'Tendré que dejar mi departamento': crisis golpea a inquilinos y caseros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

'Voy a tener que dejar mi departamento': la crisis que golpea a inquilinos y caseros

Afectados por recortes salariales o el desempleo, hay casos de personas que han llegado a un punto crítico en el que difícilmente pueden cubrir el alquiler de su vivienda en medio aún de la epidemia. 
17 de junio, 2020
Comparte

“Mi novio y yo pensamos que vamos a tener que dejar el departamento porque no tenemos dinero; por la crisis estamos hundidos, y en la administración del edificio nos dijeron que sí íbamos a tener que abandonarlo, porque ellos no pueden hacer nada con eso”, dice Fernanda, una diseñadora gráfica de 29 años que no tiene trabajo desde marzo. Quizá irse a Pachuca, estima, porque allá la renta le costaría 2 mil pesos al mes, 10 mil pesos menos que lo que paga con su pareja por un departamento en la Condesa.

“Él ha estado pagando estos meses, yo congelé mis tarjetas y empecé a sacar dinero de mi tarjeta de crédito, debo mucho, como 40 mil pesos, saqué para un poquito de renta, la despensa, y justo empecé un negocio de comida a domicilio”, detalla.

Antes de contemplar la posibilidad de irse a otro estado, Fernanda intentó llegar a un acuerdo con la administración del edificio donde vive para obtener facilidades de pago o una reducción del alquiler. La respuesta fue negativa.

Entérate: Ser optimistas y no materialistas, el decálogo de AMLO para salir del COVID y enfrentar nueva normalidad

“El mes pasado no teníamos, de verdad, nada. Nosotros le preguntamos a la administración si había manera de organizarnos, hablar con el dueño y ver qué podíamos arreglar, pagar lo que pudiéramos, pagar a la mitad o que nos aguantaran unos meses, pero nos dijeron que no, que éramos los ‘únicos’ que teníamos este problema en el edificio. La verdad es que varios vecinos tenemos el mismo problema”, relata.

“A una vecina le dijeron que, si no podía pagar, tendrían que usar su depósito para el pago de la renta del siguiente mes y luego ya se tenía que ir. Nosotros finalmente acordamos que sí íbamos a pagar, pero no lo hemos hecho y estamos atrasados como tres semanas; no sabemos qué va a pasar”.

Afectadas por recortes salariales o el desempleo, personas como Fernanda han llegado a un punto crítico en el que difícilmente pueden cubrir el alquiler de su vivienda y se asoman al abismo del peregrinaje, lo que implica no sólo una afectación al derecho humano a la vivienda digna, sino que también obstaculiza la directriz oficial de “quedarse en casa” para contener la pandemia de COVID-19; a su vez, el cierre de negocios como parte de la política de confinamiento también ha puesto en aprietos a pequeños empresarios que, pese a todo, deben pagar alquiler de los locales donde están sus establecimientos.

Del otro lado de la moneda también están los arrendadores que viven del cobro de la renta de sus propiedades, algunos de quienes han accedido a negociar con sus inquilinos una reducción del monto mensual. Es el caso de Xóchitl Meseguer, una ex funcionaria pública de 60 años que aceptó cobrar 50% menos de renta a las dos personas -una madre y una hija- que alquilan su departamento en la colonia Del Valle, propiedad que ella y su esposo compraron con su fondo de ahorro para el retiro.

“Se comunicaron conmigo, me dijeron que no me pueden pagar el total de la renta, así que nos pagan la mitad; eso nos pone en una situación difícil, pero lo aceptamos, entendiendo que la vida en la Ciudad de México es imposible, y que, sin ingreso, a estas personas no las podemos dejar sin casa. Y, además, no habría alternativa de esperar otro inquilino”, explica.

Para su retiro, Xóchitl y su esposo decidieron mudarse a Xalapa, a una casa por la que ellos, a su vez, pagan alquiler. Aunque son adultos mayores, no cobran pensión, pues toda su vida trabajaron por honorarios en la administración pública. Por ello tampoco tienen seguro social. Los ingresos por la renta de su inmueble no sólo los utilizan para su propio sostén, sino también para mantener a sus dos hijos universitarios y para costear el tratamiento del esposo, también adulto mayor, diabético e hipertenso.

“Es una cadena. El tema del alquiler de vivienda no es sólo de malvados dueños de viviendas que explotan a sus inquilinos, sino de mucha gente de clase media que consideró invertir su patrimonio en una casa para ya no tener que pagar alquiler o, eventualmente, vivir del alquiler de su casa”, plantea.

“Esto nos está perjudicando enormemente, y creo que todos intentamos ser solidarios, pero esto es como un castillo de naipes, y probablemente lo que está detrás de esto, en lugar de malvados arrendadores, son (empresas) que no respetaron los contratos con (sus trabajadores) y es un gobierno que no garantizó un ingreso mínimo para mucha gente que se quedó sin empleo.

Fuera de ser un asunto de personas en lo particular, es un asunto de políticas públicas que, o bien se han abandonado, o no se han implementado, como este ingreso mínimo”.

Hace tres meses que Xóchitl aceptó obtener la mitad de ingresos por la renta de su casa. Pero, advierte, un cuarto mes será lo máximo que podrá aguantar ayudando a sus inquilinas.

Especialistas inmobiliarios señalan que, debido a la que el gobierno mexicano no ha implementado políticas públicas de apoyo a la vivienda pese a las cifras de desempleo y la caída de ingresos de las familias, la ayuda para las personas con dificultades para pagar renta, hasta ahora, ha dependido de la buena voluntad de los arrendadores.

La dimensión a la que puede escalar el problema de impago de alquileres se enmarca así: casi 16% de las viviendas en el país son rentadas, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

A diferencia de México, otros países implementaron medidas proactivas.

En España, desde marzo, se aprobó un programa de créditos para inquilinos a fin de que puedan pagar íntegramente la renta a los pequeños arrendadores, mientras que a los grandes propietarios se les obligó a aceptar pagos aplazados durante tres meses o reducir el monto de renta en 50%. En Canadá, en abril, el gobierno aprobó una línea de créditos “perdonables” para los propietarios de locales comerciales que accedieran a reducir el 75% de alquiler a arrendadores de pequeños negocios. Las medidas más contundentes fueron implementadas en Francia, donde, desde marzo, el gobierno declaró un “estado de emergencia de salud” y suspendió el pago de rentas -así como de luz, agua y gas-, prohibió los desalojos y concedió a los arrendadores la posibilidad de deducir de impuestos las deudas de sus inquilinos.

En México no ha existido una política gubernamental para afrontar la crisis de vivienda asociada a la pandemia. Hasta ahora, el partido gobernante, Morena, ha presentado iniciativas que muy pronto murieron en la “congeladora” legislativa, pese a su mayoría parlamentaria. Una de ellas fue la propuesta del coordinador morenista en el Senado, Ricardo Monreal, de reformar el Código Civil Federal para permitir la exención de entre el 50 y el 75% del pago de las rentas a causa de emergencias sanitarias. Otra iniciativa congelada, presentada en el Congreso capitalino, planteaba reformar el Código Civil local para reducir en 50% las rentas de locales comerciales a los que se les impidió operar por la declaratoria de emergencia sanitaria, como los negocios considerados no esenciales.

“Al no haber apoyo del gobierno federal para el problema de las rentas, ni para el pago de servicios, no vemos en México esas buenas prácticas que sí están ayudando en otros países. Aquí depende totalmente de la buena voluntad de las partes y la humanidad de ayudarnos entre nosotros”, sostiene el abogado Fernando Rodríguez Bustamante.

El especialista inmobiliario sugiere que el gobierno federal podría reducir el pago de servicios y entregar créditos accesibles específicamente para el pago de alquiler; a su vez, pide a los arrendadores solidarizarse con las personas necesitadas y disminuir el monto de las rentas.

“Se tiene que lograr el equilibrio entre las partes. El arrendatario no puede dejar de pagar y el arrendador tiene que entender que el arrendatario está ante un problema y deberá ser accesible a disminuir la renta. El gobierno no le puede dar la libertad al arrendatario de no pagar renta, porque el arrendador se queda totalmente indefenso”, expone en entrevista.

“Se podría empezar por reducir el pago de servicios o entregar créditos razonables, como un crédito a la palabra para todo aquel que se acerque por un problema de pago de arrendamiento, tendrían que recibir un apoyo económico directamente del gobierno para ellos poder hacer frente a las obligaciones de pago de acuerdo a lo que convengan con sus arrendadores”.

Animal Político cuenta en este trabajo historias de personas que no lograron llegar a acuerdos con sus arrendadores y que ven en riesgo su estancia en su vivienda o negocio, y también historias de pequeños propietarios que ayudaron a sus arrendatarios con la reducción del alquiler pero que, ante la falta de incentivos gubernamentales, ya están llegando al límite.

Historias de inquilinos

“Mi casera me amenazó con demandarme”

Karla considera que hablar con su casera para pedirle ayuda con el pago de la renta fue un grave error.

De 30 años de edad, Karla se quedó sin empleo desde marzo, cuando cerró la empresa estadounidense de turismo para la que trabajaba en un esquema de outsourcing. No le pagaron liquidación y ya se agotaron sus ahorros, lo que complicó que pudiera seguir cubriendo los 6 mil pesos de renta que le toca pagar en el departamento que alquila en la colonia Del Valle.

“Mi casera es un poquito difícil, pero intenté tener una conversación con mucho tacto con ella. Le expliqué la situación, le pregunté si era posible que me hiciera un descuento temporal, a lo que dijo que no, que me podría hacer un descuento pero que se lo tendría que reponer después. Cuando me dijo eso, le dije que no tenía caso”, cuenta en entrevista.

Karla rechazó el ofrecimiento de su casera y se comprometió a “encontrar la forma” de pagarle íntegramente. Sin embargo, dice Karla, la dueña del departamento comenzó a presionar a su fiador y a las personas que nombró como referencias en su contrato, y la amenazó con acudir a instancias legales en caso de que no le pagara la totalidad de la renta.

“Nos enteramos de que estaba hablando por teléfono a la gente que nosotros pusimos de referencia y a nuestro fiador para ver que nosotros tuviéramos solvencia, y se me hizo raro que hiciera eso, porque yo ya le había dicho que no tenía trabajo, no tenía por qué estar investigando; le hablaron al jefe de mi roomate y obviamente le molestó horrible, y también nuestro fiador nos dijo que lo estaba acosando”, detalla.

“Le preguntamos a nuestra casera qué estaba pasando y se puso como loca, nos dio una gritoniza. La casera, a pesar de que yo le dije que no nos hiciera el descuento, le habló a los de la póliza de la inmobiliaria y les pidió que reiniciaran la investigación de todas nuestras finanzas, y amenazó con escalar el tema a lo legal”.

Karla señala que está atada de manos por su contrato de arrendamiento.

“Nosotros tenemos un contrato forzoso de un año, entonces no me puedo salir, me tengo que quedar aquí y pagar la renta; aunque me saliera, tendría que seguir pagando la renta”, explica.

“La dueña me dijo: ‘no es mi problema’”

Fernando Campo debe pagar renta a tres distintos arrendadores por los locales donde tiene sus restaurantes. Uno de ellos, que le cobra alquiler en la colonia del Valle, fue flexible. Otra arrendadora, de Lomas, refiere, no tanto. Y la última, de Condesa, hasta le quiere subir la renta.

“En Las Lomas ofrecieron un 20% de descuento que tendría que ser pagado después, o sea, no ofrecieron nada más que un crédito y no les hemos pagado”, admite.

La dueña del local en la Condesa, detalla Fernando, le dijo que no era su problema el desplome de sus ventas y le ha exigido el pago del alquiler íntegro.

“A la señora le vale madres, no ofrece nada, nada más habla y está fregando: ‘quiero mi dinero, quiero mi dinero’”, relata. “La dueña nos dijo: ‘si no tienes gente, no es mi problema’; le mandé decir que tiene toda la razón, que si no hay gente en mi restaurante no es su problema, pero que si no cobra la renta sí se vuelve su problema”.

El empresario añade que, de las llamadas, la arrendadora pasó a enviar a un representante a verificar que, efectivamente, él no tuviera clientes en su negocio, llamado Fonda Garufa. Incluso, hace unos días, ella decidió acudir en persona.

“Ella nunca va, manda siempre a su asistente, y el fin de semana pasado ella estuvo ahí, ya vio que hay 10 personas trabajando en preparar pedidos a domicilio y que no sucede nada, y vio cómo está la calle y vio cómo los restaurantes vecinos están cerrados; su abogado en algún momento llamó a uno de mis socios, y mi socio le contestó que igual nos vamos en unos tres meses”.

Fernando acusa insensibilidad en el mercado inmobiliario ante una crisis que ha causado que las ventas en sus restaurantes se hayan desplomado 90%.

“Los caseros siempre, si te va bien, se sienten socios, y, si te va mal, están chingue y chingue. En Las Lomas una vez nos subieron la renta 50% de un golpe, porque vieron que teníamos gente y porque abrieron otros restaurantes alrededor. Esta casera (de Condesa) está así y nos quiere subir todavía un 20% la renta; está cabrón, yo creo que nos vamos a tener que ir o vender, y peor en este momento de crisis”, lamenta.

Historias de arrendadores

“Le ayudé, pero ya le tuve que pedir que se vaya”

Desde marzo, Juan Pablo Urrutia decidió descontarle a su inquilina un 40% de la renta del departamento que alquila en la colonia Juárez, luego de que ella le comunicó que había perdido una fuente importante de sus ingresos. Sin embargo, señala el publicista, ya le resulta difícil continuar con la reducción de la renta porque a él, a su vez, le recordaron el sueldo en la agencia donde labora. Además, él mismo paga alquiler en la casa donde ahora vive con su esposa y sus dos hijos en Torreón, Coahuila, adonde se mudó por trabajo.

“Sí he llegado al punto de decirle que, a lo mejor, lo ideal es que se salga del departamento para también yo poder encontrar a alguien que pueda pagarlo; no ha pasado, porque sí hay esta voluntad de ver si se arregla su situación laboral”, comenta.

“Yo sí puse el departamento en renta en algunas páginas de internet y lo platiqué con ella, que, en caso de salir algún interesado, yo le daría un mes para que pudiera mudarse. Es una situación que nadie sabe cómo manejar, mi inquilina no es que en unos meses le vayan a regresar su sueldo, no hay esa luz al final del túnel, entonces digo: si esto no se arregla, sí tendría que dejar el departamento, porque yo tampoco puedo estar viviendo toda la vida con una persona que pague la mitad de la renta”.

Juan Pablo afirma que los arreglos solidarios entre las partes son una salida urgente a la crisis de vivienda, pero, puntualiza, inevitablemente llegan a un límite. Sostiene que, en lugar de dar apoyos para el alquiler, el gobierno debe reactivar las fuentes de empleo para que las personas vuelvan a generar ingresos.

“El daño viene porque alguien perdió su empleo o está ganando menos dinero de lo que ganaba y no puede pagar lo que se había comprometido. Lo que tendría que hacer el gobierno, más que apoyarnos a los que rentamos propiedades, es apoyar más a la gente que se queda sin empleo, para que pueda afrontar todos los gastos, porque esta persona que me renta a mí tendrá otros problemas adicionales a pagar la renta”, plantea.

“Si yo no tuviera deudas, bajaría aún más la renta”

El arquitecto Marco Padilla alquila cinco locales comerciales en Tlalpan y Milpa Alta. A todos los arrendatarios les redujo la renta. Uno de ellos, cuyo negocio está frente a la Preparatoria 5 de la UNAM, cubre 40% menos del alquiler, pero acaba de informarle que ya no podrá seguir pagándole.
“Si yo no tuviera deudas, que sí las tengo, yo con mucho gusto le daría un porcentaje mayor de reducción, pero ya no es el caso, yo también tengo gastos, mi hijo está por entrar a la universidad, va a estudiar en otra ciudad, entonces yo también tengo que tener un ingreso”, cuenta Marco, quien tampoco tiene empleo, pues sus proyectos de arquitectura se cancelaron por la pandemia.

“Los pocos proyectos que tenía, muy pocos, se frenaron al 100%. En esta casa dependemos del ingreso de las rentas”, indica.

Marco, de 54 años, también apela a que los propietarios lleguen a un entendimiento con sus inquilinos y no los “sangren” ante la crisis.

“En mi opinión, es una estupidez llegar a presionar o sangrar a tu inquilino de tal forma que termine yéndose. En una situación económica en la cual no hay dinero de parte del consumidor, y no hay dinero del pequeño comerciante que quiere abrir un negocio, te vas a tardar mucho en encontrar un inquilino, muchísimo tiempo, es un riesgo altísimo, y quien va a terminar peor es el dueño del local”, comenta.

El arquitecto advierte que el gobierno aún no ha previsto cuál será el impacto del cierre de negocios en el sector inmobiliario, un golpe que, vislumbra, dejará en la ruina a pequeños propietarios.

“La situación para muchos locatarios tampoco va a estar fácil, nada fácil, porque abrir un nuevo negocio va a ser imposible. Se están olvidando de un eslabón de la cadena, se están olvidando de que nosotros también, como dueños de un inmueble, necesitamos que haya comercios, que haya dinero para el comerciante, para que nos pague nuestra renta, porque no podemos estar nosotros subsidiando esta economía para que el comerciante abra”, señala.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 factores que contribuyeron a convertir a América Latina en el epicentro de la pandemia en el mundo

Aunque la mayor parte de los gobiernos empezaron a tomar medidas preventivas hace varios meses, la región es ahora un gran foco de contagio. ¿Qué ocurrió?
17 de junio, 2020
Comparte

Separada por miles de kilómetros de distancia del foco original en China y con un océano de por medio con el entonces vapuleado sur de Europa, América Latina disponía de algunas ventajas para gestionar la pandemia del nuevo coronavirus.

La región registró oficialmente su primer caso el 26 de febrero y, un mes más tarde, cuando Italia ya superaba los 60.000 contagios y los 6.000 muertos, el país latinoamericano más golpeado era Brasil, con apenas 25 fallecidos.

Ese mes, casi al mismo tiempo que lo hacía España, varios gobiernos de la región como los de Perú, El Salvador, Panamá, Argentina, Chile, Colombia y Venezuela, entre otros, empezaron a aplicar fuertes medidas de distanciamiento social y de restricción de la movilidad de los ciudadanos para evitar los contagios.

Tres meses más tarde, sin embargo, cuando los países en Europa están levantando las limitaciones y comienzan a entrar en la nueva “normalidad”, la mayor parte de los países de América Latina no solo están lejos de poder hacer lo mismo sino que se han convertido en el nuevo epicentro de la pandemia.

Entre los 15 países del mundo con mayor número de casos confirmados hay cuatro latinoamericanos: Brasil, Perú, Chile y México, de acuerdo con cifras de la Universidad John Hopkins de EE.UU. actualizadas al 17 de junio.

El incremento de nuevos contagios, de hecho, llevó a que durante los últimos días los gobiernos de Chile, Perú y Ecuador a extender nuevamente sus medidas de confinamiento.

Nayib Bukele

Getty Images
El Salvador fue uno de los primeros países en adoptar duras restricciones ante el covid-19.

Estados como Paraguay, Uruguay y Costa Rica, que registran un número bajo de contagios confirmados y no llegan a la treintena de muertos, son excepciones a la tendencia general de la región que apunta al alza y aún está lejos del aplanamiento de la curva.

¿Qué ha pasado? BBC Mundo te cuenta 5 factores que han puesto a América Latina en el centro de la pandemia de covid 19.

1.- ¿Cuarentenas mal sincronizadas?

La mayor parte de los gobiernos de América Latina fueron diligentes en la aplicación de confinamientos forzosos para evitar la propagación del virus.

En Chile, el gobierno de Piñera acaba de extender las medidas de limitación de movimientos de los ciudadanos.

Getty Images
En Chile, el gobierno acaba de extender las medidas de limitación de movimientos de los ciudadanos.

Sin embargo, para que estas medidas resulten plenamente eficaces deben usarse en el momento adecuado.

Si en un país no están circulando casos de coronavirus no tiene sentido aislarme porque no voy a lograr nada. Y, al contrario, si espero hasta tener muchos casos circulando en las calles, costará mucho más trabajo contener la propagación cuando ya está disperso”, señala Carlos Arturo Álvarez, médico infectólogo y profesor de la Universidad Nacional de Colombia, a BBC Mundo.

El experto afirma que hubo países como Brasil y México que tomaron estas medidas de forma tardía pero que también hubo otros que las quisieron aplicar al mismo tiempo que en Europa, cuando en la región apenas la situación estaba en etapa incipiente.

“Y ahora vuelve a pasar pero al contrario. Se quiere hacer el desconfinamiento como se está haciendo en Europa pensando que estamos en otra etapa de la pandemia y no es así”, apunta.

Álvarez subraya que el confinamiento sirvió para reducir el número de contagios en algunos países como Colombia pero que en la medida en la que comienza a levantarse también se produce un aumento de los casos.

Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, valora positivamente estas acciones preventivas aplicadas en la región, pues considera que durante muchas semanas fueron útiles para evitar que hubiera una explosión de casos como ocurrió en Italia o en Nueva York.

“Estas medidas fueron importantes para evitar la sobrecarga de los servicios de salud y que tuviéramos defunciones por falta de acceso a unidades de terapia intensiva y a ventiladores”, dijo en una rueda de prensa en respuesta a una consulta de BBC Mundo.

2. Contagios importados

La fuerza con la que irrumpió el coronavirus en Europa -principalmente en Italia y España- generó un fuerte temor entre muchos latinoamericanos que residían en el Viejo continente, quienes optaron por regresar masivamente a sus países de origen y, en algunos casos, trajeron el virus con ellos.

Toma de temperatura a una viajera que llega a Perú.

Getty Images
El control de temperatura en los aeropuertos fue una de las medidas que muchos gobiernos tomaron para controlar el ingreso de viajeros.

“Durante la crisis en Europa, muchos peruanos que estudian y trabajan allá regresaron al país, así como lo hicieron después desde Estados Unidos. Allí recibimos la primera ola importante de infectados“, explica Eduardo Gatuzzo, profesor emérito de la Universidad Cayetano Heredia de Lima y ex director del Instituto de Medicina Tropical de esa institución.

El especialista afirma que en el caso del coronavirus, las evaluaciones en los aeropuertos no son eficaces pues hay muchos infectados que son asintomáticos pero pueden transmitir el virus.

“Estas personas se reunían con sus familiares y amigos, lo que creó una primera ola de contagios y desde allí pasó a las comunidades”, agrega.

Gatuzzo señala que luego, con las medidas de cierre de la economía, también se daría un desplazamiento masivo de personas hacia otras zonas del país, donde hubo gran mortalidad.

3. Fallas en el sistema de salud

Aunque muchos gobiernos latinoamericanos utilizaron los confinamientos para ganar tiempo y tratar de poner a punto sus sistemas de salud -en muchos casos pobremente dotados- se trataba de un objetivo cuesta arriba.

“Hay países que han fortalecido su capacidad hospitalaria y diagnóstica, otros no han podido adaptarse a la velocidad a la que está creciendo el virus. Eso puede suceder en Brasil o México, que creo que no están haciendo la cantidad de pruebas que se esperaría”, señala Álvarez.

Pruebas de diagnóstico de covid 19.

Getty Images
Muchos países de la región han tenido dificultades para aumentar sustancialmente el número de pruebas de diagnóstico.

“En Colombia también ha habido demoras en hacer ampliación de las pruebas de diagnóstico. El problema es que para hacer pruebas moleculares necesitas una infraestructura y el rezago de varios años no se puede superar en unos meses“, agrega.

Gatuzzo, por su parte, indica que a la limitación de que en Perú no tenían gran cantidad de pruebas moleculares se sumaba el hecho de que solamente había un laboratorio que podía realizarlas.

“Eso ya lo habíamos criticado cuando la pandemia de H1N1. Teníamos un laboratorio, con pocas pruebas, lo que creó una gran dificultad para diagnosticar la enfermedad”, apunta.

En contraste, Álvarez destaca el caso de Chile como un ejemplo positivo en términos de la gran cantidad de pruebas diagnóstico que está realizando, uno de los argumentos que explicaría por qué ese país aparece como el tercero de la región con mayor número de contagios confirmados.

Una ventaja que tiene Chile es que hacen muchos diagnósticos y, claro, mientras más diagnósticos haces, más casos detectas. El que no hace diagnóstico, no detecta”, señala el experto.

En términos de acceso a materiales de laboratorio, respiradores y equipos de protección personal, los expertos destacan que América Latina enfrentaba una dificultad adicional debido a que debe importar estos insumos.

Y, en el contexto de una pandemia global, la región tuvo que competir con países que no solamente disponen de un mayor músculo financiero sino además que tienen el poder -como Estados Unidos- de prohibirle a las empresas fabricantes la exportación de estos bienes.

4. Un mensaje poco claro

Mantener a la población bien informada con mensajes claros y coherentes es, según los expertos, un elemento fundamental para que la lucha contra la pandemia funcione.

El presidente Jair Bolsonaro sostiene a una niña durante un rally en Brasilia, 17 de mayo 2020

EPA
El presidente Jair Bolsonaro ha ignorado abiertamente las reglas de distanciamiento social.

Sin embargo, al parecer, ese no siempre ha sido el caso.

El doctor Eduardo Gatuzzo, por ejemplo, señala que en Perú había personas que no sabían cómo usar las mascarillas o lo hacían de forma descuidada, por lo que estas no cumplían su función.

Lo mismo vale para las instrucciones relacionadas con la necesidad de guardar distanciamiento social o de evitar aglomeraciones, pues muchas personas seguían haciendo reuniones con sus familiares y amigos.

En otros países, han sido las propias autoridades las que han transmitido un mensaje desacertado.

En algunos casos se minimizó el virus y se le envió a la población un mensaje equívoco“, dice Álvarez en referencia a las declaraciones en las que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decía que el covid 19 era una “gripecita”.

“El mensaje debe ser homogéneo sin maximizar pero tampoco sin minimizar la pandemia. Este virus no es el Ébola pero tampoco es una gripe. Tiene una tasa de letalidad importante, sobre todo en las personas mayores de 70 años”, afirma el especialista.

5. Una economía precaria

El estado precario de la economía de los países latinoamericanos es para los expertos un elemento central a la hora de explicar por qué en la región las duras medidas de confinamiento no han tenido los mismos resultados que en Europa.

El alto porcentaje de trabajo informal dificulta el cumplimiento de las cuarentenas en América Latina.

Getty Images
El alto porcentaje de trabajo informal dificulta el cumplimiento de las cuarentenas en América Latina.

“Estamos experimentando un aumento muy importante de casos en muchos países. Esto probablemente tiene que ver con los retos que enfrentan los países de América Latina con la pobreza, la economía informal y las dificultades para aplicar las medidas de distanciamiento social”, dijo Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, a BBC Mundo.

Carlos Arturo Álvarez señala que las medidas de confinamiento son muy difíciles de cumplir en América Latina.

“Muchos de los empleos son informales y la gente no se puede quedar en su casa a esperar a que les llegue el salario. Al mismo tiempo, los gobiernos de la región no tienen la capacidad para tener una estrategia para sostener económicamente a la población como ocurre en otras partes del mundo.”, afirma.

Gatuzzo destaca cómo, paradójicamente, en Perú el pago de una ayuda social a las familias más pobres pudo haber servido para expandir los contagios, pues las personas debían acudir a sucursales bancarias para hacer efectivo el cobro.

El experto considera que los grandes mercados populares también se convirtieron en centros de contagio pues los trabajadores informales -sin ahorros para quedarse en casa- debían salir cada día a trabajar pero también a comprar lo que necesitaban y en esas grandes aglomeraciones se infectaban y luego contagiaban a sus familias.

El problema, claro está, es que para esas poblaciones necesitadas quedarse en casa tampoco era una posibilidad real.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=dDHHLysaCHg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.