Epidemia no cede en el Valle de México, pico de casos se prolonga por 25 días
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Epidemia no cede en el Valle de México: pico de casos se prolonga por 25 días

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, admitió que hay una actividad epidémica en varias zonas que excede las predicciones, mientras que los casos graves con hospitalización prolongada están presionando a las instituciones de salud.
Cuartoscuro
18 de junio, 2020
Comparte

En el Valle de México la epidemia por COVID-19 continúa con una tendencia progresiva, según reconoció el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, durante la conferencia vespertina de este jueves.

En el Valle de México continúa la epidemia por COVID-19 continúa prolongándose, según reconoció el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, toda vez que pico de casos se prolonga por 25 díaste la conferencia vespertina sobre el nuevo coronavirus. 

En esta zona, que incluye los municipios conurbados del Estado de México y la Ciudad de México (CDMX), en la primera semana de mayo ocurrió el punto cumbre “y luego empezamos a ver esta tendencia progresiva de prolongarse la epidemia, con una actividad (de casos) importante más allá de lo originalmente predicho”.  

El funcionario precisó que actualmente hay 4,600 personas hospitalizadas en el Valle de México, donde las terapias intensivas han estado ocupadas de manera continua durante 25 días. 

Lee: Pico de casos se convirtió en ‘meseta’ que ya lleva 22 días en Valle de México: López-Gatell

Sin embargo, López-Gatell explicó que la predicción para esta zona se hizo considerando la población censal que vive en la CDMX y en los municipios conurbados. 

Pero “las hospitalizaciones reales observadas corresponden a personas que también viven en otros municipios, tanto del Estado de México como de Morelos y de toda la República pero sobre todo de estos dos estados. Son personas que no son residentes permanentes pero que han sido registradas enfermas y detectadas en hospitalización aquí. Eso puede explicar este exceso respecto a la curva epidémica, aunque la transmisión se ha mantenido muy activa también”.  

Respecto al resto del país, el subsecretario destacó que las unidades de terapia intensiva están sobre cargadas, por el número de días que la población permanece hospitalizada. Frente a esto destacó esfuerzos como el de la CDMX o el Tlaxcala para detectar a personas con factores de riesgo y casos sospechosos de Covid, a quienes se les pueda referir de forma temprana a los hospitales, atención que evitaría el exceso de casos graves y de los días en hospitalización. 

Entre las ciudades en las que va en descenso la epidemia destacó Tijuana, en Baja California; Cancún, Quintana Roo y Oaxaca, Oaxaca. También Veracruz, Veracruz; Culiacán, Sinaloa y Tlaxcala, aunque con patrones de descenso menos claros todavía.  

En tanto que en Mexicali, Baja California y en Villahermosa, Tabasco se han registrado repuntes. 

Las que llevan un patrón ascendente en la curva de contagios son La Paz, Baja California, con los últimos cinco días en aumento la ocupación en terapia intensiva. Acapulco Guerreo tiene exceso con respecto a la predicción, se ven sobreocupados los hospitales y terapia intensiva lo mismo. 

Lee: Salud registra 708 muertes más por COVID-19; casos y hospitalizaciones graves superan predicción en Valle de México

En Chiapas y Sonora la tendencia de casos es a la alza, lo mismo que la ocupación hospitalaria.  De igual forma sucede en Guadalajara, Jalisco, donde el subsecretario señaló que la epidemia está en fase de ascenso. “Faltan cuatro días para lo que podría ser el punto máximo pero es posible que ese patrón de ascenso continúe”. Algo similar sucede en Monterrey. 

Como ya se había dicho, señaló López-Gatell, la epidemia terminará en México en Guadalajara, Jalisco y en Monterrey Nuevo León, en septiembre u octubre.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué tan fuerte es tu apretón de manos y qué dice sobre tu estado de salud

La mano humana tiene muchas funciones, pero también puede ser un indicador de varias enfermedades comunes.
Getty Images
15 de noviembre, 2020
Comparte

La mano humana es extraordinaria.

No solo nos permite arrojar, agarrar o recoger cosas, sino que también es un indicativo de salud.

Evaluando la cantidad de fuerza que una persona puede generar con su agarre de manos, los investigadores pueden comprender la fuerza de una persona, conocer la velocidad a la que envejece e incluso diagnosticar ciertas afecciones de salud, como enfermedades cardíacas y cáncer.

La fuerza del agarre se puede medir usando un dinamómetro, con el cual la persona lo agarra de la misma forma que sostendrían un vaso, con el codo echado hacia un lado y colocado en ángulo recto.

Entonces se exprime el instrumento durante unos cinco segundos. La prueba se realiza en ambas manos, normalmente con tres apretones por mano, y entonces se mide la fuerza media.

Los hombres de entre 20 y 30 años poseen la mayor fuerza, mientras que las mujeres mayores de 75 tienen la menor.

Grupo de hombres y mujeres juntando sus manos.

Getty Images
Los hombre y mujeres de entre 20 y 29 años de edad son el grupo que mayor fuerza media posee en sus manos.

En las personas entre 20 y 29 años, el apretón medio es de 46 kilogramos de fuerza en hombres y 29 kilogramos en mujeres. Esta medida decrece hasta 39 y 23,5 kilogramos respectivamente cuando la persona alcanza entre 60 y 69 años de edad.

¿Qué significa tener menos fuerza en las manos?

Algunas investigaciones han mostrado que tener una fuerza de agarre menor que la media si se compara con el mismo género y rango de edad se asocia a un mayor riesgo de fallo cardiovascular. Una fuerza menor indica cambios perjudiciales en la estructura y funciones del corazón.

De forma similar, un apretón más débil puede predecir una muerte cardíaca, muerte por cualquier otra causa e ingresos en hospitales por un fallo en el corazón.

La fuerza de un apretón de manos también puede ser útil para predecir la supervivencia al cáncer. Aunque la supervivencia se base en otros factores como el tipo de cáncer y el tiempo de diagnóstico, un estudio afirma que sus pacientes tuvieron más posibilidades de superar cáncer de pulmón mientras más fuerte era su apretón.

Doctor revisando una placa de tórax.

Getty Images
Un estudio afirma que una mayor fuerza en la mano está asociada con mayor supervivencia al cáncer de pulmón.

Ser diagnosticado con cáncer colorrectal, de próstata o pulmón en hombres y mama o pulmón en mujeres está asociado con una reducción de cinco kilogramos de fuerza en la mano en las personas que tienen entre 60 y 69 años.

Este deterioro también se vinculó a un aumento en las posibilidades de morir con cáncer colorrectal en hombres y de mama en mujeres.

La obesidad también está asociada a un apretón más frágil en una etapa más adulta. La presencia de grasa alrededor de un músculo reduce su eficacia.

Un trabajo reciente mostró que las personas que desarrollan diabetes tipo 2 tienen un apretón de manos más débil. Probablemente, esto está causado por la presencia de grasa en los músculos, haciéndolos menos eficientes y consecuentemente provocando inactividad y empeoramiento muscular.

Persona pesándose en una báscula.

Getty Images
La obesidad también está asociada a una pérdida de fuerza en las manos.

La fuerza de la mano disminuye con la edad. Mientras el cuerpo pierde masa muscular cuando envejece, también pierde fuerza en su mano.

El envejecimiento provoca una disminución de la masa (y función) muscular, a un ritmo de 1% anual a partir de la mediana edad. Esto puede resultar en una pérdida de hasta el 50% de la masa muscular entre los 80 y los 90 años de edad.

Pero el envejecimiento progresa a diferentes ritmos en las personas.

Esto significa que la fuerza de agarre podría disminuir por los cambios relacionados con la edad en el sistema nervioso, donde las señales no viajan tan rápido, o por la pérdida de masa muscular en los brazos.

Otro estudio ha demostrado que la fuerza de agarre reducida en los adultos mayores se asocia con una función cognitiva más baja.

Pérdida muscular

La pérdida muscular ocurre en todo el cuerpo cuando desarrollamos ciertas dolencias de salud y envejecemos.

Sin embargo, la fuerza puede ser difícil de medir en varias zonas, de ahí que las manos sean tan importantes. Su habilidad para producir tanto movimientos refinados como potentes les hace ser un buen indicador general de salud.

Mujer haciendo ejercicio.

Getty Images
Una de las claves para el mantenimiento de la salud y de la fuerza muscular es hacer ejercicio.

Cuando enfermamos, incluyendo diabetes, corazón o cáncer, se reduce la habilidad de nuestros músculos de generar fuerza. También se deteriora la funcionalidad y movilidad de los mismos.

Esto resulta de una combinación de factores, como la reducción de la función del corazón de permitir movimientos prolongados, la pérdida de eficiencia y masa muscular y la fatiga.

Ciertas condiciones de salud también pueden causar fatiga, lo que nos hace menos propensos a movernos y hacer ejercicio, provocando un ciclo de mayor pérdida muscular y disminución de la fuerza.

El cáncer, en particular, puede limitar el funcionamiento de nuestro sistema digestivo, dificultando el consumo de alimentos y reduciendo el apetito.

Puño apretado.

Getty Images
¿Qué tan fuerte es tu apretón de manos?

Los alimentos que comemos, especialmente las proteínas, son importantes para mantener la masa muscular y la fuerza. Sin alimentos adecuados que nos den energía, el cuerpo debe aprovechar sus reservas internas para generarla.

Una de las principales formas en que lo hace es quemando el tejido que no se está utilizando, y el músculo es el combustible favorito para esta situación. La pérdida de masa corporal reduce las reservas naturales del cuerpo y, potencialmente, su capacidad para soportar enfermedades crónicas prolongadas.

Una de las claves para el mantenimiento de la salud y de la fuerza muscular es hacer ejercicio. Los músculos se descomponen si no se usan.

Por ejemplo, es bien sabido que hacer que los pacientes caminen después de una cirugía previene la pérdida de músculos y huesos y reduce la duración de la estadía en el hospital.

De cualquier manera, un fuerte apretón de manos puede ofrecer más información sobre ti de lo que piensas.

Adam Taylor es profesor de anatomía en la Universidad de Lancaster en Reino Unido.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Haga clic en este enlace para leer la nota original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OPBtbIkRIUc&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.