Seis días en casa entre el dolor y el delirio por falta de acceso a un hospital
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Seis días en casa entre el dolor y el delirio por falta de acceso a un hospital

Pese a que los hospitales deben mantener la atención a emergencias por padecimientos distintos al COVID, no todos los pacientes consiguen atención hospitalaria oportuna.
Archivo Cuartoscuro
Por Andrea Vega y Manu Ureste
1 de julio, 2020
Comparte

El miércoles 17 de junio, la familia de Don Tomás lo llevó al Hospital General de Zona # 58 del IMSS, en Tlalnepantla, Estado de México. El señor de 95 años tenía dolor y un absceso en el único testículo que le quedó, después de que tuvieron que extirparle el otro a causa de un cáncer. 

En el hospital no lo recibieron. Le dijeron a la familia que mejor se lo llevaran a otro lugar, porque ahí había pacientes COVID y era riesgoso para el adulto mayor ingresarlo. No les dieron la opción de llevarlo a ningún otro hospital. No hubo asesoría respecto a sí podían atenderlo en otra institución pública o privada con la que el Seguro Social tuviera convenio.  

La familia decidió, por su cuenta, llevarlo a un hospital privado. La revisión arrojó que el señor tenía una infección severa en las vías urinarias, de una magnitud tal que ya estaba generando pus. 

Lee: Miedo a COVID aleja de los hospitales a pacientes con otras enfermedades

El costo del tratamiento y la estancia en la institución privada podía costar más de 120 mil pesos. Sus familiares decidieron llevarlo a casa y contratarle a una enfermera que le administrara antibióticos vía intravenosa para ver si cedía la infección. 

Durante seis días, la enfermera cuidó a Don Tomás. Pero el adulto mayor se agravó. La familia empezó a buscar opciones para hospitalizarlo. Un familiar que tiene un conocido que trabaja en el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), en Villa del Carbón, le dijo que lo llevaran allá. 

“Nos dijo que lo lleváramos y que lo tenían que atender, a fuerza, pero llegamos y no querían recibirlo. Nos dijeron que no podían atenderlo porque necesitaba ya cirugía urgente y no tenían anestesiólogo. Tuvimos casi que rogarles. Lloramos. Ya estábamos desesperados”, cuenta la nieta de Don Tomás. 

Al final, el hospital del ISEM accedió a ingresarlo. Pero no tenían ni medicamentos, la familia tuvo que conseguirlos y costearlos. 

“Le pusieron suero, le pusieron los medicamentos que compramos, y ya después como de tres horas llegó la cirujana, la del turno de la tarde, y así, en vivo, le abrió. Como mi abuelito ya estaba delirando, dijo que ya así y le abrió, le sacó la pus y hasta el día siguiente ya lo metieron a quirófano”. 

Don Tomás salió bien de la intervención en la que terminaron de drenarle toda la pus. Después de una semana en el hospital, lo dieron de alta y está en casa recuperándose. 

“Fue terrible lo que pasamos. Pero él ya está bien. Es muy fuerte y quiere vivir”, dice su nieta. 

En medio de la pandemia, Animal Político documentó que en los hospitales híbridos, donde atienden casos COVID y no COVID, sí se está atendiendo a los pacientes que llegan con una emergencia. Pero Don Tomás no corrió con esa suerte. 

Martín Rosas Peralta, jefe del Servicio de Prestaciones Médicas del Hospital General de Zona #58 del IMSS, dice que este es un hospital híbrido, donde están atendiendo emergencias de pacientes COVID y no COVID, y asegura que el personal debió recibir y atender al adulto mayor. 

“El caso no parece haber sido una urgencia menor -dice en entrevista con Animal  Político– requiere de una valoración porque (estos casos) no son provocados por una simple infección en las vías urinarias, estas emergencias se tienen que atender. No hay justificación para no haber dado la atención. Tenemos un área específica para la atención no COVID y convenios hasta con otros hospitales”. 

El directivo asegura que se le dará seguimiento al caso para evaluar qué médicos recibieron al paciente y si así lo amerita proceder a la sanción. “Esto es algo fuera del protocolo de lo que se está haciendo en un hospital híbrido, y se va a analizar las circunstancia en las que se presentó y la supuesta negativa de atención a fin de corregir y en caso necesario sancionar a quien resulte responsable”. 

Peregrinar por atención

La pandemia ha generado también otro tipo de peregrinaciones. Una enfermera del Hospital General de Zona #47 del IMSS, en Iztapalapa, asegura que ha esta clínica están llegando pacientes de hospitales de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, supuestamente porque en esos no están admitiendo a pacientes con otras enfermedades distintas al COVID. 

Lee: Salud federal dice que no le toca informar sobre situación de hospitales psiquiátricos durante epidemia; remite a estados

“Llegan sobre todo del Balbuena, del de Tlalpan, o el de Iztapalapa pero de Sedesa, porque esos son 100% COVID, y como han escuchado que hay un convenio con el IMSS para atender a los pacientes de otras instituciones, creen que los podemos recibir, pero no es así, el convenio es para personas con seguridad social, a los de la Secretaría de Salud les tenemos que cobrar, cuando saben eso mejor se van”, asegura la enfermera. 

La Secretaría de Salud capitalina aseguró a este portal  que las emergencias de otros padecimientos distintos al COVID se están atendiendo en los seis hospitales designados como híbridos: Xoco, Balbuena, La Villa, Iztapalapa, Milpa Alta y el Rubén Leñero. 

Un residente del Hospital Rubén Leñero de Sedesa, confirmó que emergencias como heridas de bala o arma blanca, partos y cesáreas, apendicitis, cuadros complicados de insuficiencia renal, infartos, entre otras sí se están atendiendo. 

“No se le niega la atención a nadie que llegué con una emergencia real, todos los casos de urgencia se están atendiendo”, aseguró. 

Lo mismo confirmó un médico del Hospital Belisario Domínguez, también de la Secretaría de Salud de CDMX. “Aquí se están recibiendo emergencias, si alguien llega con herida de bala o de arma blanca, y otra urgencia, se le recibe, se le estabiliza y ya después sí se canaliza a otro hospital. No se están rechazando pacientes en los hospitales capitalinos”. 

Sin embargo, agrega, “si se está teniendo cuidado de ingresar solo las emergencias reales, y ahí viene el problema, porque después, a las personas que no se les ingresa, porque no es necesario hospitalizarlas, van a buscar donde sí las reciban, y quizá por eso esta idea de que la gente peregrina buscando atención”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Quiénes son los Tequileros, banda criminal a la que se le atribuye la masacre de 20 personas en Guerrero

Un grupo delictivo muy violento llevó a cabo una masacre en Guerrero. Las autoridades apuntan a los Tequileros, una banda que la mayor parte del tiempo ha pasado desapercibida.
8 de octubre, 2022
Comparte

Los Tequileros son un grupo muy local, pero que han llegado a ejercer mucha violencia.

Su influencia se limitaba a dos o tres municipios del estado de Guerrero, en la región de Tierra Caliente, donde se registra una alta producción y trasiego de drogas.

El pasado miércoles, una banda armada llevó a cabo una masacre a gran escala que llamó la atención más allá de México y las autoridades apuntan a los Tequileros como presuntos autores.

Los atacantes asesinaron con armas de grueso calibre al presidente municipal de San Miguel Totolapan, Conrado Mendoza, así como otros cinco funcionarios municipales y familiares y civiles que estaban reunidos en esa localidad.

También mataron al exalcalde Juan Mendoza, que era padre del actual presidente local. En total, 20 personas perdieron la vida, informó el jueves el subsecretario de Seguridad Pública federal, Ricardo Mejía.

“Ahí hay una disputa con un grupo criminal conocido como la Familia Michoacana, cuyas cabezas apodadas el Pez y el Fresa son los líderes criminales de esa región”, detalló el funcionario al adelantar los primeros indicios de la investigación.

foto de primer plano de Conrado Mendoza Almeda

Gobierno de San Miguel Totolapan
Conrado Mendoza fue asesinado en el ataque ocurrido el 6 de octubre.

La disputa entre los Tequileros y la Familia Michoacana viene desde hace una década, pero se ha dado fuera de la atención pública nacional, salvo cuando se han producido enfrentamientos como el del miércoles, le explica a BBC Mundo el experto en seguridad Víctor Sánchez.

“Como hay esa combinación de poca atención gubernamental y procesos de infiltración de las autoridades de larga data, se da una especie de bomba de tiempo. Al no incluir su acción en ciudades grandes, como Acapulco, no llaman tanto la atención de las autoridades o de los medios, salvo cuando se desborda el problema”, explica Sánchez.

El Tequilero

El nombre del grupo viene de su fundador, Raybel Jacobo de Almonte, alias el Tequilero.

Desde la década de 2000, encabezó las acciones de tráfico de drogas en San Miguel Totolapan, el cual es un municipio con alta producción de opio, “uno de los de más alta producción en México”, describe Sánchez.

Raybel Jacobo "el Tequilero"

PGR
Se presume que Raybel Jacobo de Almonte, alias el Tequilero, murió en 2018.

Se encuentra en la región de Tierra Caliente, la cual se extiende también al vecino estado de Michoacán, el cual históricamente ha sido dominado por el grupo la Familia Michoacana y grupos derivados, como los Caballeros Templarios.

En la década pasada, la lucha por el control de una región altamente productiva en sembradíos de marihuana y amapola llegó a las puertas de San Miguel Totolapan.

En esa disputa, el Tequilero presuntamente murió en 2018 tras un enfrentamiento. Hasta hoy se asume que Raybel Jacobo de Almonte falleció, pese a que su cuerpo nunca fue identificado.

“Es una organización que perdió algo de fuerza con el supuesto abatimiento de su líder, pero vemos que no desapareció, que siguió presente”, explica Sánchez.

“Pero por concentrar su fuerza en un solo municipio difícilmente llegan los medios de comunicación, salvo en estos casos en los que se ve un incremento de la violencia o situaciones de violencia paradigmática”.

Map

No obstante, los Tequileros han usado la violencia para realizar secuestros y extorsiones en San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso y partes de Arcelia.

En la actualidad, hombres identificados por sus apodos, el Vago y la Mula, son quienes asumieron el liderazgo de los Tequileros.

En 2020, la Mula afirmó en un video que habían efectuado un pacto con el cartel Jalisco Nueva Generación, que rivaliza con la Familia Michoacana. Pero para Sánchez, solo es una alianza menor para traficar droga.

¿Por qué el ataque en su “territorio”?

Desde la década pasada había sospechas de que las autoridades en San Miguel Totolapan colaboraban con los Tequileros.

La reciente filtración de documentos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) da muestra de ello.

El informe confidencial de 2014 titulado “Presidentes municipales del estado de Guerrero con presuntos vínculos con el narcotráfico” identifica a Saúl Beltrán Orozco.

Denuncias obtenidas por la Sedena dicen que era “compadre” de Raybel Jacobo de Almonte, “dirigente del grupo delictivo a quien protege y proporciona información”.

Como ocurre en muchas localidades pequeñas del país, “hay una captura del aparato municipal para la obtención de rentas a través de la colocación de funcionario municipales”, explica Sánchez.

Varias personas en un cortejo fúnebre en San Miguel Totolapan

Getty Images
Una hipótesis del caso señala que el alcalde Conrado Mendoza creó un acuerdo con la Familia Michpacana.

El ataque del pasado miércoles contra Conrado Mendoza se dio cuando este presuntamente iba a sostener una reunión con José Alfredo Hurtado Olascoaga, el Fresa, líder local de la Familia Michoacana.

El propio Hurtado Olascoaga publicó el jueves un video en el que señala que estaba por bajar de su vehículo para reunirse con Mendoza cuando se desató el ataque del que pudo huir.

El ataque, presume Sánchez, se da por “una especie de venganza por haber cambiado de bando”.

Como en otras regiones de México capturadas por grupos delictivos, en San Miguel Totolapan se combinan factores que favorecen a esas bandas: poco empleo o inversiones, pobreza y corrupción de autoridades.

Por eso Sánchez señala que crean “bombas de tiempo” que de tanto en tanto explotan.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.