¿Adiós a concursos de belleza? Buscan eliminar su financiamiento público
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

¿Adiós a los concursos de belleza? Diputadas buscan eliminar su financiamiento público

La iniciativa de reforma no menciona la prohibición de los concursos de belleza, pero sí que el gobierno no apoye su realización con recursos públicos.
Cuartoscuro Archivo
12 de julio, 2020
Comparte

Incluir en la Ley general de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia el concepto de “violencia simbólica” y eliminar el financiamiento público a concursos y certámenes de belleza, es lo que propone una iniciativa de reforma propuesta recientemente en la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados. 

La iniciativa, explica la diputada del PRD, Frida Esparza Márquez, en ningún momento menciona la prohibición o eliminación de los concursos de belleza, pero sí que el gobierno no pueda apoyar con recursos públicos la realización de estos eventos si incurren en la reproducción de violencia simbólica.

Lee: Melinas, las muñecas que rompen estereotipos y celebran la belleza de las mujeres reales

Las reformas a la Ley incluyen declarar como violencia simbólica las acciones en donde se evalúe la belleza o apariencia de las mujeres, niñas y adolescentes a través de patrones estereotipados.

Según el documento, la violencia simbólica se define como: “la expresión, emisión o difusión por cualquier medio, ya sea en el ámbito público o privado, de mensajes, patrones, estereotipo, signos, valores icónicos e ideas que transmiten, reproducen, justifican o naturalizan la subordinación, desigualdad, discriminación y violencia contra las mujeres en la sociedad”.

En los concursos de belleza, por ejemplo, es común pedir como requisito a las participantes: ser solteras, no tener hijos, no haber estado embarazadas, tener determinada estatura y cumplir con ciertas medidas, características que reproducen roles de género y que normalizan los estereotipos sociales.

Entérate: El escándalo dentro del concurso de belleza Miss America que forzó la renuncia de su director

“Promover la competencia entre las mujeres a partir de sus atributos físicos incentiva patrones sexistas y machistas que estigmatizan, cosifican y minimizan el rol que desempeñamos las mujeres en la sociedad”, detalla la iniciativa de reforma. 

La violencia simbólica no aparece actualmente en la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, −solo considera la violencia psicológica, física, patrimonial, económica y sexual−, pero con esta reforma se busca incluirla.

De acuerdo con la legisladora, la iniciativa no busca limitar la participación de las mujeres, ni la representación de las costumbres y tradiciones, sino más bien se centra en el papel que tiene el Estado en este tipo de eventos.

“Por lo general, estos eventos son organizados y financiados por gobiernos municipales o estatales para supuestamente promover el turismo, las tradiciones y costumbres, siendo una verdadera contradicción que el Estado promueva una forma de violencia simbólica”, apunta. 

“Mensajes contradictorios” 

En entrevista con Animal Político, la diputada Esparza Márquez señaló que en 2019 Jalisco destinó 4 millones de pesos a la alerta de género, sólo se ejercieron 3 millones 850 mil pesos repartidos en 11 municipios, pero ese mismo año, tan sólo cinco municipios gastaron 8 millones 483 mil pesos en certámenes de belleza. 

Te puede interesar: Arder, una reflexión furiosa sobre los estereotipos y la violencia contra la mujer

“Este tipo de acciones mandan un mensaje contradictorio, pues el Estado que debe luchar contra la violencia hacia las mujeres, autoriza y apoya económicamente eventos que fomentan la violencia simbólica”. 

“Los recursos que se dan a este tipo de eventos ni siquiera está bien documentada. La aportación que hacen estados y municipios es a partir del ramo de cultura y otros tipos de entretenimiento y al final termina siendo una decisión del gobierno, del municipio, alcaldía o estado”, señala. 

Este tipo de eventos se realizan en más de dos mil municipios como en ferias, festejos patrios, patronales, nacionales, ganaderos y agrícolas, entre otros.

La propuesta que se realizó es la que las instituciones de gobierno, el Estado mexicano no apoye de ninguna manera, ni económicamente, ni con publicidad o subsidios la realización de certámenes, concursos, elecciones, eventos o competencias en la que se evalúe, de forma exclusiva o parcial, la belleza o apariencia física de mujeres, niñas y/o adolescentes.

La legisladora federal por Zacatecas alertó de la popularización en México de certámenes como Mini Belleza Latina, en donde niñas de 4 a 13 años de edad, concursan y realizan pasarela con el fin de cumplir con ciertos estándares físicos.

De acuerdo con la diputada, con estas reformas se verían afectados los concursos que tienen patrocinio gubernamental. “Los de la iniciativa privada o del apoyo que pueda dar la iniciativa privada en estos certámenes no se está hablando”. 

A pesar de ello, explicó, si fomentan estereotipos sexistas estarán practicando la violencia simbólica y entonces “el  Estado ya adquirirá implícitamente la responsabilidad de erradicar este tipo de violencia; sin embargo, la iniciativa no trabaja esta parte, aún hay muchísimo campo por afinar, pero es un primer paso”. 

Para Ana Laura Velázquez Moreno, secretaria Técnica en Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, el problema con los concursos de belleza es la promoción del castigo a las mujeres que no pueden o no quieren cumplir con esos estereotipos. 

“El hecho de que las canas, el acné, las estrías, las arrugas, el vello corporal, entre otros procesos naturales del cuerpo, sean estigmatizados y vistos como muestra de descuido por parte de las mujeres e incluso de mala salud, son ejemplo de ello”, destaca. 

Tal vez se puede decir que esto es algo frívolo, que al vivir en el país de los feminicidios, las fosas clandestinas y las miles de desparecidas ponernos a discutir sobre concursos de belleza es una trivialidad. Luego recuerdo que todas las mujeres que conozco han sufrido en mayor o menor medida por la imposición de estereotipos de belleza; veo cómo se gastan recursos públicos en lujosas coronaciones mientras las fiscalías que deben investigar feminicidios apenas si tienen personal”, escribió recientemente en un artículo de opinión publicado en este medio. 

¿Se criminaliza la belleza?

El tema de esta iniciativa ha generado polémica, incluso hay una petición publicada en la plataforma change.org llamada “Detén la violencia legislativa en contra del derecho a decidir de la mujer mexicana”, firmada hasta el 11 de junio por 3 mil 760 personas para que estas reformas no pasen en el Congreso. 

“Decidir que los certámenes de belleza tiene un impacto negativo en la mujer mexicana y su capacidad de valorar sus opciones de desarrollo es abuso de poder; además, es corto de visión, errado, impositivo y limitativo, ya que miles de mujeres eligen a estas plataformas por ofrecerles oportunidades de crecimiento personal y profesional”, se lee en la petición. 

Destaca que el poder legislativo quiere imponer restricciones, criminalizar los concursos y frenar la decisión de las mujeres mexicanas a participar en un certamen de belleza, violando el derecho a la autodeterminación de desarrollo personal y profesional. 

La Ex Miss Universo mexicana Lupita Jones también habló de la propuesta y consideró que prohibir la realización de concursos de belleza por considerarlos una forma de violencia simbólica hacia las mujeres es “criminalizar la belleza”.

Te puede interesar: Con velo islámico y burkini, así compitió una joven en un concurso de belleza en EU

“Pretender tipificar a estas plataformas como violencia simbólica me parece completamente errada y sin ningún sustento. ¿Cómo se puede considerar violencia a la mujer el capacitarla, entrenarla, formarla y fortalecerla tanto en lo interior como el exterior? Enseñarle a cultivar su autoestima, confianza en ella misma y seguridad. Proveerle de oportunidades profesionales para que logre destacar en aquello que le apasione. ¿En dónde está la violencia?”, cuestionó en sus redes sociales a la diputada Frida Esparza. 

La también empresaria agregó que los concursos como Miss Universo y Mexicana Universal no violentan los derechos humanos ni limitan el desarrollo de las personas; y advirtió que son una promoción de oportunidad turística en todo el país y el mundo, por lo que recordó que en 1989 (cuando el huracán Gilberto dañó Cancún, Quintana Roo) se realizó ahí el certamen Miss Universo para repuntar el turismo

Sobre este mensaje, la legisladora sostuvo que muchos de los comentarios de Lupita Jones respaldan la iniciativa al decir que se capacita, forma y “entrena” a las mujeres. “La lucha es contra una visión de que las mujeres deben cumplir con ciertos estándares y de que alguien nos debe entrenar para poder lograrlo”. 

“Nos habla de que hay una meta y un objetivo idealizado hacia donde quieren ir las mujeres, justamente estos estereotipos son los que se tratan de combatir, nunca se habla de criminalizar la belleza como se ha mencionado ni prohibir los certámenes y tampoco atentan contra la capacidad de decisión de las mujeres”, concluye la legisladora. 

La iniciativa para modificar la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia fue presentada por las diputadas Beatriz Rojas Martínez (Morena), María Guadalupe Almaguer Pardo (PRD) y Frida Alejandra Esparza Márquez (PRD). 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: ¿es realmente tan peligrosa la nueva variante del COVID?

La detección de una nueva variante del SARS-CoV-2 ha disparado una vez más las alertas a escala mundial, pero ¿qué tan preocupados debemos estar y cómo cambia eso la estrategia contra la pandemia?
29 de noviembre, 2021
Comparte

La identificación de una nueva variante del SARS-CoV-2 en Sudáfrica, caracterizada por un gran número de mutaciones (55 en todo el genoma, 32 en la proteína S o espícula) y el aumento vertiginoso de su incidencia relativa en esa población ha disparado una vez más las alertas a escala mundial.

Varios países han cerrado el tráfico aéreo con Sudáfrica y hay expertos que indican que es “la variante más preocupante que hemos visto hasta la fecha”. La OMS la ha elevado a la categoría de “variante preocupante” y la ha designado con la letra griega ómicron.

Pero, con los datos disponibles, ¿podemos aceptar la pertinencia de estas afirmaciones?, ¿se basan en demostraciones o son conjeturas?, ¿cuándo podemos definir una nueva variante como de preocupación y qué consecuencias tiene eso sobre nuestra estrategia frente a la pandemia? Intentaré en los siguientes párrafos arrojar un poco de luz sobre estos temas.

La secuencia genómica de la variante ómicron (linaje B.1.1.529 en el sistema PANGO, o linaje 21K de NextStrain) muestra 55 mutaciones respecto al virus original de Wuhan, 32 de ellas situadas en la proteína S o espícula, la más importante por su papel en la infección de las células y la respuesta inmunitaria.

Muchas de esas mutaciones se han detectado previamente en variantes de preocupación (VOCs) o de interés (VOIs) del virus, como las mutaciones N501Y (presente en las VOCs alfa, beta y gamma), las T95I, T478K y G142D (todas en delta), o se ha demostrado su papel en la interacción con el receptor celular ACE2 (S477N, Q498R), o se encuentran en regiones de unión de algunos anticuerpos (G339D, S371L, S373P, S375F).

Esta acumulación de mutaciones con efectos conocidos ya es motivo de interés y preocupación, pero todavía se tienen que realizar los experimentos adecuados para demostrar sus efectos cuando se encuentran simultáneamente.

Gráfico de la mutación.

BBC

Los efectos de dos mutaciones no son siempre aditivos y las interacciones (epistasias en lenguaje técnico) pueden ser tanto en sentido positivo (aumentando el efecto de cada una) como negativo (disminuyéndolo).

Hasta que no dispongamos de resultados de laboratorio y de datos epidemiológicos y de vigilancia genómica que nos demuestren una mayor transmisibilidad o mayores posibilidades de escape frente a la respuesta inmunitaria no es razonable pasar de vigilancia a alerta o, menos aún, a alarma.

La razón esgrimida por la OMS para declararla como VOC es que puede estar asociada a un mayor riesgo de infección, si bien no hay todavía información pública que respalde esta afirmación.

Vigilancia genómica sudafricana

Sin embargo, las señales de alerta se han disparado debido al rápido aumento de casos detectados en Sudáfrica con esta variante. No es extraño que una nueva variante se detecte en este país, uno de los que tiene mejor sistema de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 y en el que, como en casi todos los países del continente africano, la vacunación no ha progresado de la misma forma.

Una mujer con mascarilla trabaja en el laboratorio de la empresa de biotecnología Afrigen, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 5 de octubre de 2021

Getty Images
Sudáfrica cuenta con uno de los mejores sistemas de vigilancia del virus que produce la covid-19.

Gracias a su vigilancia, rápidamente se obtuvo la secuencia del virus responsable de un brote de covid-19 observado en la provincia de Gauteng, en un momento con una incidencia acumulada muy baja de la infección (alrededor de 10 casos por 100.000 habitantes).

En esas circunstancias, cualquier variante asociada a un brote alcanza rápidamente una alta frecuencia relativa, lo que puede indicar una mayor transmisibilidad pero también que crece donde apenas había nada.

Si la principal causa de alarma es la transmisibilidad, otras propiedades asociadas a mutaciones en la espícula no dejan mucho lugar a la tranquilidad, como hemos indicado previamente. De nuevo nos planteamos la pregunta de cómo surge un virus con tantas mutaciones.

La respuesta no es definitiva, pero la principal sospecha es que ha evolucionado en un paciente con un sistema inmunitario debilitado infectado durante un periodo prolongado de tiempo, al cabo del cual se ha transmitido a otras personas en una cadena que nos es desconocida por ahora.

¿Qué podemos hacer frente a una nueva variante de preocupación?

Personas con mascarillas caminan por un centro comercial en España

Getty Images
Varios países ha vuelto a imponer el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social.

Por el momento, tenemos las mismas herramientas que contra las demás: vacunar, usar mascarillas, mantener distancias, ventilar los recintos cerrados, es decir, reducir al máximo la exposición y circulación del virus, aumentar la población inmunizada en todos los países del planeta, limitando las oportunidades de que aparezcan nuevas mutaciones en el virus.

Aunque pensábamos que tras la variante delta sería difícil que aparecieran variantes de preocupación, la variante ómicron nos ha vuelto a sorprender.

Con independencia de que tenga o no las graves consecuencias que justifican su declaración como VOC, es evidente que la evolución del SARS-CoV-2 puede seguir deparando sorpresas. Cuanto antes reduzcamos esas posibilidades, mejor para todos.

*Fernando González Candelas es Catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación “Infección y Salud Pública” FISABIO-Universitat de València. Su artículo original se publicó en The Conversation.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.