Identifican a Alfonso Rodríguez, uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Fiscalía identifica restos de normalista Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

La Fiscalía precisó que estos restos no fueron hallados en el basurero de Cocula, Guerrero, ni el Río San Juan, como refería la primera investigación oficial del caso Ayotzinapa.
Cuartoscuro
7 de julio, 2020
Comparte

La Fiscalía General de la República (FGR) confirmó la identificación de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los 43 normalistas del caso Ayotzinapa, víctimas de desaparición forzada en septiembre de 2014.

En una conferencia de prensa, el titular de la Unidad para el caso Ayotzinapa de la FGR, Omar Gómez Trejo, aseguró que la identificación del estudiante la hizo el Instituto de la Universidad de Innsbruck, en Austria, tras hallar indicios en la nueva investigación iniciada con la actual administración.

Leer más “Cinco años de mucho dolor”: Padres de los normalistas de Ayotzinapa exigen agilizar la investigación

Precisó que estos restos no fueron hallados en el basurero de Cocula, Guerrero, ni en el Río San Juan, como refería la primera investigación oficial del caso Ayotzinapa.

“Este es sin duda un avance de primera relevancia en la investigación. A más de cinco años de los hechos, ha sido identificado un resto humano perteneciente a una de las víctimas. Este, además, no fue tirado ni encontrado en el Basurero de Cocula, ni en el río San Juan, tal y conforme a la versión que, pública y judicialmente, sostuvo la anterior administración… esta es una nueva identificación que rompe con la narrativa de una mentira que cerro más posibilidades de buscar y encontrar. Hoy a las familias y a la sociedad les decimos que el derecho a la verdad imperará, la búsqueda de sus hijos seguirá y garantizaremos el derecho a la justicia”, dijo el funcionario, quien aseguró que se enviarán más restos a Innsbruck.

Te puede interesar:  ¿Son los restos de los normalistas? Esto hará la ciencia para verificarlo (infografía)

Desde que la entonces Procuraduría General de la República (PGR) notificó la identificación de Alexander Mora Venancio, en diciembre de 2014, y la de Jhosivani Guerrero de la Cruz, en septiembre de 2015, no se volvió a ubicar algún resto de los jóvenes estudiantes.

De acuerdo con la Unidad Especial, entre el 21 y 29 de noviembre de 2019 se realizó una acción de búsqueda en un punto ubicado en el municipio de Cocula, Guerrero, conocido como “Barranca de la Carnicería”, un lugar que se encuentra a más de 800 metros de donde se creó la llamada “verdad histórica” de la pasada administración.

En el lugar, las autoridades dijeron haber recuperado 15 indicios, que fueron embalados en el lugar para su procesamiento en presencia de los representantes de las familias y de la misma Comisión Presidencial, para posteriormente analizar si eran propicios para análisis genéticos.

De los 15 restos, seis fueron elegidos por autoridades e integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense, para enviarlos al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Viena, quien informó que tendría los resultados en entre tres y cinco meses.

“El 19 de junio de 2020, la Universidad de Innsbruck comunicó a la Unidad a mi cargo y al Equipo Argentino que, después de realizar los análisis respectivos a las piezas óseas enviadas, una de ellas corresponde al estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los jóvenes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014”, afirmó Gómez Trejo en el mensaje a medios.

El titular de la unidad especial dijo que los resultados fueron analizados también por el Equipo Argentino de Antropología Forense, que terminó su revisión el 4 de julio y coincidió con los resultados, los cuales corresponden a una “extremidad inferior”.

También dijo haberse trasladado el pasado 5 de julio a Tixtla, Guerrero, para notificar de los resultados a la familia de Christian Alfonso

“Hace unos instantes asistí a la reunión de la Comisión Presidencial para dar a conocer la misma información. Quiero recalcar que hemos sido sumamente cuidadosos en la forma de informar y atemperar al máximo los efectos de la re-victimización al momento de dar este tipo de noticias”, detalló.

Contó que durante esta visita se contó con el apoyo de las organizaciones que representan a las familias, del subsecretario Alejandro Encinas, de la Comisión Presidencial del Caso Ayotzinapa; y de Mercedes Doretti del EEAF.

“La identificación confirma que la #verdadhistórica fue una fabricación que violentó el derecho a la verdad”, señalaron en un mensaje en redes las organizaciones Tlachinollan y Centro Prodh, que han acompañado legalmente a los familiares de los jóvenes normalistas.

“Las familias han dicho que aceptarían la verdad por dolorosa que fuera siempre y cuando estuviera sustentada en pruebas científicas; esta identificación confirma que aún existen innumerables aspectos por esclarecer. Las investigaciones deben continuar hasta esclarecer cabalmente lo ocurrido, sancionando tanto a los responsables de la desaparición como a los de la manipulación”, expresaron.

En un comunicado, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) concuerda con los resultados del análisis realizados en Innsbruck.

“Como EAAF, apoyamos los resultados enviados desde la Universidad de Innsbruck. Estos resultados son extremadamente dolorosos para los familiares del joven Christian Alfonso Rodríguez Telumbre y para las familias de los otros estudiantes”, dijo Mercedes Doretti, miembro fundadora y directora para Centro y Norte América del EAAF.

El equipo argentino informó que el resto óseo en cuestión corresponde a un hueso del pie derecho y fue hallado entre el 25 y 26 de noviembre de 2019.

“Esperemos que éstas nuevas investigaciones continúen un proceso de verdad. El EAAF continuará trabajando en la investigación junto a las familias de los 43 estudiantes, sus representantes legales y la Unidad Especial para el Caso Ayotzinapa de la FGR”, agregaron.

El 27 de enero de 2015, las autoridades mexicanas afirmaron que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron secuestrados, asesinados, incinerados y sus restos arrojados al río San Juan, cercano al basurero de municipal de Cocula. La versión, conocida como “verdad histórica”, ha sido cuestionada y confrontada por los familiares de los jóvenes, así como por organismos nacionales e internacionales.

Entérate: Paso a paso, las 6 horas clave de la noche que atacaron a los normalistas en Iguala

No inventaremos nueva verdad histórica en caso Ayotzinapa: Encinas

La identificación del estudiante Cristian “marca el inicio de una nueva ruta en la investigación, no solo ha derrumbado la verdad histórica”, según el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

“Se ha anunciado que se han realizado otros hallazgos en un perímetro cercano y que se han enviado a Insbruck”, explicó, en conferencia de prensa celebrada en la secretaría de Gobernación después de participar en la reunión de la Comisión sobre Ayotzinapa.

“Insistir en que estaremos apoyando en todos los trabajos que de manera diligente y profesional”, dijo, tras poner en valor el trabajo de la FGR, del Equipo Forense Argentino, CIDH, Alto Comisionado de la ONU y grupo internacional de expertos.

“Refrendo el compromiso para que todas las instituciones coadyuven con la Fiscalía para encontrar la verdad de los hechos y castigar a los responsables, tanto a los materiales como los que crearon una verdad que no existía”, aseguró.

El susbsecretario recordó que recientemente había declarado que “la única verdad en el caso Ayotzinapa es que no había verdad”. Sin embargo, con este hallazgo, “se abre una ruta”. Según dijo, las averiguaciones están soportadas por evidencias y testimonios. “Vamos no solo a continuar con la ruta sino a continuar con el compromiso de que no vamos a inventar una nueva verdad histórica”, dijo.

Según afirmó, el caso Ayotzinapa no puede desligarse de los miles de desaparecidos que se registran en todo el país, más de 61 mil según los datos de la Comisión Nacional de Búsqueda.

Encinas hizo un llamado a “romper el pacto de impunidad y silencio” y destacó que “ha empezado a rendir frutos”. También reafirmó el “compromiso de castigar a los responsables. La verdad es dolorosa, pero por dolorosa que sea siempre vamos a cumplir nuestra responsabilidad sin engañar ni crear falsas expectativas”, dijo.

Este viernes 10 de julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunirá en palacio con las familias de los 43 a las 10 de la mañana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Países como Colombia o México 'no tienen alternativa' a seguir con la guerra contra las drogas: expresidente Rafael Pardo

El colombiano Rafael Pardo fue uno de los políticos que tuvo que lidiar con la lucha contra el tráfico de narcóticos, una guerra dirigida por Estados Unidos que, según él, países como Colombia o México no tienen otra opción que acoger.
21 de junio, 2021
Comparte

Han pasado 50 años y la guerra contra las drogas sigue sin ganarse.

Este mes se cumple medio siglo desde que el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, declarara una lucha frontal contra el tráfico ilegal de estupefacientes.

Una política interna de Washington que marcó profundamente a Colombia, México y otros países de América Latina.

El político colombiano Rafael Pardo es quizá una de las personas que más de cerca vivió esa guerra en la región.

Con 30 años entró al gobierno como consejero de paz y entre 1991 y 1994 fue ministro de Defensa durante el gobierno de César Gaviria.

Desde ahí tuvo que enfrentar al poderoso cartel de Medellín, al mando de Pablo Escobar. En esos años el narco fue detenido como parte de una amnistía, se escapó de la cárcel y mantuvo una lucha violenta contra el Estado que dejó cientos de víctimas y terminó con su muerte en 1993.

Rafael Pardo

AFP
Rafael Pardo ha sido miembros del establecimiento político durante décadas en Colombia, pero además ha sido escritor de varios libros, entre ellos “La guerra sin fin”.

Pardo luego fue periodista, candidato a la presidencia y a la alcaldía de Bogotá, ministro de Trabajo y ficha clave del proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Su libro “Guerra sin fin” sobre el tráfico de narcóticos se publicó el año pasado por la editorial Planeta.

A propósito del aniversario del anuncio de Nixon, Pardo habló con BBC Mundo.


Usted hizo parte fundamental del establecimiento político que luchó contra el narco durante décadas. ¿Cree que se equivocaron en algo?

En los años 80 ya había pasado el boom de la marihuana y empezaba el de la cocaína. Los carteles estaban en auge. Hoy ya no existen. Pablo Escobar y su cartel de Medellín ya no están y el cartel de Cali fue extraditado.

Cuando era ministro de Defensa, entre el 91 y el 94, fumigamos la amapola y Colombia hoy es un productor marginal de ese producto base para la producción de heroína.

La prioridad era librarnos de narcoterrorismo y nos libramos.

¿Tenían o tienen países como Colombia o México una opción distinta a seguir y apoyar la política antidrogas de Washington?

Nuestros países no tenían ni tienen alternativa a seguir con la guerra contra las drogas.

Es clave, antes y ahora, estar en sintonía con Estados Unidos, porque su influencia nos marca en todo sentido: económico, militar y político.

Y en este gobierno (de Estados Unidos) de Joe Biden no se muestra ningún signo de cambio.

¿Qué impacto tuvo el narcotráfico en la economía colombiana?

La revaluación del peso es uno, y eso le restó competitividad a la economía legal, porque quitó los incentivos para exportar. Colombia sería un país más próspero si no hubiera narcotráfico.

El dólar callejero está tradicionalmente más bajo que el dólar en las casas de cambio o en los bancos.

Pero además hay un efecto cultural. La riqueza fácil, la idea de que todo vale para enriquecerse, marcó a este país. Hasta en los colegios hay cierta admiración por los narcos.

El narcotráfico ha sido una desgracia para Colombia.

Campesino cocalero

AFP

Sabemos que no solo en Colombia, sino en Perú y México, importantes dirigentes políticos recibieron dinero de esa industria. ¿Hasta qué punto el narcotráfico se convirtió en un eje de la política?

Hay un ejemplo en Colombia que prefiero no nombrar. Mejor sí lo nombro: Ernesto Samper (presidente entre el 94 y el 98 cuya campaña presidencial recibió dineros del narco).

¿Quién se ha beneficiado de la guerra contra las drogas?

Los narcos y las agencias antidrogas.

En Colombia se han intentado todo tipo de estrategias para sustituir cultivos ilegales por legales. Pero ¿tiene sentido seguir insistiendo en esas estrategias mientras las drogas sean el negocio más rentable para un campesino?

Sustituir es la opción más sostenible para los campesinos, que son el eslabón más débil, el que menos gana. No hay un solo campesino rico. Solo sobreviven.

Las ganancias no están ahí, sino en los intermediarios.

Pero ¿sustituir es mejor opción que legalizar?

No es tan sencillo. Hay que atacar los problemas que sustentan las actividades de drogas: pobreza, informalidad, exclusión.

Luego romper el prohibicionismo con políticas de descriminalización a pequeñas dosis y de salud pública que ataquen la adicción.

Eso debe ir de la mano de cooperación internacional, porque un país productor no supera este trauma solo.

Guerra contra las drogas

AFP

¿Cuánta responsabilidad se le puede atribuir al narcotráfico en la persistencia de problemáticas como la criminalidad, la sobrepoblación carcelaria o la corrupción en América Latina?

La criminalidad está altamente relacionada con la droga.

La sobrepoblación carcelaria tiene que ver con jóvenes que en su mayoría son acusados de tráfico de drogas.

La corrupción en sentido estricto no tiene que ver con drogas, pero la cultura del “todo vale” es un incentivo para la corrupción.

¿Qué opina de la iniciativa del gobierno de Iván Duque de volver a hacer aspersiones con glifosato para erradicar cultivos de coca?

Estoy a favor de la aspersión para el cultivo de amapola, que es una mata más débil. Pero la coca es más fuerte. La amapola requiere de una aspersión mientras que la coca requiere múltiples aspersiones.

Estados Unidos, que ha estado 19 años en Afganistán, no ha fumigado nunca. Probablemente en Afganistán no tienen en cuenta los efectos cancerígenos, sino que reconocen que la efectividad no está probada.

Considerando los afectos cancerígenos del glifosato, el proyecto de Duque es una locura.

Primero porque su efectividad es nula. Segundo porque va a generar una agitación social en las zonas productoras.

Y tercero porque va a repercutir en costosas demandas legales al presidente, al ministro de Defensa y, en últimas, al Estado.

Es más fácil y más barato sustituir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=W8JQbeOpsvY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.