#JusticiaParaSusy, la joven que siempre sonreía e invitaba a disfrutar la vida
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Imagen tomada de Facebook

#JusticiaParaSusy, la joven fotógrafa y mamá que siempre sonreía e invitaba a disfrutar la vida

Su caso ha desatado indignación en Chihuahua porque los reportes de la Fiscalía difieren completamente de lo que dice su familia quien denuncia que fue golpeada, violada y asesinada frente a su hijo de 5 años.
Imagen tomada de Facebook
14 de junio, 2020
Comparte

Cuando empezó la pandemia por COVID-19, Susy se encerró totalmente en casa para proteger a su hijo. Avisó que dejaría su trabajo de ventas para ocuparse del niño hasta que empezara a ir a la escuela, y con el carisma que tenía, le dijeron que podía volver cuando quisiera. Incluso a sus papás les dijo que no iría a visitarlos, que si querían fueran ellos a su casa. El pasado sábado 6 de junio fue hallada muerta.

Su caso ha desatado indignación en Chihuahua porque los reportes de la Fiscalía General del Estado (FGE) difieren completamente de lo que dice su familia: mientras que la versión oficial es que Susana Margarita Salais Morales murió por asfixia pero su cuerpo no tenía signos de violencia, sus familiares aseguran que fue golpeada, violada y asesinada frente a su hijo de 5 años.

Entérate: Mujeres y sus historias: más allá de su feminicidio

En un primer boletín sobre el caso, la Fiscalía informó que el número de emergencias recibió un reporte de un posible suicidio.

En redes sociales se generó la etiqueta #JusticiaParaSusy reclamando que no fue suicidio, sino feminicidio.

Entonces la Fiscalía borró ese primer comunicado y publicó otro, de la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM), que dice que no se descarta ninguna línea de investigación y que el caso está en manos de la Unidad de Investigación de Feminicidios. Pero reitera que el médico legista no encontró signos de violencia física ni sexual, ni hubo huellas de que alguien entrara a la casa, y que la causa de muerte fue “asfixia mecánica”.

Susana Morales, madre de Susy, dice en entrevista con Animal Político que fue su nieto el que contó lo que realmente había pasado.

“El niño vio todo… ‘Uno, dos, tres. Tres le pegaron a mi mamá. Mamá, mamá, sana sana colita de rana, ya levántate, ahorita viene mi papá’… Así le dijo”, recuerda Susana.

Dice que el pequeño hizo una videollamada con una amiga de ella que vive en otra ciudad y le enseñó cómo estaba, con manos y pies amarrados, sin moverse.

El marido de Susy y papá del niño no contestaba el teléfono porque trabaja como Uber y hasta que terminó un viaje atendió el teléfono y fue directo a su casa acompañado de su papá, donde encontró a su esposa muerta.

Una fuente de la Fiscalía aseguró que al llegar las autoridades, el cuerpo de Susy no estaba amarrado, sino vestido y en su cama, con una especie de bufanda en el cuello, y no parecía que nadie se hubiera metido a la fuerza a la casa.

Pero según la mamá de Susy,  incluso los vecinos llamaron a la policía porque oyeron gritos, pero nadie llegó.

El Diario de Chihuahua publicó que ese día había una fiesta en la calle, porque cada fin de semana hay arrancones. Susana cree que quien atacó a su hija ya había visto que ella estaba siempre en casa con su hijo y que su marido salía por horas a trabajar. E insiste en que cuando recibieron su cuerpo, tuvieron que maquillarla mucho porque tenía un golpe en la cabeza y cabello arrancado de las orillas de la cara.

Lee: ¿Qué ocurre con los familiares de una mujer víctima de feminicidio?

Fotógrafa, amiguera y orgullosa de su sonrisa

Susy tenía solo 25 años, los acababa de cumplir el 30 de marzo. Su hijo cumplió 5 apenas unas semanas antes y justo antes de que empezara el confinamiento por la pandemia de COVID-19: todavía alcanzó a organizarle su fiesta con temática de superhéroes. Madre e hijo se uniformaron con una playera de Ironman para ese día.

Era la más grande de otras dos hermanas, que ahora tienen 18 y 16 años. Ella se casó muy jovencita, a los 19, y cuando anunció que lo haría con un alguien que le llevaba 10 años, a su madre casi le dio “el patatús”, dice, pero él le aseguró que le iba a demostrar que era un buen hombre para su hija, y lo hizo. Susana teme que quieran implicarlo en el asesinato de Susy, pero está convencida de que ha sido un buen marido y un buen papá, trabajador y no vicioso.

La joven siguió estudiando ya casada, terminó su carrera de Diseño Gráfico y se aficionó a la fotografía. Tenía una cámara profesional y se la pasaba retratando a su hijo, su esposo y a todas sus amigas. Su mamá cuenta que quería estudiar alguna especialidad en  periodismo y se lamenta de que hayan acabado de pronto los sueños y metas que tenía.

Susana no deja de repetir que su hija era la más risueña y amiguera, y muy casera. Recuerda que tantas veces le pidió la casa para hacer fiestas con sus amigos y amigas, y aunque fueran puros jóvenes, la invitaba a salir y estar un rato conviviendo también.

“Era una persona que nunca anduvo enojada, nunca. Siempre con su risa. Sus dientitos chuecos, porque me decía que ahorita por el momento no quería frenos, que veía a sus amigas pero ella no quería. Y yo le decía: esos dientes, es la presentación. No, no, no, más adelante, así déjeme mamá”, recuerda.

En las fotos que inundaron las redes tras su muerte  y que quedan como homenaje a su vida en la que fue se cuenta de Facebook, se le ve siempre con una amplia sonrisa, sin intentos por ocultar las imperfecciones de su dentadura, y con mensajes optimistas y llenos de cariño a sus seres queridos. Hasta su última publicación, un día antes de su muerte, fue una invitación a disfrutar al máximo la vida.

“Después? No hay ‘después’. Porque después la flor se marchita, el interés se pierde, el día se vuelve noche, la gente envejece, la vida se termina; y uno después se arrepiente por no hacerlo antes cuando tuvo la oportunidad”.

Exigen justicia frente a la Fiscalía

Que todavía siga en rojo el semáforo por la emergencia sanitaria no ha detenido las muestras de indignación contra la justicia. Este miércoles se realizó una manifestación frente a la Fiscalía Especializada de la Mujer de Chihuahua para reiterar la exigencia de aclarar el caso de Susy y todos los feminicidios que están sin resolver en Chihuahua.

“Estoy azorada de cómo me han apoyado”, destaca Susana sobre la respuesta social al caso de Susy. “Qué va, qué va. Y en todo, le han dado un alcance muy alto, hasta en Estados Unidos, en Canadá. Me dicen que no te doble, lucha, y ándale, hasta que saquen todo”.

Decenas de personas, sobre todo mujeres, marcharon por calles de la ciudad de Chihuahua gritando “no fue suicidio, fue feminicidio” y “a Susy la mataron”. “Ahora dentro de la casas te asesinan”, fue otra de las consignas repetida por las manifestantes.

A principios de abril, otro caso que desató indignación y una etiqueta en redes sociales fue #JusticiaParaPaola, una niña de 13 años que en un momento en que se quedó sola en su casa de Nogales, Sonora, fue víctima de un hombre de 32 años que entró, la violó y la mató. Aunque en ese caso, rápidamente fue detenido y condenado el culpable.

El confinamiento en los hogares no ha disminuido la violencia contra las mujeres en el país, sino todo lo contrario. Marzo fue el mes con más denuncias y llamadas de emergencia por violencia de género, además de que tuvo las cifras más altas que se hayan registrado en delitos sexuales, y en abril se mantuvieron por arriba del promedio de otros años.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Qué ha sido de al Qaeda, el grupo responsable de los ataques a las Torres Gemelas?

Han pasado 19 años desde los impactantes ataques contra Estados Unidos que motivaron, entre otras, una campaña militar para eliminar a al Qaeda. El grupo sigue activo.
11 de septiembre, 2020
Comparte

En el 19º aniversario de los ataques de 11-S en Estados Unidos, el grupo responsable de los mismos -al Qaeda, que tenía base en Afganistán- se encuentra en un estado de caos.

Su filial en Siria fue silenciada en junio por una fuerza rival; en Yemen cayó derrotada a manos de rebeldes poco después de perder a su líder en un ataque con drones de EE.UU.; y el jefe de la filial en el Norte de África murió en un ataque de Francia en Mali, en junio, y todavía no tiene reemplazo.

Entretanto, el dirigente de al Qaeda, Ayman al Zawahiri, ha estado atípicamente ausente, dando pie a la especulación que pueda haber muerto o estar incapacitado.

Pero las filiales de al Qaeda en África, en Somalia y Mali, continúan siendo una poderosa fuerza.

Ideológicamente, al Qaeda enfrenta un dilema que le es familiar: modernizarse y demostrar flexibilidad para ganar adeptos entre musulmanes comunes y corrientes, y básicamente sobrevivir; o aferrarse a sus estrictos principios yihadistas y arriesgarse a alienar a los musulmanes.

Cada una de esas rutas tiene sus riesgos.

La primera podría poner en peligro las credenciales del grupo extremista y generar cismas y la deserción de los miembros de línea dura, mientras que la segunda podría limitar significativamente la capacidad operacional, hasta el punto en que el grupo desaparezca.

Ataques recientes

En Siria, al Qaeda -representado por su inesperada filial Hurras al Din- no ha podido hacer avances. Esto se debe en parte a yihadistas rivales, por un lado y, por otro, a la cuidadosa vigilancia de la coalición liderada por EE.UU. de los efectivos de al Qaeda.

Además, el grupo no es popular en el terreno ya que los sirios interpretan la marca al Qaeda como una amenaza y un imán para operativos gubernamentales e internacionales.

Hurras al Din ha estado inactiva durante más de dos meses después de una fuerte reacción de grupos yihadistas más poderosos y la eliminación de algunos de sus altos comandantes en ataques aéreos atribuidos a EE.UU.

La filial del grupo en Yemen -al Qaeda en la Península Árabe (AQAP), fue en su momento la sucursal más temida de al Qaeda, pero ha sufrido una serie de golpes este año y, actualmente, es una de las filiales menos activas de la organización.

AQAP perdió a su líder en una ataque con drones de EE.UU. a finales de enero, y recientemente abandonó el control de su bastión en la provincia central de Bayda, gracias a la acción de rebeldes hutíes.

Exlíder de AQAP, Qasim al Raymi

Propaganda de AQAP
El fallecido líder de AQAP, Qasim al Raymi, había advertido de espías en una serie de videos.

Durante años, espías parecen haber infiltrado el grupo y facilitado la localización exacta de sus líderes.

También ha estado plagado de divisiones internas.

Un evento este año demostró que AQAP todavía sigue jugando el papel por el cuál más se le temía: coordinar ataques de “lobos solitarios” en Occidente.

En febrero, el grupo reivindicó el mortal ataque armado del pasado diciembre en la base naval de Pensacola, Florida, perpetrado por el militar saudita Mohammed Alshamrani, un vínculo luego confirmado por EE.UU.

Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM), una de la filiales menos activas de la organización, perdió a su líder argelino durante un ataque francés en Mali, a comienzos de junio.

Propaganda de AQIM

Propaganda de AQIM
La filiar de al Qaeda en el Norte de África ha mantenido vínculos estrechos con su grupo asociado en Mali.

Tres meses después, el grupo no ha nombrado a un sucesor.

No se sabe por qué no lo han hecho, pero -por la razón que fuere- el liderazgo vacante no deja un buen reflejo del grupo.

A grandes rasgos, Argelia y África del Norte continúan presentando dificultades para el avance de al Qaeda, dado el infame legado de los yihadistas en los 90 representado por el ultraextremista Grupo Armado Islámico (GIA), responsable de la muerte de numerosos civiles argelinos.

El grupo Jamaat Nusrat al Islam wal-Muslimin (JNIM), que se concentra en Mali pero también opera en Burkina Faso y de vez en cuando en Níger, se instituyó en marzo de 2017.

Después de al Shabab -una filial de al Qaeda en Somalia- JNIM es la segunda sucursal más activa de la organización.

Los ataques de JNIM se concentran principalmente en tropas locales y fuerzas extranjeras, particularmente francesas, en el Sahel.

Pero en meses recientes, parece que se han visto distraídos de sus objetivos por batallas contra Estado Islámico (EI).

En febrero, JNIM manifestó su disponibilidad para participar en conversaciones con el gobierno de Mali, pero tras derrocamiento del gobierno en agosto y la instalación de otro, la suerte de JNIM y lo que hará después no está claro.

Jerusalén en la mira

Al Shabab es sin duda la mayor y más poderosa amenaza de al Qaeda en este momento.

El grupo controla territorio y ejerce una forma de gobierno a través de la mayoría de regiones rurales en el centro y sur de Somalia.

Propaganda de Al Shabab

Propaganda de Al Qaeda
Al Shabab lleva conduciendo una brutal insurgencia en Solamia durante más de una década.

Además, al Shabab se adjudica ataques diarios y frecuentes operativos de alto perfil dentro de Somalia y, de vez en cuando, en el vecino Kenia.

Aprovechando los grandes ataque de al Shabab y JNIM, al Qaeda lanzó su campaña global enfocada en Jerusalén, reiterada en 2020, que cita la “liberación de Palestina” como su supuesta meta final y coloca a EE.UU. como su enemigo número uno.

Mensaje para EE.UU.

El líder de al Qaeda, Ayman al Zawahiri, solo ha aparecido una vez este año, en un video en mayo.

Un mes antes, simpatizantes de EI especularon que al Zawahiri estaba muerto o había sufrido un derrame cerebral y estaba incapacitado. Eso lo sustentaron en que no ha aparecido en nuevos videos ni comentado personalmente sobre eventos clave.

Ayman al Zawahiri

Propaganda de Al Qaeda
El líder de al Qaeda, al Zawahiri, apareció la última vez en un video en mayo con un discurso contra el ateísmo.

Varios miembros de la cúpula de comando central de al Qaeda ya han muerto a lo largo de los años, algunos en ataques de drones de EE.UU. en Siria.

El acuerdo de paz firmado entre el Talibán y EE.UU. en febrero, que estipula que ese grupo islámico no puede darle amparo a ninguna organización yihadista, podría dificultar que los comandantes de al Qaeda encuentren refugio allí.

Mientras tanto, al Qaeda ha intentado aprovechar la crisis de salud global y las protestas raciales en EE.UU. para ganar apoyo en su mensaje anti Washington.

El grupo se dirigió a públicos occidentales en general y a aquellos en EE.UU. en particular para señalarles que sus gobiernos habían fallado en darles apoyo durante la pandemia y que el trato “racial” a los afrodescendientes en EE.UU. sólo podía revertirse a través de la lucha armada.

Pero es dudoso que semejante mensaje de un grupo responsable del mayor ataque en suelo estadounidense resuene con el público de ese país, si es que logra llegarles.

BBC Monitoring monitorea, informa y analiza las noticias de radio, televisión y medios digitales e impresos alrededor del mundo


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=CX5AgQ5QDYk

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E

https://www.youtube.com/watch?v=VjcsoKguDmk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.