Malas compras: gobierno ha pagado insumos a sobreprecio durante la pandemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Malas compras: gobierno ha pagado insumos con sobreprecio durante la pandemia de COVID

Según un informe del IMCO, el ISSSTE compró monitores de signos vitales a un costo unitario de 550 mil pesos, mientras que el IMSS adquirió un equipo similar en 93 mil 910 pesos.
Cuartoscuro
29 de julio, 2020
Comparte

La mayoría de las compras realizadas por distintas dependencias federales de México para atender la emergencia sanitaria por COVID-19 carecen de información y algunas otras fueron hechas a sobreprecio.

Así lo revela el informe ¿Compras de emergencia o compras de pánico? elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Las dependencias analizadas por el IMCO fueron: la Secretaría de Salud; el IMSS; ISSSTE; el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi); la Secretaría de Marina (Semar), y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Todas facultadas para hacer compras de emergencia ante situaciones como la pandemia por COVID.

Aunque en este tipo de compras los controles y mecanismos de vigilancia “se relajan” para priorizar la rapidez de las adquisiciones, las dependencias están obligadas a transparentar todos los gastos que hagan.

Lee: Hay dos ofertas por el avión presidencial, una incluye pago con equipo médico, dice AMLO

Sin embargo, según el informe del IMCO, más de mil 100 millones de pesos gastados por el gobierno a través de las secretarías e institutos “no cuentan con información suficiente para identificar los bienes y servicios adquiridos, las cantidades requeridas y los precios unitarios”.

Incluso, la mayoría de las compras analizadas incumplen con los requisitos mínimos de transparencia establecidos en la ley.

Compras a sobreprecio

El informe señala que el ISSSTE y la Sedena “han adquirido equipo médico especializado por parte de empresas cuyas operaciones son ajenas al sector salud”.

La información detallada brindada por el ISSSTE evidenció que este instituto “ha pagado hasta seis veces más que el IMSS por equipamiento médico similar”.

Según el informe, en mayo el ISSSTE compró 98 monitores de signos vitales a la empresa Conduit Life S.A. de C.V. por casi 53 millones 900 mil pesos. El costo unitario de cada equipo fue de 550 mil pesos.

Mientras que el IMSS, meses antes, compró un equipo médico similar a un precio unitario de 93 mil 910 pesos.

El IMCO resalta que aunque ambas instituciones buscaban adquirir los mismos monitores de signos vitales “el ISSSTE pagó casi seis veces más por un equipo que cumple con las mismas funciones”.

Adicionalmente, en mayo y junio, el ISSSTE compró 120 carros rojos para reanimación por un precio unitario de 430 mil pesos. Por su parte, el IMSS adquirió el mismo equipo a un precio unitario de 319 mil pesos, es decir 34% más baratos.

La diferencia de precio se dio “a pesar de que el ISSSTE compró un total de 120 aparatos y el IMSS tan solo ocho”, revela el informe.

Otra irregularidad detectada es que el ISSTE adjudicó contratos “para adquirir equipo especializado de salud a empresas con giros completamente ajenos al sector”.

Lee: Instituto de Rehabilitación opera con cobros excesivos, sin equipo médico y goteras, denuncia personal

El IMCO refiere que en mayo, el ISSSTE “adjudicó directamente” la compra de 114 bombas de infusión intravenosa (equipo de especialidad médica y quirúrgica) por 7 millones 635 mil pesos a una empresa de seguridad llamada Vanguardia en Integración de Seguridad.

Dicha empresa, según la investigación del IMCO, se dedica a la seguridad física, control de accesos, intrusión, automatización e incendios. Y tiene dos contratos previamente registrados en Compranet para la adquisición de equipo de telecomunicaciones y el mantenimiento de sistemas CCTV en 2012.

Opacidad en la información

Por ejemplo, en el caso del IMSS, el 26% del monto adjudicado directamente por el Instituto en 2020 “carece de un fundamento legal que avale su ejecución”.

En meses recientes, el IMSS ha gastado más de 700 millones de pesos y sin embargo no cuenta con documentación que permita identificar los bienes y servicios adquiridos con dicho monto.

Por otro lado, el IMSS reportó al IMCO que en enero, los servicios científicos y técnicos integrales representaron el mayor gasto realizado bajo emergencia, con 800 mdp. Para febrero el mayor gastó se hizo en medicamentos.

Hasta marzo, ya en medio de la pandemia, el IMSS destinó mil millones de pesos en equipo médico (cubrebocas, guantes, batas y material quirúrgico), “cuando en los dos meses anteriores no se realizó ninguna compra de emergencia”.

Según el IMCO, a partir de marzo, existe un cambio claro en cuanto a los contratos y adquisición de equipo e insumos médicos por parte del IMSS para la atención de la COVID-19.

En lo que corresponde al Insabi, el IMCO señala que no hay un solo registro público disponible sobre las compras y adquisiciones que realizó el instituto.

“La distribución de millones de piezas de material y equipo médico, así como la ejecución de programas de inversión de más de 9 mil millones de pesos se han realizado en total opacidad”, se lee en el informe.

La única información que se tiene, gracias a conferencias y boletines informativos, es que el Insabi ha comprado insumos como cubrebocas, guantes, ventiladores y medicamentos. Pero los precios, proveedores, procedimiento y contratos adjudicados son una incógnita.

Lee: Pandemia exhibió falta de solidaridad en el mundo, lucro con equipo médico llegó a niveles vergonzosos: AMLO

Una situación parecida ocurre con la Sedena y la Semar, dependencias que brindan apoyo ante la emergencia sanitaria a través del Plan DN-III-E y el Plan Marina.

En marzo, la Sedena dispuso de más de 4 mil mdp a través de un convenio con el Insabi para el mantenimiento, restauración o construcción de hospitales, compra de insumos médicos y contratación de personal médico.

A la fecha, solo existe información de dos compras realizadas por la Sedena bajo excepción de emergencia por un monto de 2 millones 992 mil pesos. Sin embargo, en Compranet “no está disponible la información del contrato ni de ningún otro documento que detalle las condiciones de esta compra”.

En el caso de la Semar también ha hecho compras por más de 4 mdp sin que se hayan transparentado los detalles de la adquisición.

Ahorro en gastos

Por otro lado el IMCO encontró que el gasto ejercido por las dependencias de salud “es significativamente menor en comparación con el de 2019”.

De enero a junio, el IMSS ha gastado un total de 47 mil 673 millones 346 mil 583 pesos en procesos de compra. Cifra que representa 13 mil millones de pesos menos que en el mismo periodo de 2019, en el que el IMSS gastó 61 mil 3 millones 797 mil 481 pesos.

El ISSSTE publicó de enero a junio de 2020 3 mil 262 compras por un monto de 5 mil millones 597 mil pesos. En el mismo lapso de 2019, el Instituto gastó 16 mil millones de pesos más, un total de 21 mil 601 millones 762 mil 191 pesos.

Finalmente, la Secretaría de Salud federal es la dependencia de salud que menos dinero ha gastado para atender la pandemia por COVID-19.

El informe del IMCO detalla que la dependencia federal “se ha limitado a la coordinación y comunicación, ya que el volumen de compras ha sido considerablemente bajo”.

En los primeros seis meses de 2020, Salud ha realizado solo 117 procesos de compra, “lo que representa un monto total de 332 millones 751 mil 41 pesos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Muertes por COVID-19 en Chile, Perú y México tienen altos niveles de subregistro: ONU

Según el director del PNUD en América Latina y el Caribe, Luis Felipe López-Calva, la pandemia de covid-19 en la región es "una tragedia peor de lo que creemos"
20 de julio, 2020
Comparte

“Una tragedia peor de lo que creemos”: así describe a la pandemia de covid-19 en América Latina y el Caribe el director del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para la región, el mexicano Luis Felipe López-Calva.

La covid-19 ha causado en la región más de 155.000 muertes al 16 de julio, convirtiéndola en el centro actual de la pandemia.

No obstante, en una reciente publicación de su blog técnico Graph for Thought, el también subsecretario general adjunto de Naciones Unidas (ONU) escribe que “el número de muertes confirmadas por covid-19 subestima enormemente el número real de muertes por la pandemia”, en referencia concretamente a Chile, Perú y Ciudad de México.

“Los formuladores de políticas de todo el mundo están tomando decisiones críticas sobre qué acciones tomar a raíz de covid-19”, dice López-Calva a BBC Mundo.

“¿Cuándo pueden las personas regresar a su lugar de trabajo de manera segura? ¿Cuándo pueden las escuelas reabrir de manera segura? Estas decisiones de políticas conllevan graves consecuencias para la vida de las personas”, continúa.

Sin embargo, explica, “debido a la información limitada e imperfecta disponible, basar estas decisiones en buena evidencia se vuelve bastante difícil”.

Un ejemplo de ello es justamente la cantidad de personas que han fallecido por infectarse con el nuevo coronavirus.

Exceso de mortalidad

“Es importante comprender la posible magnitud en que se subestiman las muertes por covid-19 porque ofrece una imagen más precisa de la escala de la pandemia“, dice.

Luego agrega: “Entender, por ejemplo, que la pandemia puede haber matado hasta 5 veces el número de personas registradas oficialmente en un lugar específico puede significar que son necesarias medidas de contención de covid-19 más extensas de lo que se pensaba anteriormente, así más pérdidas de vidas pueden ser prevenidas”.

Según López-Calva, este es el caso de Perú y Ciudad de México, donde al 6 de julio se pudo constatar una tasa de subregistro de muertes del 79% y 78% respectivamente.

Otro caso destacado por el director regional del PNUD es el de Chile, donde la tasa de dicho subreporte es del 61%.

El cálculo se basa en el concepto de exceso de mortalidad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el exceso de mortalidad es una “mortalidad superior a la esperada en función de la tasa de mortalidad sin crisis en la población de interés. El exceso de mortalidad es, por lo tanto, la mortalidad atribuible a las condiciones de crisis”.

Perú

BBC
Chile

BBC
Ciudad de México

BBC

En otras palabras, el exceso de mortalidad es la diferencia entre el número real de muertes y el número esperado de muertes para el mismo período dentro de un país o ciudad, basándose en datos históricos recientes.

Viendo los gráficos, es la diferencia entre la zona roja y la celeste: si la cantidad real real de muertes de este 2020 se explicara por completo por la covid-19, entonces ambas curvas serían similares.

Y, como se puede ver, en los tres casos son muy diferentes.

Casos en la región

En su publicación, López-Calva ejemplifica el nivel de la problemática regional del subregistro de muertes con los dos países antes mencionados (Chile y Perú) y Ciudad de México, además de otras tres ciudades brasileñas: Manaos, Río de Janeiro y Sao Paulo.

“Si bien todas las localidades en la publicación son lugares de la región que han sido particularmente afectadas por covid-19, no son necesariamente lugares donde el subregistro es excepcionalmente alto“, aclara.

La razón se debe a la disponibilidad de tres datos, dice, al tiempo que destaca que todos fueron tomados de la revista The Economist: las tasas de mortalidad históricas, las tasas de mortalidad actuales y las muertes confirmadas por covid-19.

Hombre junto a un cajón fúnebre.

Getty Images
Para López-Calva, los datos que muestran el impacto real de la pandemia son “un llamado a la acción, para evitar más pérdidas innecesarias”.

No obstante, dentro de los países o ciudades que publican estos datos de forma regular, el ranking de exceso de muertes por cada 100.000 habitantes del propio The Economist, con datos al 15 de julio, sí está encabezado por América Latina.

El listado tiene a Ciudad de México (254) a la cabeza, seguido por Río de Janeiro (148), Ecuador (133) y Perú (110). Chile está en el puesto 15 con un número total de exceso de muertes de 39 cada 100.000.

Razones detrás del subregistro

“Debemos ser cautelosos al interpretar los datos presentados en la publicación como la verdadera magnitud de la cifra de muertos por la pandemia”, aclara López-Calva.

“El exceso de tasas de mortalidad puede ayudarnos a obtener una mejor aproximación de lo que está sucediendo”, agrega, pero “solo cuentan una parte de la historia“.

Entre las múltiples razones para el subregistro, el director regional del PNUD menciona en su publicación la limitada capacidad de muchos países para realizar pruebas.

“Por ejemplo, a pesar de tener las tasas más altas de pruebas de covid-19 per cápita en América Latina y el Caribe, más del 60% del exceso de muertes siguen sin contabilizarse en Chile y Perú”, escribe.

Luis Felipe López-Calva, director regional del PNUD para América Latina y el Caribe

PNUD
El mexicano Luis Felipe López-Calva, director regional del PNUD para América Latina y el Caribe, así como subsecretario general adjunto de la ONU.

Podemos pensar que, en el caso de Chile, esto se debe a la metodología de notificación de muertes de covid-19, que durante el período indicado no tuvo en cuenta a las personas que murieron fuera del hospital (por ejemplo, las que murieron en su hogar) o aquellos que murieron sin una prueba confirmada”, continúa.

En el caso de Perú -agrega-, podemos pensar que la calidad de las pruebas es una barrera para la presentación de informes más precisos, ya que la expansión de las ‘pruebas rápidas’ de menor calidad puede haber reducido la probabilidad de que las muertes debidas al covid-19 se diagnosticaran correctamente”.

Datos confiables

Para López-Calva, reflejar con los datos la verdadera escala de la pandemia “es un reconocimiento de la gran pérdida que ya hemos sufrido, de tantas vidas invaluables perdidas y seres queridos que quedan atrás“, dice a BBC Mundo.

“Pero también es un llamado a la acción, para evitar más pérdidas innecesarias”, sostiene.

Los gobiernos precisan contar con estadísticas oficiales confiables y aumentar su transparencia y rendición de cuentas.

La información creíble es una parte esencial de nuestro conjunto de herramientas en la lucha contra este virus, ya que los responsables políticos y los ciudadanos continúan tomando decisiones diarias sobre las acciones que deben tomar”, opina.

En palabras de López-Calva, contar con “datos confiables es lo que nos permite ver el peligro invisible que enfrentamos y trazar caminos claros hacia una realidad más segura”.

Click here to see the BBC interactive

Click here to see the BBC interactive

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

https://www.youtube.com/watch?v=gELP0JQrllg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.