Riesgo de derrumbe: familias conviven con edificios dañados en el 19S
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

Riesgo de derrumbe: familias conviven con edificios dañados en el 19S

Para muchas personas, el sismo de este martes en CDMX fue un recordatorio de lo que significa vivir cerca de un edificio dañado desde 2017.
Carlo Echegoyen
24 de junio, 2020
Comparte

“Es un vecino incómodo”. Así define Carlos Pola al edificio derruido que tiene frente a su casa, a seis metros de distancia. El temblor de 7.5 grados de ayer hizo crujir el frágil inmueble de la calle Linares 43, Roma Sur, en Ciudad de México, hasta que alguna estructura del interior se resquebrajó y se vino abajo.

El ruido de derrumbe se oyó a varias calles de distancia. Y, para Carlos y sus vecinos, fue un recordatorio de lo que significa vivir cerca de un edificio dañado desde septiembre de 2017, testimonio de otro sismo, que aún no ha sido demolido.

“Es angustiante tener un vecino incómodo de esa naturaleza”, reitera el hombre desde atrás de su ventana, pelo cano, unas delgadas mangueras que salen de su nariz y conectan a un tanque de oxígeno.

Lee: Sismo de magnitud 7.5 deja seis muertos en Oaxaca y daños menores en el resto del país

Su hija Simone, de 22 años, describe cómo es convivir con un edificio que en cualquier momento puede colapsar.

“Es un poco complicado incluso salir en el día normal, porque, aunque Protección Civil diga que no hay riesgo de caída, tú como vecino sabes que sí lo hay: todos los días hay pequeños sismos que hacen que las ventanas retumben o escuchas el edificio cómo truena”, detalla.

“Sí causa impacto, te causa un miedo no poder salir de tu edificio en una emergencia como la que hubo hoy, no poder encontrar un lugar realmente seguro dónde estar, porque se cae el edificio, le cae al carro o te tapa la entrada o te puede caer a ti una piedra; no existe una medida de seguridad”.

Simoné Pola Vecina de la calle Linares vive frente al número 43 en cual se encuentra en proceso de reparación a causa de los daños causados por el sismo del año 2017. Foto: Carlo Echegoyen

El señor Pola destaca que los vecinos se organizaron y presionaron a las autoridades para exigir la demolición del edificio dañado, proceso que comenzó, finalmente, hace algunas semanas.

“El sismo de hoy confirma que era preferible derrumbarlo. Los vecinos nos hemos organizado y pedimos a Protección Civil y al gobierno de la Ciudad de México que tomara cartas en el asunto, y después de tres años apenas se empieza a lograr; hay que presionar, como todo, porque al Estado sólo le interesa el ciudadano en las próximas elecciones, pero en este caso, tres años después, por lo menos vemos un pequeño avance”, señala.

Vista del predio marcado con el número 43 de la calle linares en la colonia Roma y el cual sufrió daños a causa del sismo del año 2017. Foto: Carlo Echegoyen.

El portal de la Comisión para la Reconstrucción de la CDMX indica que un total de 148 inmuebles multifamiliares y unifamiliares dañados han sido demolidos.

Lee: “Solo nos faltan inundaciones”: de la pandemia al terremoto en CDMX

No ha sido el caso del edificio de seis pisos ubicado en Quintana Roo 3, en el cruce de Medellín y el Eje 3, que, a decir de vecinos, ha representado un riesgo durante décadas. Edificado en 1970 para ser un hotel, se dañó en el terremoto de 1985 y así continuó hasta el sismo de 2017, cuando su deterioro empeoró. Encima de todo, en el techo del inmueble hay una estructura de acero para espectaculares.

“Este edificio originalmente era un hotel, aquí se hospedó la selección femenil de Inglaterra en el Mundial de 1971”, explica David Manzano, que ha vivido toda su vida en la calle de Quintana Roo, en la Roma Sur, justo enfrente del inmueble dañado.

“En el sismo del 85 se dañó tanto que se tuvo que deshabitar, se le quitaron cinco pisos para reducir el riesgo y sólo se permitió que tuvieran una tienda de pintura en la parte de abajo. En el sismo de hace tres años se dañó todo, lo vaciaron, y sigue con riesgos”.

El temblor de ayer provocó que una barda cayera a la casa de junto, que fue evacuada desde 2017. Policías capitalinos acudieron a colocar cintas de seguridad. En la acera había trozos de cascajo desprendidos por la sacudida.

“Ahora que tembló nos quedamos en la entrada de la casa, por el riesgo de que se caiga el edificio”, relata David.  “Tiene un espectacular que ha estado por caerse muchas veces, tiene muchos vidrios rotos que cada vez que hay mucho viento caen hacia la calle; afortunadamente no ha habido una desgracia, pero sí puede suceder”.

Vecinos de la calle Quintana Roo número 3, inmueble que fue afectado durante el sismo del 2017 y el cual se encuentra abandonado. Foto: Carlo Echegoyen.

En avenida Cuauhtémoc 614, colonia Narvarte, permanece de pie el edificio derruido donde estuvieron las oficinas del Servicio Nacional del Empleo de la Secretaría del Trabajo federal. El riesgo de derrumbe del inmueble de nueve pisos fue tal que la estación de metrobús Etiopía, ubicada a pocos metros de distancia, fue cerrada desde septiembre de 2017 y así permaneció nueve meses. Ayer volvió a ser cerrada momentáneamente, mientras autoridades de Protección Civil verificaban que no hubiera riesgo de colapso.

Habitantes de un edificio de departamentos ubicado a espaldas del inmueble dañado, en Diagonal San Antonio 1320, señalan que han exigido a la alcaldía Benito Juárez que se demuela para evitar que en cualquier momento caiga sobre sus viviendas.

Lee: CDMX reporta dos lesionados y daños menores en 32 edificios tras sismo de 7.5

“Por el temblor del 17 el edificio donde estamos nosotros quedó resentido, tenemos estudios estructurales. Se metieron varios papeles de queja a la alcaldía, porque se ha pedido la demolición del edificio de al lado, pero no nos han hecho caso hasta ahorita”, explica Arturo Medina, encargado de una cafetería.

El comerciante de 41 años afirma que convivir con un inmueble que puede colapsar le ha quitado la tranquilidad.

“Realmente es un peligro; por ejemplo, con el sismo de hoy, ese edificio tuvo una inclinación mayor que la que ya tenía, y sí es preocupante, porque está recargado no sólo en este edificio, sino en tres edificios, y se corre el riesgo de que un día de estos sí se venga abajo y no sabemos hacia qué lado. Vive uno con esa inquietud, simplemente el hecho de tenerlo ahí le recuerda a uno que está en riesgo, y con el temblor de la mañana lo recuerda uno todavía más fuerte”, describe.

Arturo Medina, empleado de una cafetería la cual se ubica en un predio colindante con un edificio que sufrió daños en el sismo del septiembre de 2017 y se encuentra en proceso de reparación. Foto: Carlo Echegoyen.

Daniel Vázquez Barbosa, un taxista que tiene su sitio enfrente del inmueble dañado, critica que las autoridades sólo hayan colocado tablones alrededor del inmueble y mallas para prevenir la caída de escombros.

“Ya es parre del escenario cotidiano en el área de Etiopía, da muy mal aspecto esta edificación y es un riesgo bastante alto, no solamente para nosotros, sino para la comunidad de los alrededores y la gente que va pasando”, observa.

“En el momento del temblor estaba yo aquí con otros compañeros y sí nos movimos, porque empezó a tronar un montón el edificio. Dijimos: patas pa’ qué las queremos. Nos movimos de aquí con todo y nuestras unidades, porque se cae esto y nos pone en la torre a nuestras fuentes de trabajo”.

El caso del señor Juda Negrete López, de 81 años, destaca porque él no vive cerca de algún inmueble dañado por los sismos de 2017, sino que habita uno, localizado en Aguascalientes 12, Roma Sur. Se trata de un condominio de 70 departamentos en el que él y otros cinco propietarios han decidido permanecer para evitar su demolición.

Lee: Costas del Pacífico, en alerta por oleaje tras sismo en Oaxaca; descartan daños mayores

Respaldado, dice, por el dictamen de decenas de ingenieros, el señor Juda está convencido de que el condominio no sufrió daños estructurales en 2017, pese a lo escandalosas que son las grietas en las paredes y pese a los pedazos de escombros que cayeron con el sismo de ayer.

Vista del interior de un departamento en la calle de Aguascalientes número 12 en la colonia Roma el cual sufrió daños durante el sismo del 2017 y hasta la fecha no se ha reparado. Foto: Carlo Echegoyen.

“Nos han dicho varias personas que el edificio está al punto del colapso, pero yo estoy en contra de esa posición, yo digo que no, porque está vertical”, sostiene Juda. “Mandamos a hacer un estudio estructural y el perito nos dijo que la estructura estaba bastante bien, lo que necesitaba el edificio era una reparación, nada más”.

La Comisión para la Reconstrucción de la CDMX dictaminó en 2018 que el inmueble estaba en “alto riesgo de colapso”, pero los condóminos promovieron una suspensión contra la demolición que les fue concedida en 2019, apoyados en sus dictámenes independientes.

El señor Juda considera que la defensa de su casa es un acto de amor a su descendencia, a la que heredará su patrimonio.

Juda Negrete López de 81 años, propietario de una departamento en la calle de Aguascalientes número 12 en la colonia Roma el cual sufrió daños durante el sismo del 2017. Foto: Carlo Echegoyen.

“Me costó 15 años de trabajo, yo pagué mi departamento con mensualidades, yo tengo que defender mi esfuerzo. Si el día de mañana mis nietos me dicen: ‘oye, abuelo, ¿usted qué hizo para defender su condominio?’, ni modo que diga: ‘ay, hijo, pues nada’, ‘¿cómo que no hizo nada por defender nuestro patrimonio?, era nuestro’. ¿Yo con qué cara les voy a decir que no hice nada? Perdón, pero yo tengo que defender mi patrimonio como sea, hasta lo último; ya estoy viejo, ya me cuesta mucho estar en estas andanzas, pero estoy obligado”, sostiene.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC

Covid-19: cómo la falta de bolsas plásticas gigantes está demorando la fabricación de vacunas

Falta de componentes clave, así como problemas de comunicación y suministro ralentizan la campaña mundial de vacunación. Analizamos los factores en juego más importantes en este proceso.
BBC
8 de agosto, 2021
Comparte

Aunque la producción de la vacuna contra la covid-19 se ha incrementado de cero a miles de millones de dosis en un tiempo récord, la escasez de materias primas y equipos ha limitado la cantidad de dosis que se pueden fabricar.

A fin de resolver algunos de estos cuellos de botella, se ha creado un mercado, una especie de equivalente farmacéutico de eBay, para ayudar a los fabricantes y proveedores a ver que está disponible y permitirles comerciar en un solo lugar.

La plataforma ayudará a crear una conexión entre los materiales no utilizados y excedentes con las empresas que los necesitan, comenzando con las cosas que están en mayor demanda.

Aquí echamos un vistazo a algunos de los componentes clave que causan cuellos de botella, así como a problemas más amplios relacionados con el programa de vacunación, como la propiedad intelectual.

1. Bolsas plásticas gigantes

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Uno de los problemas más urgentes ha sido la escasez de grandes bolsas de plástico estériles que se utilizan para cultivar células de vacunas dentro de grandes recipientes llamados biorreactores.

Se parecen un poco a las bolsas que se utilizan en el proceso de elaboración casera, dice Matthew Downham, director de fabricación sostenible de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), un organismo mundial que tiene como objetivo acelerar la producción de vacunas y una de las organizaciones líderes en el lanzamiento del mercado.

Las bolsas de plástico gigantes, que pueden contener hasta 2.000 litros, son necesarias en el proceso de elaboración de los cuatro tipos de vacunas que se fabrican actualmente.

2. Filtros y tubos de plásticos

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

También ha generado preocupación la disponibilidad de filtros y tubos de plástico, a veces denominados como “conjuntos de un solo uso”.

Ambos son, nuevamente, requeridos por los cuatro tipos de vacuna en producción.

Los tubos de plástico se utilizan en muchos procesos biológicos, pero solo se pueden utilizar una vez.

3. Materias primas

Los ingredientes esenciales para el desarrollo de cultivos celulares, que se utilizan para producir algunas de las sustancias farmacológicas, también han escaseado.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

También ha habido problemas con un ingrediente especializado llamado nanopartículas lipídicas: partículas ultrapequeñas que son cruciales para las vacunas pioneras de ARNm producidas por BioNTech / Pfizer y Moderna.

Antes de la pandemia, estas nanopartículas -que se usaban para albergar la sustancia farmacológica para facilitar su administración en el cuerpo- solo se producían en pequeñas cantidades para la investigación clínica, por lo que su producción masiva ha sido un gran desafío.

4. Trabajadores capacitados

A medida que ha aumentado la fabricación de vacunas, también lo ha hecho la necesidad de personal capacitado.

Los involucrados en la industria dicen que algunos lugares han tenido dificultades para encontrar suficientes trabajadores capacitados para ocupar puestos especializados.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Downham dice que a las empresas les resulta difícil trasladar a su personal entre sus propios sitios, pero que es “incluso más complicado” cuando se transfiere personal a otra empresa contratada para realizar la fabricación.

Para ayudar a resolver el problema, la industria farmacéutica quiere que los trabajadores puedan viajar entre sitios internacionales con mayor facilidad.

5. Propiedad intelectual

Que la propiedad intelectual y la protección de patentes se consideren como algo que bloquea el despliegue global actual depende en gran medida de a quién le pregunte.

La propiedad intelectual (PI) se refiere a las creaciones o invenciones protegidas por la ley mediante patentes, derechos de autor y marcas comerciales.

Su objetivo es garantizar que el creador sea recompensado con ganancias y que su invención conserve su calidad e integridad.

Estados Unidos ha apoyado una medida en la Organización Mundial del Comercio (OMC) -un organismo intergubernamental que promueve el comercio mundial- para levantar temporalmente dicha protección de patentes para las vacunas contra el coronavirus.

Esto se hizo tras una campaña de India y Sudáfrica y un grupo de unos 60 países que argumentan que la renuncia a las protecciones de propiedad intelectual permitirá que los conocimientos de fabricación se transmitan más fácilmente.

Pero los fabricantes de vacunas dicen que incluso si se libera la propiedad intelectual de una vacuna patentada, las nuevas empresas no podrían empezar repentinamente a hacer vacunas.

Fabricación de vacunas - ilustración

BBC

Todavía necesitarían las instalaciones y los conocimientos especializados y competirían por el mismo número limitado materiales y personal capacitado.

Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, sostiene que una exención podría en realidad “descarrilar el progreso” en el programa de vacunación global.

Liz Breen, especializada en operaciones de servicios de salud de la Universidad de Bradford, en Reino Unido, está de acuerdo en que liberar la producción intelectual no es una solución instantánea.

“Es solo una parte del rompecabezas”, dice.

¿Qué tan mala es la situación y qué se está haciendo al respecto?

Los fabricantes tienen como objetivo suministrar al mundo un estimado de 11 mil millones de dosis de vacunas contra el coronavirus para fines de 2021, un aumento masivo en la capacidad, triplicando la producción anual anterior de vacunas.

Pero la industria dice que solo puede cumplir con estos compromisos si la escasez actual de materiales y componentes se aborda junto con medidas que permitan el libre flujo de trabajadores en todo el mundo.

El Banco Mundial ha dicho incluso que las demoras resultantes podrían retrasar la fecha de inmunidad colectiva mundial, que había predicho que podría alcanzarse para marzo de 2022.

Matthew Downham, de CEPI, dice que “hay una gran cantidad de actividad en marcha” para tratar de aliviar las presiones sobre los componentes y materiales clave, para que se produzcan y envíen a los fabricantes de vacunas lo más rápido posible.

Se ha creado un grupo de trabajo de fabricación global -una rama del esquema Covax que tiene como objetivo garantizar que las vacunas estén disponibles en todo el mundo- para tratar de abordar la escasez.

Y ahora se ha lanzado Covax Marketplace, una plataforma segura que permitirá a los fabricantes y proveedores comprar y vender productos en un solo lugar, lo que ayudará a aumentar la visibilidad de qué está disponible en determinado momento.

Inicialmente se centrará en seis categorías de suministros: bolsas de biorreactor, conjuntos de un solo uso, filtros, cultivos celulares, lípidos, viales de vidrio y tapones.

Sin embargo, dice Downham, también es necesario trabajar para garantizar que los fabricantes de vacunas estén utilizando toda su capacidad en todo momento.

Por ejemplo, si los servicios de “llenado y acabado” de un fabricante -que es cuando las vacunas se envasan y empaquetan- no están disponibles, es necesario que haya formas de utilizar otras instalaciones para garantizar que la fabricación no se ralentice ni se detenga.

A largo plazo, el grupo de trabajo de fabricación tiene como objetivo desarrollar la capacidad de producción (fábricas, personal y experiencia) en todo el mundo, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos.

Pero ahora que la demanda mundial de dosis supera ampliamente la oferta, dado los devastadores niveles de covid-19 en lugares como India y Brasil, la presión para encontrar soluciones rápidas nunca ha sido mayor.

Thomas Cueni, de la Federación Internacional de Fabricantes de Productos Farmacéuticos, se mostró intransigente en una sesión informativa de la industria sobre cuál sería el resultado si no se satisfacía esa demanda.

“Le fallaríamos al mundo”, dijo.

Diseño e ilustraciones Zoe Bartholomew.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.