En línea o con citas: así serán demandas y juicios en la nueva normalidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

En línea o con citas: así serán las demandas y juicios en la nueva normalidad

Los tribunales del país alistan medidas especiales para prevenir contagios ante el reinicio de actividades. Un análisis revela que solo cinco entidades pueden llevar todos sus juicios completamente a distancia.
Pixabay
22 de junio, 2020
Comparte

Para evitar aglomeraciones en los juzgados y disminuir el riesgo de contagios por COVID-19 en la llamada “nueva normalidad”, los poderes judiciales del país preparan medidas especiales que van desde brindar solo atenciones con cita previa y disminuir los aforos en edificios, hasta implementar sistemas de demanda en línea.

Entre estas opciones hay realidades que contrastan. Mientras que a nivel federal y en cinco entidades del país ya es posible llevar a cabo de principio a fin un juicio por internet, hay 16 estados donde ni siquiera se puede enviar por correo electrónico la demanda inicial.

Pero también hay un común denominador: la opacidad en el tema penal.  Ni uno solo de los estados que han habilitado las audiencias en línea permite que el público en general pueda conectarse y presenciarlas, pese a que la Constitución lo contempla como un principio básico.

Lee: Sin buffet de comida y entrada por horarios, así serán los eventos y expos en la nueva normalidad

Un estudio de las organizaciones Transparencia Mexicana y TOJIL A.C. revela los avances de los poderes judiciales de todo el país en la implementación de mecanismos que permitan a la población acceder de forma segura a sus servicios en el contexto de la “nueva normalidad”.

El análisis centra su evaluación en la opción de “justicia digital” o a distancia, que ha sido promovida como la principal alternativa por el Poder Judicial Federal y los poderes de diversos estados para reiniciar las demandas y juicios en todas las materias de la forma más segura posible.

¿Cómo funcionan los juicios en línea? Estefanía Medina, especialista en Derecho y cofundadora TOJIL dice que cada poder judicial estatal tiene sus variantes, pero se puede resumir principalmente en tres pasos:

El primero es la opción de poder presentar formalmente la demanda a través de internet. Hay estados que han creado procedimientos específicos para ello mientras que otros lo permiten a través de correo electrónico. 

El segundo paso es poder seguir el proceso en línea, que significa que una vez presentada la demanda se pueden continuar realizando trámites o consultando notificaciones. Para ello se otorga al usuario una contraseña, o se puede usar la firma electrónica de Hacienda (FIEL) o la firma FIREL que se usa desde hace tiempo en el Poder Judicial Federal.

Lee: ‘Nueva normalidad’ en CDMX: rastreo de casos COVID, censo de enfermedades y vigilancia de negocios

Y el tercer paso es que se habilite además la posibilidad de poder realizar las audiencias en línea con el juez y las partes involucradas. Ello a través de videoconferencias para las cuales también se otorgan contraseñas a los usuarios.

Justicia en línea: opciones que contrastan

El estudio revela que hay cinco estados donde el proceso de justicia civil, familiar y mercantil se ha digitalizado por completo y ya es posible presentar una demanda, darle seguimiento y realizar las audiencias de juicio en internet. Se trata de Nuevo León, Coahuila, estado de México, Puebla, Tamaulipas.  

A ellos se suma el Poder Judicial Federal donde además se pueden promover de esta forma los juicios de amparo.

Por otro lado, hay tres entidades – Veracruz, Baja California y Guerrero – donde es posible presentar la demanda y darle seguimiento posterior a través de internet, pero sin que sea posible realizar las audiencias en línea.

En Ciudad de México, Querétaro, Quintana Roo y Sinaloa se permite presentar la demanda en línea en algunos casos, pero el resto del procedimiento es presencial. En Yucatán se ha habilitado la presentación de demandas a distancia y la posibilidad de realizar audiencias por videoconferencia, pero no hay sistema para darle seguimiento a los trámites del proceso digitalmente.

Existen cuatro estados donde no es posible realizar digitalmente ninguno de los tres pasos referidos según el estudio: Hidalgo, Campeche, Morelos y Chiapas. No obstante, el Poder Judicial de Hidalgo dijo a Animal Político que están en preparativos para ello, y mientras que el de Morelos explicó que se han habilitado algunos servicios alternos.

Medina destaca que lo deseable es que los poderes judiciales de todos los estados faciliten y simplifiquen la presentación y seguimiento demandas a distancia no solo por la actual crisis sanitaria sino para facilitar el acceso a la justicia en México.

Entérate: AMLO llama a vencer el miedo de salir a la calle, porque hace falta volver a la normalidad

“Mientras sea más sencillo acceder a presentar demandas habrá mayor participación para llevar acceso a la justicia a más personas. Además, se mejora en seguridad al no tener solo expedientes físicos que se pueden perder o dañar sino digitales que tienen un respaldo. También hay un impacto ecológico favorable pues se gasta menos papel” dijo la especialista.

La alternativa: asistir con citas e intercalar juzgados

Hay estados que aun cuando no han digitalizado la totalidad de procedimientos han buscado alternativas para evitar aglomeraciones en las sedes de los juzgados.

En Morelos, por ejemplo, el Poder Judicial de la entidad puso en marcha un sistema a través de cual se solicita vía correo electrónico una cita para acudir a presentar la demanda o realizar algún otro trámite. Con ello se busca distribuir equitativamente la cantidad de población que se presenta.

“Las citas lo que nos permiten es una asistencia ordenada y a su vez evitar aglomeraciones. Ya tenemos una metodología bien establecida para ello y contamos con un control de asistencia. Esto además de todas las medidas sanitarias” dijo en entrevista con Animal Político el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Morelos, Rubén Jasso Díaz.

El magistrado explicó que si bien en su estado no pueden realizarse juicios en línea pues se requieren reformas legales para ello, si hay algunos procedimientos paralelos que se trabajan por videoconferencia como las convivencias de padres con menores en juicios familiares, o los procedimientos de mediación entre las partes en temas penales. 

Otro ejemplo es el de Ciudad de México donde se reabrirán las instalaciones de los juzgados a partir del 1 de julio. Para prevenir aglomeraciones se implementará, al igual que en Morelos, un sistema de solicitud de citas vía electrónica que permita espaciar la asistencia de las personas.

Pero además en los juzgados civiles y familiares funcionará un plan de atención alternado que consiste en que un juzgado trabajará con puertas abiertas un día y al siguiente lo hará a puerta cerrada (sin recibir gente), y el contiguo lo hará a la inversa. Con ello se busca reducir el tránsito presencial en un 50% en las instalaciones.

Te puede interesar: ¿Miedo de salir tras el confinamiento? Qué es el síndrome de la cabaña y qué podemos hacer

Y a ello se suman medidas restrictivas como limitar al máximo el tránsito de personas ajenas a los procesos que se lleven a cabo ese día, la instalación de filtros sanitarios, revisiones continuas, el uso obligatorio de cubrebocas, entre otros.

El Poder Judicial de Hidalgo también ha habilitado opciones similares. El Consejero Presidente e la Comisión de Planeación y Creación de Nuevos órganos, Hibels José Luis Crespo, explicó en un oficio enviado a Animal Político que implementaron una agenda electrónica de citas que permitirá ordenar la asistencia de las personas por horarios y evitar aglomeraciones.

Además, al igual que en Morelos, se ha habilitado a través de videoconferencia la posibilidad de llevar mediaciones extrajudiciales que permitan llegar a acuerdos entre partes y evitar juicios.

Finalmente, Crespo recalcó que en Hidalgo trabajando en la implementación de la plataforma de firma electrónica avanzada que permitirán como ocurre ya en otros poderes judiciales estatales se pueda dar seguimiento a los procesos y demandas a distancia.

Animal Político también buscó a los poderes judiciales de Campeche y Chiapas que según el análisis de las organizaciones no cuentan con avances en justicia digital, pero hasta el cierre de este texto no ha habido respuesta.

Todo a distancia: costoso y no siempre deseable

Algunos poderes judiciales del país han argumentado que la transición de un sistema de justicia presencial a uno totalmente digital es un proceso complejo y costoso en el contexto de los recursos con los que cuentan.

“Aproximadamente 26 Poderes Judiciales locales contamos con poca Tecnología para atender totalmente la justicia en línea, la cual requiere incluso para poderse implementar, de un tema legislativo en el Congreso de la Unión” señala el comisionado Crespo del Poder Judicial de Hidalgo.

El Magistrado Presidente del Tribunal de Morelos, Rubén Jasso Díaz, coincidió en que la escasez de recursos es un reto pues se requieren ajustes técnicos importantes. En Morelos, por ejemplo, hay proyectos para implementar sistemas de consulta en línea, pero requerirá la aprobación del Congreso y de presupuesto específico para ello.

Pero más allá de los obstáculos técnicos y presupuestales, Jasso Díaz dijo que hay procesos que por su naturaleza no deben ser totalmente a distancia. Por ejemplo, a diferencia de los juicios de amparo que son casi siempre documentales, en juicios familiares o civiles es importante que el juez pueda verificar la actuación de las partes involucradas.

“Hay materias donde es imprescindible desahogar testimonios, desahogar pruebas presenciales. Y uno de los principios de los sistemas es que el juez esté presente. ¿Cómo se va a dar cuenta, por ejemplo, que un testigo es aleccionado solo con una cámara? Hay audiencias que no deben ser solo virtuales” dijo Jasso.

En lo que sí es imprescindible avanzar en todos los poderes judiciales, señaló el magistrado, es en la digitalización de los expedientes. En Morelos dijo que desde hace años se logró hacer con los asuntos mercantiles, pero faltan los de las demás materias. “Estamos trabajando en eso, pero lleva tiempo y recursos” apuntó.

En lo penal: olvidan transparencia y publicidad

El informe de Transparencia Mexicana y TOJIL advierte un hecho grave: aunque 17 estados y el Poder judicial Federal han habilitado la posibilidad de realizar audiencias penales en línea, prácticamente ninguno ha contemplado que el público en general – y no solo las partes – puedan seguirlas.

Esto es relevante dado que la Constitución plantea como un principio básico del sistema penal acusatorio la publicidad de los procedimientos. Previo a la pandemia eso se ejecutaba permitiendo el público en general pueda acceder a las salas de audiencia. Al transitar hacia los juicios en línea esa posibilidad ha quedado excluida.

La única excepción es el Poder Judicial de Coahuila que sí contempla que el público en general pueda revisar las audiencias penales. No obstante, eso se materializará con videos que se subirán posteriormente, más no como un seguimiento en tiempo real.

Para Estefanía Medina esto es una muestra más de que no existe un compromiso real por materializar a fondo la publicidad de las audiencias, situación que no solo genera una consecuencia negativa en temas de transparencia, sino que puede poner en riesgo la legalidad de los procesos.

“No solo hablamos de la falta de fiscalización que esto acarrea. Lo que sucede aquí es que se está incumpliendo con lo que marca la Constitución y hay que ver si eso no provoca que luego se declaren improcedentes estas audiencias.  Se pone en riesgo el sistema”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus en México: los pueblos que se niegan a vacunarse contra COVID

En muchas aldeas remotas del estado sureño de Chiapas las tasas de vacunación son de apenas el 2%.
21 de julio, 2021
Comparte

En noviembre de 2019, Pascuala Vázquez Aguilar tuvo un extraño sueño sobre su aldea Coquiltéel, enclavada entre los árboles en las montañas del sur de México.

Una plaga había llegado al pueblo y todos tenían que correr hacia el bosque. Se escondían en una choza cobijada por robles.

“La plaga no podía alcanzarnos allí”, dice Pascuala. “Eso es lo que vi en mi sueño”.

Unos meses después, la pandemia se apoderó de México y miles de personas morían cada semana. Pero Coquiltéel, y muchos otros pueblos indígenas pequeños del suereño estado de Chiapas, resultaron relativamente ilesos.

Aunque esto ha sido una bendición para sus pobladores, también presenta un problema.

Casi el 30% de los mexicanos ha recibido una dosis de la vacuna contra la covid-19 a julio, pero en el estado de Chiapas la tasa de vacunación es menos de la mitad.

En Coquiltéel y en muchas aldeas remotas del estado, probablemente se acerca apenas al 2%.

La semana pasada, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador comentó la baja tasa de vacunación en Chiapas y dijo que el gobierno debe hacer más esfuerzos para enfrentar esta situación.

“La gente no confía en el gobierno”

Pascuala es funcionaria de salud para 364 comunidades de la zona y recibió su vacuna.

Suele visitar el pueblo y los alrededores, y le preocupa traer la covid-19 de regreso a su familia y amigos que, como la mayoría de sus vecinos, no están vacunados.

Los miembros de estas comunidades están influenciados por las mentiras y rumores que circulan por WhatsApp.

Pascuala ha visto mensajes que dicen que la vacuna matará a la gente en dos años, que es un complot del gobierno para reducir a la población o que es una señal del diablo que maldice a quien la recibe.

Profesores son vacunados en Chiapa

AFP
Casi el 30% de los mexicanos ha recibido una dosis de la vacuna contra la covid-19 hasta el momento, pero en el estado de Chiapas la tasa de vacunación es menos de la mitad.

Este tipo de desinformación se está difundiendo por todas partes, pero en pueblos como Coquiltéel puede ser particularmente preocupante.

“La gente no confía en el gobierno. No ven que haga nada bueno, solo ven mucha corrupción”, dice Pascuala.

El municipio de Chilón, donde se encuentra la aldea de Coquiltéel, está compuesto predominantemente por indígenas descendientes de la civilización maya.

En Chiapas se hablan más de 12 idiomas tradicionales oficiales. El primer idioma en Coquiltéel es el tzeltal y solo algunas personas hablan español.

La comunidad indígena de esta parte de México tiene una larga historia de resistencia a las autoridades centrales, que culminó con el levantamiento zapatista de 1994.

“El gobierno no consulta a la gente sobre cómo quiere ser ayudada”, dice Pascuala. “La mayoría no cree que la covid-19 exista”.

Este no es solo un problema en México o en América Latina, está sucediendo en todo el mundo.

En el norte de Nigeria, a principios de la década de 2000 y más tarde en algunas zonas de Pakistán, la desconfianza en las autoridades hizo que parte de la población boicoteara la vacuna contra la polio.

Algunas de estas comunidades creían que la vacuna había sido enviada por Estados Unidos como parte de la llamada “guerra contra el terrorismo”, para causar infertilidad y reducir su población musulmana.

“Hay un terreno fértil para los rumores y la desinformación donde ya existe una falta de confianza en las autoridades y tal vez incluso en la ciencia”, dice Lisa Menning, científica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga las barreras para la vacunación.

“Hay brechas de información y quizás campañas de comunicación mal diseñadas que históricamente se han dirigido a estas comunidades”, agrega.

Medicina herbal

Nicolasa Guzmán García pasa gran parte de su día en Coquiltéel cuidando a sus gallinas y cultivando vegetales para su familia. Ella cree que la covid-19 es real, pero no siente la necesidad de vacunarse.

“No salgo mucho de mi casa. No viajo a la ciudad, estoy enfocada en cuidar de mis animales”, dice.

La mujer cree que su estilo de vida tradicional protege a la comunidad, pues esta come alimentos frescos y saludables, toma aire fresco y hace ejercicio.

Y como muchas comunidades indígenas en América Latina, los tzeltales practican una mezcla de catolicismo y su antigua religión espiritual.

Mujer con síntomas de covid

AFP
Los miembros de estas comunidades están influenciados por mentiras y rumores que circulan por WhatsApp.

“No puedo decir si esta vacuna es buena o mala, porque no sé cómo se hizo, quién la hizo y qué contiene”, dice Nicolasa.

“Yo misma preparo mi medicina tradicional, tengo más confianza en ella”.

Su medicina es una mezcla de tabaco seco, alcohol casero y ajo que ayuda a los problemas respiratorios, y una especie de bebida hecha con flores de caléndula mexicana o agua de la planta de ruda para la fiebre.

El médico Gerardo González Figueroa ha tratado a las comunidades indígenas en Chiapas durante 15 años y dice que la confianza en la medicina herbal no es solo una tradición sino una necesidad, porque las instalaciones médicas a menudo están demasiado lejos.

Para él, si bien hay algunos la dieta tradicional pro, el estilo de vida y las prácticas curativas, lo extremadamente preocupante son las bajas tasas de vacunación.

“No creo que los esfuerzos del gobierno mexicano hayan sido lo suficientes para involucrar a toda la sociedad”, dice.

“Estas instituciones han estado actuando de manera paternalista. Es como ‘ve y ponte las vacunas'”.

Una persona aplica gel a pobladores

AFP

El gobierno federal ha dicho que su programa de vacunación es un éxito, con una disminución de la mortalidad del 80% en medio de la tercera ola de covid-19 que se extiende por las áreas urbanas más densamente pobladas de México.

¿Cómo aumentar las tasas vacunación?

Pascuala cree que las autoridades se rindieron con demasiada facilidad cuando vieron que la gente de estos pueblos rechazaba vacunarse.

“Es un falso binario pensar en la oferta y la demanda como cosas separadas”, dice Lisa Menning, de la OMS.

La científica explica que, en marzo, algunas encuestas hechas en Estados Unidos reflejaban que las comunidades de color también dudaban en vacunarse, hasta que las autoridades hicieron un gran esfuerzo para que la inoculación fuera accesible.

Ahora, las tasas de vacunación en estas comunidades son mucho más altas.

“Tener un acceso fácil, conveniente y realmente asequible a buenos servicios, donde haya un trabajador de salud que esté realmente bien capacitado y sea capaz de responder a cualquier inquietud y responda de una manera muy cariñosa y respetuosa, eso es lo que marca la diferencia”, afirma.

Vacuna contra la covid

Getty Images

“Lo que funciona mejor es escuchar a las comunidades, asociarse con ellas, trabajar con ellas”, agrega.

Coquiltéel es una de los millones de pequeñas comunidades rurales de todo el mundo en las que esto es muy deficiente.

Por ahora, todo lo que puede hacer Pascuala es seguir intentando convencer a la gente de que se vacune y está centrando sus esfuerzos en los que deben salir de sus pueblos, como los camioneros.

Pero hasta que todos estén vacunados, solo le queda confiar en otros poderes.

“Gracias a Dios vivimos en una comunidad donde todavía hay árboles y donde el aire todavía está limpio”, dice.

“Creo que de alguna manera, la Madre Tierra nos está protegiendo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.