Un cubano con protección estatal lleva meses sin tratamiento para el cáncer
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía

Un cubano con protección estatal lleva seis meses enfermo de cáncer y sin atención médica

México otorgó Protección Complementaria al cubano Ramón Arboláez Abreu, pero no ha garantizado su salud.
Cortesía
Comparte

Ramón Arboláez Abreu tiene 45 años y un cáncer de lengua que casi no le deja hablar. Es cubano, de la ciudad de Marta Abreu, en el centro de la isla, y desde enero disfruta de la Protección Complementaria que otorga la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). 

Este es un estatus similar al de refugiado solo que sin poder apelar a la reunificación familiar. En teoría, México debería garantizar su cuidado, el de su mujer y el de sus tres hijas, con quienes dejó Cuba en 2016. Sin embargo, lleva meses sin que un médico atienda su tumor. 

Ahora se encuentra en Monterrey, Nuevo León, y el hospital al que le destinaron, el Metropolitano, se ha reconvertido en centro exclusivo para pacientes con COVID-19. Así que aguanta sus dolores con Diclofenato y espera a que la pandemia pase para que un médico pueda atenderlo. “Solo espero que llegue a tiempo”, dice, en mensaje de Whatsapp. 

Acudir a una consulta privada sería imposible. No tiene dinero. Su esposa y sus dos hijos, de 11 y seis años, duermen juntos en una única cama del cuarto que rentan con apoyo económico de Acnur. Él no puede trabajar y su pareja no tiene documentos, por lo que tampoco tiene acceso al empleo. 

Lee más: Tenemos que pagar coyote para regresar a nuestro país: Migrantes varados en México por COVID

“Está aquí sin atención medica de ningún tipo. Está todos los días sintiéndose mal. No sé en qué estadía está la enfermedad, no le han hecho ninguna prueba. Un médico en Palenque le mandó unas pruebas, pero no pudimos pagarlas. Luego le mandaron a Monterrey para que lo atendieran pero al final estaba cerrado”, se queja Yaidiel Prada, su esposa. Ella responde a las preguntas por teléfono. Dice que su esposo apenas puede hablar debido a la enfermedad. 

El tránsito de la pareja comienza el 18 de noviembre de 2016, una semana antes de la muerte de Fidel Castro, quien fue presidente desde el triunfo de la revolución el 1 de enero de 1959 hasta 2008. Aquel día, Arboláez Abreu, Prada y sus tres hijos marcharon a Trinidad y Tobago Dice el hombre que era activista contrario al gobierno. “Sufrí amenazas, represiones y hostigamiento por el parte de la policía”, asegura. 

Durante tres años permaneció en la isla, donde se le reconoció el estatus de refugiado. Sin embargo, no estaba conforme. Denuncia que las autoridades le retiraron el pasaporte, que nunca se lo volvieron a regresar. De aquella época queda constancia de una detención cuando, junto a otros ocho cubanos, obstruyeron el paso a la oficina de la ONU exigiendo su reubicación como refugiados en Estados Unidos. 

En 2019 abandonaron ilegalmente la isla y atravesaron media América Latina para llegar hasta México. En su tránsito tuvieron que atravesar la selva del Darién, un peligroso enclave ubicado entre Colombia y Panamá en la que decenas de migrantes y solicitantes de asilo pierden la vida cada año. 

Entérate: ‘Desistí de mi sueño americano y el COVID me dio la oportunidad de ayudar a migrantes como yo’

El 28 de agosto del año pasado llegaron a Chiapas a través de Frontera Corozal, en Chiapas. Agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) los detuvieron y pasaron 15 días en la estación migratoria hasta que fueron liberados. Quedaron en Palenque hasta que la Comar resolviese su petición de asilo. 

Ahí fue donde un médico detectó el cáncer de Arboláez Abreu. 

“Se agravo la enfermedad a mi esposo. No tenía asistencia médica, el hospital general no tenía recursos y no podíamos viajar a ningún lugar porque no nos permitían salir del estado”, explica su esposa. 

Finalmente, recibieron la condición de Protección Complementaria. Esta figura se aplica en casos en los que las autoridades mexicanas consideran que el solicitante no aplica a la condición de refugiado pero considera que no puede devolverlo a su lugar de origen porque cree que sus derechos humanos podrían ser vulnerados. Con los papeles en regla fueron trasladados a Villahermosa, Tabasco. Allí, un médico cubano les dijo que deberían extirparle la lengua y los ganglios. Pidió también varios estudios. Pero, según asegura Yaidiel Prada, el centro médico no tenía capacidad para realizarlos y le sugirieron que acudiesen a una clínica privada. Su costo era de 17 mil pesos. No estaba al alcance de la familia.  

“Debido a la contingencia del virus nos trasladaron a Monterrey para tener asistencia médica”, explica la mujer. Al llegar a Nuevo León, Arboláez Abreu fue enviado al hospital metropolitano. Le dieron cita para el 25 de mayo. Llegó la fecha y el hospital seguía cerrado. Solo atienden pacientes con COVID-19. 

“La alternativa que nos dieron fue ir a pedir medicamentos a un consultorio privado. ¿Con qué dinero? Mi esposo no puede trabajar y yo no tengo papales”, se queja Prada. 

Desde entonces, el matrimonio y los dos hijos pequeños, de once y seis años, viven en un pequeño cuarto que rentan con el apoyo de Acnur. “Hace 15 días nos dieron una bolsa de comida, pero no alcanza”, lamenta la mujer. 

“Cada día se va deteriorando mi esposo. No tiene asistencia médica y le da dolor de cabeza. Lo poco que duerme es porque se toma unos sedantes”, explica. Sin fecha para una consulta médica, la familia está desesperada. 

Te puede interesar: Migrantes de otro mundo: travesía desde Asia y África para llegar a Norteamérica

Animal Político consultó con Acnur sobre la situación de la familia. Fuentes del organismo internacional explicaron que tienen la política de no comentar casos particulares

Como norma general, sin embargo, ofrecen asistencia financiera de hasta tres meses, con una cuantía que depende del análisis de vulnerabilidad que se realiza. Dependiendo de la necesidad incluso pueden darse apoyos excepcionales.

La pandemia de COVID-19 provocó una ampliación de estos criterios, explicaron estas fuentes. Por ejemplo, con ayudas económicas a personas que ya estaban en proceso de integración y tenían un empleo pero que lo perdieron a causa de la crisis sanitaria. En total, más de 5 mil personas han recibido esta ayuda

La otra institución que apoya a los refugiados en México es la Comar. Fuentes del organismo aseguraron a Animal Político que darán seguimiento al caso. 

Sin trabajo ni expectativas, Arboláez Abreu ha modificado sus prioridades. Antes su sueño era llegar a Estados Unidos. Ahora solo quiere que alguien le ayude con el cáncer. Pidió apoyo a congresistas estadounidenses, pero sus gestiones no han tenido resultado. Seguía necesitando alguien que se hiciese cargo de sus gastos médicos. Por eso pide ayuda y confía en que “no llegue demasiado tarde”. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus en Miami: 4 motivos de alarma en el nuevo epicentro de la pandemia en EU

Miami registra un creciente número de casos de coronavirus, demora en los resultados de los test y aumento de las hospitalizaciones.
13 de julio, 2020
Comparte
miami

EPA
Las playas de Miami se han llenado en medio de la pandemia

Cuando Raúl Reina*, un cubanoestadounidense de 37 años residente en Miami, despertó en medio de la madrugada a finales de junio con fiebre, escalofríos y un fuerte dolor de cabeza tuvo un presentimiento: su mayor temor de los últimos tiempos se había hecho realidad.

“Lo primero que pensé fue que era coronavirus. Por eso fui y me hice la prueba ese mismo día, un sábado por la mañana”, le dice a BBC Mundo.

Sin embargo, como los síntomas desaparecieron horas después, pensó que había sido una falsa alarma.

Dos días después, como no había recibido los resultados de la prueba y ya se sentía bien, regresó a su trabajo en una barbería en el oeste de la ciudad. Lo hizo hasta el siguiente fin de semana siguiente, cuando finalmente llegaron los resultados: había dado positivo por el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2.

Poco más tarde, su cuñada también presentó síntomas y también su esposa embarazada, que tuvo que ser ingresada en cuidados intensivos.

El caso de Raúl y sus familiares es solo uno de los tantos miles que ha reportado el estado en las últimas semanas en Miami donde el creciente número de casos, la demora en los resultados de los test, el aumento en las hospitalizaciones y el escaso rastreo de contactos han contribuido a convertirlo en el nuevo epicentro del covid-19 en Florida y en EE.UU.

Los números han ido multiplicándose por día y solo el pasado domingo, el estado reportó casi 15,300 nuevos contagios, la tercera parte de los cuales se registraron en Miami-Dade.

En total, hasta este lunes, Florida había reportado 282,435 casos y 4,277 fallecidos desde que empezó la pandemia, mientras Miami-Dade, su condado más poblado y centro de la vida turística del sur de EE.UU., los contagios eran 67,713 y los muertos los 1,143.

En Estados Unidos, el número de contagios confirmados superaba los tres millones y eran 135,500 las muertes, mientras a nivel global se habían reportado 13 millones de casos y casi 600,000 fallecidos, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.

miami

Getty Images
Miami ha reportado un aumento notable en los casos positivos.

Ha sido un cambio abrupto desde que en mayo pasados muchos medios hablaban del “milagro de Florida”, que había logrado mantener en menos de 1,000 el número de casos por día.

Ahora, con algunos hospitales ya casi al tope de su capacidad, las autoridades médicas temen que la situación pueda empeorar en fechas venideras, ya que estiman que la cima de la curva de contagios podría tener lugar dentro de dos o tres semanas.

De acuerdo con el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, dado que la cifra de positivos supera el 20%, las autoridades dan por hecho que una de cada cuatro personas tiene coronavirus, presente síntomas o no.

Sin embargo, esta no es la única cifra que preocupa. En BBC Mundo te comentamos otras 4.

1. Alto número de contagios

El número de nuevos casos reportados el domingo en Florida marcó récord como el más alto que se registra en todo el país desde que comenzó la pandemia.

Sin embargo, el estado ha ido rompiendo sus propias marcas de contagios casi todos los días desde finales de junio y dobla el número de casos casi cada dos semanas.

Solo este lunes se reportaron 12,600 nuevos positivos, de los cuales 3,576 tuvieron lugar en Miami. Y aunque el número es menor que el día anterior, marca el segundo récord de mayor cantidad de casos a nivel nacional.

“Detrás de esos números hay dos factores principales: la reapertura del estado y algunas posturas hacia el distanciamiento social de algunas personas que actúan como si la pandemia ya hubiera terminado”, le dice a BBC Mundo la epidemióloga Mary Jo Trepka, profesora de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

miami

EPA
Miami comenzó a reabrir su economía a finales de mayo.

Luego de mantener una curva de contagios estable por meses, los nuevos casos comenzaron a aumentar en Florida poco después de que las autoridades iniciaran el proceso de reapertura a finales de mayo pasado.

La medida ha sido cuestionada por varios expertos en salud pública por considerar que ocurrió demasiado pronto y que no ha sido seguida de regulaciones estrictas para asegurar el distanciamiento social.

En una conferencia de prensa este lunes, sin embargo, Giménez y su equipo atribuyeron el aumento únicamente a “conductas irresponsables” de los ciudadanos e indicaron que no se considera de momento imponer un nuevo cierre del condado por los perjuicios que puede tener para la economía.

“Si simplemente seguimos las reglas, mantenemos nuestras máscaras y nuestra distancia, nos lavamos las manos, lo que hemos abierto se puede quedar así de una manera relativamente segura. En este momento, no tengo ninguna intención de ir más allá”, dijo este lunes en conferencia de prensa.

El gobernador de Florida

EPA
El gobernador de Florida se ha negado a tomar medidas estrictas para cerrar otra vez la economía del estado.

Las autoridades de Miami reimpusieron hace días un toque de queda en las noches, decretaron obligatorio el uso de mascarilla y volvieron a cerrar los bares.

Sin embargo, aunque en un inicio el alcalde anunció que volvería a cerrar restaurantes y gimnasios, pocas horas después cambió de opinión. Los restaurantes pueden operar solo en espacios al aire libre, mientras los que vayan a los gimnasios deben usar mascarillas.

Las playas continúan abiertas y en los supermercados, tiendas y centros comerciales ya no se controla el número de personas que entra o sale.

Aunque tanto en el estado como en Miami el número de pruebas de covid-19 que se realiza cada día ha ido aumentando, un estudio de la Universidad de Miami muestra que todavía no es suficiente y que el total de casos positivos podría ser incluso 10 veces mayor.

2. Hospitales saturados

Datos de la Agencia para la Administración de Atención Médica (AHCA) de Florida revelan que el número de hospitalizaciones ha aumentado notablemente en los últimos días.

Hasta la mañana de este lunes, solo el 22.92% de las camas estaban disponibles en todos los hospitales del estado, mientras solo quedaba el 18.69% libre en las unidades de cuidados intensivos (UCI), indispensables para casos más graves.

“Una de las medidas que se están tomando es que los hospitales han parado los procedimientos electivos para tener mayor disposición de camas. Pero incluso así, hay personas que necesitan cirugías y ciertos procedimientos, lo que crea una situación seria”, señala Trepka.

miami

EPA
Las autoridades de Miami impusieron el uso de máscaras ante el aumento de los casos.

Y si bien la carencia de camas era peor en algunos condados con menor población y número de hospitales, la situación se volvía más crítica en Miami, donde se reporta el mayor número de casos.

Allí solo quedaba disponible el 20% de las camas en sus hospitales mientras solo restaba el 16.20% libre en las UCI.

Según datos del condado, el domingo las hospitalizaciones por covid-19 aumentaron a 1,898, mientras, el 1 de julio pasado, el número de admitidos era de 1,298 y hace una semana (el 6 de julio) fue 1,657.

Trepka considera que, aunque los hospitales todavía tienen cierta capacidad, la situación se podría volver muy difícil dentro de un par de semanas o un mes por un potencial aumento de casos.

“Típicamente ves una especie de retraso desde que aumenta el número de casos y el número de hospitalizaciones. Ahora estamos viento un gran número de casos, por lo que es previsible que en unas semanas las hospitalizaciones también aumentarán“, afirma.

3. Demora en los resultados

A medida que el virus se propaga, un mayor número de personas ha acudido a los lugares destinados para las pruebas, lo que ha conllevado colas, filas enormes de carros en espera y que se agoten los test en cuestión de horas en algunas locaciones.

Pero el alto número de casos también ha hecho que los tiempos de procesamiento de resultados sean mayores.

“Cada persona que se realiza una prueba de coronavirus en Florida debe esperar un promedio de cinco días para obtener sus resultados”, indica Trepka.

filas

Getty Images
Las largas filas de espera para las pruebas de covid-19 son una constante en las últimas semanas en Miami.

Así, las cifras que informan a diario las autoridades, no reflejan siempre los casos que se realizaron la prueba el día anterior, sino muchas ocasiones, son persona que tomaron el test varios días e incluso, semanas antes.

“Hay laboratorios que están dando los resultados en un par de días y hay otros que tardan incluso más de siete. Esto es un gran problema y es un gran inconveniente, por los riesgos de salud pública que implica”, asegura la epidemióloga.

Esto ha llevado a que muchas personas, al no presentar más síntomas, vuelvan a sus actividades cotidianas antes de conocer que dieron positivo, lo que multiplica los riesgos de nuevos contagios.

En la conferencia de prensa de este lunes, las autoridades de Miami reconocieron que las demoras obedecían al alto número de pruebas y a la falta de capacidad en los laboratorios locales para procesar las muestras.

Ante esta situación, Trepka recomienda que, como medida de precaución, cualquier persona que presente síntomas se aísle mientras espera los resultados.

4. Escaso rastreo de contactos

De acuerdo con Trepka, uno de los elementos que ha conllevado el aumento del número de casos es que las capacidades para el rastreo de contactos se han visto limitadas.

Desde hace varias semanas, medios de Florida han cuestionado a las autoridades locales por lo que consideran un “débil manejo” del rastreo de casos y un escaso número de funcionarios en esa tarea.

Según datos del informe estatal diario sobre la situación del coronavirus, hasta este lunes, más del 40% del total de nuevos casos reportados no habían sido contactados.

“El problema es que el número de pruebas positivas reportadas en los últimos días ha aumentado en alrededor de 10 veces en comparación con lo que teníamos hace un mes atrás. Pero el personal en el Departamento de Salud no ha aumentado en esa proporción para facilitar el rastreo de contactos”, señala Trepka.

miami

EPA
Los casos de coronavirus han crecido hasta 10 veces en comparación con el mes anterior.

El pasado jueves, el alcalde de Miami anunció la firma de acuerdo de US$14 millones para contratar 250 rastreadores de contacto adicionales en el condado hasta fin de año.

“Hemos estado trabajando estrechamente con el gobernador Ron DeSantis y el equipo del Cirujano General de Florida para aumentar la localización de contactos en todo el condado de Miami-Dade. Aprecio el compromiso del gobernador de ayudar a expandir el rastreo de contactos en el sur de Florida, que ha sido el más afectado por el covid-19”, dijo en un comunicado.

La Asociación Nacional de Funcionarios de Salud del Condado y la Ciudad estima que durante una pandemia, las comunidades necesitan 30 rastreadores de contacto por cada 100.000 personas.

El Departamento de Salud de Florida asegura tener unos 1.600 para una población de más de 21 millones.

*El nombre es ficticio ya que nos pidió salvaguardar su identidad.


https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.