INAH cumplirá con tareas sustantivas pese a recorte de 700 mdp, dice director
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

INAH cumplirá con tareas sustantivas pese a recorte de 700 mdp, promete el director del Instituto

No habrá ninguna merma en las tareas de conservación, investigación y resguardo a cargo del INAH, asegura Diego Prieto, director del Instituto.
Cuartoscuro
11 de junio, 2020
Comparte

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) cumplirá con el recorte de 75% en su gasto de operación y servicios generales ordenado por la Secretaría de Hacienda que implicará operar sin 700 millones pesos para este año. Pero, según su director, Diego Prieto, ninguna de las actividades sustantivas de la institución será afectada.

Para afrontar la crisis económica y sanitaria derivada de la pandemia de COVID-19, el gobierno federal disminuirá el gasto en servicios operativos y generales en la administración pública, que suponen conceptos como gasolinas, arrendamientos o insumos de oficina, pero en el caso del INAH se trata de gastos indispensables para su operación, según acusan empleados.

Sin embargo, Prieto sostiene que no habrá ninguna merma en las tareas de conservación, investigación y resguardo a cargo del Instituto y, en cambio, acatar el recorte es sacar a flote la tradición de organismo solidario. “El INAH tiene riesgos, pero tiene un problema la humanidad entera, el país y particularmente los sectores que se han quedado sin ingreso y requieren de programas sociales que salgan en auxilio de su mermada o colapsada economía”.

Lee: Recorte al INAH afectará Palenque, Templo Mayor, restauración y museos

En entrevista con Animal Político asegura que aplicar el recorte significa que “tenemos que ser anuentes, para que el Estado mexicano sienta que estamos colaborando y participando en este esfuerzo sanitario y de carácter social”.

Por eso, a los funcionarios que han protestado por este recorte, Prieto les dice que la sociedad debe ver al instituto como una institución que no sólo que pide, sino que aporta. “Que no sólo nos vean preocupados por el INAH, sino por la sociedad toda. No sólo estar preocupado por mi proyecto de investigación, que seguramente será muy importante, sino también preocupado por las comunidades con las que interactúo”.

El INAH, a cargo de 110 mil monumentos históricos, 53 mil zonas arqueológicas, y 162 museos, tenía un presupuesto de 3 mi 918 millones de pesos, además de 800 millones que obtendría por las entradas a recintos y zonas arqueológicas pero que tampoco tendrá debido a que fueron cerradas al público debido a la pandemia.

El recorte dejará sólo con 3 mil 200 millones de pesos de presupuesto, más 400 millones de pesos autogenerados una vez que se reanuden actividades. Y aun así,  requerirá más recursos, pero Prieto confía en que el gobierno Federal los aportará cuando sea necesario a través de algún mecanismo presupuestal porque el presidente Andrés Manuel López Obrador, “aprecia” al INAH.

“Yo no soy el que puede decidir si se aplica una excepción o una medida fiscal, pero lo que sí puedo asegurarles, porque así me ha dado la seguridad la secretaria Alejandra Frausto, y conozco el aprecio que el tiene el señor presidente López Obrador al INAH, es que el INAH no va a carecer de los recursos mínimos indispensables para salir adelante”, explica.

Este martes, Animal Político publicó las afectaciones que sufriría el Instituto de acuerdo con los empleados que operan proyectos tan importantes como la conservación de zonas arqueológicas como Palenque o Templo Mayor, además acusan la imposibilidad de reducir gastos para mantener museos y sus acervos.

Y si bien el recorte presupuestal está tocando a toda la administración pública, ha habido sectores que generaron tal presión que lograron dar marcha atrás a la amenaza, como ocurrió con la comunidad cinematográfica al defender el Fideicomiso Fondo de Inversión y Estímulos al Cine, o los fideicomisos de los centros Conacyt, con la intervención su titular, María Elena Álvarez Buylla.

Al preguntarle al director del INAH por qué no pelearía por más recursos para el instituto, como lo exigen los trabajadores, aseguró que esa no es su función. “Mi trabajo no es pelearme. Las autoridades sólo podemos ejecutar los actos para los que estamos facultados por la ley. Defender al INAH de alguna manera es una tarea que está plasmada en la Ley Orgánica, pero lo que sí tengo de hacerme cargo es contar con el recuso básico para atender los encargos sociales que me impone la ley”.

No se tocará nada sustantivo

Diego Prieto explicó que el recorte estará regido bajo tres principios: No habrá despidos en todo el Instituto; no se afectarán derechos y, por tanto, todas las prestaciones están garantizadas y ninguna operación sustantiva de investigación, conservación y difusión será suspendida.

Habrá recursos suficientes para mantener las actividades inaplazables como lo es la conservación de zonas arqueológicas, investigaciones o mantenimiento de museos. Si bien tal vez no haya proyectos de excavación ambiciosas, que además la nueva normalidad tampoco lo permite, sí habrá para lo básico. “El recursos indispensable está asegurado porque está la voluntad política”, asegura.

Los gastos que definitivamente estarán suspendidos durante el año son los viajes al extranjero, congresos, presentaciones “con su respectivo brindis”, viáticos o transportes.

Sin embargo, el recorte mantendrá una de las problemáticas que el Instituto ha arrastrado en los últimos 20 años en materia laboral, pues debido a los recortes de plazas una parte de las contrataciones de personal se hacían a través del capítulo 3000, uno de los afectados por el recorte.

Por eso es que arqueólogos, historiadores, museógrafos, topógrafos y restauradores, entre otros profesionales, eran contratados por honorarios, sin si quiera tener seguridad social o certidumbre laboral, toda vez que sus contratos sólo son por proyecto. Sumaban años de trabajo sin generar antigüedad, con la esperanza de conseguir una plaza.

La actual administración comenzó con la regularización de este personal, que hasta el primer semestre logró la incorporación de 250 empleados, pero debido al recorte, quedó pendiente la revisión de los casos de 700 colaboradores que prestaban servicio por honorarios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 claves para vigilar el aire que respiramos en interiores y evitar el COVID-19

Vigilar el aire que respiramos en interiores, como escuelas u oficinas, es más importante que nunca para evitar el contagio de coronavirus. Aquí te presentamos 5 aspectos a considerar.
28 de agosto, 2020
Comparte

Con el regreso a clases y a las oficinas en muchos países, evitar la propagación del coronavirus al interior de edificios se ha vuelto una cuestión clave.

Durante meses se nos ha dicho que nos lavemos las manos y mantengamos el distanciamiento social para evitar al SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19.

Pero científicos e ingenieros dicen que también debemos pensar en el aire que respiramos, a medida que los niños vuelven a las aulas y más personas vuelve a sus trabajos.

Hay 5 aspectos clave a tener en cuenta.

1. Si está mal ventilado, aléjate

Cuando entras en una habitación y el aire se siente viciado o cargado, algo anda mal con la ventilación.

No está entrando suficiente aire fresco, lo que aumenta las posibilidades de infectarse de coronavirus.

Investigaciones recientes muestran que en espacios confinados puede haber una “transmisión aérea” del virus, pues hay pequeñas partículas del patógeno que permanecen en el aire.

Un oficinista viendo a través de una ventana

Getty Images
Es importante estar consciente de la calidad del aire que se respira en espacios cerrados.

Así que la entrada de aire fresco es más importante que nunca.

Entonces, si un lugar está mal ventilado, hay que dar la vuelta y marcharse, dice el doctor Hywel Davies, director técnico de la Institución Colegiada de Ingenieros de Servicios de Construcción de Reino Unido.

Es vital tener un flujo de aire limpio: “Si hay alguien infectado en un edificio y entra suficiente aire del exterior, se diluye cualquier material infeccioso que se esté dispersando. Se está reduciendo el riesgo de que otras personas se infecten”.

2. Vigilar el aire acondicionado

Desde las oficinas hasta las tiendas, el aire acondicionado es bienvenido en los días calurosos, pero es importante saber qué tipo de aparato hay.

El más simple, conocido como aire acondicionado split, toma aire de una habitación, lo enfría y luego lo expulsa nuevamente.

Un aire acondicionado split

Getty Images
Las unidades split solo reciclan el aire del interior.

En otras palabras, está recirculando el aire. Esto no es un problema si se visita rápidamente un lugar. Pero puede ser un riesgo si se está en el lugar durante varias horas.

Un estudio de un restaurante en China, publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., mostró que este tipo de aire acondicionado jugó un papel clave en la propagación de coronavirus.

En el establecimiento había un cliente “presintomático”, es decir, alguien que estaba infectado pero no se dio cuenta porque aún no había desarrollado síntomas.

Los científicos consideran que liberó el virus al respirar y hablar. El patógeno fue dispersado por el lugar a través de las corrientes de aire de los split en la pared.

El resultado fue que otras nueve personas se infectaron.

Davies insiste en la importancia del aire fresco: “Si hubiera habido un buen suministro de aire exterior, es muy probable que menos personas se hubieran infectado”.

3. Informarse de la ‘proporción de aire fresco’

En un edificio moderno donde las ventanas están selladas, ¿cómo se puede obtener suficiente aire fresco?

Lo más común es tener un sistema de ventilación en el que el aire viciado se extrae de las habitaciones y se canaliza a una unidad de tratamiento, a menudo ubicada en el techo.

Una unidad de aire acondicionado en un techo

Getty Images
Los sistemas más modernos mezclan aire fresco del exterior con el que permanece en el interior de une dificio.

En esos lugares el aire fresco exterior se lleva adentro y se combina con el aire del interior. Lo que se respira es una mezcla de eso.

Dado el riesgo de infección por coronavirus, el consejo profesional es maximizar el suministro fresco exterior.

“Tener un 100% de aire exterior o cerca del 100% es algo bueno“, dice la profesora Cath Noakes de la Universidad de Leeds (Reino Unido).

“Cuanto más aire fresco, menor es el riesgo de que el virus vuelva a circular por el edificio”, añade.

La combinación precisa suele estar en manos de los administradores del edificio.

Pero la desventaja de hacer funcionar aire 100% fresco es el costo: el aire entrante debe calentarse en invierno y enfriarse en verano, todo lo cual requiere energía.

4. Comprobar los filtros

Un sistema de ventilación moderno debe tener filtros, pero estos no son infalibles.

Investigadores en EE.UU. que estudiaron lo que sucedía en el Hospital Universitario de Salud y Ciencia de Oregón encontraron que los filtros atraparon rastros de coronavirus, pero algunos pudieron escapar a él.

Una oficinista con máscara

Getty Images
Los empleados deberían preguntar si hay filtros y qué tanto se verifican.

El profesor Kevin van den Wymelenberg, quien dirigió el proyecto, cree que limpiar los filtros podría revelar si hay alguien infectado trabajando en un edificio.

En Corea del Sur, una empresa de telefonistas ubicada en un edificio de oficinas detectó que una persona fue capaz de infectar a más de 90.

Si los filtros se hubieran revisado con más frecuencia, la presencia del virus podría haberse detectado antes.

Van den Wymelenberg dice que la información de los filtros puede “mostrarnos dónde atacar y cuándo” para combatir las infecciones.

5. Tener cuidado con las corrientes de aire

Cualquier experto en la materia lo dice: el aire fresco es la clave. Pero un especialista en modelar el movimiento del aire agrega que no es tan simple.

Nick Wirth solía trabajar en el diseño de autos de Fórmula 1 y ahora asesora a supermercados y empresas de procesamiento de alimentos sobre cómo administrar el flujo de aire para mantener a las personas seguras.

Gráfico sobre las diferencias de transmisión

BBC

Advierte que si alguien está sentado al lado de una ventana abierta y es una persona contagiada, podría transmitir el virus a otros en la dirección que lleva el viento.

“Si abres una ventana, ¿adónde va a ir el aire? No es deseable que haya gente en una línea directa de ese flujo de aire”, explica.

“Más aire fresco en general es mejor, pero si fluye horizontalmente y está lleno de virus, podría tener consecuencias no deseadas“.

https://www.youtube.com/watch?v=N_i9OcJBtiQ

Al respecto, la profesora Cath Noakes dice que los beneficios de una gran cantidad de aire fresco que diluye la presencia del virus superará cualquier riesgo.

En su opinión, una ventana abierta podría llevar a que más personas reciban el virus, pero en cantidades más pequeñas y menos riesgosas,.

No es de extrañar que haya desacuerdos: todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el virus.

Pero el aire que respiramos formará parte de cualquier esfuerzo para hacer que los edificios sean más seguros.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&t=149s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.