Policías amenazan a joven con desaparecerla por protestar en Jalisco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Policías amenazan a joven con desaparecerla por protestar en Jalisco

Desde que fue liberada la noche del viernes, Violeta no ha podido dormir por temor a que un uniformado con el rostro tapado toque su puerta.
Cuartoscuro
8 de junio, 2020
Comparte

Violeta tiene 23 años, pero no se llama Violeta. Dice que tiene miedo a dar su nombre real, o cualquier otro dato que la identifique, después de que un grupo de policías ministeriales sin identificar la “secuestró” el pasado viernes 5 en Guadalajara, Jalisco, cuando se dirigía con otros tres compañeros a una manifestación para exigir justicia por el caso de Giovanni López, un joven asesinado presuntamente a manos de policías de Ixtlahuacán. 

“Los policías me dijeron que esta vez había tenido suerte. Pero que, para la próxima que me vieran por la calle, entonces sí me iban a desaparecer”.

Por eso tiene miedo, insiste la joven con voz trémula a través de una llamada de Zoom. Por eso, y porque los mismos policías que la secuestraron son los mismos que, horas después, recibieron la instrucción de la Fiscalía jalisciense para comprobar, casa por casa, que los manifestantes que organizaciones civiles denunciaron en redes sociales que estaban desaparecidos tras las detenciones ilegales del viernes, ya estuvieran localizados y a salvo.

Lee: “Giovanni no murió, el Estado lo mató”: Por tercer día marchan en Jalisco para exigir justicia

“Es algo absurdo”, lamenta Violeta. “¡Los que me secuestraron y me amenazaron con desaparecerme son los mismos que vendrán a mi casa para ver si estoy bien!”, exclama la joven que, desde que fue liberada la noche del viernes, dice que no ha podido dormir, ni quedarse sola en su domicilio, por temor a que alguien le toque la puerta y tras ella aparezca un uniformado con el rostro tapado, por mucho que el fiscal del estado ofreció el sábado disculpas y anunció la detención de dos elementos por las detenciones arbitrarias. 

De hecho, su temor es tal, asegura que, pese a su activismo como feminista y en pro de los derechos humanos, ha tomado la decisión de quedarse encerrada en su casa, al menos por un tiempo. 

“Lo lograron: ahora tengo miedo a salir a la calle a exigir que se respeten mis derechos y a pedir justicia”, dice. “Sé que hay más protestas (por el caso de Giovanni), pero los estaré apoyando a través de las redes sociales para no salir a la calle durante un tiempo. Me estoy tomando muy en serio la amenaza de los policías. Me causaron mucho miedo”. 

“Pensé que sería una desaparecida más”

De acuerdo con la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, la tarde del viernes 5 de junio agentes ministeriales hicieron “detenciones ilegales y arbitrarias” de múltiples manifestantes que se dirigían a las inmediaciones de la sede de la Fiscalía estatal, en la zona industrial de Guadalajara, para protestar por el asesinato de Giovanni López y por la detención de 26 personasen las protestas del jueves 4 de junio.

Incluso, puesto que las detenciones se produjeron sin que los agentes se identificaran como servidores públicos, y sin informar el motivo, y lo más importante, sin informar el lugar al que serían trasladados los detenidos, la Comisión denunció públicamente que se trató de “desapariciones forzadas” de ciudadanos. Mientras que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, llegó a insinuar el sábado pasado que elementos de la Fiscalía pudieron haber actuado “por instrucciones de otra fuente”. 

Tras ser detenida a las seis de la tarde en la calle 8 de julio, Violeta cuenta que, en efecto, en un principio pensó que las personas que la obligaban a subir una camioneta podían ser delincuentes del crimen organizado, que la llevaban secuestrada en una camioneta sin logos, ni mayores señas. 

“Los tipos llevaban palos, bates, tubos, y armas”, recuerda la activista, que, aún así, dice que trató de resistirse. 

“Grité con todas mis fuerzas. Pero, aunque pedí ayuda, y aunque sí había gente viendo lo que sucedía, nadie hizo nada. Nadie sacó su celular para grabar, ni nadie se acercó para preguntar por mi nombre. Nada”. 

Una vez en la batea, Violeta estuvo al borde del colapso emocional, de desmayarse. Como el resto de los jóvenes que los agentes llevaban amagados para que no alzaran la mirada, dice que, a medida que el vehículo avanzaba a toda velocidad por las calles de la capital jalisciense, por su mente comenzaron a pasar todo tipo de pensamientos sombríos. 

“Pensaba que nos iban a desaparecer y que mis padres ya no volverían a saber de mi”, asegura la joven, que, incluso, quiso aventarse de la camioneta en marcha. 

Pero en esas llegó un golpe seco en la espalda de uno de los captores, que la jaló del cuello y le hundió la cabeza en la batea para que no se moviera. 

“Se metieron con uno de los nuestros”

El trayecto fue corto, “a lo sumo unos 5 minutos”. Aunque nadie sabía dónde los habían llevado. Lo único que veían era unas celdas con barrotes que tenían un baño. 

En las celdas, los uniformados revisaron de nuevo las pertenencias de los detenidos. A la mayoría les pidieron que desbloquearan sus celulares. Al parecer, estaban buscando información de un supuesto grupo de Whatsapp desde el que, también supuestamente, se estaría organizando algún tipo de protesta violenta contra el inmueble de la Fiscalía estatal.

Lee: Familias de detenidos en la protesta #JusticiaParaGiovanni denuncian abusos policiales

“Querían saber si pertenecíamos a alguna asociación, a algún grupo o movimiento, y si estábamos en coordinación con alguna persona para atacarlos. Y por eso estaban revisando si teníamos algún objeto puntiagudo, algún arma, o alcohol para generar fuego”, explica Violeta. 

Este testimonio coincide con el de Luis Antonio Maldonado, un periodista independiente de 32 años que también fue detenido ilegalmente el viernes pasado en las inmediaciones de la sede de la Fiscalía, quien narra que los policías les dijeron que estaban investigando a un supuesto grupo que se había organizado para provocar daños en la ciudad.

De hecho, Violeta asegura que varios de los policías trataron de justificar las detenciones ilegales acusándolos por lo sucedido un día antes, en las protestas del jueves 4 frente a Casa Jalisco, cuando algunos manifestantes atacaron a los elementos policiacos, llegando incluso a prender fuego a un policía utilizando una botella de alcohol etílico. 

“Nos decían: ‘Ustedes se lo buscaron. Se metieron con uno de los nuestros, ahora se aguantan’”. 

Finalmente, a las ocho de la noche, Violeta dice que la subieron junto a otras mujeres en otra camioneta, esta sí con rótulos de la Fiscalía. Circularon durante unos 25 minutos y la dejaron en mitad de la noche en un fraccionamiento, a unos 10 kilómetros ya de la vecina Zapopan. 

Por fortuna, a ella no le quitaron el celular porque pudo ocultarlo entre su ropa interior. Y antes de que sus padres vieran en redes sociales que múltiples usuarios, amigos, y organizaciones civiles, estaban difundiendo su nombre entre el de los jóvenes desaparecidos en las inmediaciones de la Fiscalía, les marcó para avisarles de viva voz que estaba bien. 

Les explicó con toda la calma que pudo que los policías la habían dejado tirada en medio de la nada, pero que, al menos, le habían regresado su mochila. 

Al parecer, a los uniformados no les interesó lo único que hallaron en su interior: una cartulina que, con grandes letras negras, pedía ‘Justicia para Giovanni’.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Afganistán: desesperadas escenas en el aeropuerto de Kabul donde miles intentan escapar de los talibanes

Desde el domingo, cuando la capital afgana cayó en manos del grupo radical islamista casi sin resistencia, las instalaciones del aeropuerto se llenaron de personas, tanto diplomáticos y contratistas como civiles afganos, que buscan escapar ante el temor a represalias.
16 de agosto, 2021
Comparte

Al menos siete personas murieron este lunes en el aeropuerto de Kabul, la capital de Afganistán, en medio de escenas de caos y desesperación a medida que miles de personas buscan alcanzar un lugar en los vuelos para huir del país y escapar de los talibanes.

Desde el domingo, cuando la capital afgana cayó en manos del grupo radical islamista casi sin resistencia, las instalaciones del aeropuerto se llenaron de personas, tanto diplomáticos y contratistas como civiles afganos, que buscan escapar ante el temor a represalias.

Muchas embajadas utilizaron el aeropuerto para dar visas de emergencia, aunque el proceso demorado y los pocos vuelos disponibles llevaron a una rápida aglomeración en el único aeropuerto en operaciones en todo el país.

Estados Unidos anunció este lunes que desplegaría al aeropuerto otros 500 soldados (además de los 2.500 que ya había desplegado allí) y que tomaría el control de las operaciones aéreas, pero esto no logró calmar la situación en el aeropuerto, que debió suspender los vuelos.

Miles de personas se aglomeraron frente a las terminales y algunos incluso saltaron los muros y las vallas, se adentraron en las pistas y se trataron de subir a los aviones que iban despegando.

El Pentágono confirmó que sus fuerzas mataron a dos hombres que, según dijo, estaban armados, mientras otros cinco parecen haber perdido la vida en circunstancias no esclarecidas, posiblemente al tratar de trepar a los aviones en pleno despegue.

Según los reportes, las fuerzas estadounidenses dispararon al aire para dispersar a las personas que intentaban subir a los aviones por la fuerza.

https://twitter.com/NicolaCareem/status/1427122975971561475

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que las fuerzas de su país están “trabajando para restablecer la seguridad” y que esperan retomar las operaciones aéreas “en las próximas horas”.

El gobierno de EE.UU. anunció este lunes que había llegado a un acuerdo con el Talibán para permitir la salida del país de estadounidenses sin interferencias y amenazó con tomar acciones militares si las operaciones de rescate son interrumpidas.

No obstante, según el canal CBS News, socio estadounidense de la BBC, la situación en el aeropuerto internacional es tan “tensa” que funcionarios de EE.UU. están considerando evacuar a todos sus ciudadanos y dejar atrás a los afganos.

aeropuerto

EPA
Muchas personas cruzaron las cercas del aeropuerto.

Escenas de caos

En redes sociales numerosas imágenes y videos muestran escenas de caos en el aeropuerto de Kabul.

aeropuerto

AFP

Uno de los videos, que la BBC no ha podido verificar de forma independiente, parece mostrar a civiles afganos aferrados al costado de un avión militar estadounidense que se prepara para despegar y otros sentados en los costados de la aeronave, mientras una multitud corre a su lado.

La grabación se volvió viral en varias redes sociales, con usuarios comentando sobre su simbolismo: el avión de EE.UU. escapando hacia un lugar seguro y dejando atrás a los afganos que corrían desesperados por salvar sus vidas.

Otras imágenes muestran a decenas de personas trepando sobre los aviones o sobre las pasarelas que conectan las terminales con las aeronaves.

https://twitter.com/TOLOnews/status/1427204278695997442

Otras imágenes muestran helicópteros artillados Apache sobrevolando las pistas de aterrizaje, tratando de abrirse camino entre la multitud o pasajeros sentados en las puertas de los aviones.

El sitio Flightradar24, que monitorea vuelos, reportó una ausencia casi total de aviones sobrevolando el espacio aéreo de Afganistán.

Numerosas aerolíneas, incluidas British Airways y Air France-KLM, anunciaron que evitarán el espacio aéreo afgano.

aeropuerto

AFP

Según la televisora CNBC, United Airlines cambió la ruta para sus vuelos a India, mientras otras como Flydubai y Emirates han suspendido los vuelos a Kabul.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JGbkCxkQ2zQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.