Alertas de género tendrán recursos, pero falta evaluar resultados: feministas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Garantizaron recursos de alertas de género, pero falta revisar a fondo su funcionamiento: feministas

La directora del Observatorio Nacional del Feminicidio lamentó que no exista transparencia sobre el impacto que tienen los proyectos que se financian con el subsidio federal.
Cuartoscuro Archivo
20 de julio, 2020
Comparte

La polémica por la eliminación de presupuesto ordenado a siete Alertas por Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) provocó que el gobierno diera marcha atrás la semana pasada a su decisión. Pero una vez que la Secretaría de Gobernación (Segob) prometió garantizarles el dinero, feministas consideran que eso es solo un paso y es necesaria una revisión de fondo para que sean un mecanismo realmente efectivo.

Una vez cancelado el recorte de 37.6 millones, el presupuesto completo asignado es de 113 millones, mientras que el año pasado fueron 101 millones, según el informe de actividades que presentó Candelaria Ochoa al dejar el cargo como titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia de Género (Conavim). Aunque en ese informe no hay detalles de logros e impactos, sino que solo enumera reuniones de los grupos de trabajo que revisan la situación del estado y asegura que se han supervisado las acciones.

Entérate: Solo 3 de cada 100 asesinatos de mujeres son esclarecidos y llegan a condena

La directora del Observatorio Nacional del Feminicidio, Luz Estrada, lamenta en entrevista que no exista transparencia sobre el impacto que tienen los proyectos que se financian con el subsidio federal.

“Si queremos cuidar los dineros, queremos que cuando se otorgue dinero a los estados, se fiscalice, se mire que los proyectos sean realmente funcionales. Porque realmente yo no estoy viendo claridad de cómo se dieron esos dineros, cuáles son los resultados que están dando. ¿Cuáles fueron los resultados del año pasado? Eso sí haría un cambio y eso es lo que debemos de cuidar si queremos cuidar los dineros”, señala.

Animal Político solicitó una entrevista a Conavim pero la respuesta fue que por el momento no hay entrevistas sobre el tema, y solo se remitió a consultar la información disponible en su sitio oficial de internet, donde tampoco hay informes pormenorizados recientes.

Este año se declaró la AVGM número 21 y ya existen en 18 estados (Estado de México, Morelos, Michoacán, Chiapas, Nuevo León, Veracruz, Sinaloa, Colima, San Luis Potosí, Guerrero, Quintana Roo, Nayarit, Campeche, Durango, Jalisco, Oaxaca, Puebla y Zacatecas), es decir, que 56% del país está en alerta de género, y en cinco años ninguna se ha desactivado. De hecho, el Estado de México, donde fue la primera, ya acumula una segunda alerta por la elevada cifra de desaparición de mujeres, y las investigaciones abiertas por feminicidio han aumentado de 59 en 2015 a 123 en 2019.

¿Para qué han servido las alertas de género?

Las activistas coinciden en que su primer logro ha sido visibilizar que hay un problema grave y urgente de atender de violencia contra las mujeres. Y que no es un logro menor si se considera que por años hubo una enorme resistencia a aceptarlas.

La abogada feminista Andrea Medina recuerda que la AVGM es un mecanismo único en el mundo, que fue creado en 2007 a partir de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, pero no se declaró ninguna hasta ocho años depués. Un primer obstáculo fue que se politizó y los gobernadores interpretaron que si se declaraba la alerta en su estado era una manera del gobierno federal de castigarlos y exhibirlos. Cuando su esencia es todo lo contrario: que desde la federación se coordine y apoye a un estado y a unos municipios para atender las causas que generan la violencia feminicida.

“En primer lugar las alertas han sido centrales para colocar la problemática. Ya teníamos años denunciando las desapariciones y asesinatos de mujeres. Yo no me imagino haber logrado comprender y colocar todos los elementos para identificar que una situación es riesgosa si no es con el mecanismo de la alerta. Creo que hay una parte tal vez simbólica, que ha ayudado a comprender que este tipo de violencia es un conjunto y un continuo, que no se puede resolver por una sola institución o por las personas tratando de dialogar y siendo familias felices, sino que requiere la intervención del Estado, y una intervención compleja”, comenta.

El camino para declarar una alerta es largo: primero tiene que haber alguna instancia de sociedad civil, derechos humanos o hasta gobierno que llame la atención sobre la situación en un lugar. Después el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), como coordinador, revisa la situación y decide si se constituye un grupo de trabajo para hacer un informe; en ese grupo ya entra la Conavim como secretaría técnica, el Inmujeres y organismo local de las mujeres, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la estatal, y cuatro académicas, dos del ámbito  nacional y dos del lugar.

En solo un mes, este grupo tiene que hacer su informe y dar las primeras recomendaciones, que se presenta al gobernador del Estado y si lo acepta, tiene seis meses para implementar las acciones, y si después de eso el grupo de trabajo considera que no fue suficiente, entonces se declara la alerta con esas y/o nuevas recomendaciones para municipios específicos.

Pero después de eso, la Ley ya no es clara en cómo evaluar lo que se haga a partir de ahí. Medina bromea con que es como si pusieran toda la atención a un embarazo, cómo va a ser, qué necesita, dónde, y cuando por fin es el nacimiento, ya nadie estuviera pendiente del bebé.

La subdirectora de la organización Equis Justicia, Maïssa Hubert, coincide en que los gobernadores se resistían a aceptar la declaración de alerta de género porque cuando está el proceso se crea mucha presión política y mediática, y una vez decretada todo mundo se entera de que ya hay alerta, pero casi nadie sabe exactamente qué acciones se están realizando y los reflectores desaparecen.

Buenas ideas, problemas de implementación

Hubert destaca que la alerta tiene aspectos fundamentales que la distinguen de cualquier otra política pública para atender la violencia contra las mujeres, apunta. El primero, es que implica una coordinación interinstitucional que no se ve para otros temas, ya que no hay una institución única que la implemente, sino que encabezan regularmente las Secretarías de Gobierno local y deben intervenir todas las involucradas con los factores que afectan a las mujeres y las autoridades municipales de los territorios donde se declare.

“Otro sería que la ventaja de la alerta, en teoría, es que son intervenciones muy marcadas en lo temporal y tienen que ser focalizadas en el espacio. Es decir, atienden cierto tipo de factores en un cierto espacio para un cierto tiempo. Habría que estar evaluando esa alerta, monitoreándola, para ver cuándo ya se podría levantar”, señala.

Por eso hay dos en el Estado de México, por ejemplo, porque una es por feminicidios y otra por desapariciones, y cada uno de esos problemas tiene soluciones específicas y sus propios tiempos. Pero hasta ahora no hay claridad sobre cuándo se va a terminar cada alerta.

Verónica Cruz, directora de Las Libres, organización de Guanajuato que ha promovido varias alertas en el país, critica que conforme se han ido declarando más, lo que se ha visto es que no saben qué hacer concretamente porque todas parecen un copy/paste y promueven acciones que se han hecho durante 30 años y no han funcionado, como dar talleres de sensibilización. Y al revisar las capacitaciones que se dieron, agrega, resulta que se las pagaron a las mismas organizaciones y se impartieron a los mismos tipos de funcionarios de siempre.

También señala que a veces se meten proyectos que no están bien aterrizados o que son consultorías para hacer un protocolo de investigación con perspectiva de género, cuando ya hay protocolos nacionales e internacionales claros, solo que no se aplican.

O que se concentran en la investigación de los feminicidios una vez que ocurrieron, y dejan débil la parte de prevención, de qué se necesita hacer para realmente evitar que haya más asesinatos. Así como tampoco se ha trabajado en medidas de reparación del daño y de no repetición.

Reconoce como algo positivo que se han mejorado las acciones de atención a la violencia una vez que una mujer la sufre, porque antes no había un procedimiento especial para ellas, y ahora ya hay equipos especializados.

Medina, por su parte, aplaude como otro de los logros el hecho de que se ha generado mucho más información específica sobre las problemáticas de las mujeres en los municipios en los que se han implementado. Aunque después de los diagnósticos, sigue estando poco claro qué acciones tomar.

Sin evaluación ni tomar en cuenta a sociedad civil

En 2018, México reconoció ante Comité de expertas de la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) que no tenía un mecanismo para evaluar las Alertas de Violencia de Género.

Ese mismo año el Inmujeres y Conavim publicaron un informe de evaluación del mecanismo, hecho por el programa de la Unión Europea EUROsocial, que concluyó que la AVGM no ha tenido una planeación estratégica, ha habido ambivalencia en su marco legal y aplicación, y se ha ido definiendo y modificando sobre la marcha. También, que al poner en evidencia que en los estados no se cumple la Ley para el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, se ha transformado de una herramienta para aplicar acciones de emergencia, a una para generar políticas públicas de prevención y atención de la violencia a largo plazo.

En este 2020, Conavim tiene que presentar un nuevo informe ante la CEDAW. Las activistas coinciden en que no saben qué cuentas va a dar México ante este mecanismo internacional porque durante el tiempo que estuvo al frente Ochoa, hubo una cerrazón total a asumir las recomendaciones de las organizaciones sociales y mala comunicación.

“Yo sí creo que Conavim no tenía estrategia, no había resultados, o sea, era un año y medio… Se le dijo a la comisionada que era necesario revisar las medidas para saber cómo se iban a evaluar y cuál iba a ser el destino de esas declaratorias que ya tienen muchos años, como la del Estado de México, y su negativa siempre fue: eso no me tocó a mí. Y al final no dio nuevas propuestas ni alternativas de seguimiento. Es como si no hubiera habido Conavim”, lamenta Estrada.

Lo cierto es que los feminicidios a nivel nacional no han bajado, ya que el año pasado cerró con 983 investigaciones abiertas por este crimen, más del doble que en 2015, y 2 mil 822 homicidios de mujeres que no fueron tipificados como feminicidios, un delito que en plena pandemia de COVID-19 alcanzó su pico máximo para un solo mes con 263 casos en abril pasado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Navidad: 5 personajes míticos que “aparecen” durante las fiestas en distintas partes el mundo

En algunos países del mundo, además de Papá Noel, otros personajes protagonizan las fiestas de fin de año (y no necesariamente para dar regalos).
20 de diciembre, 2021
Comparte

En las fiestas de fin de año, Papá Noel -o Santa Claus, San Nicolás, Viejo Pascuero, Father Christmas, Sinterklaas, Baba Nöel- es una figura dominante y casi omnipresente en decenas de países.

Pero hay lugares en los que otros personajes le roban protagonismo al anciano barrigón y bonachón que hace felices a los niños.

Mientras que algunas de estas criaturas alternativas alegran las celebraciones, otras no necesariamente reparten regalos ni buenas noticias.

Por el contrario, tienen la tarea de aterrorizar a los que se cruzan en su camino. Especialmente a los más pequeños.

Aquí te contamos cuáles son algunos de estos personajes.

1. Krampus

Esta especie de cabra-demonio que tiene una lengua muy larga y puntiaguda y colmillos “aparece” en Austria, Alemania, República Checa, Eslovenia, Suiza, Croacia, Hungría y algunas partes de Holanda, cada fin de año, pero no precisamente para dar saludos navideños.

Su función es más bien castigar y meter en un saco a los niños que se portaron mal durante el año, para golpearlos con ramas de árbol o para “comérselos”.

Es como la contraparte maléfica de Papá Noel.

Desfile de los Krampus en Austria

Getty Images
Aterrador el Krampus…

El nombre “Krampus” viene de la palabra del alemán antiguo “krampen” y significa garra.

El origen de esta temible criatura es casi tan viejo como las celebraciones de Navidad.

Según la mitología nórdica, el Krampus es hijo de Hel, diosa del inframundo, y su figura ya estaba presente en rituales paganos germánicos de hace más de 1.500 años, practicados para espantar a los “fantasmas de invierno”, según la revista Smithsonian.

Hoy en día el Krampus protagoniza los desfiles del Krampusnacht (Noche del Krampus), que se celebra la noche del 5 de diciembre en Austria, en la víspera del Día de San Nicolás.

Además, el personaje ya dio el salto al cine (y con él a otro continente), con el estreno de la película estadounidense “Krampus”, basada en esta criatura, en 2015.

2. Jólakötturinn

Jólakötturinn

Rán Flygenring
Asegúrate de ponerte algo nuevo esta Navidad, para que no te encuentres con el temible Jólakötturinn…

Conocido también como el “Yule Cat” (gato navideño) de Islandia, este felino es la “mascota” de los trolls islandeses conocidos como Grýla y Leppalúði, que son caníbales, y de sus 13 hijos, conocidos como “Yule Lads” (“muchachos de Navidad”).

A los “Lads” les gusta comer mucho, hacerles bromas a la gente y les dejan regalos a los niños dentro de zapatos. Si se han portado mal, les dejan una papa, asegura James Cooper, autor del blog Why Christmas, sobre tradiciones de Navidad en todo el mundo.

Pero el Jólakötturinn es menos simpático. Esta fiera se come a las personas que no se ponen o no reciben ropa nueva para Navidad.

El temible gato ronda por los techos de las casas y se asoma por las ventanas para verificar quiénes han recibido prendas nuevas y quiénes no.

Gracias a esta función, varios autores lo describen como una especie de “policía de la moda”, pero el más despiadado que puedas imaginar.

https://www.facebook.com/thorewingbooks/photos/a.411488722395258/411488749061922/?type=3&theater

Jóhannes úr Kötlum, uno de los poetas más populares del siglo XX en Islandia, ayudó a difundir la imagen aterradora del gato.

En unos versos sobre la bestia, Kötlum dice que “abría los ojos de par en par / y ambos brillaban intensamente / no era para los débiles de corazón / enfrentar esta vista repugnante”.

“Sus bigotes eran afilados como anzuelos / su lomo, crispado en forma de arco / y las garras en sus patas peludas / eran aterradoras como para espiarlas”, describe el autor.

“Eran hombres los que cazaba, no ratones / de eso no había ninguna duda”, agrega.

El animal es tan “popular” que, además de inspirar este poema, la conocida artista islandesa Björk le dedica una canción con algunos de los versos de Kötlum.

3. Hoteiosho

A diferencia de las criaturas anteriores, Hoteiosho no es un personaje vengativo, sino que es uno de los dioses japoneses de la fortuna.

Aunque según algunas creencias, tiene ojos en la espalda con los que observa a los niños sin que estos se den cuenta, para que se porten bien.

Hoteiosho es representado como un monje budista con el vientre abultado, que va vestido con una especie de bata roja, abierta, que le deja el pecho descubierto.

“Según la leyenda, Hoteiosho fue monje budista real o sacerdote zen, llamado Kaishi, entre los siglos VIII y IX”, dice Cooper, de Why Christmas, a BBC Mundo.

Ahora es como un Papá Noel en la isla y entrega regalos en Año Nuevo (ya que en Japón no se celebra la Navidad oficialmente).

4. Tió de Nadal

En Cataluña y algunas zonas de Aragón, en el noreste de España, la tradición dice que los regalos para los niños salen de un tronco.

Tió de Nadal

Getty Images
Al Tió de Nadal hay que golpearlo para que suelte los regalos.

Este tronco es conocido como Tió de Nadal (Tronco de Navidad en catalán) en Cataluña y Tronca de Nadal en Aragón.

Las familias suelen colocar el tronco en casa a principios de diciembre, lo cubren con una manta, le dibujan un rostro y lo van alimentando con dulces hasta el día de Navidad.

En esta fecha, los niños le cantan canciones y le pegan con palos para que expulse los regalos (práctica que se conoce como “fer cagar el tió” o hacer cagar al tronco).

El ritual del tronco es una tradición pagana muy antigua, de hace más de cuatro siglos.

Se creía que el Tió representaba a la naturaleza dormida en invierno y que en su interior albergaba la abundancia. Golpearlo era una forma de despertar a la naturaleza generosa.

5. Olentzero

En el País Vasco, quien reparte los regalos es el Olentzero, un carbonero que lleva el traje tradicional vasco.

Olentzero

Getty Images
El Olentzero es un carbonero vasco que reparte regalos a los niños.

Generalmente se le representa como un hombre viejo o adulto mayor, barrigón y bonachón.

Se cree que el Olentzero es originario de Lesaka, un pueblo del norte de Navarra, y que se relaciona con rituales para celebrar el solsticio de invierno en la región, antes de la llegada del cristianismo a esta zona de Europa.

Según la Sociedad de Estudios Vascos (SEV), la leyenda cuenta que hace cientos de años, una tribu de “gigantes” vascos estaba celebrando el solsticio de invierno cuando una nube empezó a tapar el la luz del Sol, como anuncio del nacimiento de Jesús.

Esta nube mató a todos, menos al Olentzero, que se convirtió en una especie de “mensajero de la llegada de Cristo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/Xa9EnGqaT0s

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

https://www.youtube.com/watch?v=dDLDuv7LH48

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.