Cuenta regresiva para Lozoya: tiene 6 meses para probar corrupción de EPN
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Cuenta regresiva para Lozoya: tiene 6 meses para probar corrupción de EPN y su gabinete

Lozoya deberá denunciar y probar el modus operandi de la red de corrupción y sus acciones. Durante este lapso estará monitoreado las 24 horas y protegido, aunque en calidad de procesado.
Cuartoscuro Archivo
30 de julio, 2020
Comparte

La cuenta regresiva para que el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, pruebe que el expresidente Enrique Peña Nieto y miembros de su gabinete conformaron una red de corrupción en la que él fue utilizado y con la que se perpetraron varios delitos, ha comenzado.

En un plazo de seis meses, como máximo, deberá denunciar, declarar y entregar evidencia suficiente que le permita a la Fiscalía General de la República (FGR) construir acusaciones en contra los integrantes de esta presunta red de corrupción tejida – según los abogados de Lozoya – en los “mas altos niveles de gobierno” en el sexenio pasado.

Lee: Juicio a Lozoya: así se narró por Whatsapp la primera audiencia contra el exdirector de Pemex

De no conseguirlo, será Lozoya quien sea acusado y llevado a juicio por los presuntos sobornos de más de diez millones de dólares que recibió de las empresas Odebrecht y Altos Hornos de México antes y durante su paso como director de Petróleos Mexicanos.

Lo anterior luego de que un juez federal determinó que había evidencia inicial suficiente para vincularlo a proceso por lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa en los referidos casos, y ordenó un plazo de medio año para que concluyan las investigaciones antes de llegar al juicio.

En dicho periodo, los fiscales de FGR deben reunir la evidencia que permita cerrar la acusación en contra del exdirector de Pemex y buscar una condena. El mismo lapso podría ser aprovechado por el exfuncionario de Peña Nieto para reunir elementos en su defensa y probar ante el juez su inocencia.

Pero el plan de Lozoya es otro. Su objetivo es obtener el perdón de la Fiscalía antes de llegar al juicio. La vía para ello es la obtención de lo que la ley denomina criterio de oportunidad, que consiste en denunciar y aportar información de la comisión de un delito más grave que el que se le imputa.

A continuación, se detalla el escenario que ahora tiene por delante el exdirector de Pemex y los objetivos que deberá cumplir a contrarreloj si quiere evitar ser enjuiciado y muy probablemente sentenciado.

Entérate: Vinculan a Emilio Lozoya por lavado de dinero, pero no pisará la cárcel por este caso

¿Qué debe probar Lozoya?

Para salvarse de ser procesado, o al menos tratar de obtener una pena reducida, Lozoya deberá probar lo que ya expuso en las audiencias iniciales: que, literalmente, fue utilizado presionado, acosado y usado por un “aparato de poder conformado por altas autoridades del Estado Mexicano, que estuvo constituido con el objetivo de abusar de ese poder que legítimamente les había sido concedido”.

Ese aparato de poder sería el responsable de ejecutar a través de Lozoya, y posiblemente de otras personas, los hechos delictivos ocurridos el sexenio pasado y de los cuales se desprenden casos como los sobornos de Odebrecht, las inversiones irregulares de Pemex con Altos Hornos, y otros hechos entre los que podrían estar los supuestos pagos a legisladores para aprobar reformas.

Como Animal Político evidenció ayer en esta nota, la tesis de que existen aparatos de poder liderados por personas que cometen delitos pero los ejecutan a través de otros, es una doctrina diseñada por Claus Roxin, uno de los penalistas mas influyentes del mundo, y que ya ha sido exitosa para procesar a otros jefes de Estado como Alberto Fujimori.

En el caso específico de Lozoya, por la temporalidad de los hechos que se le imputan y porque afirma haber sido “utilizado”, dicha estructura no puede ser otra que el gobierno de Enrique Peña Nieto, y sus superiores se acotan a propio presidente y los secretarios de Estado.

Lo que sigue ahora es denunciar a esa red, rendir declaración y presentar las pruebas.

Denunciar a los implicados y lo que hicieron

La defensa de Lozoya liderada por el abogado Miguel Ontiveros, quien a su vez es alumno de Claus Roxin, ya adelantó ante el juez federal en las audiencias iniciales que, en su momento, denunciará formalmente ante el Ministerio Público federal a los integrantes de esta red y los delitos que hayan cometido.

Se trata de una denuncia que debe centrarse en dos partes. Por un lado, en la identificación de los exfuncionarios responsables. Lozoya prometió que detallará tanto los nombres como los cargos que ocupaban los implicados.

Y por otro lado deberá denunciar los hechos, es decir, las acciones delictivas que cometieron. Dentro de esos hechos deben estar las tramas de corrupción con las que ha sido relacionado Lozoya, es decir los casos Odebrecht y Agronitrogenados, pero también puede haber otros delitos como los supuestos pagos de sobornos a legisladores.

Estas denuncias permitirían a la FGR iniciar las carpetas de investigación correspondientes en contra de los probables responsables de los hechos que el exdirector de Pemex señale ante el Ministerio Público.

Declarar en su contra

Lozoya no solo debe ser denunciante sino también testigo en contra de la supuesta red de corrupción en el gobierno de Peña Nieto. Lo anterior significa que deberá declarar cuantas veces sea necesario ante el Ministerio Público para ayudarle a la FGR a construir el caso.

Y si las carpetas de investigación en contra de altos mandos del gobierno llegan a judicializarse, el exdirector de Pemex también deberá comparecer como testigo en contra de los potenciales imputados en las audiencias que se lleven a cabo.

Probar su modus operandi

Este es el objetivo clave que los abogados de Lozoya y el exfuncionario deben cumplir durante los seis meses que tienen por delante.

Consiste en detallar de la forma más clara y precisa posible cómo es que se realizaron los delitos que se denuncian, pero además aportar lo que la ley denomina “información útil”, y que en los hechos se traduce en evidencia, o en indicios o pistas que le permitan a los fiscales obtener dichas pruebas.

Todo ello es necesario dado que la FGR no puede proceder en contra de una persona basándose solo en declaraciones. Necesita datos de prueba que las sustenten como documentos, videos, audios, operaciones financieras, propiedades y todo aquello que sirva para evidenciar que existe un aparato de poder y que este sacó ventaja de delitos que se hayan cometido.

Aquí es donde se podrían entregar a la FGR, entre otras cosas, las 16 horas de grabaciones con las que presuntamente cuenta Lozoya Austin y que, entre otras cosas, confirmaría el pago de sobornos o el modus operandi en como se ejecutaron. Ello según autoridades con conocimiento del caso.

El punto más complejo – según lo consultado con especialistas – es que Lozoya sostiene que fue utilizado como “un instrumento” para cometer delitos, pero que lo hizo “sin dolo”, es decir, sin intención. Es algo que también tendrá que corroborarse.

¿Qué pasa si lo logra y qué pasa si no?

Aunque el exdirector de Pemex confirmó ante el juez que busca el criterio de oportunidad que la Fiscalía le puede otorgar para evidenciar un entramado delictivo más grave que el suyo, su calidad jurídica desde hoy es la de procesado por diversos delitos en los casos Odebrecht y Agronitrogenados.

Solo si cumple con denunciar y entregar evidencia suficiente de delitos más graves, condiciones estipuladas en el artículo 256 del Código Nacional de Procedimientos Penales, entonces la FGR podría avalar otorgarle el criterio de oportunidad, volverlo un testigo colaborador y desistirse de acusarlo oficialmente de los delitos imputados.

En caso contrario, de no conseguir lo anterior transcurridos los seis meses, la FGR presentará en una audiencia denominada intermedia las pruebas definitivas en contra de Lozoya y formulará la acusación para llevarlo a juicio oral.

Entre esas opciones existe otro escenario que es el procedimiento abreviado o “juicio exprés”. Implica que Lozoya no reciba el criterio de oportunidad, pero sí el beneficio de una condena mínima a cambio de que se declare culpable. La FGR podría acceder a ello si considera que el exdirector de Pemex ha aportado algún tipo de información que faciliten otras indagatorias.

Mientras tanto ¿donde estará Lozoya?

En el periodo de seis meses en los que se desarrollará la fase de investigación complementaria Lozoya no estará encarcelado, sin embargo, sus movimientos serán limitados. De entrada se le retirará su pasaporte y visas para que no pueda abandonar legalmente el país.

Una vez que sea dado de alta del hospital privado en el que se encuentra se le trasladará a un sitio no especificado y se le colocará un brazalete para monitorear su movimiento en dicha ubicación. Además, contará con una vigilancia especial de la que no se dan detalles por motivos de seguridad.

Autoridades federales indicaron que estas medidas se toman no solo para garantizar que el exdirector de Pemex se fugue, sino también para resguardar su integridad dada su condición de posible testigo en un caso de corrupción de alto nivel.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Elecciones en EU: quién ganó, quién perdió y qué significan los resultados hasta ahora

Fue, tal como se había predicho, una buena noche para los republicanos, pero sus esperanzas de un marea roja que los llevaría a la victoria en decenas de contiendas, hasta el momento no se ha materializado.
9 de noviembre, 2022
Comparte

Horas después del cierre de las primeras urnas, aún quedan por conocerse los resultados de muchas contiendas clave en las elecciones de mitad de término en Estados Unidos y el control del Senado, en particular, aún está en juego.

Fue, como se predijo, una buena noche para los republicanos, pero sus esperanzas de un maremoto que los llevaría a la victoria en decenas de contiendas hasta ahora no se ha materializado.

Ya han perdido un escaño en el Senado, en Pensilvania, y necesitan que se volteen dos de los tres estados de Nevada, Arizona y Georgia, para tomar el control de esa cámara.

Aquí compartimos algunos de los puntos clave hasta el momento.

1. Republicanos en camino a ganar la Cámara de Representantes

Aunque los demócratas han ganado algunas contiendas reñidas, parece que los republicanos están en camino de obtener la mayoría en la Cámara de Representantes. La pregunta, sin embargo, es qué tan grande será la mayoría.

Gracias a su desempeño sorprendentemente fuerte en 2020, los republicanos estaban a solo un puñado de escaños de la mayoría. Y comenzaron estas elecciones con una ventaja incorporada después de rediseñar algunas fronteras nuevas en los distritos electorales en estados conservadores.

Con cualquier forma de mayoría, los republicanos podrán darle un portazo a la agenda legislativa demócrata y aumentar las investigaciones sobre el gobierno de Biden. Eso es una victoria desde cualquier punto de vista.

Pero si el margen es estrecho, los republicanos tendrán que ejercer una increíble habilidad táctica y estratégica para mantener unido a su partido en las votaciones más importantes.

2. Florida reelige al republicano Ron DeSantis

Hace cuatro años, Ron DeSantis ganó la gobernación de Florida por una fracción de uno por ciento sobre el demócrata Andrew Gillum.

Después de cuatro años de su liderazgo conservador, donde se inclinó por temas culturales candentes como los derechos de las personas transgénero y la “teoría crítica de la raza”, criticó las restricciones de la pandemia de coronavirus y se convirtió en un elemento fijo en los medios de comunicación conservadores, ganó la reelección por un cómodo margen.

Cómo lo hizo es particularmente notable.

En 2018, perdió el bastión demócrata del condado de Miami-Dade por un 20 %. Este año, está en camino de ser el primer candidato republicano a gobernador en ganar en el área de mayoría hispana desde Jeb Bush en 2002. Incluso podría hacerlo por un porcentaje de dos dígitos.

La decisión de DeSantis de volver a trazar los límites de los distritos del estado para favorecer en gran medida a los candidatos republicanos también ha dado dividendos a nivel nacional: le ha dado a su partido al menos dos de los cinco escaños que necesita para ganar el control de la Cámara de Representantes.

Reelección de DeSantis

Getty Images

Estos éxitos contribuirán en gran medida a proporcionar al gobernador de Florida un trampolín desde el cual lanzar una campaña presidencial, si así lo desea.

Como para enfatizar esto, la multitud en el mitin de victoria de DeSantis el martes por la noche coreó “dos años más”, un reconocimiento tácito de que si su hombre decidiera postularse para candidato a presidente, tendría que renunciar como gobernador en la mitad de su mandato de cuatro años.

Si DeSantis quiere ganar la nominación presidencial republicana en 2024, es posible que tenga que pasar por el residente republicano más destacado de su estado, el expresidente Donald Trump, para hacerlo.

3. Noche mixta para Trump

Es posible que Donald Trump no haya estado en las papeletas de votación, pero aun así las ha ensombrecido. El martes, temprano por la noche, el expresidente pronunció un breve discurso desde su casa en Mar-a-Lago y reclamó una abrumadora victoria para los candidatos que respaldaba.

La verdad, sin embargo, es más complicada. En las contiendas de más alto perfil, donde respaldó a los candidatos sobre las opciones republicanas más convencionales, sus elecciones han tenido problemas.

Donald Trump

Getty Images

Mehmet Oz perdió su carrera por el Senado en Pensilvania. Herschel Walker parece dirigirse a una segunda vuelta en Georgia. Blake Masters está rezagado en Arizona. Solo JD Vance en Ohio obtuvo una clara victoria, aunque por un margen más estrecho de lo que sugeriría el estado de tendencia conservadora.

Los republicanos van a cuestionar sus instintos políticos después del martes por la noche. Y si lanza una nueva candidatura a la presidencia la próxima semana, será con desventaja.

4. Decepción para las estrellas demócratas

En 2018, Beto O’Rourke en Texas y Stacey Abrams en Georgia perdieron sus contiendas estatales, pero se ganaron el corazón de los demócratas con la estrechez de sus derrotas. Su capacidad para recaudar millones de dólares en fondos de campaña y construir bases impresionantes hizo que muchos de la izquierda los consideraran el futuro del partido.

Stacey Abrams

Getty Images
Stacey Abrams concedió su derrota.

Los partidarios esperaban poder escalar la montaña proverbial cuando ambos se postularon para el cargo en sus estados de origen nuevamente este año. Ambos se quedaron cortos.

Abrams, quien perdió por poco ante el republicano Matt Kemp hace cuatro años, terminará muy por detrás de él esta vez. O’Rourke perdió su carrera ante el gobernador republicano Greg Abbott por un margen mayor que el que perdió ante el senador Ted Cruz.

Los demócratas tendrán que ir en busca de nuevas estrellas.

5. Triunfo de John Fetterman en Pensilvania

John Fetterman

Getty Images

La contienda entre John Fetterman y su rival republicano Mehmet Oz fue una de las de más alto perfil de la elección, con giros y vueltas en una campaña que involucró de todo, desde afirmaciones sobre la matanza de cachorros hasta preguntas sobre la salud del candidato demócrata.

Fetterman tenía una gran ventaja al principio de la campaña, pero sufrió un derrame cerebral en mayo.

Permaneció fuera del ojo público durante meses, y en su lugar utilizó anuncios de televisión y una campaña agresivamente sarcástica en las redes sociales para generar una ventaja en las encuestas sobre su oponente, el famoso cirujano Oz, a quien describió como un político oportunista superrico de fuera del estado.

En octubre, un informe de que el republicano había realizado experimentos con cachorros generó memes en las redes sociales.

Pero la reticencia de Fetterman a participar en entrevistas televisadas generó dudas sobre su salud y estado físico para servir como senador, y esto pareció haberse reflejado en las encuestas que se ajustaron drásticamente en los últimos días de la contienda.

A pesar de las dificultades, Fetterman salió victorioso.

*Anthony Zurcher, de BBC News en Washington, contribuyó con información y análisis para este artículo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.