Griselda y Adán desaparecieron en Chapala, al igual que otras 25 personas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Griselda y Adán desaparecieron en Chapala, Jalisco, igual que 25 personas de las que no se sabe nada

Familiares de desaparecidos, en su mayoría personas de bajos recursos, son amenazados para no denunciar. La violencia ha generado caída de hasta 70% del turismo en Chapala.
Especial
15 de junio, 2020
Comparte

“Lo que queremos es que nos los regresen vivos, pero si no al menos que nos digan donde están sus cuerpos. Que nos permitan despedirnos de ellos… Todo menos la incertidumbre de no saber que les estarán haciendo…”

Griselda y Adán desaparecieron la noche del martes 9 de junio, cuando personas armadas los bajaron de la camioneta que conducían en un camino de la comunidad de Santa Cruz de la Soledad, en el municipio de Chapala, Jalisco. Hoy se cumple el sexto día sin que sepa nada de ellos.

Elizabeth Rodríguez, hermana de Griselda (o de “La Flaca” como le dice ella) suplica a las personas que se los llevaron que les digan donde están, que les den una respuesta. Una respuesta que también esperan las familias de casi 30 personas más que según Elizabeth, han desaparecido tan solo en 2020 en el mismo municipio.

“Nadie había dicho nada por miedo, porque te amenazan. Pero ha llegado el momento de alzar la voz, de ya no callar mas, de decir lo que pasa en Chapala porque antes fue mi hermana, pero mañana puede ser mi hijo” dice Elizabeth a Animal Político.

Y tras una pausa comienza el relato de quienes eran Griselda y Adán, cómo desaparecieron, y lo que ocurre en Chapala… el miedo que prevalece en un municipio de 50 mil habitantes ubicado a menos de 45 minutos de Guadalajara.

Artistas, pero también empleados y empresarios

Griselda Gutiérrez Rodríguez es una joven de 28 años originaria de Guadalajara. Es la menor de cuatro hermanos, también originarios de la capital de Jalisco. Hace 15 años, aun siendo menor de edad, se mudó con su familia a Chapala donde llegó la prosperidad. Sus padres y sus hermanos fundaron un plantel educativo privado, el Centro Universitario Octavio Paz, que hoy ya tiene cinco campus en la región.

“La Flaca” siguió su camino. Egresó de la preparatoria y estudió medicina natural y tradicional en el Centro Universitario de Alternativas Médicas, pero lo dejó para dedicarse a su vocación: las artes plásticas y la naturaleza.

Lee: Sin dinero para sobrevivir o buscar a sus hijos, familiares de desaparecidos piden apoyo por COVID-19

“Es la artista en una familia donde también somos empresarios”, dice Elizabeth. Griselda, según su hermana, era una chica introvertida y a la vez idealista. Amante de la naturaleza, de la música alternativa y de las tradiciones indígenas. 

Hace 7 años Griselda tuvo un hijo. “Del padre no vale la pena ni acordarse, señala su hermana”. Tres años después, la chica conoció a Adán, su novio y quien la acompañaba la noche que desaparecieron.

Ángel Adán Martínez López tiene 26 años y es originario de Ciudad de México. Pero desde 2016 se fue a vivir a Chapala por trabajo y estudios. Ahí conoció a Griselda, con quien lleva casi cuatro años de noviazgo.

“Es un chavo muy tranquilo, es muy pacifico, al igual que la flaca estaba metido en sus pinturas, él pinta bastante. No es para nada peleonero, al contrario, es muy tranquilo. Para nosotros ya era como de la familia. Se vino con nosotros a viajes de vacaciones a Puerto Vallarta y a Cancún”, recuerda Elizabeth.

El perfil en Facebook de Adán da constancia de lo que narran los que lo conocen. En sus fotos se aprecia a un joven de rostro alegre y tono despreocupado. Sus fotos con Griselda abundan, tanto como los diseños de sus pinturas.

Gris y Adán hacen casi todo junto y no solo son artistas, sino a la vez empleados y empresarios. Por la mañana, de 7:00 a 14:30hrs trabajaban en uno de los planteles escolares de la familia ubicado en el pueblo de Ajijic. Ella como cajera y él como trabajador de mantenimiento. El sueldo les ayudaba a pagar la renta.

Por la tarde son empresarios y artistas. Desde hace dos años montaron un estudio de tatuaje, que a la vez es tienda de tabaco y galería de arte.  Se llama “VaronRojo Tattoo-Art & Smoke Shop” y esta ubicado en la ciudad de Chapala. Entre sus planes estaba abrir una segunda sucursal en Guadalajara.

¿Y mi mamá?…

Como se dio a conocer en una conferencia de prensa el sábado pasado, Griselda y Adán desaparecieron a las 11 de la noche del 9 de junio. Según testigos cuatro personas los bajaron de la camioneta en la que viajaban y los metieron en otro vehículo. Hoy no se sabe si están vivos o muertos.

Las autoridades locales tardaron 12 horas en darse cuenta del secuestro. Fue hasta que Elizabeth recibió una llamada anónima diciendo que la camioneta de su hermana estaba abandonada al lado de un camino cuando sospechó que algo andaba mal. Entonces intentó llamar a su celular en repetidas ocasiones y Griselda respondió en una de ellas.

Lee: COVID-19 detiene la búsqueda de desaparecidos; colectivos paran por la pandemia

“Era como la 1 y media de la tarde cuando me respondió. Le dije: – flaca ¿Dónde estas? Estamos muy preocupados – pero me respondía muy raro. Me dijo que estaba con unos compas… y que me mandaría la ubicación por whatsapp. Y luego me colgó. Fue menos de un minuto. La ubicación nunca me llegó” relata Elizabeth. Desde entonces no sabe nada de ella ni de su cuñado.

“¿Y mi mamá?”, es la pregunta que ha comenzado a el hijo de 7 años de Griselda. Su hermana y la familia le ha respondido que se fue con Adán a Ciudad de México, a un viaje de trabajo. “El niño no sabe absolutamente nada, aun no sabemos que mas decirle”, comenta Elizabeth.

31 desaparecidos, miedo y abandono

Elizabeth Rodríguez lamenta lo ocurrido con su hermana y su cuñado, pero advierte que no son los únicos casos. Asegura que tan solo este año han desaparecido 31 personas en Chapala sin que, hasta la fecha, se sepa algo de su paradero. “El municipio tiene registro de estas personas, lo saben, pero las denuncias no se inician por miedo” dice.

Los nombres de los desaparecidos fueron colocados en una manta en la conferencia de prensa del sábado, y serán repetidos en las movilizaciones programadas para este lunes en Chapala y Guadalajara.

Se trata de: Francisco Javier; Bryan Eduardo; Pedro; José Andrés; Luis Eduardo; Juan Pablo; José Manuel; Marco Antonio; Francisco; Martín; Oscar Abel; Bryan Gabriel; Jonathan Félix; Benjamín; Jorge Adrián; José Alonso; Bryan Alexander; Francisco; Humberto; Luis Eduardo; María Isabel; Alfonso; Juan Pablo; José Manuel, y Wenceslao. A ellos se suman ahora Griselda y Adán.

Datos oficiales confirman que la cifra de personas no localizadas y desaparecidas se ha agravado considerablemente en Chapala desde el año pasado. Datos de la Fiscalía del estado revelados por el portal local “Laguna”, arrojan que mientras que de 2014 a 2018 se reportaron 31 personas en esta condición, para 2019 la cifra de 31 se repitió, pero en apenas doce meses.

Elizabeth relata que la población en el municipio ha vivido asolada por la delincuencia y por el miedo que genera.

“En el momento en que alguien se atreve a denunciar e iniciar una averiguación lo amenazan y hay mucho miedo. Es mucho miedo porque las victimas, la mayoría, son personas de bajos recursos que no tienen como defenderse. Yo también ya he recibido amenazas, de que le baje, que no haga escándalo, pero no me voy a callar. Ya basta de esto” dice la hermana de Griselda.

Las desapariciones son una huella de la violencia, pero no la única. Elizabeth recuerda que hace tres semanas hubo una balacera que dejó tres personas muertas. La semana pasada hubo otro asesinato. “Los empresarios estamos siendo acosados. Hace unos días ocho sujetos armados se metieron a la casa de un compañero de la región y lo agredieron a ella, a su esposa y sus hijos” recuerda.

Este deterioro de la seguridad ya había provocado, desde antes de la pandemia, un descenso del 60 al 70 por ciento en el turismo del municipio. Se trata de un impacto grave pues muchas personas viven del turismo en el Lago de Chapala y sus inmediaciones.

¿Y las fuerzas de seguridad? Brillan por su ausencia, según Elizabeth.

“Aquí hasta la semana pasada nunca se ha aparecido el Ejército o la Guardia Nacional. Incluso la policía estatal y ministerial apenas llegó cuando pasó lo de mi hermana y lo dimos a conocer. En cuanto a la (policía) municipal es como si no hubiera nada. Son cómplices y omisos del crimen. Estamos en el abandono” dice.

Jornada de protestas y arte

Para exigir la aparición de Griselda, de Adán y del resto de los desaparecidos en Chapala se han convocado a dos movilizaciones hoy. La primera es a las 10 de la mañana y consistirá en una caminata desde las afueras de Chapala hasta el palacio municipal. La segunda actividad, a las 6 de la tarde, y consiste en una manifestación en “Casa Jalisco”, la residencia del gobernador en Guadalajara.

“Son manifestaciones totalmente pacíficas y artísticas. Habrá exposición de arte, pintores, lectura de poemas y danzantes. Se trata de una movilización de la misma comunidad artística a la que pertenecen mi hermana y m cuñado, y que están muy consternados por la situación” señala Elizabeth.

En ambas protestas los manifestantes exigirán ser recibidos por el presidente municipal y por el gobernador para entablar un diálogo y exigir mayor seguridad y que no haya impunidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los 'hijos de Chernóbil': qué revela el primer estudio genético de los descendientes afectados por el accidente nuclear

Una de las grandes interrogantes del mayor accidente nuclear de la historia se ha resuelto, 35 años después.
23 de abril, 2021
Comparte

Una de las grandes interrogantes del mayor accidente nuclear de la historia parece haber encontrado una respuesta, 35 años después.

Cuando el reactor número cuatro de la central de Chernóbil explotó en la madrugada del 26 de abril de 1986, la ciudad del norte de Ucrania se volvió un pueblo fantasma y la vida de decenas de miles de personas quedó marcada por el desastre atómico.

Desde entonces, muchos de los sobrevivientes han tenido que lidiar con enfermedades vinculadas a la radiación a la que se vieron expuestos y con la incertidumbre de qué podría pasar con sus descendientes, los llamados “hijos de Chernóbil“.

Y es que una de las preguntas que ha inquietado por décadas tanto a científicos como a sobrevivientes es si los efectos de la radiación nuclear podría pasar a los descendientes.

Ahora, por primera vez, un estudio genético ofrece luces sobre el asunto y sus resultados acaban de ser publicados en la revista Science.

La investigación, dirigido por la profesora Meredith Yeager, del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de EE.UU., se centró en los hijos de los trabajadores que se alistaron para ayudar a limpiar la zona altamente contaminada alrededor de la planta de energía nuclear (los llamados liquidadores).

También fueron estudiados los descendientes de los evacuados de la ciudad abandonada de Pripyat y otros asentamientos en un radio de 70 km alrededor del reactor.

A los participantes, todos concebidos después del desastre y nacidos entre 1987 y 2002, se les examinó el genoma completo.

Y el resultado fue una sorpresa para muchos de los implicados.

Los resultados

El estudio no halló un “daño adicional al ADN” en los niños nacidos de padres que estuvieron expuestos a la radiación de la explosión de Chernóbil antes de ser concebidos.

“Incluso cuando las personas estuvieron expuestas a dosis relativamente altas de radiación, en comparación con la radiación de fondo, no tuvo ningún efecto en sus futuros hijos”, le explicó la profesora Gerry Thomas, del Imperial College de Londres, a la periodista de la BBC Victoria Gill.

Thomas, que ha pasado décadas estudiando la biología del cáncer, en particular los tumores que están relacionados con el daño de la radiación, explicó que este estudio fue el primero en demostrar que no existe un daño genético heredado tras la exposición a la radiación.

“Hay muchas personas que tenían miedo de tener hijos después de las bombas atómicas . Y también personas que tenían miedo de tener hijos después del accidente en Fukushima, porque pensaban que su hijo se vería afectado por la radiación a la que estaban expuestos”, recuerda.

"Liquidadores"

Getty Images
Los “liquidadores” eran personal llamado para ayudar con las operaciones de limpieza después del desastre.

“Es muy triste. Y si podemos demostrar que no hay ningún efecto, con suerte podemos aliviar ese miedo”, agrega.

Thomas no participó en el estudio, aunque ella y sus colegas han llevado a cabo otra investigación sobre los casos de cáncer relacionados con Chernóbil.

Su equipo ha estudiado el cáncer de tiroides, porque se sabe que el accidente nuclear causó unos 5.000 casos, la gran mayoría de los cuales fueron tratados y curados.

El estudio

Uno de los investigadores principales de la investigación, Stephen Chanock, también del NCI, le explicó a la BBC que el equipo de investigación reclutó familias enteras para que los científicos pudieran comparar el ADN de la madre, el padre y el niño o la niña.

“Aquí no estamos viendo lo que les sucedió a esos niños que estaban en el momento del accidente; estamos viendo algo llamado mutaciones de novo“.

Estas son nuevas mutaciones en el ADN: ocurren al azar en un óvulo o espermatozoide. Dependiendo de en qué parte del mapa genético de un bebé surja una mutación, podría no tener ningún impacto o podría ser la causa de una enfermedad genética.

“Hay entre 50 y 100 de estas mutaciones en cada generación y son aleatorias. De alguna manera, son los componentes básicos de la evolución. Así es como se introducen nuevos cambios en una población”, explica Chanock.

Escena de la serie

SKY UK LTD/HBO
En la ciudad de Pripyat vivían más de 50.000 personas.

“Observamos los genomas de las madres y los padres y luego al niño. Y pasamos nueve meses más buscando cualquier señal en el número de estas mutaciones que estuviera asociada con la exposición de los padres a la radiación. No encontramos nada”.

Esto significa, dicen los científicos, que el efecto de la radiación en el cuerpo de los padres no tiene ningún impacto en los hijos que conciban en el futuro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.