Día del Refugiado: epidemia de COVID-19 frena llegada de solicitantes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Día del Refugiado: epidemia de COVID-19 frena llegada de solicitantes

Casi 150 mil personas pidieron asilo en México desde 2013. Las solicitudes cayeron más de un 80% en abril y mayo, pero Comar prevé un repunte cuando pase el pico de la pandemia. Hoy se conmemora el Día Internacional del Refugiado.
Cuartoscuro
Comparte

A Arlyn Hernández solo le dieron dos alternativas: o dejaba Honduras o la matarían. Era dueña de un restaurante en San Pedro Sula, la segunda ciudad del país centroamericano. Cada mes tenía que pagar lo que allí se denomina el “impuesto de guerra”, una tasa que los comerciantes entregan a la pandilla que controla su colonia solo para que no les maten. 

En su caso era el Barrio 18 quien exigía el pago. La situación hubiese sido la misma si quien reclamaba el dinero hubiese sido la Mara Salvatrucha (MS-13). Se trata de las dos grandes pandillas que operan en Guatemala, Honduras, El Salvador, sur de México y Estados Unidos. Controlan territorios, extorsionan a la población y han convertido el Triángulo Norte de Centroamérica en una de las partes más violentas del mundo. 

Ante la disyuntiva entre pagar y morir, Hernández decidió escapar. Acaba de cumplir tres años como refugiada en México. 

Leer más: México ofrece refugio, pero impide que migrantes hablen con la institución que regula el asilo

Explica la mujer que el 24 de mayo de 2017 vio que la cosa iba en serio, que su vida estaba en peligro, y dejó Honduras. Pensó en establecerse en Guatemala para estar más cerca de casa, pero se dio cuenta de que seguiría en peligro. Así que continuó hasta México. El 26 de mayo a las 5 de la madrugada cruzó el río Suchiate y llegó hasta Ciudad Hidalgo, en Chiapas.  

“Mi idea era hacer los papeles y tener un estatus legal. Por eso empecé los tramites”, dice, en conversación telefónica desde Saltillo, Coahuila. 

“Para mí fue bastante rápido. A las tres firmas me aprobaron mi solicitud de refugio”, indica. 

El 8 de diciembre de 2017 llegó a Saltillo, Coahuila, dentro un proyecto de reubicación de Acnur, ya con su tarjeta de refugiada. 

La mujer forma parte de un programa de Acnur de integración local. Según explica Liliana Galarza, de la oficina de Saltillo, se trata de colaborar con las instituciones locales y federales para que las personas refugiadas se integren en la economía local de ciudades del centro y norte del país. Un modelo que permite apoyar a migrantes que escapan de la violencia, y les ayudan a rehacer su vida en un entorno seguro. 

Aquel primer día nevaba. Todo un shock para alguien acostumbrado al clima tropical y que veía el paisaje blanco por primera vez en su vida. “Si esto es así de frío, ¿qué va a pasar conmigo?”, pensó. Pero en menos de tres semanas ya estaba trabajando. Primero en la empresa Tiendas Al Super y, desde 2019, en General Motors. Además, se ha graduado como estilista y en los fines de semana atiende su propio negocio. 

“México me ha tratado de maravilla. Tengo muchas bendiciones en este lugar”, dice. 

Hace seis meses, Hernández se convirtió en la primera refugiada que accede a un departamento gracias a un crédito solicitado a Infonavit. El 27 de noviembre de 2019 recibió su casa. 

Arlyn Hernandez, refugiada de Saltillo.

Arlyn Hernandez, refugiada de Saltillo.

Casi 150 mil solicitudes desde 2013 pero solo un tercio resueltas

Arlyn Hernández es una de las 14 mil 619 personas que en 2017 pidieron protección a México. Esta cifra se ha disparado desde entonces. Hace cinco años apenas 3 mil 424 extranjeros solicitaron refugio en el país. En 2016 fueron 8 mil 796. Esta cifra casi se duplica en 2017. Un año después, en 2018, fueron 29 mil 630, mientras que el pasado año, el número de peticiones de asilo alcanzó las 70 mil 709. 

En total, 149 mil 722 personas pidieron asilo en México desde 2013, según datos de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). De estos se resolvieron 49 mil 286 expedientes, únicamente un tercio. Un total de 29 mil 132 fueron reconocidos como refugiados, a 6 mil 008 se les ofreció Protección Complementaria y 14 mil 146 fueron rechazados. Honduras (12 mil 755), Venezuela (10 mil 426), El Salvador (8 mil 535), Guatemala (mil 319) y Nicaragua (843) son los países con más connacionales aceptados en México como refugiados o protegidos. 

Según un informe de Acnur hecho público con motivo del Día Internacional del Refugiado, México es el octavo país del mundo que mayor número de peticiones de asilo recibió en 2019. Por delante, Estados Unidos (301 mil), Perú (259 mil 800), Alemania (142 mil 500), Francia (123 mil 900), España (118 mil 300), Brasil (82 mil 500) Y Grecia (74 mil 900). 

En total, casi 80 millones de personas son desplazadas en todo el mundo, de las que 26 millones son refugiados. Solo el año pasado se registraron en todo el mundo dos millones de solicitudes de asilo. 

Los países que más expulsan a su población son Siria, Venezuela, Afganistán, Sudán del Sur y Myanmar. En el caso de México, el flujo ha oscilado, aunque en los últimos años Honduras está siempre a la cabeza en el número de solicitantes de asilo en el país. En 2018 fueron 13 mil 679 (más del total de peticiones de refugio en 2017), en 2019 fueron 30 mil 187 y en lo que llevamos de año ya van 6 mil 078. Por detrás, los países oscilan. En 2018 fue Venezuela (6 mil 326), en 2019 El Salvador (9 mil 039) y en el ejercicio actual Haití está en segundo lugar (3 mil 627).

“México se estaba convirtiendo en lugar de destino, especialmente ante la política cada vez más restrictiva de Estados Unidos”, explica Andrés Ramírez, coordinador general de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). Antes, el país era solo un tránsito hacia Estados Unidos. Ahora, sin embargo, es también un lugar al que pedir protección.

Entérate: Desde el inicio de la pandemia el INM detiene 10 veces menos migrantes que hace un año

Arlyn logró ser aceptada como refugiada en una época en la que los centroamericanos tenían más difícil que ahora acceder a la protección de México. Según datos de Comar, el 50% de hondureños, el 65% de salvadoreños y el 57% de guatemaltecos obtuvieron en 2017 refugio o protección complementaria. Lejos del 100% de aceptación que tuvieron los venezolanos, pero muy por encima del 14% de los cubanos. En total, México dio refugio o protección al 65% de los solicitantes de asilo en 2017, un total de 4 mil 097 personas.  

Esta cifra se incrementó al 81% en 2018, el año en el que miles de centroamericanos llegaron al país sumándose a las caravanas. Entonces, el 99% de venezolanos, el 88% de nicaragüenses (en abril comenzó una revuelta en Nicaragua que dejó más de 300 muertos), el 76% de salvadoreños, el 64% de hondureños y el 50% de guatemaltecos, casi 8 mil personas. 

Con la nueva administración de Andrés Manuel López Obrador se incrementó la tasa de aceptación de centroamericanos. El 82% de hondureños, el 86% de salvadoreños y el 61% de guatemaltecos recibieron protección en 2019. La tasa más alta de solicitantes aceptados siguió siendo la venezolana, con el 99%, y la más baja de los primeros cinco países, la cubana, con el 25%. Más de 13 mil personas recibieron estatus de protección estatal y un porcentaje del 81%.

COVID-19 frena la llegada de refugiados

La pandemia por COVID-19 rompió con la tendencia al alza de 2020. En el primer trimestre del año el número de solicitudes se incrementó en un 34% respecto a 2019 y las previsiones de Comar hablaban de que podían alcanzarse las 150 mil peticiones de protección. Sin embargo, la irrupción del coronavirus ha cortado por completo el flujo. Hay que tomar en cuenta que los países centroamericanos 

Por poner un ejemplo: en abril de 2019, un total de 5 mil 690 personas pidieron protección al estado mexicano. Este año, sin embargo, apenas fueron 949. 

La reducción alcanzó el 82% en abril y el 86% en mayo, según datos de Comar. Su coordinador, Andrés Ramírez, asegura que a pesar de la contingencia nunca han dejado de trabajar. Al contrario que otros países como Estados Unidos, que aprovecharon la pandemia para suspender las garantías en la frontera, México ha mantenido abierta la posibilidad de pedir asilo en todo momento. A pesar de ello, en los estados del norte se registraron denuncias de centroamericanos expulsados desde Estados Unidos que aseguraron que los funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) nunca les dieron esta opción. 

El COVID-19 ha supuesto un paréntesis en el flujo hacia el norte y las peticiones de protección a México. Andrés Ramírez, sin embargo, estima que, a partir de agosto, es previsible un incremento. La crisis económica en países como Guatemala, Honduras y El Salvador, podrían disparar el número de personas que escapan. 

Durante la pandemia, Arlyn dejó de trabajar los dos meses que la planta de General Motors decidió parar por precaución. A todos los empleados se les redujo el salario al 55%. Ella aprovechó este tiempo para construir un departamento en el terreno que compró con el crédito de Infonavit. Asegura estar muy agradecida a México y tiene un mensaje para quienes, como ella, temen por su vida: “Salgan de su país y busquen un nuevo horizonte”. “Debemos luchar. Siempre he dicho que a otro país vamos a superarnos y a ver las oportunidades”, dice.

“Los refugiados aportan y enriquecen a las sociedades en las que se instalan”, explica Andrés Ramírez, coordinador general de Comar. Esta opinión es compartida por Liliana Garza, de Acnur, quien destaca la buena acogida que han tenido las más de 800 familias que participan en el programa de integración. 

En los últimos años, la xenofobia ha incrementado en México, con mensajes de rechazo a los migrantes tras las caravanas de 2018 y los acuerdos con Estados Unidos para frenar el tránsito de migrantes. El caso de la hondureña muestra otra cara: la de una persona que huyó de la violencia y ha podido rehacer su vida. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El revolucionario hallazgo que muestra que puede haber vida extraterrestre en Venus

El descubrimiento de gas fosfino fue confirmado por el telescopio de Chile y sugiere que las nubes de Venus podrían albergar vida.
14 de septiembre, 2020
Comparte
Venus.

JAXA/ISAS/Akatsuki Project Team
Venus es un planeta impensable para albergar vida, pero esto podría cambiar.

La idea de que organismos vivos estén flotando en las nubes del planeta Venus es una posibilidad extraordinaria.

Pero esto es precisamente lo que está siendo considerado por astrónomos después de que detectaran una sustancia en la atmósfera que no logran explicar.

Se trata de un gas conocido como fosfano o fosfina (PH3), una molécula formada por un átomo de fósforo y tres átomos de hidrógeno.

En la Tierra se asocia a la fosfina con la vida. Se encuentra en los microbios que viven en las entrañas de animales como los pingüinos o en ambientes pobres en oxígeno como los pantanos.

Es un gas que se puede producir industrialmente, por supuesto.

Pero en Venus no existen las fábricas; y ciertamente no hay pingüinos.

Entonces, ¿cómo es posible que ese gas esté allí, a 50 km de la superficie de nuestro planeta?

La profesora Jane Greaves, de la Universidad de Cardiff (Reino Unido), y sus colegas se están haciendo la misma pregunta.

Y han publicado un artículo en la revista Nature Astronomy que detalla sus hallazgos sobre la fosfina en Venus, así como las diversas investigaciones que han hecho para intentar demostrar que esta molécula podría tener un origen natural y no biológico.

Pero por el momento, están confundidos.

Atacama Large Millimeter/submillimeter Array en Chile.

ESO
La señal de fosfina fue confirmada por el telescopio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array en Chile.

Debido a todo lo que se sabe de Venus, nadie ha logrado explicar una vía abiótica hacia la fosfina. No en las cantidades que se han detectado.

Esto significa que vale la pena considerar que exista una fuente de vida en ese planeta.

“A lo largo de toda mi carrera me he interesado en buscar vida en otras partes del Universo, por eso me impresiona que esto sea posible”, dijo la profesora Greaves.

“Pero sí, estamos animando genuinamente a otras personas a que nos digan lo que podríamos habernos pasado por alto. Nuestro artículo y los datos son de acceso abierto; así es como funciona la ciencia”.

¿Qué es lo que han detectado exactamente?

El equipo la profesora Greaves identificó por primera vez la fosfina en Venus con ayuda del telescopio James Clerk Maxwell en Hawái, y luego confirmó su presencia utilizando el de Atacama en Chile.

La fosfina tiene una “línea de absorción” distintiva que estos radiotelescopios perciben a una longitud de onda de aproximadamente 1 mm.

El gas puede ser observado en latitudes medias del planeta a aproximadamente 50-60 km de altitud. La concentración es pequeña, formando solo 10-20 partes en cada mil millones de moléculas atmosféricas. Pero en este contexto, eso es mucho.

Fosfina.

ESO/M.Kornmesser/L.Calcada/Nasa
La molécula de fosfina está formada por un átomo de fósforo y tres átomos de hidrógeno.

¿Por qué es tan interesante?

Venus no está en el top de la lista cuando se habla de la posibilidad de que haya vida en otras partes de nuestro Sistema Solar.

Comparado con la Tierra, es un infierno. El 96% de su atmósfera está compuesta de dióxido de carbono y ha experimentado un efecto invernadero fuera de control. Las temperaturas de la superficie son como las de un horno para hacer pizza: de más de 400 grados.

Las sondas espaciales que han aterrizado en ese planeta han sobrevivido solo unos minutos antes de averiarse.

Sin embargo, 50 km más al norte las temperaturas son menos extremas. Por eso se cree que, si realmente hay vida en Venus, aquí es exactamente donde se podría encontrar.

Ilustración de Venus.

DETLEV VAN RAVENSWAAY/SPL
Se piensa que Venus es un mundo infernal, un candidato poco probable para albergar vida.

¿Por qué debemos tener dudas?

Las nubes son gruesas y están compuestas principalmente de ácido sulfúrico en un 75-95%, lo cual es catastrófico para las estructuras celulares que componen los organismos vivos en la Tierra.

William Bains, un doctor afiliado al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) de Estados Unidos, es un bioquímico del equipo y ha estudiado varias combinaciones de diferentes compuestos que se espera que existan en Venus.

Bains ha examinado si los volcanes, los rayos e incluso los meteoritos podrían desempeñar un papel en la producción de PH3, y dice que todas las reacciones químicas que ha investigado son demasiado débiles (10.000 veces) para producir la cantidad de fosfina que se ha observado.

El doctor cree que para sobrevivir al ácido sulfúrico los microbios venusianos en el aire tendrían que utilizar una bioquímica desconocida y radicalmente diferente, o desarrollar una especie de armadura.

“En principio, un tipo de vida vida más amante del agua podría esconderse dentro de una capa protectora de algún tipo dentro de las gotas de ácido sulfúrico”, le dijo Bains al programa The Sky At Night de la BBC.

“Estamos hablando de bacterias que se rodean de algo más resistente que el teflón y se sellan por completo. Pero entonces, ¿cómo comen? ¿Cómo intercambian gases? Es una verdadera paradoja”.

¿Cuál ha sido la reacción?

El equipo es cauteloso y recalca que no afirma haber encontrado vida en Venus, pero dice que la idea debe explorarse más a medida que los científicos también buscan cualquier vía química geológica o abiótica que pueda explicar el fenómeno.

El doctor Colin Wilson, de la Universidad de Oxford, trabajó en la sonda espacial Venus Express (2006-2014) -la primera misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) al planeta Venus- y aseguró que las observaciones de la profesora Greaves impulsarían una nueva ola de investigación en el planeta.

“Es realmente emocionante y conducirá a nuevos descubrimientos, incluso si la detección de fosfina original resultara ser una mala interpretación espectroscópica, lo cual no creo que sea el caso. Creo que la vida en las nubes de Venus hoy es tan improbable que encontraremos otras maneras químicas de crear fosfina en la atmósfera, pero descubriremos muchas cosas interesantes sobre Venus durante la búsqueda “, le dijo a la BBC.

Ilustración: globo en Venus.

NASA-JPL/Caltech
Una de las mejores maneras de resolver la incertidumbre sería utilizando aerobots.

El doctor Lewis Dartnell, de la Universidad de Westminster, también toma la noticia con pinzas. Él estudia las posibilidades de vida más allá de la Tierra y considera que Marte o las lunas de Júpiter y Saturno son una mejor apuesta para encontrar vida.

“Que la vida puede sobrevivir en las plataformas superiores de las nubes de Venus es algo muy revelador, porque significaría que tal vez la vida es muy común en nuestra galaxia en su conjunto. Tal vez la vida no necesita planetas muy parecidos a la Tierra y podría sobrevivir en otros, en planetas infernales parecidos a Venus en la Vía Láctea”.

¿Cómo se puede resolver la incógnita?

Enviando una sonda para estudiar específicamente la atmósfera de Venus.

La NASA pidió recientemente a los científicos que trabajaran en el diseño de una posible misión insignia para la década de 2030. Los buques insignia son los artefactos más capaces, y más caros, que utiliza la NASA.

Y se ha propuesto un aerobot, o robot aéreo, para que viaje a través de las nubes de Venus.

“Los rusos hicieron esto con su globo Vega (en 1985)”, explicó la profesora Sara Seager, del MIT y miembro del equipo. “Fue recubierto con teflón para protegerlo del ácido sulfúrico y flotó durante un par de días.

“Definitivamente podríamos hacer algunas mediciones in situ. Podríamos concentrar las gotas y medir sus propiedades. Incluso podríamos llevar un microscopio y tratar de buscar la vida misma”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.