Vinculan a Emilio Lozoya por lavado de dinero, pero no pisará la cárcel
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Vinculan a Emilio Lozoya por lavado de dinero, pero no pisará la cárcel por este caso

Pese a la decisión de no imponerle prisión preventiva, Lozoya aún no puede aun recuperar su libertad, pues sigue en calidad de detenido por el caso Odebrecht.
Cuartoscuro
28 de julio, 2020
Comparte

El juez José Artemio Zúñiga Mendoza, del Reclusorio Norte, decidió vincular a proceso al exdirector de Pemex Emilio Lozoya, por su presunta participación en lavado de dinero por la compra de la empresa de fertilizantes Agronitrogenados, sin embargo evitó la prisión preventiva por este caso.

En la audiencia inicial, el juez determinó que hay indicios suficientes para vincular a proceso al exfuncionario por el delito de lavado de dinero, ante los indicios que apuntan que adquirió una residencia con recursos prevenientes de una actividad ilicita, es decir de sobornos pagados por Altos Hornos de México, quien se convertiría en contratista de Pemex.

Leer más | De su hospitalización hasta una posible liberación: los escenarios para Lozoya en México

El exdirector de Pemex fue imputado por presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita, así como de haber recibido 34 millones de pesos de parte de Altos Hornos de México, para adquirir la empresa que estaba declarada como chatarra.

Emilio Lozoya respondió ser inocente de los cargos que se le imputan, pero su defensa sostuvo que fue utilizado por un “aparato organizado de poder” para cometer actos delictivos descritos por los fiscales.

Por el momento, la defensa del exfuncionario federal decidió no presentar en este momento pruebas para combatir los señalamientos de la Fiscalía General de la República. 

Sin embargo, confirmó que Lozoya denunciará al llamado “aparato de poder y a sus integrantes”, con lo que buscará obtener “un criterio de oportunidad de parte de la FGR”, es decir, volverse testigo colaborador en el caso. 

Demostraré que no soy responsable ni culpable de los delitos que se me imputan”, dijo Lozoya al juez luego de que los fiscales de la FGR detallaran cómo se triangularon recursos de la empresa Altos Hornos a favor de Lozoya y su hermana Gilda.

Lozoya denunció ante el juez que ha sido “sistemáticamente intimidado, presionado, instrumentalizado”. Agregó que denunciará y señalará a los autores de esos hechos, además reiteró su deseo de colaborar con las autoridades;  su defensa sostuvo que fue utilizado por un “aparato organizado de poder” para cometer actos delictivos descritos por los fiscales.

Pese a la decisión de no imponerle prisión preventiva, Lozoya aún no puede aun recuperar su libertad, pues sigue en calidad de detenido por el caso Odebrecht, a la espera de la audiencia inicial por ese caso este miércoles 29 de junio.

Entérate: Lozoya dejó boquete de 23,500 mdp en las finanzas de Pemex con 111 presuntos actos de corrupción

Brazalete y retiro de pasaporte

Aunque solicitó la vinculación a proceso por lavado de dinero, la Fiscalía no pidió prisión preventiva para Emilio Lozoya, y consideró que por su estado de salud, la medida debía ser un brazalete electrónico y retirarle pasaporte y visa.

El juez aceptó la colocación del brazalete electrónico para que esté monitoreado y retirarle documentos de viaje. Una vez que sea dado de alta del hospital, Emilio Lozoya podrá trasladarse a otro sitio pero deberá estar siempre localizable. El juez también impuso que deberá acudir a firmar dos veces al mes al Reclusorio Norte.

También concedió un plazo de investigación complementaria de seis meses, a petición de la FGR y con el aval de la defensa de Lozoya, para continuar rastreo en cuentas internacionales.

Compra hecha por Lozoya provocó daños por 8 mil mdp: FGR

Durante la audiencia de imputación, los representantes de la FGR argumentaron que la consecuencia de adquirir la planta de Agronitrogenados tuvo como consecuencia un daño de 8 mil millones de pesos.

Al presentar los datos de prueba, representantes de Pemex insistieron en que la administración de Lozoya al frente de la dependencia causó un daño a la paraestatal contable negativa por la obsolencia del inmueble y fuera de operación desde 1999”.

Señalaron que el estado obsoleto de la empresa se ha traducido en un deterioro de 150 millones 862 mil 374.10 dólares y 578 millones de pesos para capitalizar a Agroindustrias S.A DE C.V. para cumplir con compromisos de deuda y operación

También sumó otros 578 millones de pesos relacionados con los costos de las deudas y la operación del complejo Pajaritos, Veracruz, así como 4 mil 204 millones de pesos en perjuicio de Pemex.

“A la fecha no presenta panorama de recuperación, el daño aún no termina porque Pemex sigue afrontando la deuda conforme se vayan materializando los vencimientos de deuda”, expusieron sobre los daños causados por la compra de Agronitrogenados.

“Usted alentó una actividad ilícita,ya que sin verificar en julio de 2013, en sesión extaordinaria del consejo de administración Pemex fue autorizada la compra de Agronitrogenados, ubicado en Pajaritos, Coatzacoalcos, Veracruz”, dijeron los fiscales a Lozoya al detallar cómo desde la dirección de Pemex avaló la compra de Agronitrogenados, lo cual generó pérdidas en Pemex.

Tras el detalle del presunto delito, los fiscales concluyeron la imputación a Lozoya y señalándolo como presunto responsable del delito de lavado de dinero.

Lee: Lozoya revela que EPN y Videgaray sobornaron a panistas para apoyar reformas estructurales; ellos lo niegan

En el caso de los presuntos sobornos también están implicados Gilda Susana Lozoya Austin, hermana de Emilio y el empresario Alonso Ancira Elizondo titular de Altos Hornos de México.

Al inicio de la audiencia, el juez que lleva la causa es José Artemio Zúñiga Mendoza, del Reclusorio Norte, consideró que se cumplió correctamente con la orden de aprehensión contra Lozoya a su llegada a México y se procede a la imputación, es decir, explicar al juez y al acusado por qué fue detenido y extraditado.

También se expusieron los problemas de salud que presenta Lozoya. De acuerdo con la FGR, consistió en una anemia de 5 días y dolores de esófago que se confirmaron desde España. Esta fue la razón del retraso de la audiencia y por la que no fue trasladado a un reclusorio.

En la audiencia que se realizó por videollamada estuvo Lozoya (desde el hospital) y sus abogados, Miguel Ontiveros Alonso y Alejandro Rojas Pomeda; por la contraparte los fiscales de FGR, representantes de Pemex  y de la Unidad de Inteligencia Financiera.

Mañana la audiencia será por el caso Odebrecht, ante el Juez Federal de Control del Reclusorio Norte, Juan Carlos Ramirez Benítez.

Ambas audiencias serán desahogadas a través del sistema de video conferencia, “dadas las condiciones de salud del imputado” y la pandemia de COVID-19.

No habrá acceso al público y el seguimiento de la audiencia para la prensa será por medio de notificaciones enviadas vía WhatsApp.

Lozoya aceptó ser extraditado a México con la promesa de colaborar con las autoridades mexicanas para evidenciar una presunta red de corrupción a nivel federal en el sexenio pasado.

De ese modo podría obtener beneficios que van desde un juicio corto y una pena reducida, o incluso una libertad anticipada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'El día que descubrí que nací sin vagina por una enfermedad'

Julian Peter nació con el síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH). Además de aceptar que no podría tener hijos, la joven debió combatir los prejuicios y la ignorancia de muchos en su comunidad.
19 de agosto, 2020
Comparte

Una pregunta de rutina por parte de su médico llevó a Julian Peter, una joven de Kenia de 29 años, a descubrir que había nacido sin útero, sin cuello uterino y sin vagina.

Doce años después, compartió su historia con la BBC. Este es su testimonio.

“Nací con una enfermedad llamada síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKH).

Las mujeres que paceden esta enfermedad nacen sin útero, sin cuello uterino y sin vagina, y a veces también sin un riñón.

Como no tengo útero, jamás tuve una menstruación. Pero no me siento mal por eso.

Cuando las personas se enteran de mi enfermedad reaccionan en formas diferentes.

“Pueden decir lo que quieran”

Alguien me recomendó una vez que fuera a algún sitio a pedir que rezaran por mí.

Otra persona afirmó que seguramente mi abuela debía haber hecho algo malo, porque provengo de Ukambani, una región asociada con la hechicería.

Pueden decir lo que quieran, pero lo que realmente importa es la manera en la que yo reacciono.

Si comenzara a prestar atención a las opiniones de otras personas, eso seguramente afectaría a mi confianza y me haría dudar sobre mí misma.

Descubrí que tenía el síndrome a los 17 años. En esa época era una estudiante.

Fui al hospital porque se me hinchaban las piernas.

Lo primero que me preguntó el médico fue cuando había menstruado por última vez. Le respondí que jamás había tenido un período.

En el hospital me hicieron una tomografía, que reveló que mi aparato reproductivo no tenía un orificio exterior.

Me operaron para intentar abrir un canal vaginal, pero la intervención no tuvo éxito.

Otra tomografía mostró que no tenía útero ni cuello uterino y me diagnosticaron con MRKH.

Lloré durante tres días tras ese diagnóstico, pero luego decidí seguir adelante con mi vida.

Tenía solo 17 años y era muy joven, por lo que mi prioridad era volver al colegio.

Estaba todavía en el hospital con mi madre, que me crió sola.

Ella quedó en shock con la noticia, e incluso se preguntaba si como madre tenía alguna responsabilidad y había cometido algún error.

“No quería operarme”

Como había estudiado biología, entendí bien lo que el médico me dijo aquella primera vez.

Pero yo no quería pasar por una operación en ese momento, porque quería terminar mis estudios.

Diez años después, regresé al hospital y tuve otra operación que sí tuvo éxito.

El tipo de MRKH que yo tenía significaba que no tenía útero ni cuello uterino. También carecía de vagina y solo tenía un riñón. La operación fue para crear un cana vaginal.

Mi vida es normal, pues el MRKH no interfiere con cómo yo quiero vivirla.

Pero otras personas con este síndrome precisan de apoyo psicológico profesional para superar el impacto emocional.

Una vez que comprendes las implicaciones de esta enfermedad debes descartar la posibilidad de tener hijos biológicos.

Me hicieron cuatro tomografías en total y en ninguna de ellas se detectó la presencia de ovarios, por lo que tampoco es posible extraer óvulos para fertilización in vitro.

Debemos aceptarnos como somos. Aunque darte cuenta de que no eres como otras mujeres es difícil y precisas tener a alguien con quien conversar.

Conocí a otras personas aquí en Kenia que padecen el mismo síndrome y compartimos nuestras experiencias.

Acepté mi enfermedad desde el comienzo y me acepté a mí misma, por lo que puedo decir que me siento bien.

Explicaciones a mi pareja

Tuve algunas relaciones sentimentales. Y nunca dejo pasar mucho tiempo antes de hablar con quien en ese momento es mi pareja y contarle sobre mi enfermedad.

Si quieren aceptarla, lo harán. Pero los seres humanos son apenas seres humanos.

Y muchos de los hombres a quienes les conté sobre mi síndrome simplemente me dejaron. Otros me acusaron de mentir para ahuyentarlos.

En estos momentos no tengo pareja, pero todo es obra de Dios.

Tuve la operación para construir el canal vaginal en 2018 y aún no me siento preparada para tener una relación sexual.

Tampoco estoy lista para encarar un matrimonio.

Y creo que si algún día me caso, una opción sería adoptar.

Consejos a los padres

Me llevó al menos 10 años decidir hablar públicamente sobre mi historia.

Hay muchas personas que no entienden qué es el MRKH y quiero crear conciencia sobre este síndrome.

Ilustración del aparato reproductivo femenino

Science Photo Library
“Abrir el canal vaginal es una operación dolorosa. Yo recomiendo a los padres que no acepten operar a sus hijas cuando son niñas”.

En primer lugar, a los padres de bebés con la enfermedad les digo que no acepten operar a sus hijas mientras son niñas.

En mi opinión, la cirugía solo debe ocurrir cuando ellas entiendan más sobre el síndrome, porque la operación es un procedimiento complejo y largo.

Es una intervención dolorosa y una niña no entendería qué le está sucediendo.

Los padres también deben informarse sobre este síndrome para poder ayudar a sus hijas a lidiar con el estigma que seguramente enfrentarán.

Formé un grupo de apoyo y sé que las personas con MRKH enfrentan todo tipo de desafíos.

Algunas mujeres están casadas y se ven ante una gran presión por parte de sus suegros, quienes quieren nietos. Una joven me contó que sus suegros la acusan de ser en realidad un hombre.

Así que en mi grupo escuchamos a las personas y las alentamos.

Lo importante es ayudarnos entre nosotras porque esta travesía puede ser difícil”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpyNdI_pg38

https://www.youtube.com/watch?v=Yd02AZz63Sw

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.