Jóvenes acusan que por sus prácticas sexuales no pudieron donar sangre
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Jóvenes acusan que por sus prácticas sexuales no pudieron donar sangre; fue un malentendido, dice Hospital

Gabriela cuenta que tuvo que mentir sobre su orientación sexual para que le permitieran donar sangre a una familiar en el Hospital General; la institución dice que se trató de un malentendido por la redacción de un cuestionario.
Cuartoscuro
11 de junio, 2020
Comparte

Gabriela acudió el sábado 6 de junio a donar sangre al Hospital General de México, pasó todos los filtros, pero al llegar a responder un último cuestionario tuvo que mentir acerca de su orientación sexual para que le permitieran ser donadora.

De acuerdo con el Hospital, no se trata de una discriminación por su orientación sexual, sino que el formulario que aplican los médicos a los candidatos a donar sangre podría estar mal redactado.

A través de su cuenta de Instagram, la joven narró que se presentó al Banco de Sangre para donar plaquetas para su tía, y después de pasar por distintas evaluaciones médicas la pasaron al consultorio de una doctora, quien le realizó un cuestionario en el que le preguntaron sobre sus hábitos, enfermedades y la última pregunta era sobre su orientación sexual.

Te puede interesar: Dan línea telefónica para agendar cita de donación de sangre y evitar desabasto por COVID-19

“La última pregunta era que si mi pareja era de mi mismo sexo y le dije que sí. Me respondió ‘perdóname, voy a bajar la voz para que no me escuchen mis compañeras. Me da mucha pena, sé que no te debería pedir esto pero me gustaría que reconsideraras decir que no, porque eres una excelente candidata para donar plaquetas, es difícil encontrar gente que lo pueda hacer y no hay donadores, y porque el Banco de Sangre está con reservas escasas’”, señaló Gabriela.

De acuerdo con la joven, la doctora le informó que en caso de que reconociera que su pareja es otra mujer “te van a rechazar por promiscuidad”.

“Yo me quedé impactada porque además tenía una hoja de mi lado izquierdo que decía “en esta institución no discriminamos a nadie”, entonces evidentemente puse que no porque como mi tía hay muchísima gente esperando que alguien les pueda donar sangre”, explicó.

View this post on Instagram

Me pidieron mentir diciendo que mi pareja no era de mi mismo sexo para poder donar sangre porque si no la iban a rechazar. Esto en tiempos de crisis. Cuando hay miles de personas esperando sangre para curarse. Pido su ayuda para difundir este video y hacerlo llegar a las personas que puedan hacer un cambio en estas reglas que no tienen absolutamente nada que ver con la calidad de mi sangre. Las instituciones no pueden darse el lujo de rechazar a los pocos donadores de sangre que se atreven a donar en estos tiempos de pandemia discriminándonos por nuestra preferencia sexual después de habernos evaluado y saber que nuestra sangre está en perfectas condiciones. Me parece un tema grave que necesita atención YA para salvar vidas y dar un paso adelante como sociedad. #misangretambiencura @hlgatell @eluniversalmx @reforma @escandala @conapred

A post shared by Gaby Albo (@gaby.albo) on

Autoridades de Salud reportaron que el promedio de donaciones de sangre por mes durante 2019 fue de 140 mil. Sin embargo, en abril de 2020 se registraron solo 52 mil 677 y en mayo apenas 32 mil 855, es decir, cayeron un 77% en el último mes.

Esto puede afectar a toda la población, según Jorge Enrique Trejo Gómora, director general del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, porque nadie está exento de requerir una en algún momento.

Lee más: Joven denuncia que no la dejaron donar sangre por ser lesbiana; IMSS dice que solo sigue criterios médicos

Los requisitos para donar sangre

En el tríptico “Información importante para el Donador de Sangre” del Hospital General de México, se establecen los requisitos para la donación, entre los cuales no aparece ninguno que tenga que ver con la orientación sexual.

El documento señala que la persona que acuda a donar debe realizar un ayuno mínimo de 6 horas y no mayor a 10 horas, y contiene recomendaciones sobre qué alimentos ingerir y con qué anticipación.

También se solicita presentar copia de una identificación con fotografía, tener entre 18 y 64 años, un peso mínimo de 50 kilogramos y estar en buen estado de salud (no estar en tratamiento médico y/o dental, no tener ninguna infección o enfermedad, no tomar analgésicos ni estar bajo tratamiento anticonceptivo, haber dormido 6 horas y no haber sido vacunado un mes antes).

De acuerdo con el tríptico, no podrán ser donadores las personas con “prácticas sexuales de riesgo o quienes ejercen la prostitución”.

Tampoco las personas usuarias de drogas, con antecedentes de Hepatitis después de los 10 años de edad y quienes hayan estado en tratamiento de endodoncia, acupuntura o haberse realizado tatuajes o perforaciones en el último año.

Animal Político consultó al Hospital General de México sobre la denuncia de la joven. El doctor Carlos Briones dijo en entrevista que se trató de un malentendido, derivado de una posible mala redacción del cuestionario.

“La donación de sangre o sus hemocomponentes siempre implica un riesgo porque es un material biológico que se tiene que pasar de una persona a otra. Para eso hay una serie de pruebas que hace décadas se establecieron. Todo paciente se le hace primero un interrogatorio para conocer antecedentes o factores de riesgo, se le toma una muestra para hacer pruebas específicas y se llena un formulario con respuestas sí y no, pero a lo mejor está mal planteado y esto lo vamos a considerar”, señaló el médico.

De acuerdo con Briones, la última pregunta del cuestionario que se hace a los candidatos para donación dice “considero que mi sangre es segura”, a lo que presuntamente Gabriela habría contestado que no.

Después de esto, según la versión del hospital, a la doctora que atendía a Gabriela “se le hizo fácil hacerle el comentario. Realmente no hay una contraindicación o una restricción, solo en caso de varones que sí se establece como práctica de riesgo porque pudieran tener VIH”.

Briones afirmó que “de ninguna manera el hospital hace distinción o excluye a ninguna persona, esto lo tenemos muy claro, tan es así que se le hicieron las pruebas, ella donó plaquetas a su familiar y todo ha cursado dentro de lo esperado”.

Entérate: Conoce las reglas y los mitos sobre donar sangre

Sin embargo, la actividad sexual de Victoria, otra joven que acudió a donar sangre en febrero pasado para la madre de una amiga, pareció sí ser un problema.

Victoria llenó un cuestionario en el que le preguntaban, entre otras cosas si fumaba o bebía, también si había tenido más de una pareja sexual en un año. Ella dijo que sí en esta última opción.

La doctora que la atendió le dijo que no podría donar por esa razón, porque el riesgo era muy grande.  “No me explicaron por qué no, el fundamento y la justificación que ella me dio no fue clara. Me asusté”.

“Si hubiera sabido eso pude haber mentido para que mi amiga tuviera la sangre, pero ¿bajo qué fundamentos me están diciendo que no?, si de verdad es un riesgo esa información debe estar muy clara desde el inicio”, comenta Victoria.

Sin embargo, el doctor Briones explicó que solo se considera de riesgo la práctica sexual entre personas del mismo sexo, en el caso de los hombres, se considera riesgosa debido a que “generalmente hay penetración e intercambio de fluidos y nosotros no podemos saber, aunque le apliquemos una prueba de VIH, que esté contagiado, porque podría dar un resultado falso negativo”.

Este lineamiento se encuentra establecido en el Diario Oficial de la Federación del 26 de octubre de 2012, se señala que se excluirán a personas de ser donadoras con mayor riesgo de infectar “por riesgos de inmunodeficiencia, virus C o D de hepatitis y otros agentes transmisibles sexualmente o por transfusión mientras persiste el factor de riesgo”, detalló.

El médico indicó que todos estos procedimientos ocurren “para poder seleccionar, porque nosotros tenemos que garantizar que ese producto sanguíneo que se le va a pasar a algún paciente le pueda transmitir alguna enfermedad”.

Para Gabriela, “esto más que un tema de discriminación, que sí está mal y se tiene que tocar, quiero que sea un llamado para las instituciones que están encargadas de nuestra salud y que están dándose el lujo de rechazar a las pocas personas que pueden donar sangre para salvar vidas”.

“No puedo juzgar a nadie que haya crecido con creencias erróneas de la comunidad LGBT, sé que hay muchas ideas de que hay enfermedades y que les podría dar miedo aceptar sangre de alguno de nosotros. Yo hablo por mí y muchos de mis compañeros, yo donaría con mucho cariño y sin interés a quien lo necesitara, porque ahora entiendo que nunca sabes cuándo vas a necesitar donadores”, expresó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
UNSM

Las vacunas para el COVID que se desarrollan en América Latina (además de la de AstraZeneca-Oxford)

Científicos de América Latina están trabajando a contrarreloj para desarrollar una vacuna para el SARS-CoV-2 que dé seguridad sanitaria a sus propios países.
UNSM
14 de agosto, 2020
Comparte

En la búsqueda mundial de una vacuna contra el COVID-19, América Latina, la región del mundo más golpeada por el coronavirus, está haciendo sus propios esfuerzos.

Además de colaborar en investigaciones mundiales, como la asociación de México y Argentina con el proyecto de vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, en cuatro países de la región están trabajando decenas de científicos para asegurar una vacuna propia.

Y es que sin importar cuán avanzadas estén otras investigaciones mundiales, una regla de oro en el desarrollo de este tipo de investigaciones es que mientras no haya una vacuna plenamente comprobada y distribuida, no se pueden bajar las manos.

“No sabemos todavía qué disponibilidad habrá realmente de las vacunas desarrolladas por otros países. La posibilidad de tener una vacuna nacional da mucha seguridadal poseer un biológico para proteger a la población”, dice a BBC Mundo Edda Sciutto, una de los científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que realiza su propio desarrollo.

Desde Argentina, Jorge Geffner, del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), que desarrolla una vacuna con la Universidad Nacional San Martín (UNSM), lo remarca: “Si no se hace, inevitablemente vamos a mantener una dependencia estricta con países desarrollados. Para la perspectiva de una nación, eso es muy pobre”.

Y conseguir una vacuna plenamente probada no es sencillo ni rápido, pese a que en la actual pandemia se están rompiendo récords de tiempos.

La situación apremia: más de 20 millones de contagios y 750,000 muertes en el mundo han acelerado la investigación biomédica.

De ahí que en América Latina se haya anunciado la producción de la vacuna de AstraZeneca-Oxford aún sin saber si realmente funcionará.

Y en la región también habrá pruebas en decenas de miles de personas de vacunas que están siendo desarrolladas en otras partes del mundo.

El trabajo de América Latina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) catalogó la propagación de COVID-19 como una pandemia el 11 de marzo. Cinco meses después, el organismo contabiliza 29 proyectos de vacuna que ya están en la etapa de estudio clínico.

Hasta este 13 de agosto, solo seis se ubicaban en la fase 3, la más avanzada, la cual implica la experimentación en grandes grupos de personas: AstraZeneca-Oxford, Sinovac, Sinopharm-Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, Sinopharm-Instituto de Productos de Pekín, Moderna-NIAID y BioNTech-Fosun Pharma-Pfizer.

Personal de pruebas de vacunas en Oxford.

OXFORD UNIVERSITY/John Cairns
La Universidad de Oxford, en Reino Unido, realiza las pruebas más avanzadas de su vacuna con AstraZeneca.

Al mismo tiempo hay otros 138 estudios en la etapa preclínica, la inicial, en la que las vacunas todavía se encuentran en proceso de investigación y sus pruebas se realizan en animales o receptores de laboratorio.

De estas últimas tres proyectos enlistados por la OMS están en América Latina.

Brasil tiene dos, el de la Fundación Oswaldo Cruz-Instituto Butantan y el de la Universidad de Sao Paulo, además de Argentina con la investigación CONICET-UNSM.

Sin embargo, en México con la UNAM y Perú con el proyecto de la Universidad Peruana Cayetano Heredia también están trabajando en sus propias investigaciones contra el coronavirus.

“El cuello de botella no es tanto el desarrollo científico de la vacuna, sino el escalamiento para producirla. El reto es lograr las alianzas con farmacéuticas para conseguir un escalamiento suficiente“, explica Juan Pedro Laclette, quien participa en el proyecto de la UNAM en México.

Seguirán su propia marcha

Sobre este punto, Laclette y Geffner explican que para el desarrollo de esta vacuna ya se cuenta con el conocimiento científico de las creadas para otros dos coronavirus epidémicos: el SARS y el MERS.

“Hasta ahora todos los intentos para desarrollar una vacuna parten de los considerables conocimientos que ya tenemos sobre este tipo de infecciones. Y claramente se va a lograr la vacuna”, señala Laclette.

Ya sea a partir del desarrollo a partir de proteínas,como se hace en México y Argentina, de vectores como en Brasil, o de una salmonela genéticamente modificada en Perú, los experimentos buscan encontrar el antígeno que muestre mayor efectividad en ensayos preclínicos.

Una científica en la Universidad Peruana Cayetano Heredia

UPCH
La investigación de Perú se lleva a cabo en la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Después pasarán a las fases clínicas 1, 2 y 3 en las que se pondrán a prueba en voluntarios, desde unos pocos hasta decenas de miles.

Para que una vacuna se considere segura, deberá garantizar alrededor del 90% de protección.

“El punto que llama la atención es que en general todas las vacunas han tardado entre cinco y diez años en desarrollarse. Y las vacunas que se están desarrollando hoy ya están entrando en fase 3 y empezaron en marzo”, señala Geffner.

Cómo funcionan las vacunas

BBC

Incluso en la región se está trabajando en innovaciones, como en el caso de Perú, en donde Mirko Zimic, quien lidera la investigación nacional, dijo que trabajan para que las dosis sean de administración oral.

“Ya no se necesitaría un ejército especializado de vacunadores que puedan aplicar inyecciones”, explicó en un comunicado.

De otros países para América Latina

Además del desarrollo de vacunas propias, los gobiernos latinoamericanos están estableciendo acuerdos con diversos proyectos de otros países.

Es el caso de México y Argentina con AstraZeneca-Oxford, con los que -de lograr la aprobación final en unos meses- buscan producir y distribuir la vacuna para todos los países de América Latina (excepto Brasil, que tiene su propio acuerdo).

Vacunas en ampolletas

Reuters
En el mundo había más de 160 estudios de vacunas para el covid.19 hasta agosto, según la OMS.

Argentina, explicó el presidente Alberto Fernández, se encargará de la producción en el laboratorio mAbxience, mientras que en México se hará el envasado y la distribución.

Pero también Argentina, Brasil y México han llegado a acuerdos para que se prueben vacunas en decenas de miles de personaspara completar las fases 3 de experimentación, la cual no supone un riesgo sanitario ya que las fases anteriores probaron su beneficio en animales y en algunos voluntarios.

“Empezar a vacunar con algo que no te haga daño puede tener el riesgo de que la gente cambie su conducta y se exponga más al virus porque se siente segura o protegida con una cosa que no se sabe si sirve. Por eso es importante la fase 3”, explica Edda Sciutto.

“Aunque hay muchas vacunas en marcha y muchas muy avanzadas, aún no conocemos la efectividad. Y ese es un gran desafío, pues requiere vacunar a decenas de miles de personas y requiere tiempo“, explica.

De ahí que para la comunidad científica occidental sea llamativo que Rusia haya aprobado su vacuna sin ofrecer las pruebas correspondientes de las diferentes fases. Incluso las autoridades rusas han asegurado que producirán estas vacunas en Cuba y Brasil.

Por ello es importante que cada país cuente con su investigación, señala Laclette.

“Se está dando una competencia despiadada, porque hay objetivos comerciales muy importantes. La producción de cientos de miles de vacunas tiene en la mira ganancias económicas considerables”, alerta.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.