Vinculan a Emilio Lozoya por lavado de dinero, pero no pisará la cárcel
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Vinculan a Emilio Lozoya por lavado de dinero, pero no pisará la cárcel por este caso

Pese a la decisión de no imponerle prisión preventiva, Lozoya aún no puede aun recuperar su libertad, pues sigue en calidad de detenido por el caso Odebrecht.
Cuartoscuro
28 de julio, 2020
Comparte

El juez José Artemio Zúñiga Mendoza, del Reclusorio Norte, decidió vincular a proceso al exdirector de Pemex Emilio Lozoya, por su presunta participación en lavado de dinero por la compra de la empresa de fertilizantes Agronitrogenados, sin embargo evitó la prisión preventiva por este caso.

En la audiencia inicial, el juez determinó que hay indicios suficientes para vincular a proceso al exfuncionario por el delito de lavado de dinero, ante los indicios que apuntan que adquirió una residencia con recursos prevenientes de una actividad ilicita, es decir de sobornos pagados por Altos Hornos de México, quien se convertiría en contratista de Pemex.

Leer más | De su hospitalización hasta una posible liberación: los escenarios para Lozoya en México

El exdirector de Pemex fue imputado por presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita, así como de haber recibido 34 millones de pesos de parte de Altos Hornos de México, para adquirir la empresa que estaba declarada como chatarra.

Emilio Lozoya respondió ser inocente de los cargos que se le imputan, pero su defensa sostuvo que fue utilizado por un “aparato organizado de poder” para cometer actos delictivos descritos por los fiscales.

Por el momento, la defensa del exfuncionario federal decidió no presentar en este momento pruebas para combatir los señalamientos de la Fiscalía General de la República. 

Sin embargo, confirmó que Lozoya denunciará al llamado “aparato de poder y a sus integrantes”, con lo que buscará obtener “un criterio de oportunidad de parte de la FGR”, es decir, volverse testigo colaborador en el caso. 

Demostraré que no soy responsable ni culpable de los delitos que se me imputan”, dijo Lozoya al juez luego de que los fiscales de la FGR detallaran cómo se triangularon recursos de la empresa Altos Hornos a favor de Lozoya y su hermana Gilda.

Lozoya denunció ante el juez que ha sido “sistemáticamente intimidado, presionado, instrumentalizado”. Agregó que denunciará y señalará a los autores de esos hechos, además reiteró su deseo de colaborar con las autoridades;  su defensa sostuvo que fue utilizado por un “aparato organizado de poder” para cometer actos delictivos descritos por los fiscales.

Pese a la decisión de no imponerle prisión preventiva, Lozoya aún no puede aun recuperar su libertad, pues sigue en calidad de detenido por el caso Odebrecht, a la espera de la audiencia inicial por ese caso este miércoles 29 de junio.

Entérate: Lozoya dejó boquete de 23,500 mdp en las finanzas de Pemex con 111 presuntos actos de corrupción

Brazalete y retiro de pasaporte

Aunque solicitó la vinculación a proceso por lavado de dinero, la Fiscalía no pidió prisión preventiva para Emilio Lozoya, y consideró que por su estado de salud, la medida debía ser un brazalete electrónico y retirarle pasaporte y visa.

El juez aceptó la colocación del brazalete electrónico para que esté monitoreado y retirarle documentos de viaje. Una vez que sea dado de alta del hospital, Emilio Lozoya podrá trasladarse a otro sitio pero deberá estar siempre localizable. El juez también impuso que deberá acudir a firmar dos veces al mes al Reclusorio Norte.

También concedió un plazo de investigación complementaria de seis meses, a petición de la FGR y con el aval de la defensa de Lozoya, para continuar rastreo en cuentas internacionales.

Compra hecha por Lozoya provocó daños por 8 mil mdp: FGR

Durante la audiencia de imputación, los representantes de la FGR argumentaron que la consecuencia de adquirir la planta de Agronitrogenados tuvo como consecuencia un daño de 8 mil millones de pesos.

Al presentar los datos de prueba, representantes de Pemex insistieron en que la administración de Lozoya al frente de la dependencia causó un daño a la paraestatal contable negativa por la obsolencia del inmueble y fuera de operación desde 1999”.

Señalaron que el estado obsoleto de la empresa se ha traducido en un deterioro de 150 millones 862 mil 374.10 dólares y 578 millones de pesos para capitalizar a Agroindustrias S.A DE C.V. para cumplir con compromisos de deuda y operación

También sumó otros 578 millones de pesos relacionados con los costos de las deudas y la operación del complejo Pajaritos, Veracruz, así como 4 mil 204 millones de pesos en perjuicio de Pemex.

“A la fecha no presenta panorama de recuperación, el daño aún no termina porque Pemex sigue afrontando la deuda conforme se vayan materializando los vencimientos de deuda”, expusieron sobre los daños causados por la compra de Agronitrogenados.

“Usted alentó una actividad ilícita,ya que sin verificar en julio de 2013, en sesión extaordinaria del consejo de administración Pemex fue autorizada la compra de Agronitrogenados, ubicado en Pajaritos, Coatzacoalcos, Veracruz”, dijeron los fiscales a Lozoya al detallar cómo desde la dirección de Pemex avaló la compra de Agronitrogenados, lo cual generó pérdidas en Pemex.

Tras el detalle del presunto delito, los fiscales concluyeron la imputación a Lozoya y señalándolo como presunto responsable del delito de lavado de dinero.

Lee: Lozoya revela que EPN y Videgaray sobornaron a panistas para apoyar reformas estructurales; ellos lo niegan

En el caso de los presuntos sobornos también están implicados Gilda Susana Lozoya Austin, hermana de Emilio y el empresario Alonso Ancira Elizondo titular de Altos Hornos de México.

Al inicio de la audiencia, el juez que lleva la causa es José Artemio Zúñiga Mendoza, del Reclusorio Norte, consideró que se cumplió correctamente con la orden de aprehensión contra Lozoya a su llegada a México y se procede a la imputación, es decir, explicar al juez y al acusado por qué fue detenido y extraditado.

También se expusieron los problemas de salud que presenta Lozoya. De acuerdo con la FGR, consistió en una anemia de 5 días y dolores de esófago que se confirmaron desde España. Esta fue la razón del retraso de la audiencia y por la que no fue trasladado a un reclusorio.

En la audiencia que se realizó por videollamada estuvo Lozoya (desde el hospital) y sus abogados, Miguel Ontiveros Alonso y Alejandro Rojas Pomeda; por la contraparte los fiscales de FGR, representantes de Pemex  y de la Unidad de Inteligencia Financiera.

Mañana la audiencia será por el caso Odebrecht, ante el Juez Federal de Control del Reclusorio Norte, Juan Carlos Ramirez Benítez.

Ambas audiencias serán desahogadas a través del sistema de video conferencia, “dadas las condiciones de salud del imputado” y la pandemia de COVID-19.

No habrá acceso al público y el seguimiento de la audiencia para la prensa será por medio de notificaciones enviadas vía WhatsApp.

Lozoya aceptó ser extraditado a México con la promesa de colaborar con las autoridades mexicanas para evidenciar una presunta red de corrupción a nivel federal en el sexenio pasado.

De ese modo podría obtener beneficios que van desde un juicio corto y una pena reducida, o incluso una libertad anticipada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: 4 factores que incrementan el riesgo de contraer COVID después de vacunarse

Varios expertos exponen los factores que contribuyen a aumentar el riesgo de que una persona que ha recibido la vacuna contra el coronavirus sufre una infección.
20 de septiembre, 2021
Comparte

Dos semanas después de la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19, los efectos protectores de la misma estarán en su punto más alto.

Ahí es cuando una persona puede decir que está completamente vacunada. Si después de eso contrae COVID-19, entonces ha sufrido una llamada “breakthrough infection” o infección en vacunados.

En términos generales, son infecciones similares a las de personas no vacunadas, pero existen algunas diferencias.

Esto es lo que debe tener en cuenta si una persona ya está completamente vacunada (una o dos dosis, según la fórmula recibida).

Los síntomas son diferentes

Según el Estudio de Síntomas de COVID-19, las cinco dolencias más comunes de una infección en vacunados son dolor de cabeza, secreción nasal, estornudos, dolor de garganta y pérdida del olfato.

Algunos de estos son los mismos síntomas que experimentan las personas contagiadas que no se han vacunado. Tres síntomas en particular: dolor de cabeza, dolor de garganta y secreción nasal.

Sin embargo, los otros dos síntomas más comunes en los no vacunados son fiebre y tos persistente.

Estos dos síntomas son “típicos” de la COVID-19, pero se vuelven mucho menos comunes una vez que se ha recibido la vacuna.

Mujer enferma

Getty Images
Las personas vacunadas tienen síntomas más leves que los no vacunados si se contagian de coronavirus.

Un estudio concluyó que las personas con infecciones en vacunados tienen un 58% menos de probabilidades de tener fiebre, en comparación con las personas no vacunadas. Para muchos, la COVID-19 se siente como un resfriado después de la vacunación.

Esas personas también tienen menos probabilidades de ser hospitalizadas si desarrollan la enfermedad. También es probable que tengan menos síntomas durante las etapas iniciales del contagio y es menos probable que padezcan la enfermedad a largo plazo.

Las razones por las que la enfermedad es más leve en las personas vacunadas podría deberse a que las vacunas, si bien no bloquean la infección completamente, pueden hacer que la persona infectada tenga menos partículas de virus en su cuerpo.

Sin embargo, esto aún no se ha confirmado.

¿Qué aumenta el riesgo?

En Reino Unido, la investigación concluyó que el 0,2% de la población, o una persona de cada 500, experimenta una infección una vez que está completamente vacunada.

Vacunas

BBC

Pero no todos corren el mismo riesgo.

Cuatro factores parecen contribuir a cuán protegido está alguien tras ser vacunado:

1. Tipo de vacuna

El primero es el tipo específico de vacuna que alguien recibe y la reducción relativa del riesgo que ofrece.

La reducción del riesgo relativo es una medida de cuánto disminuye el riesgo de que alguien desarrolle COVID-19 en comparación con alguien que no se vacunó.

Los ensayos clínicos mostraron que la vacuna Moderna redujo el riesgo sintomático en un 94%, mientras que la vacuna Pfizer en un 95%.

Las vacunas Johnson & Johnson y AstraZeneca tienen porcentajes más bajos, reduciendo este riesgo en aproximadamente un 66% y 70%, respectivamente, (la protección ofrecida por AstraZeneca pareció aumentar al 81% si se dejaba un intervalo más largo entre dosis).

https://www.youtube.com/watch?v=Rj9JiCY49CE

2. Tiempo transcurrido desde la vacunación

Las cifras de riesgo relativo no son el único factor.

Es cada vez más evidente que el tiempo transcurrido desde la vacunación también es importante. Y es una de las razones por las que el debate sobre una dosis extra, de refuerzo, está aumentando en el mundo.

Las primeras investigaciones, que aún deben ser revisadas por otros científicos, sugieren que la protección de la vacuna Pfizer disminuye durante los seis meses posteriores a la vacunación.

Es demasiado pronto para saber qué sucede con la eficacia de la vacuna más allá de los seis meses, pero es probable que se reduzca aún más.

3. Variantes

Otro factor importante es la variante del virus a la que se está expuesto.

Las reducciones de riesgo mencionadas anteriormente se calcularon en gran medida probando vacunas contra el primer tipo del virus SARS-CoV-2.

Gráfico de cómo aparecen las variantes

BBC

Pero cuando se enfrenta a la variante alfa, los datos del Instituto de Salud Pública de Inglaterra sugieren que dos dosis de la vacuna Pfizer ven reducida su efectividad al 93%. Y contra la delta cae al 88%.

La vacuna AstraZeneca también se ve afectada de forma similar.

El Estudio de Síntomas de COVID-19 respalda todo lo anterior.

Sus datos sugieren que de dos a cuatro semanas después de que alguien reciba una segunda dosis de Pfizer, tiene alrededor de 87% menos probabilidades de tener síntomas de COVID-19 al exponerse a la variante delta.

Después de cuatro a cinco meses, esa cifra cae al 77%.

4. Tu sistema inmunitario

Es importante recordar que las cifras anteriores se refieren a la reducción promedio del riesgo en una población.

El riesgo individual de una persona dependerá de sus propios niveles de inmunidad y de otros factores específicos (como su grado de exposición al virus, lo que podría estar determinado por cosas como dónde trabaja).

El buen estado inmunitario generalmente se reduce con la edad.

Una mujer recibe una vacuna

Getty Images
A mayor edad, la respuesta inmunitaria natural tiende a ser menor.

Las condiciones médicas a largo plazo también pueden afectar nuestra respuesta a la vacunación. Por lo tanto, las personas mayores o las personas con sistemas inmunitarios comprometidos pueden tener niveles más bajos de protección inducida por la vacuna, o pueden ver que su protección disminuye más rápidamente.

También vale la pena recordar que los más vulnerables desde el punto de vista clínico recibieron sus vacunas primero, posiblemente hace más de seis meses, lo que puede aumentar su riesgo de experimentar una infección debido a la disminución de la protección.

¿Hay por qué preocuparse?

Aun considerando lo anterior, las vacunas reducen enormemente las posibilidades de contraer COVID-19. También protegen en un grado mayor contra la hospitalización y la muerte.

Sin embargo, es preocupante ver infecciones en vacunados, y la inquietud es que podrían aumentar si la protección de la vacuna, como se sospecha, cae con el tiempo.

Por lo tanto, los gobiernos están considerando ofrecer una dosis de refuerzo a los más vulnerables y también están considerando si deberían extenderse a otros.

Francia y Alemania ya están planeando ofrecer dosis adicionales a grupos que se considera que tienen un mayor riesgo.

Pero incluso si no se ofrecen, esto no debe interpretarse como que las vacunas no funcionan.

Y, mientras tanto, es esencial promover la vacunación entre todas las personas que aún no han recibido sus dosis.


*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Common:. puedes leer la versión original (en inglés) haciendo clic aquí.


*Los autores son académicos de la Universidad de Anglia Oriental, Reino Unido.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&t=1402s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.