Recorte de 75% ordenado por AMLO, con impacto en gobierno, ciencia, salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Recorte de 75% compromete pagos de servicios básicos del gobierno y arriesga inversiones en salud y ciencia

El recorte ordenado por el presidente compromete el pago de servicios esenciales para el funcionamiento del gobierno, como luz, agua, gas, telefonía, pero también podría afectar inversiones en salud y educación.
Cuartoscuro Archivo
1 de junio, 2020
Comparte

El recorte del 75% al “gasto corriente” del presupuesto público ordenado por Andrés Manuel López Obrador compromete el pago de los servicios esenciales para el funcionamiento del gobierno, como luz, agua, gas, telefonía y arrendamientos, pero también podría afectar inversiones prioritarias en salud, educación, energía e investigación científica.

Algunas de dichas inversiones están relacionadas con la adquisición de medicamentos y suministros de laboratorio, arrendamiento de equipo médico, producción de materiales de enseñanza para centros educativos o la compra de combustibles para plantas productivas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Entérate: Publican decreto de austeridad; establece que ‘de forma voluntaria’ se reducirá el sueldo de funcionarios

Dichas inversiones están incorporadas como “gasto corriente” en los capítulos “2000 Materiales y Suministros” y “3000 Servicios Generales” del Presupuesto de Egresos de este año.

La Secretaría de Hacienda aplicará el recorte del 75% sobre los recursos que las instituciones públicas tenían disponibles en esos capítulos entre el 23 de abril -fecha en que se publicó el decreto- y diciembre.

La reducción presupuestaria no aplicará para los Poderes Judicial y Legislativo ni para los órganos autónomos; tampoco se verán afectadas las Secretarías de Salud, Defensa y Marina ni la Guardia Nacional (adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana).

Las demás instituciones gubernamentales -dependencias del Poder Ejecutivo, organismos descentralizados, órganos desconcentrados y empresas paraestatales- deberá operar el resto del año con el 25% de los fondos sobrantes en los capítulos 2000 y 3000.

Dichos capítulos no sólo constan de gastos que podrían considerarse superfluos o prescindibles, como los viajes de funcionarios públicos, los congresos y exposiciones o la publicidad oficial, sino que también incluyen partidas para cubrir servicios esenciales -cuya falta de pago podría paralizar al gobierno- e inversiones en insumos y equipamientos prioritarios.

A fin de entender el impacto del recorte, Animal Político revisó, concretamente, en qué ha gastado el gobierno este año los recursos asignados a los capítulos 2000 y 3000 del presupuesto, con base en el reporte del Avance del Gasto Público al Primer Trimestre elaborado por la Secretaría de Hacienda, que es el informe más actualizado disponible.

Para esta revisión se tomó en cuenta el gasto ejercido exclusivamente por las instituciones públicas que serán objeto de la reducción presupuestal, con la finalidad de describir, precisamente, cuáles de sus actividades podrían verse en riesgo.

Conforme al decreto, el recorte se aplicará a las Secretarías de Estado y sus órganos desconcentrados; empresas con participación estatal (Pemex y CFE); organismos descentralizados (CEAV, Inmujeres, Pueblos Indígenas, entre otros), así como al IMSS y al ISSSTE, que no fueron excluidos de la política de austeridad -a diferencia de la SSA-, pese a su relevante función actualmente en el combate a la pandemia.

Gasto en servicios esenciales

Entre enero y marzo, las instituciones consideradas en el decreto de austeridad ejercieron un gasto de 59 mil 587.2 millones de pesos del presupuesto asignado al capítulo “2000 Materiales y Suministros”, y 49 mil 690.8 millones de pesos del capítulo “3000 Servicios Generales”.

En este último se incluye el pago de servicios básicos del gobierno.

Las instituciones públicas gastaron 3 mil 442.5 millones de pesos por concepto de electricidad, agua, gas, telefonía fija y acceso a internet.

Otros servicios esenciales cubiertos son el arrendamiento de edificios y terrenos (717 millones de pesos); servicio de limpieza y manejo de desechos (511.8 millones de pesos); servicio de protección y vigilancia (1 mil 252 millones de pesos); seguro de bienes patrimoniales (1 mil 224.8 millones de pesos); servicios financieros y bancarios (453.8 millones de pesos) y servicios postales (61.9 millones de pesos).

Todas estas erogaciones por servicios esenciales suman 7 mil 677.1 millones de pesos, que equivalen al 15.4% del gasto del capítulo 3000 durante el primer trimestre del año.

Inversiones prioritarias

Con recursos del capítulo “2000 Materiales y Suministros”, la CFE adquirió combustibles nacionales y de importación para sus plantas productivas con una inversión de 31 mil 263.1 millones de pesos, de acuerdo con el informe de Avance del Gasto de Hacienda.

Esa cifra representa el 52.4% de todos los fondos del capítulo 2000 ejercidos el primer trimestre de año.

Los recursos sobrantes de ese capítulo se destinaron, por ejemplo, a la partida de “Medicinas y productos farmacéuticos”, en la que se invirtió 7 mil 153.3 millones de pesos, principalmente por parte de tres instituciones: IMSS (4 mil 408.1 millones), ISSSTE (2 mil 417 millones) y Pemex (320.3 millones).

Existe también una partida de “Materiales, accesorios y suministros médicos”, a la que las dependencias destinaron 1 mil 318.4 millones de pesos, especialmente del IMSS (979.3 millones), ISSSTE (249 millones) y Pemex (86.5 millones).

El recorte podría afectar la partida “Materiales, accesorios y suministros de laboratorio”, que implicó un gasto gubernamental de 419.3 millones de pesos, que en mayor proporción fue erogado por el IMSS (287.1 millones), Pemex (55.5 millones), ISSSTE (35.3 millones) y SEP (30 millones).

Aunque de nombre semejante, en el capítulo 2000 también existe un partida llamada “Refacciones y accesorios de equipo e instrumental médico de laboratorio”, a la que exclusivamente el IMSS destinó un gasto de 100.5 millones de pesos.

Con el recorte, asimismo, podría resultar impactada la partida “Materiales y útiles de enseñanza para planteles educativos”, en la que la SEP invirtió 693.3 millones de pesos. Esos recursos se distribuyeron así: 566.3 millones de pesos para la UNAM; 70.8 millones para el IPN; 31.6 millones para la UAM; 18.3 millones para el Consejo Nacional de Fomento Educativo, entre otras instituciones.

Con fondos del capítulo 2000, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) compró 3.5 millones de pesos en plaguicidas, abonos y fertilizantes; por su parte, la SEP invirtió 1.3 millones de pesos en dichos insumos y los destinó a la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, al IPN y al Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

La administración pública también destinó 34 millones de pesos de este capítulo en la partida “Prendas de protección personal”, en su mayoría invertidos por la CFE (14.6 millones), Pemex (8.7 millones) y SEP (4.6 millones).

Las instituciones públicas también acudieron a los recursos del capítulo 2000 para adquirir vestuario y uniformes para el personal por un monto global de 447.9 millones de pesos. De ese monto, la CFE invirtió 253.6 millones de pesos; el IMSS 63.5 millones; la Secretaría de Cultura 43.5 millones -para el INAH y el INBA-; la SEP 31.4 millones y el ISSSTE 30.6 millones.

Aunque el capítulo 3000 se llama, abstractamente, de “Servicios Generales”, en él existe una partida para “Investigación científica y desarrollo”, en la que el gobierno invirtió 20.2 millones de pesos durante los primeros tres meses del año. De ese total, tan sólo Pemex destinó 12.4 millones de pesos a la elaboración de estudios e investigaciones, seguido de otras instituciones como la Secretaría de Turismo (3.2 millones), la Sader (1.7 millones) y la Secretaría de Bienestar (1.4 millones).

En este capítulo, en el apartado de pago de pago de alquileres -generalmente de inmuebles y vehículos-, existe una partida específica para “Arrendamiento de equipo e instrumental médico”, en la que el IMSS y el ISSSTE invirtieron, respectivamente, 33.4 y 6.3 millones de pesos.

Con los recursos del capítulo 3000, la administración ha financiado también la partida destinada a la impresión de documentos oficiales para la prestación de servicios públicos (identificaciones, formatos fiscales, certificados y títulos), a la que destinó 96.3 millones de pesos.

El gobierno también invirtió 94 millones de pesos en la instalación, reparación y mantenimiento del equipo de cómputo empleado en las instituciones públicas.

La SEP y la Sader utilizan los recursos de este capítulo para financiar una partida de “Servicios generales para planteles educativos”, en la que invirtieron 1 mil 168.4 millones de pesos, distribuidos de la siguiente manera: 1 mil 060.7 millones de pesos a la UNAM (90.7% de dicho monto); 113.3 millones a la Universidad Autónoma de Chapingo; 45.5 millones al IPN y 34.1 millones a la Subsecretaría de Educación Media Superior, que administra bachilleratos públicos como el Conalep, CETIS y CBTIS.

La Secretaría de Gobernación (Segob) cuenta con una partida para financiar traslados aéreos y terrestres, así como viáticos, de funcionarios vinculados a programas de seguridad pública y seguridad nacional; la dependencia invirtió en ello 15.1 millones de pesos.

Con fondos del capítulo 3000, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) pagó gastos generales de las oficinas del Servicio Exterior Mexicano (SEM) por un monto de 1 mil 130.6 millones de pesos.

Durante el primer trimestre del año, el gobierno también invirtió 683 millones de pesos en el arrendamiento de vehículos destinados a funcionarios para la operación de programas públicos (capítulo 3000), y otros 409.5 millones de pesos para el combustible de dichas unidades.

Estos servicios fueron contratados principalmente por instituciones como el IMSS, CFE, SEP, SCT, Semarnat, Bienestar y Pueblos Indígenas.

Gastos superfluos

Los capítulos 2000 y 3000 constan también de partidas que podrían considerarse gastos superfluos o prescindibles.

Por ejemplo, entre enero y marzo, la administración federal invirtió 630.6 millones de pesos en el pago de vuelos y pasajes terrestres, así como viáticos, de funcionarios públicos en “comisiones oficiales” dentro y fuera del país (capítulo 3000).

También gastó 163.7 millones de pesos en el arrendamiento de vehículos para funcionarios, excluyendo las funciones de seguridad pública (capítulo 3000), y 8.8 millones de pesos en el combustible necesario para su funcionamiento (capítulo 2000).

El gobierno también erogó 26.1 millones de pesos en la realización de congresos y exposiciones, y 40.2 millones en capacitaciones a servidores públicos (capítulo 3000).

En el primer trimestre del año se destinó un monto de 37.4 millones de pesos para gastos de publicidad oficial, y 2.5 millones específicamente en servicios de monitoreo de medios (capítulo 3000).

Las instituciones públicas también gastaron 37.7 millones de pesos en la compra de materiales de oficina, impresión y fotocopiado, así como 442.6 millones de pesos en el servicio de comedor para funcionarios (capítulo 2000).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuánto debe preocuparnos que aparezcan nuevos brotes de COVID donde ya se levantó la cuarentena

Después de que se levantaran las medidas de cuarentena en varias partes del mundo, volvieron a subir las cifras de nuevos casos. ¿Es esto un fracaso en la estrategia para acabar con la pandemia del nuevo coronavirus?
16 de mayo, 2020
Comparte

En momentos en que gran parte del mundo sigue confinado por la pandemia de SARS-CoV-2, los ojos están puestos en las ciudades y países que han empezado a levantar algunas de sus restricciones para regresar, paulatinamente, a un estado de relativa normalidad.

En lugares como Alemania, Corea del Sur o China, por ejemplo, las autoridades han sopesado con detenimiento la situación, tomando en cuenta factores como la tasa de reproducción (la capacidad del virus de propagarse), el número de casos y la severidad de los mismos, antes de decidir flexibilizar el aislamiento.

Sin embargo, pocos días después de que la canciller alemana, Angela Merkel, diera el visto bueno para relajar la cuarentena, datos oficiales revelaron un aumento en el número de casos.

La tasa de reproducción del virus subió allí a 1,2 y 1,3 por varios días, cuando mantenerla por debajo de 1 era una parte fundamental en la ecuación para relajar las normas.

Algo similar ocurrió en Corea del Sur. Y en Wuhan, la ciudad china donde se originó la pandemia, después que no se registraran nuevos enfermos de covid-19 desde el 3 de abril, aparecieron seis casos el fin de semana pasado, todos en un mismo conjunto residencial.

¿Significa esto que el levantamiento de las medidas ha sido un fracaso? ¿Es inevitable que el fin del aislamiento dé lugar a una nueva ola de contagios? ¿O qué debemos esperar realmente tras la salida de la cuarentena?

Esperable

Lo que está sucediendo en estos países, le explica a BBC Mundo Andrew Tatem, investigador de enfermedades emergentes de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, “es lo esperable“.

“No estamos en una etapa en la que se elimina la enfermedad. Hay maneras de frenar la aparición de casos, pero para eso se necesita una vacuna, o que todo el mundo haya sufrido la enfermedad y tenga cierto tipo de inmunidad, y ese no es el caso”.

“La gran mayoría de la población —en algunos casos el 95%— sigue siendo susceptible al virus, que sigue circulando por el mundo. Así que definitivamente esperamos que se produzcan más casos“, señala el científico.

Prueba para detectar el coronavirus

Getty Images
Las pruebas a gran escala han ayudado a limitar la propagación del SARS-CoV-2 en Alemania.

Es difícil saber cuándo este incremento en el número de infectados excede lo esperable y debe ser motivo de preocupación para las autoridades.

“No hay un número determinado. Si por ejemplo un país tiene mil casos nuevos, depende de si están en una ciudad o de si están distribuidos equitativamente en todo el país”, explica Tatem.

“En el primer caso es preocupante y amerita la implementación de medidas, mientras que en el segundo no constituye un problema”.

Lo importante, en opinión del profesor de Epidemiología de la Universidad de Hong Kong Ben Cowling, es “qué potencial tiene la infección de volver a propagarse“.

“Si las medidas se relajan completamente y volvemos a la normalidad, el potencial es muy grande”.

En Alemania, por ejemplo, el Instituto Robert Koch (RKI, por sus siglas in inglés), que asesora al gobierno alemán en temas de coronavirus, afirmó que no le preocupa la tasa de reproducción lleve varios días por encima de 1.

“Los días individuales no son un problema”, afirmó Lars Schaade, del RKI, sino cómo se comporta la tasa en un período de tiempo más largo.

Segunda ola

La aparición de nuevos casos no significa necesariamente que estamos ante una segunda ola de la pandemia, aunque tampoco hay una definición exacta de qué constituye una nueva ola en términos de salud pública.

Hombre con tapabocas en Colombia

Getty Images
La OMS advierte que es posible que el virus no desaparezca y que tengamos que adaptarnos a convivir con él.

Básicamente, dice Cowling, hablamos de una nueva ola “cuando el número de casos alcanza un nivel en el que los hospitales deben tomar medidas especiales para responder a la epidemia, como por ejemplo liberar camas para crear más espacio para pacientes con coronavirus”.

Pero hasta que se obtenga una vacuna y la mayoría de la población esté inmunizada, es probable que estas olas se repitan y que tengamos que acostumbrarnos a convivir con ellas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo esta semana una advertencia en esta misma dirección, aventurando incluso que el viruspodría quedarse entre nosotros para siempre, como ha ocurrido con el virus del VIH.

“Es importante poner esto sobre la mesa: el virus podría convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y estos virus podrían no irse nunca”, sentenció Mike Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la OMS.

“El VIH no ha desparecido, pero nos hemos adaptado al virus”.

¿Más o menos violenta?

Muchos se preguntan si el impacto de un nuevo brote será menor o mayor que el que el que tuvo el SARS-Cov-2 cuando surgió por primera vez.

Las epidemias y las enfermedades infecciosas se comportan de maneras diferentes. Si nos guiamos por la pandemia de gripe española de 1918 —un evento considerado como la “madre de todas las pandemias” y que dejó más de 50 millones de muertos— sus sucesivas oleadas fueron más letales que la primera.

Enfermo de covid-19

Getty Images
Expertos esperan que, de producirse un nuevo brote, este tenga un menor impacto en la población.

Sin embargo, señala Cowling, “la primera se produjo en verano, mientras que la segunda tuvo lugar en invierno”.

“En cambio, con el coronavirus, (al menos en el hemisferio norte), la primera fue en el invierno y la primavera, y la segunda podría llegar en el verano, con lo cual el clima podría jugar a favor”.

América del Sur está en la situación opuesta. “Probablemente allí represente un gran desafío en los próximos tres o cuatro meses”.

No obstante, más allá del clima, y a diferencia de lo que ocurrió con la gripe española, mucho dependerá de las medidas que se tomen para limitar la propagación.

Por otra parte, ahora las autoridades tienen más experiencia y conocimiento sobre el virus y sus formas de contagio.

“El mundo está mucho más alerta y hay preocupación, por ello espero que si se produce una segunda ola se vuelvan a implementar medidas y que no sea tan extrema”, argumenta Tatem.

No han fracasado

Los expertos consultados por BBC Mundo coinciden en que, dado que es esperable, no se puede considerar la aparición de nuevos casos tras la flexibilización del aislamiento en China, Corea del Sur o Alemania como un fracaso.

“No es lo que querrían las autoridades, pero es algo que esperaban y para lo que han planificado”, dice el científico de la Universidad de Southampton.

“El hecho de que hayan logrado detectar el aumento de los casos muestra cierto éxito en la forma en que han creado sistemas para detectarlos mientras son relativamente bajos”.

Café en Bonn

Getty Images
Con la relajación de la cuarentena, algunos cafés y restaurantes han comenzado a abrir sus puertas.

“Mientras le hagas pruebas a suficiente cantidad de gente y reacciones rápidamente, la evidencia muestra que el virus se puede mantener bajo control“.

No hay que olvidar que las cuarentenas son una estrategia a corto plazo destinadas a reducir el número de contagios que provoca cada persona infectada, para evitar que la tasa de infección aumente a un ritmo exponencial.

Buscan lo que se conoce en términos técnicos como “aplanar la curva” para que los hospitales no se vean desbordados por encima de su capacidad, lo cual hace que disminuya el número de muertes, y permite también ganar tiempo mientras los científicos aprenden cómo se comporta el nuevo coronavirus, desarrollan tratamientos efectivos y trabajan en busca de una vacuna.

Es decir, no tienen como propósito llevar el número de casos a cero.

En esta etapa, los gobiernos se ven en la difícil posición de tener que encontrar un balance entre la necesidad de reabrir y estimular la economía, al mismo tiempo que proteger la salud de la población.

“En este momento es el gran dilema y no creo que haya una respuesta acertada: los países que mantengan la cuarentena por semanas y meses sentirán el impacto en la sociedad y en la economía, mientras que los que no lo hagan, sentirán el impacto en la salud de la población y podrán sufrir una segunda ola”, comenta el experto de Hong Kong.

Ante esta perspectiva, las autoridades deberán estar atentas a los contagios para evaluar cómo, cuándo y qué medidas introducir.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OZghZxbbTdw

https://www.youtube.com/watch?v=kLdwBsIG5bY

https://www.youtube.com/watch?v=SlTSFkTsZL8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.