Dan a Casas de la Mujer Indígena solo 25% de presupuesto etiquetado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Dan a Casas de la Mujer Indígena solo 25% del presupuesto que tenían etiquetado

Las Casas de la Mujer Indígena no han recibido completo el dinero que les corresponde para atender a víctimas de violencia, porque supuestamente no es propicio dárselos por la pandemia de COVID-19.
Cuartoscuro
18 de junio, 2020
Comparte

La Casa de la Mujer Indígena (CAMI) La Paloma – Ju Wokkow, en Navojoa, Sonora, pidió un préstamo para poder operar mientras llegaba el presupuesto anual que otorga el gobierno  a estas organizaciones comunitarias. Le correspondía poco más de un millón de pesos y solía entregarse en mayo de cada año, pero el pasado abril, se suspendió la convocatoria por la que se reparte el dinero con el argumento de que no era propicio dárselos con la pandemia de COVID-19, a pesar de que la atención a víctimas de violencia de género había sido declarada como actividad esencial.

Las CAMI se unieron para alzar la voz y exigir esos recursos que ya están etiquetados. Intervino la Secretaría de Gobernación (Segob) para que Hacienda liberara el dinero al Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), que es el que lo reparte. Pero a pesar de las promesas hechas hace un mes, la semana pasada les informaron de que solo les darán 8.5 millones de pesos para las 35 Casas, menos del 30% de lo que tenían originalmente.

Te puede interesar: Casas de la Mujer Indígena cierran por cancelación de presupuesto; Segob busca dinero en el extranjero

A La Paloma le tocaron 240 mil pesos, que es el 24% de lo que recibía, cuenta en entrevista su directora, Patricia Alonso. Con eso no le alcanza ni para cubrir lo que ya han invertido las 11 mujeres que trabajan ahí en estos primeros cinco meses del año, ni para pagar la deuda que adquirieron con una organización regional de microcréditos. Este año no han pagado el predial, porque la prioridad ha sido mantener la luz, el agua, teléfono e internet, y ya después verán cómo le hacen con ese gasto. Y ellas, por su labor, no cobrarán más que mil 800 pesos al mes.

Según sus cálculos, necesitan al menos 613 mil pesos para las atenciones que dan a mujeres indígenas embarazadas que llegan a tener su parto, víctimas de violencia que huyen de sus casas o requieren ayuda para denunciar, y las tareas de prevención e información en lengua indígena que suelen realizar.

Las CAMI aceptaron los 8.5 millones solo para no tener que cerrar sus puertas, pero advierten que no están dispuestas a que se les dé solo esa cantidad. La Red respondió con una propuesta en la que cada casa presentó un cálculo de cuánto es lo mínimo que necesita para sus actividades más esenciales: 14.8 millones de pesos, casi el doble de lo entregado. Solo para lo más esencial.

La Casa Nääxwiin del Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, fue un poco más afortunada y recibió 300 mil pesos, el 30% del millón que solía tener asignado, porque cubre a ocho municipios de mixes y zapotecas, incluyendo Matías Romero, donde se ubica. Pero su cálculo es que necesitan 889 mil pesos como mínimo.

Su directora, Rubicelia Cayetano, cuenta que ellas no se endeudaron, pero recurrieron de urgencia a la ONG Fondo Semillas para conseguir un financiamiento, ante la falta de dinero público. De las 12 mujeres que dan atención regularmente, no todas recibían la “beca”, como le llaman a la partida que es para pagar a las trabajadoras de las CAMI, pero este año de plano están todas como voluntarias, sin haber cobrado un solo peso en estos cinco meses, a pesar de que con la contingencia han tenido más trabajo de partos, ya que los hospitales están llenos, de mujeres violentadas por sus parejas en el encierro, y de facilitar la información del coronavirus en lenguas indígenas.

Lee más: S.O.S CAMIS, las mujeres indígenas no daremos ni un paso atrás

Demandarán desvío de recursos si no reciben el presupuesto

Los recursos entregados a las 35 CAMI han sido de entre 24 y 30% de lo que originalmente tenían etiquetado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 y apenas les servirán para tres meses, aseguran. Por ello, directoras de varias Casas organizaron este miércoles una conferencia de prensa en la que advirtieron al Gobierno federal que si no se entrega el 100% del dinero, buscarán los mecanismos legales, incluso demandar internacionalmente, porque el Estado Mexicano está incurriendo en violencia institucional.

“Seguimos insistiendo en nuestro derecho de seguir luchando por el otro 75% que ya está presupuestado, y que por ley no debería de reducirse, no debería de desviarse. Y por eso estamos viendo otros mecanismos que pudiéramos utilizar, mecanismos legales y jurídicos”, señaló Alonso, directora de la CAMI de Navojoa.

Tuvieron información de que Hacienda liberó 12 millones de pesos, pero el INPI destinó 3.5 a promotoras comunitarias, en lugar de a las CAMI, que están organizadas desde hace 17 años e incluso son reconocidas internacionalmente como una buena práctica de atención a mujeres indígenas.

Durante 2019, atendieron a alrededor de 25 mil mujeres. Tan solo en esta cuarentena, sin recursos y con riesgos para su propia salud, han ayudado a mil 111 usuarias. Su reclamo es también que en lugar de cumplirse el decreto por el que la atención a mujeres víctimas de violencia era considerada esencial, ellas más bien quedaron fuera de cualquier plan de contingencia.

Además, tras alzar la voz como una Red Nacional de Casas de la Mujer Indígena y Afromexicana, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró el 22 de mayo que estaba en diálogos con embajadas de otros países y con la Unión Europea para conseguir fondos. Pero hasta ahora, no les han vuelto a hablar de esa promesa.

“No ha habido ningún avance en relación a esto, no nos han notificado cómo va ese asunto de la gestión. Entonces sí está dentro del compromiso de la Segob (…), pero hasta ahorita no hemos tenido ninguna respuesta, tal parece como que quedó al aire, como que fue un sueño. Es nada más un compromiso que no se está viendo en la realidad”, lamentó Nelsy Maricela Ku Chay, coordinadora de la Red Nacional.

Entérate: Mujeres, indígenas, personas LGBTI y adultos mayores tienen los peores salarios en México

Fuentes de la representación de la Unión Europea en México aseguraron a Animal Político que sí hay una negociación, pero no tienen fecha de cuándo podría concretarse este apoyo. Mientras que Segob no dio respuesta a la pregunta sobre qué avances hay en la búsqueda de recursos extranjeros para las mujeres indígenas mexicanas.

Las CAMI aseguraron que no dejarán de reclamar un presupuesto que les corresponde, y han juntado las firmas de 195 organizaciones y más de 500 ciudadanos a título personal que apoyan su reclamo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
PA Media

COVID-19: las 4 señales de alerta que indican el surgimiento de variantes peligrosas

Cuando las tasas de contagio son altas es probable que han surgido nuevas variantes Estas son las situaciones que deben ser una señal de alerta de mutaciones peligrosas.
PA Media
11 de febrero, 2021
Comparte
Inglaterra

PA Media
Reino Unido es uno de los países afectados por variantes que parecen ser más contagiosas.

En noviembre de 2020, fue impuesto un confinamiento en Reino Unido. Nadie podía salir de casa, excepto para actividades esenciales, como ir al mercado. Poco a poco, las tasas de infección empezaron a bajar en el país, excepto en Kent.

A pesar de las estrictas reglas contra el movimiento de personas, la covid-19 continuó avanzando en ese condado en el sureste de Inglaterra y los hospitales se llenaron rápidamente de personas infectadas.

En Sudáfrica, en octubre de 2020, una nueva ola de covid-19 comenzó repentinamente a invadir la provincia de Eastern Cape.

La tasa de personas infectadas era mucho más alta que en otras áreas del país, donde el número de casos se estaba estabilizando después del primer brote de covid-19.

En la ciudad brasileña de Manaos, una crisis sin precedentes alcanzó su punto máximo el 15 de enero, cuando los hospitales abarrotados se quedaron sin oxígeno.

La ciudad, capital del estado Amazonas, ya muy afectada por la primera ola de covid-19, estaba experimentando una nueva explosión de la enfermedad.

En los tres casos, nuevas variantes, más contagiosas, jugaron un papel importante en el caos provocado por las altas tasas de infecciones y hospitalizaciones.

Y la tendencia es que continúen ocurriendo otras mutaciones mientras el virus esté en circulación.

Según los investigadores entrevistados por BBC News Brasil, hay cuatro señales de advertencia particularmente importantes para monitorear nuevas variantes:

  1. Aumento de hospitalizaciones
  2. Evidencia de reinfección
  3. Cambios en los síntomas y la gravedad de la enfermedad
  4. Cambios en los grupos de edad más infectados.

Estar atento a estas pistas para identificar mutaciones peligrosas lo antes posible es esencial para evitar que se propaguen y mitigar el daño.

Los principales riesgos son que el virus se vuelva más letal, más contagioso y más resistente a las vacunas y al sistema inmunológico humano.

1. Aumento de hospitalizaciones

Una de las principales señales de alerta sobre la posibilidad de una nueva variante en una zona es que ocurra un aumento brusco de hospitalizaciones y muertes por covid-19.

En ese caso, los investigadores primero verifican si hay una explicación humana.

Pasajeros llegando al aeropuerto de Heathrow en enero.

EPA
Reino Unido impuso una serie de duras medidas para tratar de atajar la llegada de nuevas variantes.

Por ejemplo, si el gobierno local relajó las reglas de contacto social en las semanas previas al brote o si ocurrió poco después de la temporada navideña.

Si no hay una explicación razonable para que una zona experimente un aumento repentino de las infecciones, es una señal de advertencia sobre la posibilidad de que una variante más contagiosa circula en esa región.

Fue esta “luz amarilla” la que llevó a los científicos de Sudáfrica a movilizar esfuerzos para identificar cambios genéticos en el coronavirus que circula en la provincia de Eastern Cape.

Si bien todo el país estaba experimentando una estabilización en las infecciones a principios de octubre de 2020, casi tres meses después del máximo de la primera ola de covid-19 allí, la ciudad de Nelson Mandela Bay estaba experimentando un aumento exponencial de las hospitalizaciones.

En noviembre, investigadores de la Universidad de KwaZulu-Natal en Durban, Sudáfrica, secuenciaron el virus de personas infectadas en esa ciudad y encontraron que era una variante con 20 mutaciones, un número considerado alto para Sars-CoV-2.

Pronto, la covid-19 se propagó nuevamente por todo el país, provocando una nueva ola con un pico de infección mayor que el primero.

La alta tasa de infección llevó a los científicos a sospechar que sería una versión más contagiosa del virus.

Hospital en Sudáfrica

Reuters
El aumento repentino en las hospitalizaciones es una de las señales de una posible nueva variante.

Luego identificaron dos mutaciones de especial preocupación que más tarde se encontrarían en la variante descubierta en Manaos: la N501Y y la E484K.

Ambas mutaciones están localizadas en la “espiga” de Sars-CoV-2, como se le llama a la proteína que sirve como punto de conexión entre el coronavirus y las células del cuerpo humano.

La N501Y hace que el virus sea más contagioso, mientras que la E484K evita la acción de los anticuerpos neutralizantes, que se ubican entre la espiga y las células humanas para evitar que el virus se multiplique.

Esta última mutación preocupa especialmente a los científicos porque parece reducir la eficacia de las vacunas y se sospecha que facilitan la reinfección en personas que ya fueron contagiadas por el virus original.

Aquí es donde entra la segunda señal de advertencia sobre la presencia de nuevas variantes.

2. Incidencia de reinfecciones

Si una localidad comienza a notar un aumento en las infecciones de personas que dicen haber contraído covid-19 anteriormente, este es otro factor de alerta de la posible presencia de variantes, especialmente si el nuevo contagio se ha producido en un período corto de tiempo.

La investigación realizada por la agencia de salud pública del gobierno británico, Public Health England, encontró que la mayoría de las personas que ha contraído covid-19 (83%) tiene inmunidad durante al menos cinco meses.

Si un número considerable de personas que ya han sido infectadas comienzan a dar positivo por covid-19, puede ser que haya una variante en circulación capaz de eludir los anticuerpos producidos por el sistema inmunológico después de una primera infección.

La reinfección por otra variante es una de las hipótesis investigadas para explicar el aumento en las hospitalizaciones y muertes ocurridas en enero en Manaos, Brasil.

Vacuna

Getty Images
La vacunación masiva ya empezó en varios países de América Latina.

La ciudad ya había sufrido mucho por la primera ola de la enfermedad. Y una investigación publicada en la revista Science el 9 de diciembre estimó que el 76% de la población ya habría contraído covid-19.

En teoría, este número (si es correcto) sería un porcentaje suficiente para generar la llamada inmunidad de grupo, cuando el elevado número de personas con anticuerpos es capaz de detener la circulación de la enfermedad porque al virus se le dificulta encontrar personas vulnerables y pierde fuerza.

Pero en enero, los hospitales de la capital amazónica comenzaron a llenarse rápidamente hasta el punto que la estructura de salud pública se vio desbordada y decenas de personas murieron por falta de oxígeno.

Una hipótesis para este nuevo pico en casos de covid-19 es que parte de ellos se debió a reinfecciones por la variante P.1, que circulaba en Manaos en ese momento.

El virólogo Felipe Naveca, quien participó en la secuenciación de esta variante, explica que es difícil confirmar casos masivos de reinfección, pues el paciente debe someterse a dos pruebas de covid-19 con resultados positivos en un intervalo de 90 días, además de secuenciar dos cepas diferentes del virus.

“Esto muchas veces no se logra porque la persona busca atención médica al final de la infección. Pero creo que hay varios casos de reinfección. Tenemos algunos por confirmar”, dijo el investigador, quien forma parte del Instituto Leônidas & Maria Deane (ILMD / FioCruz).

3. Cambio en los síntomas y la gravedad

Otro signo de la posible aparición de una variante es un cambio constante en los síntomas de quienes dan positivo en la prueba de covid-19 o un aumento significativo en los casos graves de la enfermedad.

Estos factores indicarían la presencia de mutaciones que interactúan de forma diferente con las células humanas, provocando reacciones distintas a las provocadas por la cepa original del coronavirus.

coronavirus

Science Photo Library
Cuando un número considerable de personas se contagian puede ser que haya una nueva variante circulando.

Por ahora, no hay evidencia concluyente de que las variantes encontradas en Manaos, Sudáfrica y Reino Unido provoquen síntomas diferentes o sean más agresivas.

Pero debido a que son más transmisibles, pueden aumentar rápidamente el número de personas infectadas, provocando altas tasas de internamientos en los hospitales y más muertes.

Además, debido a que pueden asegurar una unión más eficaz de las partículas del virus en la célula humana y evitan la acción de los anticuerpos, las mutaciones N501Y y E484K terminan produciendo cargas virales más altas en los infectados.

Y las cargas virales altas están relacionadas con condiciones más graves de la enfermedad.

“Los estudios indican que estas variantes permiten que el virus se conecte a la célula de una manera más eficiente y sólida. Y que más virus se adhieran a cada célula. Entonces, tenemos una mayor tasa de reproducción del virus en el cuerpo”, explica el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, Reino Unido.

La investigación preliminar publicada por el gobierno británico el 22 de enero estimó que la variante encontrada en Kent (Reino Unido) podría ser hasta un 30% más mortal que el virus original.

Según el estudio, entre 1.000 personas de 60 años infectadas por la variante antigua, posiblemente 10 morirán. Con la variante identificada en Kent, ese número se eleva a 13.

4. Cambio en el grupo de edad infectado

Finalmente, otro signo a observar es un eventual contagio más acelerado entre personas de grupos de edad poco afectados por la cepa original del coronavirus.

Es decir, si más niños y adolescentes comienzan a infectarse o presentan casos más severos de covid-19, esto sería indicativo de una variante con mutaciones capaces de mejorar la conexión entre la proteína espiga del virus y los receptores de las células de los jóvenes.

Los estudios indican que los niños se ven menos afectados por el coronavirus porque tienen menos receptores en el pulmón capaces de reconocer y conectarse a la proteína espiga.

Brasil

EPA
Lo preocupante es que surja una nueva variante que pueda burlar a las vacunas, dicen los expertos.

Sigue sin haber estudios concluyentes sobre el impacto de las variantes en los niños.

Pero el gobierno británico ya ha dicho que hay evidencia de una mayor transmisión de la variante de Reino Unido entre los niños.

Esto ayudaría a explicar la rapidez con la que esta variante se extendió por todo el territorio, convirtiéndose en el virus dominante en Inglaterra.

Ante la sospecha de que el virus estaría infectando a más niños y jóvenes, el primer ministro, Boris Johnson, ordenó el cierre de las escuelas al menos hasta el 8 de marzo.

La reapertura dependerá de las tasas de vacunación entre la población más vulnerable.

¿Cómo frenar la aparición de nuevas variantes?

Si bien el virus está circulando con tasas de transmisión significativas, existe el riesgo de que surjan nuevas variantes, señala la microbióloga Ana Paula Fernandes, investigadora del Centro de Tecnología en Vacunas y Diagnóstico de la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil).

“Cuantas más personas infectadas haya en una población, mayor es la posibilidad de que aparezca una variante”, dice Fernandes, quien también es coordinadora de la red nacional de diagnóstico, que une a diferentes universidades e institutos de investigación de Brasil para responder a la pandemia.

“Sin medidas de contención y sin una amplia cobertura de vacunación, puede surgir una variante que eluda completamente las vacunas. Esto es una preocupación”, agrega.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5JIm2fDK1es

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.