Policías amenazan a joven con desaparecerla por protestar en Jalisco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Policías amenazan a joven con desaparecerla por protestar en Jalisco

Desde que fue liberada la noche del viernes, Violeta no ha podido dormir por temor a que un uniformado con el rostro tapado toque su puerta.
Cuartoscuro
8 de junio, 2020
Comparte

Violeta tiene 23 años, pero no se llama Violeta. Dice que tiene miedo a dar su nombre real, o cualquier otro dato que la identifique, después de que un grupo de policías ministeriales sin identificar la “secuestró” el pasado viernes 5 en Guadalajara, Jalisco, cuando se dirigía con otros tres compañeros a una manifestación para exigir justicia por el caso de Giovanni López, un joven asesinado presuntamente a manos de policías de Ixtlahuacán. 

“Los policías me dijeron que esta vez había tenido suerte. Pero que, para la próxima que me vieran por la calle, entonces sí me iban a desaparecer”.

Por eso tiene miedo, insiste la joven con voz trémula a través de una llamada de Zoom. Por eso, y porque los mismos policías que la secuestraron son los mismos que, horas después, recibieron la instrucción de la Fiscalía jalisciense para comprobar, casa por casa, que los manifestantes que organizaciones civiles denunciaron en redes sociales que estaban desaparecidos tras las detenciones ilegales del viernes, ya estuvieran localizados y a salvo.

Lee: “Giovanni no murió, el Estado lo mató”: Por tercer día marchan en Jalisco para exigir justicia

“Es algo absurdo”, lamenta Violeta. “¡Los que me secuestraron y me amenazaron con desaparecerme son los mismos que vendrán a mi casa para ver si estoy bien!”, exclama la joven que, desde que fue liberada la noche del viernes, dice que no ha podido dormir, ni quedarse sola en su domicilio, por temor a que alguien le toque la puerta y tras ella aparezca un uniformado con el rostro tapado, por mucho que el fiscal del estado ofreció el sábado disculpas y anunció la detención de dos elementos por las detenciones arbitrarias. 

De hecho, su temor es tal, asegura que, pese a su activismo como feminista y en pro de los derechos humanos, ha tomado la decisión de quedarse encerrada en su casa, al menos por un tiempo. 

“Lo lograron: ahora tengo miedo a salir a la calle a exigir que se respeten mis derechos y a pedir justicia”, dice. “Sé que hay más protestas (por el caso de Giovanni), pero los estaré apoyando a través de las redes sociales para no salir a la calle durante un tiempo. Me estoy tomando muy en serio la amenaza de los policías. Me causaron mucho miedo”. 

“Pensé que sería una desaparecida más”

De acuerdo con la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, la tarde del viernes 5 de junio agentes ministeriales hicieron “detenciones ilegales y arbitrarias” de múltiples manifestantes que se dirigían a las inmediaciones de la sede de la Fiscalía estatal, en la zona industrial de Guadalajara, para protestar por el asesinato de Giovanni López y por la detención de 26 personasen las protestas del jueves 4 de junio.

Incluso, puesto que las detenciones se produjeron sin que los agentes se identificaran como servidores públicos, y sin informar el motivo, y lo más importante, sin informar el lugar al que serían trasladados los detenidos, la Comisión denunció públicamente que se trató de “desapariciones forzadas” de ciudadanos. Mientras que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, llegó a insinuar el sábado pasado que elementos de la Fiscalía pudieron haber actuado “por instrucciones de otra fuente”. 

Tras ser detenida a las seis de la tarde en la calle 8 de julio, Violeta cuenta que, en efecto, en un principio pensó que las personas que la obligaban a subir una camioneta podían ser delincuentes del crimen organizado, que la llevaban secuestrada en una camioneta sin logos, ni mayores señas. 

“Los tipos llevaban palos, bates, tubos, y armas”, recuerda la activista, que, aún así, dice que trató de resistirse. 

“Grité con todas mis fuerzas. Pero, aunque pedí ayuda, y aunque sí había gente viendo lo que sucedía, nadie hizo nada. Nadie sacó su celular para grabar, ni nadie se acercó para preguntar por mi nombre. Nada”. 

Una vez en la batea, Violeta estuvo al borde del colapso emocional, de desmayarse. Como el resto de los jóvenes que los agentes llevaban amagados para que no alzaran la mirada, dice que, a medida que el vehículo avanzaba a toda velocidad por las calles de la capital jalisciense, por su mente comenzaron a pasar todo tipo de pensamientos sombríos. 

“Pensaba que nos iban a desaparecer y que mis padres ya no volverían a saber de mi”, asegura la joven, que, incluso, quiso aventarse de la camioneta en marcha. 

Pero en esas llegó un golpe seco en la espalda de uno de los captores, que la jaló del cuello y le hundió la cabeza en la batea para que no se moviera. 

“Se metieron con uno de los nuestros”

El trayecto fue corto, “a lo sumo unos 5 minutos”. Aunque nadie sabía dónde los habían llevado. Lo único que veían era unas celdas con barrotes que tenían un baño. 

En las celdas, los uniformados revisaron de nuevo las pertenencias de los detenidos. A la mayoría les pidieron que desbloquearan sus celulares. Al parecer, estaban buscando información de un supuesto grupo de Whatsapp desde el que, también supuestamente, se estaría organizando algún tipo de protesta violenta contra el inmueble de la Fiscalía estatal.

Lee: Familias de detenidos en la protesta #JusticiaParaGiovanni denuncian abusos policiales

“Querían saber si pertenecíamos a alguna asociación, a algún grupo o movimiento, y si estábamos en coordinación con alguna persona para atacarlos. Y por eso estaban revisando si teníamos algún objeto puntiagudo, algún arma, o alcohol para generar fuego”, explica Violeta. 

Este testimonio coincide con el de Luis Antonio Maldonado, un periodista independiente de 32 años que también fue detenido ilegalmente el viernes pasado en las inmediaciones de la sede de la Fiscalía, quien narra que los policías les dijeron que estaban investigando a un supuesto grupo que se había organizado para provocar daños en la ciudad.

De hecho, Violeta asegura que varios de los policías trataron de justificar las detenciones ilegales acusándolos por lo sucedido un día antes, en las protestas del jueves 4 frente a Casa Jalisco, cuando algunos manifestantes atacaron a los elementos policiacos, llegando incluso a prender fuego a un policía utilizando una botella de alcohol etílico. 

“Nos decían: ‘Ustedes se lo buscaron. Se metieron con uno de los nuestros, ahora se aguantan’”. 

Finalmente, a las ocho de la noche, Violeta dice que la subieron junto a otras mujeres en otra camioneta, esta sí con rótulos de la Fiscalía. Circularon durante unos 25 minutos y la dejaron en mitad de la noche en un fraccionamiento, a unos 10 kilómetros ya de la vecina Zapopan. 

Por fortuna, a ella no le quitaron el celular porque pudo ocultarlo entre su ropa interior. Y antes de que sus padres vieran en redes sociales que múltiples usuarios, amigos, y organizaciones civiles, estaban difundiendo su nombre entre el de los jóvenes desaparecidos en las inmediaciones de la Fiscalía, les marcó para avisarles de viva voz que estaba bien. 

Les explicó con toda la calma que pudo que los policías la habían dejado tirada en medio de la nada, pero que, al menos, le habían regresado su mochila. 

Al parecer, a los uniformados no les interesó lo único que hallaron en su interior: una cartulina que, con grandes letras negras, pedía ‘Justicia para Giovanni’.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La revolucionaria prueba de saliva que podría ponerle fin a la pandemia de COVID

El corresponsal de medicina de la BBC explora cómo una prueba de saliva semanal -rápida, ágil y confiable- podría ser el camino para regresar a la normalidad.
18 de julio, 2020
Comparte

¿Que pasaría se hubiese una manera de retornar a como se vivía antes del coronavirus? No más distanciamiento social, no más mascarillas, no más temor de infección de covid-19. Obviamente la razón de todas las restricciones tienen el objetivo de repeler el virus y minimizar el contagio. Lo que necesitamos es una manera rápida y confiable de detectar aquellos en nuestro entorno que están infectados.

El primer problema es que menos de una en cuatro personas que dan positivo en la prueba de coronavirus manifiesta síntomas el día en que hacen la prueba.

Eso crea el riesgo de que el virus se propague por personas que no están conscientes de que están infectadas.

Un segundo problema es la prueba misma. La mejor manera actual de detectar el coronavirus implica tomar una muestra de mucosa introduciendo un hisopo en el fondo de la garganta y dentro de la nariz. Es posible que yo sea excesivamente sensible, pero encuentro la idea que me metan un hisopo hasta las amígdalas y luego arriba por las fosas nasales un tanto desagradable y me da ansias de vomitar. El procedimiento sólo dura unos segundos, pero no estoy seguro de que quiera hacerlo cada semana, como propone el NHS (el sistema de salud pública de Reino Unido).

Una prueba de mucosa con hisopo

Getty Images

Un tercer factor es el tiempo. La muestra tomada con el hisopo, o prueba de reacción en cadena de la polimerasa (RCP) tiene que ser enviada a un laboratorio que se demora unas horas en procesarla. Nueve de cada 10 personas que asisten en auto a uno de los centros de pruebas reciben los resultados dentro de 24 horas. Pero todavía no es un servicio instantáneo.

Así que lo que necesitamos es una manera rápida, ágil y confiable de hacer la prueba de coronavirus.

Ya se están haciendo experimentos con pruebas con hisopos de rápido resultado, que sería un gran paso adelante.

Pero la prueba de saliva podría ser revolucionaria.

Imagínate que todo lo que tuvieras que hacer es escupir en una probeta para ver si tienes el coronavirus.

Está bien, no es así de sencillo. La muestra de saliva tiene que ser enviada a un laboratorio, pero el resultado pude salir mucho más rápido que el del hisopo.

Jayne Lees y su familia están tomando parte en un ensayo de prueba de saliva que se realiza en Southampton (una ciudad portuaria en el sur de Inglaterra).

family test

BBC

Observé cómo Jayne y sus tres hijos adolescentes, Sam, Meg y Billy, sentados alrededor de una mesa, escupían en una cuchara y vertían la saliva en una probeta.

Un hisopo puede ser muy invasivo, especialmente si no te estás sintiendo muy bien”, dice Jayne. “La prueba de saliva es mucho más fácil”.

Más de 10.000 médicos de cabecera y otros trabajadores clave con sus familias en esa ciudad están participando en el proyecto.

Mujer escupiendo en una cuchara

BBC

“Creemos que la saliva es un fluido muy importante para analizar”, comenta Keith Godfrey, uno de los coordinadores del experimento en la Universidad de Southampton.

La glándulas salivares son el primer lugar del cuerpo que infecta el virus. Parece ser que las personas registran positivo en su saliva antes de en el resto de los ductos respiratorios.”, señala.

“Si lo que buscamos es detectar a las personas en los estados primarios de la infección, este bien puede ser el camino hacia adelante”.

El éxito del ensayo depende de qué tan exacta sea la prueba de saliva para detectar coronavirus.

Procesando saliva

BBC

Las muestras del ensayo en Southampton están siendo procesadas en los laboratorios gubernamentales de la Agencia de Salud de Animales y Plantas, en el condado de Surrey. Las muestras se mezclan en una solución que se calienta para que suelten el material genético del virus. El método, conocido como RT-Lamp (amplificación isotérmica mediada por bucle), toma unos 20 minutos, comparado a las varias horas que toma la prueba de RCP.

“Estamos muy entusiasmados”, declara el profesor Ian Brown, jefe de virología. “Hemos logrado importantes avances en las últimas semanas, en términos de superar los desafíos técnicos del uso de una prueba de saliva”.

Aquí es donde las cosas se ponen interesantes. Si el ensayo piloto funciona, toda la ciudad de Southampton, más de 250.000 personas, podría tener acceso a pruebas de saliva semanales.

“Si estamos dispuestos a reabrir la sociedad y la economía, esta podría ser la manera de monitorear la presencia del virus en comunidades y detectar los brotes antes de tener que necesitar confinamientos”, afirma el profesor Godfrey.

Mapa de Reino Unido con imágenes gráficas de gotículas

Emma Russell
Si el ensayo de Southampton funciona, todo Reino Unido podría tener acceso a la prueba semanal de saliva.

A algunas personas les gustaría ir más lejos. Un grupo de científicos liderados por el profesor Julian Peto, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, sugiere que toda la población en Reino Unido debería tener acceso semanal a las pruebas de saliva para coronavirus.

Arguyen que la epidemia de covid-19 podría “acabarse y restaurar la vida normal” si se lleva a cabo una vigilancia en masa. Eso significaría un enorme aumento en las pruebas de laboratorio. Actualmente, el gobierno dice que puede realizar 300.000 pruebas diarias, pero esa cifra tendría que aumentar a 10 millones al día.

La manera como funcionaría sería así: haces tu prueba de saliva y la envías. En el lapso de 24 horas recibes el resultado. Si es positivo, tú y tu familia tendrían que entrar en aislamiento. Los restaurantes y otros sitios públicos podrían solicitar evidencia de resultados negativos recientes antes de permitir la entrada de clientes. La esperanza es que la identificación temprana de los infectados terminaría rápidamente con la epidemia.

Mensaje de texto

BBC
Un mensaje de texto confirmaría si la prueba es negativa o positiva.

Naturalmente el programa sería costoso, tal vez hasta US$1.250 millones al mes. Pero esta es una pequeña fracción del impacto del coronavirus en la economía británica. El ente encargado de responsabilidad presupuestaria indica que la crisis probablemente costará a Reino Unido unos US$400.000 millones este año fiscal, y posiblemente más.

Uno de los problemas sería el cumplimiento. ¿Cuántos de nosotros estarían dispuestos a escupir en una probeta todas las semanas? Podría parecer una pérdida de tiempo. Pero la otra cara de la moneda es que se podría ser el completo fin del distanciamiento social. ¿No aprovecharías esa oportunidad?

Si funcionase significaría el fin de las mascarillas, los pasillos de una sola vía en las tiendas, el fin del aislamiento de millones de personas ancianas y vulnerables. Podrías volver a abrazar otra vez a tus amistades y abuelos.

Algo menos ambiciosos pero más dirigido a objetivos específicos también podría tener un impacto importante. Las escuelas podrían hacer pruebas semanales a los estudiantes y al personal. Las pruebas frecuentes de saliva también podrían realizarse en hogares de cuidado o áreas de brotes. Se podrían instalar laboratorios en aeropuertos para que los pasajeros que llegan y salen puedan ser sometidos a pruebas mientras esperan el vuelo.

Hay mucho que está en juego con el ensayo de Southampton. Una situación que podría complicar las cosas es que la incidencia de coronavirus en esa ciudad está bajando. Jayne Lees y su familia han tenido dos resultados negativos hasta ahora. Sospecho que lo mismo se podría decir de todos o casi todos los que están tomando parte en el ensayo.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Para que ese estudio funcione, se deben poder identificar tanto muestras positivas como negativas.

Pero los hijos de Jayne se encuentran entre aquellos que esperan que esos obstáculos se puedan librar y que las pruebas de saliva a nivel masivo se conviertan en la solución.

“Sería estupendo, nos libraríamos de la pandemia de una vez por todas”, expresa Sam, de 19 años. “Cambiaría la vida de la gente”.

* Como corresponsal de Medicina de la BBC desde 2004, Fergus Walsh ha reportado sobre la amenaza de enfermedades globales como la gripe aviar, gripe porcina, SARS, MERS y ébola.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0

https://www.youtube.com/watch?v=7BDFWi95rm8&t=13s

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8&t=11s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.