A un año de la Guardia Nacional en México crece la violencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pese a Guardia Nacional crece la violencia: van más de 32 mil homicidios desde su despliegue

Es una fuerza totalmente militar, opaca e ineficaz en el combate al crimen, advierten especialistas del Observatorio Ciudadano. Justo ayer un elemento de la GN fue asesinado y 5 más heridos en una emboscada en Jalisco.
Cuartoscuro
30 de junio, 2020
Comparte

Hoy se cumple el primer año del despliegue de la Guardia Nacional (GN), la nueva fuerza de seguridad creada por el actual gobierno federal con la misión principal de pacificar al país. Sin embargo, pese a su presencia, el nivel de homicidios registrados en México sigue en ascenso.

Los datos oficiales revisados por Animal Político así lo prueban: de junio de 2019 a mayo de 2020, es decir durante los primeros 11 meses de su funcionamiento (los datos de junio de 2020 aún no están disponibles), la cifra de víctimas de homicidio dolosos ascendió a 32 mil 78 personas.

Ello representa casi 450 asesinatos más en comparación con los mismos 11 meses previos (junio de 2018 a mayo de 2019) cuando no existía en el país Guardia Nacional desplegada.

Pero incluso, ya con la Guardia Nacional a toda máquina no hay signo de mejoría. En los primeros cinco meses de 2020 se registraron 15 mil 16 asesinatos, casi 500 más que en el mismo periodo de 2019 que ya de por sí era un nivel récord.

Los propios elementos de la GN son blanco de la violencia. Apenas ayer un convoy de dicha fuerza fue emboscado por sujetos armados en el municipio de Tula de Hidalgo en Jalisco. La agresión, según confirmaron autoridades federales, dejó como saldo un guardia muerto y cinco más heridos.

El comandante en Jefe de la Guardia Nacional, el general Luis Rodríguez Bucio, sostuvo la semana pasada que en el país están desplegados 90 mil efectivos de esta nueva fuerza con la labor primaria de “apoyar en la seguridad pública” a los estados, y combatir la violencia.

Sin embargo, un análisis del Observatorio Ciudadano para la Guardia Nacional evidencia que este despliegue no sigue una lógica clara, al menos en cuanto a dar prioridad al combate en los estados más violentos. Prueba de ello es que las entidades con mayores tasas de homicidio como Guanajuato, Baja California o Chihuahua no figuran entre las que tienen más guardias.

Incluso hay estados como Querétaro, de los más seguros del país, donde la tasa de guardias asignados es superior a la de Guanajuato, estado que concentra casi la quinta parte de todos los asesinatos.

“Tristemente no hemos visto correlación del impacto de la Guardia Nacional en el tema de disminuir la violencia y la delincuencia. El despliegue territorial no se corresponde siquiera con las necesidades de las entidades con los mayores índices delictivos. Su movilización no ha sido sinónimo de mayor seguridad ni siquiera con un efecto disuasorio” dice la directora de la organización México Unido contra la Delincuencia e integrante del observatorio, Lisa Sánchez.

Animal Político publicó en el reportaje “Crimen y Violencia: La Guerra que no Acaba” que aun cuando el crecimiento de homicidios en el último año y medio se ha desacelerado, no existe evidencia que sustente que ello está relacionado con la Guardia Nacional, sobretodo porque dicho desaceleración se dio desde mediados de 2018, aún en el sexenio pasado.

Una sucursal del Ejército

Aunque constitucionalmente fue concebida como una fuerza de seguridad civil, la Guardia Nacional está compuesta mayoritariamente por elementos de las fuerzas armadas, y bajo el total mando operativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El análisis del Observatorio Ciudadano construido a partir de solicitudes de transparencia arroja que dicha fuerza está conformada por policías militares, policías navales, y por nuevos elementos reclutados por las secretarías de la Defensa y la Marina, para luego ser comisionados temporalmente a la Guardia.

Alejandro Hope, experto en seguridad e integrante del observatorio, reveló que la Guardia Nacional no ha creado ni una sola nueva plaza para sus elementos. El salario de los efectivos es cubierto por las fuerzas armadas pues se trata de sus propias plazas.

Lo anterior significa que las cifras de reclutamiento de la Guardia que con frecuencia se reportan, son en realidad efectivos reclutados por la Defensa o Marina “prestados” a la nueva fuerza de seguridad.

“La Guardia Nacional es una sucursal del Ejército en otra dependencia, así de sencillo. De civil no tiene más que el nombre. El jefe de la 1ra Zona Militar en activo, por ejemplo, es el coordinador de la guardia en Ciudad de México. Ni siquiera hay la separación funcional que se había contemplado en la ley. Está clarísimo” indica Hope.

Pese a que la GN es una fuerza adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), esta no es dueña ni siquiera de sus instalaciones. Las bases militares que se están construyendo en todo el Ejército son edificadas por ingenieros militares en terrenos que los estados han cedido a la Sedena.

“Las funciones de la GN se suman a las atribuciones de las Fuerzas Armadas, las cuales, además, se han incrementado de manera importante durante el actual gobierno. Este caudal de responsabilidades constituye un abuso político, a costa del prestigio y capacidades de las Fuerzas Armadas”, dice el informe.

Dudosa preparación y opacidad

Otro de los puntos que destaca el informe del Observatorio es la falta de transparencia relacionada con la conformación de la GN. Ello ya que más allá de los anuncios que se dan en conferencias, no existe información precisa y proactiva sobre su nivel de conformación, esquemas de preparación y evaluación, cifras de despliegue territorial, ejercicio de sus recursos y distribución de sus plazas, entre otros.

Solo a través de solicitudes de transparencia dirigidas a las dependencias involucradas es como se ha podido recabar información que a veces ha resultado incompleta, o contradictoria.

Por ejemplo, en torno a la capacitación de los elementos de la GN, la SSPC no dio detalles en cuanto a la duración ni contenido de esta y pidió dirigir las solicitudes a las dependencias castrenses. Estas a su vez remitieron la solicitud directamente a la GN que en julio de 2019 dijo que el curso para elementos en activo era de 584 horas, pero un mes después señaló que era de 385 horas.

En cambio, la Secretaría de Marina señaló que el curso inicial era de 405 horas, cifra que no coincide con ninguna de las anteriores.

“No hay claridad en la formación, no hay criterios claros en cuanto a cómo se define el despliegue, no se sabe tampoco cómo avanza la evaluación ni el control de confianza aplicado. Es una danza de cifras confusas y opacidad”, dijo David Blanc, investigador de la organización Causa en Común.

Policías civiles, en el abandono

Otro punto que alertan los expertos del Observatorio es el descuido en que se encuentran las policías locales en el país, pese a que la conformación de la Guardia Nacional estaba emparejada con el desarrollo de las fuerzas civiles de seguridad.

El punto de partida, de acuerdo con el artículo séptimo transitorio del decreto constitucional que dio pie al nacimiento de la GN, era la elaboración y presentación de diagnósticos y programas de desarrollo para las corporaciones policiales estatales y municipales.

Pero dichos diagnósticos nunca fueron presentados al menos públicamente, y menos se conoce de la implementación de estos. Lo que sí se ha documentado es que una buena proporción de los policías locales continúan laborando en situaciones de bajos salarios y deficiente preparación.

En contrasentido, se ha continuado profundizando en la participación del Ejército y la Armada. Prueba de ello, dijeron, es el acuerdo presidencial publicado en mayo pasado que avala la intervención militar en seguridad pública sin fijar plazos ni mecanismos de fiscalización de esta.

“Mientras el país se militariza aceleradamente, no existe un esfuerzo real para rescatar y fortalecer a las policías del país. Por el contrario, la mayoría de las corporaciones locales apenas subsisten en condiciones precarias”, concluye el análisis.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo llegó a Líbano la carga de nitrato de amonio que causó la devastadora explosión

Antes de dejarse en un almacén del puerto de Beirut durante 6 años el nitrato de amonio que causó la explosión tenía un destino muy distinto.
6 de agosto, 2020
Comparte
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

EPA
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

¿Cómo llegaron al puerto de Beirut las 2,750 toneladas de nitrato de amonio?

Esa es la pregunta que muchos se hacen desde que el presidente de Líbano, Michel Aoun, señalara al nitrato de amonio que llevaba seis años en el puerto de la capital en la explosión que dejó al menos 137 muertes y más de 5,000 heridos.

Y las miradas se han puesto en un hecho acontecido en 2013, cuando un barco arrendado por un ruso y con bandera de Moldavia atracó de emergencia en Beirut por problemas técnicos.

El gobierno no ha dicho que ese sea el origen del nitrato de amonio de la explosión, pero el barco transportaba, precisamente, la cantidad de 2,750 toneladas que fueron confiscadas por las autoridades libanesas.

Imagen del puerto de Beirut tras la explosión.

Getty Images
2,750 toneladas de amonio estuvieron almacenadas en el puerto de Beirut durante seis años.
beirut

BBC

El nitrato de amonio es un compuesto que puede ser utilizado como fertilizante pero también en la fabricación de explosivos.

Si no se almacena en las condiciones adecuadas, como parece ser el caso de lo que había en la capital libanesa, puede resultar muy peligroso.

A pesar de que el director general de Aduanas, Badri Daher y el encargado del puerto, Hassan Koraytem, advirtieron en repetidas ocasiones sobre el peligro que suponía mantener el nitrato de amonio sin las medidas de seguridad requeridas, su llamamiento fue ignorado.

Mientras que la pregunta sobre por qué se descuidó el nitrato de amonio durante seis años parece ser la clave de la investigación, al menos comienza a dilucidarse de dónde pudo proceder el compuesto.

Cómo acabó el nitrato de amonio en el puerto de Beirut

Las 2,750 toneladas de nitrato de amonio que investiga el gobierno libanés es la misma cantidad que las autoridades confiscaron a un buque de carga llamado MV Rhosus en 2013.

El MV Rhosus llevaba la bandera de Moldavia y transportaba el nitrato de amonio desde Georgia hasta Mozambique, pero sufrió problemas técnicos durante la travesía y tuvo que parar en Beirut.

rHOSUS

Reuters
En 2014, los tripulantes del Rhosus protestaron por haber sido retenidos en Beirut.
Rhosus

EPA
El Rhosus llegó a Beirut navegando con bandera de Moldavia.

Una vez allí, la nave fue inspeccionada por las autoridades libanesas y se le prohibió reemprender la ruta por no pagar las tarifas portuarias correspondientes, de acuerdo a un reporte de 2015 de Shiparrested, una red de abogados que gestiona asuntos legales de buques de carga.

El antiguo capitán de ese buque, el ruso Boris Prokoshev, fue entrevistado esta semana por la cadena rusa Radio Libertad de Siberia.

Según Prokoshev, la nave pertenecía al ciudadano ruso Igor Grechushkin, el cual se desentendió del asunto y no respondió al llamado de tripulantes y abogados para pagar las tarifas y continuar con la travesía.

Algunos de los tripulantes que iban en el barco fueron liberados, pero el capitán Prokoshev, otro ciudadano ruso y tres ucranianos fueron retenidos.

Ruta del Rhosus antes de llegar a Beirut.

BBC

Posteriormente, la carga de nitrato de amonio fue confiscada por las autoridades y trasladada a un contenedor del puerto por motivos de seguridad.

Shiparrested, que gestionó la liberación de los cuatro tripulantes retenidos, publicó que “la embarcación había sido abandonada por sus dueños”.

“Los esfuerzos por ponerse en contacto con los dueños y arrendatarios del barco así como con los compradores de la mercancía para pagar las tasas no fructificaron”, reportaron los abogados.

Prokoshev sostiene que Grechushkin aún le debe dinero a él y los tripulantes por los servicios prestados. Sin embargo, sus demandas no han tenido éxito porque este ya no reside en Rusia.

El antiguo capitán también aseguró en la entrevista con Radio Libertad que el barco estaba dañado por falta de mantenimiento y que se hundió después de haber sido liberados.

La BBC intentó ponerse en contacto con Grechushkin, pero no obtuvo respuesta.

Por qué nunca se movió el nitrato de amonio del puerto de Beirut

Desde el servicio árabe de la BBC, señalan que dar respuesta a esa pregunta es la clave a la hora de dirimir responsabilidades.

Según Nidale Abou Mrad, periodista de la BBC, muchos libaneses culpan a la corrupción y falta de liderazgo del país, un problema que llevan denunciando desde hace años.

Por su parte, el presidente Aoun prometió que se llevaría a cabo una investigación transparente.

El encargado general del puerto, Hassan Koraytem, y el director de aduanas libanesas, Badri Daher, insisten en que avisaron del peligro del nitrato de amonio almacenado pero que se les ignoró constantemente.

Bomberos buscan desaparecidos entre los escombros.

Getty Images
A la explosión siguió una frenética búsqueda de desaparecidos.
Barco destrozado en el puerto de Beirut.

Getty Images
El puerto de Beirut quedó devastado tras la explosión.

“Requerimos que fuera reexportado pero no ocurrió. Dejamos que los expertos e involucrados determinen por qué”, dijo Daher a la cadena libanesa LBCI.

De acuerdo a documentos oficiales, los funcionarios de aduanas enviaron cartas al sistema judicial buscando una solución hasta seis veces entre 2014 y 2017.

A causa de la investigación, el gobierno anunció este miércoles que se había puesto en arresto domiciliario a los encargados de vigilar el nitrato de amonio en el puerto.

Y el Consejo Superior de Defensa de Líbano ha prometido que los responsables se enfrentarán al “máximo castigo posible”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.