COVID deja temporalmente sin empleo a casi 12 millones de personas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

COVID deja temporalmente sin empleo a casi 12 millones de personas y reduce ingresos de empleados

De acuerdo con el Inegi, el 42.3% de las personas que fueron suspendidas confía en que retornará a su trabajo al terminar la contingencia. 
Cuartoscuro
23 de julio, 2020
Comparte

En México, el COVID-19 provocó una disminución de ingresos en el 46% de la población ocupada y propició que 11.9 millones de personas no encuentren o se queden temporalmente sin empleo, según datos del Inegi.

De acuerdo con la encuesta sobre COVID y el mercado laboral (ECOVID-ML), de las 11.9 millones de personas, 7.8 se ausentaron o fueron suspendidos temporalmente de sus empleos por culpa del virus. Mientras que el 4.1 millones de personas que deseaban trabajar no pudieron buscar opciones laborales por la pandemia que atraviesa el país.

El 42.3% de las 7.8 millones de personas ausentes confía en que retornará a su trabajo al terminar la contingencia. 

Lee: México inició la crisis por COVID-19 con dos millones sin empleo, reportó el INEGI

Sobre los empleos temporalmente perdidos, la encuesta señala que: el 46% son trabajadores subordinados y remunerados; 53% trabajadores independientes; el 67% laboraba en negocios de no más de 5 trabajadores; el 53% en negocios sin local, y el 92% no tenía acceso a servicios de Salud. 

Población ocupada vio reducidos sus ingresos

La afectación también fue para las personas que tienen empleo. La ECOVID-ML reveló que de las 32.9 millones personas ocupadas en el país, el 46.1%, casi la mitad, vio disminuidos sus ingresos y solo el 5% recibió un apoyo del gobierno para aminorar el daño.

Por otro lado, de los 32.9 millones de personas, 6.1 millones fueron suspendidas de su trabajo.

De éstas, el 44.2% está recibiendo un pago parcial; el 38.5% su pago completo, y el 17.3% dejó de recibirlo.

Respecto a los trabajadores independientes, de los 8.4 millones que hay en el país, el 41.2% reportó afectaciones, principalmente por falta de clientes, lo que derivó en su baja de ingresos económicos.

Del total de las personas ocupadas; el 23.5% señaló que trabaja desde casa; el 30.3% no trabaja las horas habituales, y el 21.8% se ha ausentado temporalmente de su empleo pero sin perder el vínculo laboral.

Lee: México perdió 1 millón 113 mil empleos en los primeros 4 meses de epidemia

Con relación a las personas que laboran desde casa, el 70% sí cuenta con el equipo necesario para hacerlo; el 84% tiene condiciones se seguridad e higiene, y el 27% ha tomado cursos de capacitación para el trabajo.

Afectaciones en los hogares

La encuesta también registró los efectos negativos del COVID-19 en las viviendas a partir del campo laboral.

Se encontró que en el 30.4% de las 25.6 millones de viviendas registradas, al menos un integrante de la familia su trabajo por la pandemia del COVID-19

También se descubrió que en el 65% de las viviendas los ingresos disminuyeron, lo que equivale a 1 de cada 3 hogares.

Para enfrentar la disminución de ingresos, en el 37.4% de los hogares las personas tuvieron que vender algún bien, pidieron dinero prestado o recurrieron a sus ahorros.

Cumplimiento de medidas e información

A la recomendación de quedarse en casa, el 68% de los hogares contestó que al menos uno de sus integrantes tuvo que salir a la calle por motivos laborales.

Sobre la actualización de la pandemia, el 85.5% reportó que se mantiene informado por la televisión; el 44.4% por la redes sociales; el 33.6% por internet; el 29.7% por radio, y el 5.1% con algún otro medio.

Finalmente, en cuanto a las medidas sanitarias para evitar el
contagio, el 94.4% de los hogares dijo que acostumbran lavarse
continuamente las manos; el 81.6% usan cubre bocas; el 76.4% usa gel antibacterial, y el 72% mantienen la sana distancia.

Para obtener estos resultados, el Inegi realizó esta encuesta vía telefónica del 27 al 29 de mayo a nivel nacional, con un tamaño de muestra de 5,593 números telefónicos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Getty Images

Funeral de Isabel II: dónde será enterrada la reina (y cuáles son otros monarcas que están sepultados allí)

El destino final de Isabell II será un pequeño lugar junto a su padre, el rey Jorge VI, la reina madre, su hermana Margarita y su esposo, el príncipe Felipe dentro de la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor.
Foto: Getty Images
19 de septiembre, 2022
Comparte

Tras viajar más de 500 kilómetros y recibir los respetos de cerca de 100 jefes de Estado de todo el mundo y de cientos de miles de personas que hicieron una fila que superó las 15 horas de espera, los restos mortales de la reina Isabel II llegarán este lunes a su destino final y tendrá su funeral.

Este es la capilla en memoria del rey Jorge VI, en el castillo de Windsor.

En este pequeño espacio reposan ya los restos del padre de Isabel II, el rey Jorge VI, así como su madre, Elizabeth Bowes – más conocida como la Reina Madre– y su hermana Margarita.

Está ubicado al lado de la famosa capilla real de San Jorge, el lugar donde se concentra el mayor número de miembros de la realeza sepultados en Reino Unido.

A este pequeño recinto también serán trasladados los restos del príncipe consorte Felipe de Edimburgo, esposo de Isabel II por más de 73 años y fallecido en abril de 2021.

Los restos de Felipe habían sido depositados en la llamada bóveda real de la capilla San Jorge y ahora serán reubicados para que reposen junto a su esposa.

La capilla en memoria de Jorge VI se construyó en 1969 por orden de Isabel II, con la idea de que allí descansaran no sólo los restos de sus padres, sino también los suyos y los del príncipe Felipe una vez fallecieran ambos.

El lugar tiene un grabado dorado con la imagen del padre de Isabel II y, en el piso, una placa oscura con letras doradas donde están los nombres de Jorge VI y la Reina Madre y los años de nacimiento y fallecimiento correspondientes.

Pero la reina Isabel II no solo estará rodeada de su familia, sino también de toda la historia que contiene el lugar aledaño a su lugar de descanso: la capilla real de San Jorge.

Capilla de San Jorge

BBC

Tumba de reyes

La capilla de San Jorge, ubicada en un costado del castillo de Windsor -tal vez la residencia real donde Isabel II pasó más tiempo-, no es simplemente un lugar de oración.

A lo largo de sus estructuras, reconocidas como un ejemplo notable de la arquitectura gótica inglesa, están las sepulturas de nueve reyes de Inglaterra, además de numerosos representantes de la realeza.

Tanto que ha sobrepasado a la famosa Abadía de Westminster como el lugar con mayor número de tumbas de miembros de la monarquía británica.

Aunque el castillo de Windsor data casi del siglo XI, la capilla en sí fue encargada por Eduardo IV en 1475 y, ocho años más tarde, él se convirtió en el primer monarca en ser enterrado allí.

El trabajo de construcción se completó en 1528, cuando se concretó el plan de Enrique VIII para la bóveda de la capilla.

De hecho, Enrique VIII, uno de los reyes más conocidos de la historia británica, también está enterrado en este lugar.

Uno de los principales sectores de la capilla de San Jorge es la llamada bóveda real, que está ubicada debajo de la nave central.

Allí se hallan las tumbas de tres reyes: Jorge III, Jorge IV y Guillermo IV, junto a otros 21 miembros de la realeza, entre ellos la princesa Alicia, quien fue la madre del príncipe consorte Felipe de Edimburgo.

Pero en otros rincones de la capilla hay tumbas de más monarcas, como Carlos I, quien fue decapitado durante la Guerra Civil inglesa (1642-1651), Enrique VI, quien inspiró una de las obras más famosas del dramaturgo inglés William Shakespeare y Jorge V.

Orden de la Jarretera y muchas bodas

Sin embargo, para muchos expertos, la capilla más allá de albergar los restos de miembros de la realeza entraña importancia histórica porque es el lugar donde son introducidos los nuevo miembros de la orden de la Jarretera.

La capilla de San Jorge también ha servido como escenarios de bodas reales, como la de Harry y Meghan en 2018.

Getty Images
La capilla de San Jorge también ha servido como escenarios de bodas reales, como la de Harry y Meghan en 2018.

Esta orden, a la que pertenecía la reina Isabel II y también el actual rey Carlos III, es la más importante de Reino Unido: sólo la integra un reducido grupo de personas seleccionadas precisamente por el o la soberana en ejercicio.

Y sus reuniones y ceremonias -en rituales que datan del Medioevo- se realizan en la capilla de San Jorge, cuyo santo es el patrono de Inglaterra y de la orden.

Y hay más: a la vez que es centro de este importante honor para la corona, la capilla se ha convertido en uno de lugares favoritos para las bodas reales.

Tal vez la más famosa que se ha realizado allí fue la de los duques de Sussex, Harry y Meghan Markle, en 2018.

Allí también se casaron Eduardo, el hijo menor de la reina Isabel II, con Sophie Rhys-Jones y, un siglo antes, el futuro Eduardo VII contrajo nupcias con Alejandra de Dinamarca, quien sería su reina consorte.

Este lugar lleno de historia será el último destino de Isabel II, tras los adioses a sus 70 años de reinado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RfkeSSgl6eo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.