Protestas por George Floyd desafían a Trump y al COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Toques de queda, enfrentamientos y saqueos: así protestan en EU por la muerte de George Floyd

Este domingo se llevaron a cabo protestas por la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano, a manos de agentes de policía blancos, que desataron altercados e incidentes violentos en varias ciudades de EU.
Por AFP
1 de junio, 2020
Comparte

Estados Unidos, donde las protestas se han multiplicado desde la muerte de George Floyd, un hombre de raza negra, a manos de agentes de policía blancos, registró el domingo su sexta noche de altercados e incidentes violentos.

Las manifestaciones tuvieron lugar en al menos 140 ciudades el domingo, según los medios estadounidenses, y se impuso el toque de queda en decenas de ellas.

El presidente Donald Trump, que afronta los desórdenes civiles más importantes de su mandato mientras el país se ve duramente afectado por la pandemia de covid-19, prometió “frenar la violencia colectiva” y denunció a los “extremistas de izquierda radicales”, en particular al movimiento “Antifa” (antifascista), al cual incluirá en la lista de organizaciones terroristas, según anunció.

El domingo, retuiteó el mensaje de un presentador de radio conservador que decía: “esto no parará hasta que la gente de bien se muestre dispuesta a hacer uso de una fuerza aplastante contra los malos”.

Te puede interesar: Manifestantes rodean la Casa Blanca e incendian objetos en sexto día de protestas

Esto es un resumen de los hechos del domingo en varias de las ciudades más importantes del país:

Minneapolis

En esta ciudad norte de Estados Unidos, donde tuvo lugar el arresto fatal de Floyd y donde comenzaron las protestas, la noche del domingo al lunes fue más tranquila que las anteriores después de que la policía desplegara un dispositivo excepcional.

Varios miles de personas marcharon desde el Capitolio hacia Saint-Paul, donde se encuentra el Legislativo del estado de Minnesota. La protesta se desarrollaba en una atmósfera pacífica, cuando un camión cisterna intentó pasar a la fuerza por medio de la multitud. El conductor será procesado por su acción que no dejó heridos.

Cientos de manifestantes se quedaron en las calles cuando a las 20:00 horas comenzó por tercera noche consecutiva el toque de queda. Las fuerzas de seguridad arrojaron granadas aturdidoras en un intento de dispersarlos.

Según las autoridades, más de 150 personas fueron arrestadas por no respetar el toque de queda.

Lee más: Trump se refugió en un búnker de la Casa Blanca por protestas contra el racismo

Washington

En la capital estadounidense, cientos de personas se congregaron nuevamente el domingo en las afueras de la Casa Blanca. Una vez que cayó la noche, la manifestación hasta entonces pacífica se volvió tensa y se quemaron banderas estadounidenses y vehículos, se pintaron paredes en la vía pública, hubo bengalas encendidas y se rompieron vidrios de diversos negocios.

Por primera vez, las autoridades habían ordenado un toque de queda a partir de las 23:00 horas para toda la ciudad. A la hora señalada, la policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, muy cerca de la residencia del presidente. Los helicópteros sobrevolaron la zona durante gran parte de la noche.

Según el diario The New York Times, Donald Trump se refugió en un búnker del viernes por la noche durante una manifestación similar producida frente a su residencia oficial.

Las autoridades de Washington anunciaron el lunes que prolongan y aumentan cuatro horas diarias el toque de queda impuesto en la ciudad después de otra noche de disturbios, anunció la alcaldesa Muriel Bowser.

La medida regirá durante “dos días” más y en lugar de comenzar a las 23:00 horas, como venían sucediendo hasta ahora, lo hará a las 19:00.

Entérate: Video de hombre negro que murió tras ser sometido por policías desata protestas en EU

Nueva York

Entre 5.000 y 6.000 personas se manifestaron el domingo en Nueva York, según el jefe de policía Dermot Shea. “Al anochecer, las cosas se intensificaron rápidamente”, dijo, citando la posibilidad futura de un toque de queda, que aún no se ha impuesto en la ciudad.

Cientos de manifestantes se reunieron en la tarde alrededor del Parque Bryant, en Manhattan. En la turística Times Square, algunos policías se arrodillaron en apoyo a las protestas, según el The New York Times.

Los enfrentamientos más violentos tuvieron lugar en las zonas de Union Square y Soho. En esta última, varias tiendas fueron saqueadas y destrozadas.

Frente al Barclays Center, en Brooklyn, los manifestantes también tuvieron que ser dispersados.

Entre los cientos de personas arrestadas en las cuatro noches de disturbios en la ‘Gran Manzana’ se encontraba Chiara de Blasio, hija del alcalde de Nueva York, detenida el sábado brevemente mientras bloqueaba el tráfico, según medios locales.

Te puede interesar: Este video no es de las manifestaciones en Minneapolis, se tomó en Irán

Los Ángeles

Se estableció un toque de queda desde las 18:00 horas locales del domingo para todo Los Ángeles, California.

Efectivos de la Guardia Nacional con equipo de combate y armados con rifles de asalto comenzaron a patrullar el centro de la ciudad por la mañana. En Melrose Avenue, los residentes estaban limpiando el desastre del día anterior, usando escobas y baldes de agua.

Alrededor del mediodía, unos cientos de personas se manifestaron en la ciudad.

Más tarde, se registraron saqueos en Santa Mónica, en las afueras de Los Ángeles, incluso en un centro comercial de lujo en la ciudad. La policía local dijo que habían realizado cientos de arrestos.

Estas protestas se producen en un momento en que más de 100.000 personas han muerto en EstadosUnidos por el nuevo coronavirus, y en que las medidas tomadas para mitigarlo han dado un fuerte golpe a la economía en un año electoral.

La epidemia ha tenido un impacto devastador en la comunidad negra y algunos estudios muestran que esta población sufre una mortalidad hasta tres veces más que la de los blancos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Lula gana en Brasil: 3 razones que explican su regreso a la presidencia 12 años después

La añoranza por la bonanza que vivió Brasil durante su gobierno y los altos niveles de rechazo de su rival, Jair Bolsonaro, fueron algunos de los factores que beneficiaron la candidatura presidencial de Lula.
31 de octubre, 2022
Comparte

El líder izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva logra un retorno a la presidencia brasileña que parecía improbable un tiempo atrás, en base a logros propios y debilidades del presidente Bolsonaro.

Viaja 55 meses al pasado y hazte una pregunta: ¿creerías que Lula volverá a ser presidente de Brasil?

Aquel abril de 2018, Lula comenzaba a cumplir una condena de 12 años de cárcel por corrupción que muchos pensaron que ponía el punto final a su carrera política. Tenía de 72 años de edad.

Pero el Supremo Tribunal brasileño anuló la condena en 2021 por errores en el proceso, y Lula ganó este domingo un balotaje presidencial con 50,9% de los votos contra 49,1% del actual presidente, Jair Bolsonaro.

Hoy con 77 años, el izquierdista Lula se apresta a volver el 1 de enero al cargo de presidente que ya ejerció de 2003 a 2011.

Hay tres claves que explican por qué el líder del Partido de los Trabajadores (PT) venció al ultraderechista Bolsonaro en medio de una gran polarización política, según expertos.

1. Nostalgia por los gobiernos de Lula

La primera razón de la victoria de Lula es la añoranza que buena parte de los brasileños tienen de los tiempos en que presidió Brasil, expresada con votos el domingo.

Lula durante su discurso postelectoral.

Reuters
Para muchos brasileros, la iagen de Lula encarna el recuerdo de tiempos mejores.

En los dos mandatos consecutivos de Lula, el país tuvo un boom económico, con altos de precios de las materias primas que produce. Más de 30 millones de personas ascendieron a la clase media con programas sociales del gobierno.

Eso contrasta con la crisis económica que Brasil vivió en los años recientes, cuando millones de brasileños cayeron en la pobreza y la miseria.

La situación social se agravó con la pandemia de coronavirus que Bolsonaro calificó de “gripecita” y que mató a más de 685.000 brasileños.

Ni el tibio crecimiento de la economía brasileña en los últimos meses, ni las ayudas financieras que distribuyó el gobierno en plena campaña pudieron borrar la nostalgia por los gobiernos de Lula.

La pandemia dejó expuestos los principales problemas sociales de Brasil con más claridad: hoy los problemas más importantes son educación, salud, hambre; incluso más que los problemas económicos”, dice Antonio Lavareda, un politólogo brasileño experto en comportamiento electoral.

“Y con esa agenda social, Lula lleva la ventaja de ser muy vinculado a las políticas sociales de sus dos gobiernos anteriores”, agrega Lavareda en diálogo con BBC Mundo.

De hecho, un pilar electoral de Lula fue el apoyo de los más pobres. Según encuestas previas al balotaje, cerca de tres de cada cinco votantes que ganan hasta dos salarios mínimos se inclinaban por él.

A lo largo de la campaña, el expresidente evitó dar detalles de sus planes de gobierno. En cambio, buscó refrescar el recuerdo de su gestión, que concluyó con una aprobación superior a 80%.

“Posiblemente uno de los mejores momentos que este país vivió en las últimas décadas fue el tiempo en que yo goberné”, dijo Lula en su último debate con Bolsonaro el viernes.

Y pidió que lo votaran para volver a “hacer crecer el país, generar empleo, distribuir renta y que el pueblo vuelva a comer bien”.

Todo indica que esta estrategia le dio resultado.

2. El fuerte rechazo a Bolsonaro

Bolsonaro es el primer presidente de Brasil que pierde un intento de ser reelecto desde que la Constitución del país habilitó esa posibilidad hace un cuarto de siglo.

Jair Bolsonaro

Reuters
Una parte del apoyo que obtuvo Lula provino de votantes que querían evitar que Bolsonaro siguiera en el poder.

Esto también se debe en gran medida al alto nivel de rechazo que genera el actual mandatario.

La mitad (50%) de los votantes brasileños decía que evitarían votar de cualquier modo a Bolsonaro, según una encuesta de la empresa Datafolha publicada el sábado.

El índice se mantuvo cercano a ese nivel a lo largo de la campaña, por encima del rechazo también elevado a Lula (46% según la misma encuesta).

“Esta elección en Brasil se volvió un gran referéndum sobre el gobierno de Bolsonaro”, dice Maurício Santoro, un politólogo de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, a BBC Mundo.

Agrega que muchos votantes del ganador el domingo “pueden no ser grandes admiradores de Lula, del Partido de los Trabajadores o de la izquierda”, sino que vieron en él “la única posibilidad de derrotar a Bolsonaro”.

Las críticas al actual presidente de Brasil van mucho más allá de su manejo de la economía o su respuesta a la pandemia.

A lo largo de su gobierno, Bolsonaro fue acusado de alentar la división de su país, asumir actitudes autoritarias y amenazar a otros poderes del Estado.

Y distintos analistas dentro y fuera de Brasil advirtieron que un segundo mandato del actual presidente podía suponer un desafío aún mayor para la democracia del gigante sudamericano.

Magna Inácio, profesora de ciencia política en la Universidad Federal de Minas Gerais, señala que en medio de tantas turbulencias hubo “un sentimiento del elector por el cambio” que colocó en un segundo plano el recuerdo de los escándalos que surgieron en los gobiernos del PT.

“Una conjunción de factores favorecían la candidatura de Lula e hicieron que la cuestión de la corrupción pierda cierta centralidad, deje de ser el factor más importante para los electores y que esas otras cuestiones se vuelvan más relevantes”, dice Inácio a BBC Mundo.

3. La conquista del centro político

Otra clave del triunfo electoral de Lula fue que disputó con éxito el centro político brasileño a lo largo de la campaña.

Para ello, el izquierdista escogió como candidato a vicepresidente a Geraldo Alckmin, un exrival suyo de centro derecha al que derrotó en las elecciones de 2006.

Lula y Alckmin durante a campaña presidencial.

EPA
De cara a las elecciones de este año, Lula se alió electoralmente con su exrival Geraldo Alckmin.

Luego de ganar la primera vuelta del 2 de octubre con 48,4% de los votos, Lula logró para el balotaje el apoyo de los candidatos centristas que habían quedado en el tercera y cuarta posición: Simone Tebet y Ciro Gomes.

También recibió el respaldo del expresidente Fernando Henrique Cardoso, un socialdemócrata de 91 años que fue rival político de Lula en el pasado y es respetado en círculos intelectuales.

Todo esto contribuyó a reducir las inquietudes que la perspectiva de un nuevo gobierno de izquierda en Brasil podía generar en parte de la élite del país y en el mercado financiero, señala Santoro.

“Esta alianza que Lula montó en las elecciones de 2022 es la mayor y más diversa que Brasil tiene desde el movimiento por el retorno de la democracia en los años 1980: están la izquierda, los liberales, parte de la derecha”, dice.

Lula aludió a esto en su primer discurso tras ser electo, al afirmar que la suya “es la victoria de un inmenso movimiento democrático que se formó encima de los partidos políticos, de los intereses personales (y) las ideologías, para que la democracia saliera vencedora”.

En un país tan polarizado y sin mayoría en el Congreso, un desafío clave de Lula será mantener ese respaldo que tuvo en las urnas en el gobierno.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.