covid-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Desde hace tres décadas los varios gobiernos han reforzado e invertido en la capacidad nacional pública, así que casi todos los laboratorios de producción de vacunas son financiados con dinero público”, añade.

laboratorio

Getty Images
Brasil cuenta con una larga tradición de desarrollo y producción de vacunas.

En efecto, la mayoría de las vacunas en Brasil, señala la experta, que también es profesora de la Universidad Federal de Goiás, se producen localmente o se intenta establecer mecanismos de transferencia de tecnología con las grandes compañías farmacéuticas.

Y esto es precisamente lo que ahora se está negociando con las vacunas de Oxford y Sinovac: transferir tecnología para producir ambas vacunas localmente.

Los acuerdos

Tanto la vacuna de AstraZeneca como la de Sinovac están llevando a cabo la fase 3 de sus ensayos clínicos.

Los ensayos de la primera se realizan con unos 5.000 voluntarios brasileños. En la segunda participan 9.000 voluntarios.

Como parte de los acuerdos preferenciales para las vacunas que se están probando en Brasil, el país inicialmente recibirá la materia prima para llevar a cabo las etapas finales de producción.

Ambos acuerdos incluyen transferencia de tecnología para que Brasil posteriormente pueda producir las vacunas desde el inicio.

En el acuerdo con Oxford-AstraZeneca el gobierno brasileño invertirá US$127 millones a cambio de tecnología y equipo para que Fiocruz pueda producir inicialmente 30 millones de dosis de la vacuna durante su fase de pruebas.

Si la vacuna demuestra ser efectiva, Brasil podrá producir otros 70 millones de dosis.

El acuerdo entre Sinovac y Butantan ofrecerá a los brasileños 120 millones de dosis de la vacuna.

vacuna

Getty Images
Las autoridades de Brasil indican que esperan poder empezar a vacunar a sus ciudadanos en el primer semestre de 2021.

Los funcionarios brasileños han indicado que esperan poder comenzar a vacunar a algunos de sus ciudadanos en el primer semestre de 2021.

Algunos expertos, sin embargo, han expresado dudas de que el país realmente esté en capacidad para producir dentro de seis meses la enorme cantidad de dosis de vacunas que necesitará para sus 212 millones de habitantes.

En años recientes la economía brasileña se ha contraído y las instituciones públicas del país han sufrido por la falta de financiamiento.

Y tal como le dijo a la agencia Reuters el exministro de Salud, José Gomes Temporao, la transferencia de tecnología toma tiempo, puede tardar entre cinco y 10 años, por lo que los laboratorios del país podrían no estar listos para iniciar en 2021 la producción de las vacunas.

“Es imposible”, declaró Gomes Temporao. “(La transferencia) toma mucho tiempo. Quizás podrán acelerarla un poco, pero no tanto”.

La doctora Cristiana Toscano cree, sin embargo, que Brasil sí está capacitado para recibir la tecnología y comenzar la producción de las vacunas.

“Todo depende de la tecnología de la que estamos hablando y de si el sitio tiene la capacidad”, le dice a BBC Mundo la experta de la OMS.

“Hay tecnologías nuevas que no han sido utilizadas y estoy de acuerdo en que transferirlas puede ser un proceso de hasta 10 años”.

“Pero Butantan, por ejemplo, realmente tiene experiencia en la producción de muchas vacunas inactivadas, como la de Sinovac. Tiene un laboratorio de seguridad que es capaz de hacer todo lo que se necesita para producir una vacuna inactivada”, agrega.

El desafío de la inmunización

Pero hay otro enorme desafío que Brasil tendrá que superar: cómo vacunar a sus millones de habitantes cuando sus programas de inmunización han sufrido retrocesos debido a las campañas de desinformación.

ataúd

Getty Images
Más de 110.000 personas han muerto en Brasil por la pandemia.

En 2019, por primera vez en 25 años, Brasil no logró cumplir los objetivos de vacunación de ninguna de las inoculaciones que suministraba de forma rutinaria.

Esta es una tendencia que ha ocurrido en todos los países de la región debido a las campañas antivacunas y a la creciente renuencia de la gente a ser inmunizada.

“Creo que el principal desafío será cómo mantener actualizado el programa de vacunación que ya estaba afectado aún antes de la pandemia de covid-19 y cómo incorporar ahora a ese programa una nueva vacuna”, afirma Cristiana Toscano.

“Serán desafíos logísticos y operacionales que requerirán movilización, entrenamiento, combatir la renuencia a la vacunación, además de toda la organización de distribución y administración de las 35.000 unidades de vacunación”, agrega la experta.

¿Demasiado optimismo?

Todo lo anterior, sin embargo, es bajo el supuesto de que realmente habrá una vacuna que será efectiva y segura.

Aún no se sabe si alguna de las que se están probando en Brasil, o en otras partes del mundo, mostrarán resultados positivos cuando finalicen los ensayos clínicos.

Bolsonaro

Getty Images
La respuesta del gobierno brasileño a la pandemia ha sido errática.

¿Qué ocurrirá entonces si fracasan las candidatas a las que Brasil está apostando?

El gobierno brasileño está intentando diversificar sus opciones y ha expresado interés en unirse a la iniciativa COVAX de la OMS, que intenta garantizar el acceso global rápido e igualitario a las vacunas contra la covid-19.

Los expertos coinciden en que, por ahora, cualquier apuesta a una vacuna es arriesgada mientras no se conozcan los resultados de los ensayos clínicos.

Y decir que una vacuna estará lista en 2021 podría ser una afirmación demasiado optimista.

“Es importante recordar que no debemos estar esperando una solución mágica”, expresa el exsubdirector de la OPS, Jon Andrus.

“Debemos ser humildes y recordar que no siempre hemos sido exitosos, que tenemos muchas enfermedades para las que no hemos podido encontrar una vacuna a pesar de estar trabajando durante décadas con ellas, como el VIH”, le dice a BBC Mundo.

“Por eso es tan importante que hagamos lo que podemos hacer ahora: todas las intervenciones de salud pública como mantener el distanciamiento social, usar mascarillas, realizar pruebas y rastreo de casos, y seguir las prácticas de higiene”, agrega.

Y la experta de la OMS está de acuerdo.

“La meta que estamos proponiendo (para tener una vacuna en el primer semestre de 2021) parece optimista, pero está condicionada a la aprobación de los ensayos clínicos si éstos muestran resultados positivos y a la aprobación de las autoridades reguladoras”, le dice Cristiana Toscano a BBC Mundo.

“Y mientras eso ocurre es necesario minimizar las expectativas y ser más realistas”, agrega la experta.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.