Con evaluación y certificación inconclusa, 80% de elementos de la Guardia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

80% en Guardia Nacional carece de certificación como policía, predominan en esta fuerza militares y marinos

En la conformación de la Guardia se ha dado prioridad a la cantidad y velocidad de elementos transferidos o reclutados, sobre la evaluación y certificación de sus capacidades como policías.
Cuartoscuro Archivo
6 de julio, 2020
Comparte

Para conformar la Guardia Nacional y cumplir con las metas de despliegue en las calles, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha seguido una estrategia que prioriza la cantidad y velocidad de elementos transferidos o reclutados, sobre la evaluación y certificación de sus capacidades como policías.

El resultado: hoy se cuenta con más de 90 mil elementos oficialmente adscritos a la nueva fuerza, sin embargo, más del 80% de ellos están en las calles sin que cuenten con el certificado legal que avala que completaron sus evaluaciones y que son aptos para ser policías.

Ello sumado a que aun cuando la ley define a la Guardia Nacional como una policía civil, el grueso de su estado de fuerza se ha construido, en realidad, a partir del reclutamiento y transferencia exclusivamente de soldados y marinos.

Así lo prueban nuevos datos oficiales, a los que tuvo acceso Animal Político, a través de solicitudes de transparencia dirigidas al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

De acuerdo con lo dado a conocer por el gobierno federal, al cierre de 2019 la Guardia Nacional ya contaba con más de 70 mil elementos, que para junio de 2020 – a un año de su despliegue – ya sumaban más de 90 mil. Ello convierte a esta fuerza de seguridad en la mas grande del país, y en la mas rápida que se haya conformado.

La Constitución y la ley de la Guardia Nacional establecen que los guardias son policías civiles y que, como tal, deben cumplir con las disposiciones de la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Entre esas disposiciones se encuentra contar con evaluaciones de control de confianza aprobadas y con el denominado Certificado Único Policial (CUP) que acredita que dicho policía tiene, además del referido control de confianza, una adecuada formación inicial, académica y de habilidades.

Contar con dichas certificaciones es requisito obligatorio para ser policía en México. En la Guardia Nacional, sin embargo, ocurre lo contrario.

Muchos sí, ¿confiables? No se sabe

El SESNSP tiene bajo su jurisdicción el Centro Nacional de Certificación y Acreditación (CNCA), organismo que concentra la información de todas las evaluaciones de control de confianza y de las certificaciones que se realizan en las fuerzas de seguridad en los distintos centros acreditados del país.

Mensualmente el secretariado publica en esta página los resultados por fuerza, con excepción de la Guardia Nacional. Por ello este medio solicitó los datos vía transparencia. La respuesta se recibió a través del oficio SESNSP/UT/1080/2020 fechado el pasado 16 de junio.

De acuerdo con dicho informe, el CNCA tiene un registro de 10 mil 750 elementos de la Guardia que cuentan con el CUP. Ello equivale a solo el 11% de todo el estado de fuerza de la guardia.

A su vez dicho centro detalló contar con un registro de 16 mil 786 evaluaciones de control realizadas para conformar a la Guardia Nacional. Esto significa que el 81% de los elementos de dicha fuerza están en activo sin que siquiera hayan sido sometidos a los procesos de examinación correspondientes, que incluyen pruebas de conocimientos, toxicológicas, polígrafo y entorno social.

De los que sí han sido evaluados, solo 4 mil 438 ya calificaron como elementos aprobados. Hay 919 que reprobaron y de ninguna manera podrían pertenecer ni a la Guardia, mientras que los 11 mil 429 siguen en espera de resultado.

El gobierno ha insistido en que GN cuenta con un despliegue de más de 90 mil efectivos en el país, y que al menos los nuevos reclutas (que equivalen a una cuarta parte) cuentan con talleres de capacitación y preparación cercanos a las mil horas e impartidos en instalaciones militares.

Pero los datos del Centro Nacional de Acreditación y Certificación del SESNSP prueban que en promedio 8 de cada 10 de los efectivos desplegados no tienen completo el procedimiento de evaluación y/o certificación que avala que asimilaron la preparación que recibieron, y que son aptos para desempeñar el trabajo.

El plan: aplazar pruebas y usar militares

Aunque la ley contempla que un policía debe contar obligatoriamente con las pruebas y certificaciones que avalan que pueden hacer bien su trabajo y que por ende son confiables ante la ciudadanía, en el caso de la Guardia Nacional se hizo una excepción temporal desde el inicio.

En el artículo cuarto transitorio de la Ley que crea la Guardia Nacional se estableció un plazo de dos años para que los centros de evaluación puedan concluir de evaluar y de certificar a los guardias. Ese plazo vence hasta mediados de 2021.

Gracias a ello se ha podido reclutar y desplegar a miles de guardias en el país sin que cuenten aun con la certificación correspondiente. Legisladores que en su momento aprobaron la ley señalaron que se hizo para no obstaculizar la rápida conformación y despliegue de la nueva fuerza.

Pero esta no fue la única estrategia adoptada por el gobierno para acelerar el crecimiento del estado de fuerza de la Guardia Nacional y su despliegue en el país. La otra fue llenarla de militares que ya estaban en activo, aunque no fueran elementos de seguridad pública.

De acuerdo con los datos disponibles más del 60% de los elementos que conforman a esta nueva fuerza son efectivos de la Defensa Nacional y de la Marina que fueron comisionados temporalmente a esta.

Sumados a ellos hoy hay cerca de 25 mil nuevos reclutas en la Guardia que, sin embargo, también son militares, no civiles.

 Animal Político corroboró lo anterior a través de la respuesta que la Secretaría de la Defensa Nacional proporcionó a la solicitud de transparencia folio 0000700150030 fechada el pasado 15 de junio. En dicha solicitud se le preguntó a la Defensa, en su calidad de responsable operativa de la GN, sobre la cifra de nuevos reclutas en dicha fuerza.

Lo que la Defensa respondió que ha reclutado 22 mil 714 nuevos policías militares (cuya preparación y exigencia es distinta a la de agentes de seguridad pública) que luego fueron asignados a la Guardia Nacional. Un fenómeno similar sucede con policías navales reclutados y transferidos por la Secretaría de Marina.

Dicha situación confirma lo que un análisis independiente del Observatorio Ciudadano de la Guardia Nacional había adelantado, respecto a que se trata de una fuerza totalmente militar, donde los únicos civiles fueron los policías federales que en su momento aceptaron ser transferidos a esta.

Decomisos, detenciones… y homicidios

El pasado 30 de junio el gobierno federal detalló en un comunicado los logros que ha alcanzado la Guardia Nacional a un año de su despliegue. De inicio se subrayó que se había conseguido ya realizar un despliegue superior a los 90 mil elementos, y después de ello se detallaron detenciones y decomisos.

Entre otras cosas se destacó el aseguramiento de 15 mil personas por diversos delitos, 3 mil 705 armas de fuego, 105 inmuebles y de más de cien millones de pesos. Ello sumado a decomisos de drogas, entre ellas, 66 toneladas de mariguana, seis toneladas de metanfetamina, dos toneladas de cocaína, y 133 kilos de heroína. Ello además del combate a redes de pornografía infantil, delitos cibernéticos, etc.

Algunos de estos resultados son similares a los que la extinta Policía Federal reportaba comúnmente.

De lo que no se dio detalle en ese comunicado fue del impacto de la Guardia Nacional en la reducción de la violencia, sobre todo a partir de que fue concebida como una fuerza que ayudaría a pacificar el país. Animal Político publicó que son más de 30 mil los asesinatos perpetrados al menos en los primeros 11 meses del despliegue de esta nueva fuerza, cifra superior a los que se cometían antes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la demisexualidad y por qué no debemos descartarla como orientación sexual

Algunas personas necesitan sentir un vínculo emocional antes de desarrollar atracción hacia otro. Mucha gente no acepta esto como una orientación sexual, pero los demisexuales dicen que es un error.
13 de noviembre, 2021
Comparte

A principios de este año, cuando Michaela Kennedy-Cuomo, la hija del entonces gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se declaró “demisexual”, fue recibida con condescendencia pública.

Muchos se burlaron de su demisexualidad, una falta de atracción sexual hacia los demás sin una fuerte conexión emocional. Pocos reconocieron la demisexualidad como “real”.

Pero aunque la demisexualidad no es muy conocida, es una orientación sexual como cualquier otra, que se aplica a personas de todo el mundo.

La demisexualidad, que cae en el espectro de la asexualidad, difiere de simplemente querer esperar a que se forme un vínculo profundo antes de tener relaciones sexuales con alguien; más bien, es más parecida a la experiencia de ser asexual hasta que se forma ese tipo de conexión, momento en el que la atracción sexual se extiende solo a esa persona.

Para todos los sexuales, por otro lado (personas que no están en el espectro asexual), esperar para tener relaciones sexuales hasta formar una conexión profunda es más una preferencia y menos una necesidad para desarrollar el deseo sexual.

El anuncio de Kennedy-Cuomo tuvo efectos positivos, dice Kayla Kaszyca, co-creadora demisexual del podcast Sounds Fake But Okay, en el que ella y su coanfitriona asexual y arromántica Sarah Costello discuten el amor, las relaciones y la sexualidad en el espectro asexual.

En algunos casos, Kaszyca dice que la declaración de Kennedy-Cuomo elevó el perfil de la demisexualidad, avivando “más discurso al respecto”.

Por otro lado, la ampliación de la discusión también atrajo detractores y difundió desinformación.

“Creo que la palabra es definitivamente más conocida, pero la definición adecuada podría no ser clara para mucha gente”, dice Kaszyca, de 24 años.

Por ejemplo, muchos todavía rechazan la demisexualidad, insistiendo en que es “normal” no sentirse atraído sexualmente por alguien hasta que se forma una conexión emocional más profunda con ellos.

“Alguien podría decirte, ‘¿No todos son así?‘” Entonces, dice Kaszyca, “tienes que empezar a romper los mitos”.

pareja

Getty Images

Las personas que se identifican como demisexuales, como Kaszyca y otros que comparten contenido relacionado con su orientación, están trabajando activamente para aclarar esa definición.

Es una tarea especialmente complicada cuando se habla de una orientación que ni siquiera ha tenido un nombre durante tanto tiempo y cuya definición a menudo confunde a la gente.

Pero su trabajo está marcando la diferencia, y durante los últimos años, la discusión sobre la demisexualidad ha proliferado en grupos de Facebook, publicaciones de Instagram, servidores de Discord y entre organizaciones dedicadas al espectro asexual en todo el mundo.

“Tardé mucho tiempo en aceptarlo”

Las personas a menudo remontan el origen del término demisexual a una publicación en el foro de la Red de Educación y Visibilidad Asexual (Aven) de 2006.

“Creo que es una palabra que surgió principalmente del sitio Aven y de defensores asexuales, no necesariamente de los académicos”, dice Anthony Bogaert, investigador de la sexualidad humana y profesor de la Universidad Brock en Ontario, Canadá, que ha escrito varios artículos sobre asexualidad.

En ese momento, las personas en el sitio de Aven estaban descubriendo cuán diverso podría ser el espectro asexual: comenzaron a surgir nuevos términos a medida que las personas que previamente se habían identificado como asexuales notaron circunstancias únicas en las que podían experimentar atracción sexual.

“Existe una tradición de permitir que personas con diferentes tipos de identificaciones y mucha variabilidad vengan al sitio de Aven”, dice Bogaert.

Estas personas ayudaron a avanzar en la discusión sobre la asexualidad al identificar varios aspectos del espectro asexual.

Al hacerlo, ofrecieron información que no estaba disponible en ningún otro lugar de internet.

Sin embargo, la asexualidad fue, y sigue siendo, más discutida que la demisexualidad.

Esto se debe en parte a que lo primero es más fácil de conceptualizar para las personas que no son asexuales.

Alguien que es asexual “experimenta poca o ninguna atracción sexual”, dice Kaszyca. “Es un eslogan bastante fácil de usar”.

Pero si le agregas a eso: “excepto cuando desarrollan una conexión emocional profunda”, a veces puede dejar a todos los sexuales rascándose la cabeza.

Soledad

Elle Rose, una joven de 28 años que vive en Indiana, EE.UU., comenzó a identificarse como demisexual después de describir su sexualidad a una amiga hace unos años.

“Me miró y me dijo, ‘Elle, estás describiendo la demisexualidad'”, dice Rose. “Tardé mucho tiempo en aceptarlo”.

Temiendo las complicaciones de su vida amorosa si era abiertamente demisexual, Rose a menudo se describía a sí misma como “pansexual”, dejando de lado la identidad demisexual.

“La gente puede verse a sí misma representada, finalmente”

Rose atribuye en parte las actitudes desdeñosas hacia la demisexualidad en Estados Unidos a la “cultura de la pureza”, en la que las mujeres son a la vez muy sexualizadas en los medios, pero también se espera que se reserven para la persona adecuada (o el matrimonio, particularmente en entornos religiosos).

Conceptualmente, esto se alinea perfectamente con la abstinencia sexual hasta formar un vínculo profundo con una pareja.

Pero, en última instancia, sigue siendo una preferencia con la que los demisexuales no se identifican.

Esta falta de comprensión a menudo genera soledad.

asexual

Getty Images

“Ah, somos muchos”

Cairo Kennedy, de 33 años de Saskatchewan, Canadá, creció “sin experimentar atracción sexual de la misma manera que mis compañeras, y te sientes un poco rota”, dice. “Se convirtió en un gran secreto y fuente de vergüenza”.

Cuando descubrió hace solo unos años que había un nombre para su orientación sexual, se sintió “un poco mejor, pero luego no había información”, dice, al menos nadie habla de demisexualidad desde la perspectiva de alguien con experiencia vivida.

Había suficientes publicaciones de Aven para que ella leyera y pensara: “ah, esta soy yo”, pero no tanto, “ah, hay muchos de nosotros“.

Kennedy decidió llenar este vacío, comenzando un blog de “estilo de vida demisexual”.

A través del blog, muchos otros demisexuales se han puesto en contacto con ella, personas que van desde adolescentes hasta personas de 50 años, que viven principalmente en los Estados Unidos y Europa.

“Me sorprendió mucho la cantidad de personas que parecen relacionarse”, dice.

“Creo que el término es más popular debido a las redes sociales”, dice la terapeuta con sede en Hawái especializada en sexualidad humana Janet Brito.

Escuchó por primera vez el término demisexualidad durante sus estudios posdoctorales en la Universidad de Minnesota, EE.UU., en 2014, “a pesar de que describe que ha existido durante tanto tiempo”.

Aunque Brito reconoce que la demisexualidad abarca todos los grupos de edad, sus clientes abiertamente demisexuales tienden a tener poco más de veinte años.

“Tienen más exposición a las redes sociales”, dice, “ es más aceptable hablar de este espectro”.

Esa exposición genera validación. “Las redes sociales abren la puerta a muchas otras voces a las que no hubiéramos estado expuestos en el pasado”, agrega.

“ puede verse a sí misma representada, finalmente”.

Gracias a internet

Klaus Roberts, de 30 años, que vive en las afueras de Helsinki, le da crédito a Internet por ayudarlo a poner un nombre a su orientación hace unos cinco años.

“Finlandia está un poco atrasada en muchas de estas cosas, porque somos un país relativamente pequeño”, dice.

Se había identificado como asexual, pero conocer gente en comunidades LGBTQ + multinacionales en línea lo ayudó a darse cuenta de que demisexual lo describía mejor.

“A las personas que saben algo sobre estos términos, les resulta más fácil entenderme cuando los uso”.

pareja

Getty Images

Cuando los establecimientos tradicionales no brindan información sobre una variedad de orientaciones sexuales, estas voces en línea se vuelven cruciales para la educación.

Kaszyca y la coanfitriona Sarah Costello comenzaron su podcast mientras eran estudiantes universitarias en la Universidad de Michigan, EE.UU., donde solo sus amigos las escuchaban para apoyarlas.

Hoy, su alcance se ha expandido a otros países de habla inglesa y Europa.

Kaszyca estima que Sounds Fake But Okay ahora tiene alrededor de 7.000 oyentes por semana.

Agrega que no solo aquellos en el espectro asexual se sintonizan, sus padres, socios y amigos también lo hacen, para que puedan aprender.

“Nuestro episodio con más escuchas es el de ‘Asexualidad 101′”, dice Kaszyca.

“La gente ha dicho que se lo han enviado a sus amigos o familiares después de salir del armario, para ayudar a educarlos y … facilitar el proceso educativo”.

Esta educación también ayuda a los demisexuales a navegar por otras partes de la sociedad, como las citas.

Por ejemplo, Kaszyca dice que las aplicaciones han facilitado las citas para los demisexuales, porque puedes incluir tu orientación en tu perfil.

Esto evita una conversación en la primera cita que de otra manera sería pesada.

“Se supone que una primera cita es casual”, dice ella, “luego dices, ‘oye, tengamos una conversación en profundidad sobre mi identidad, y probablemente tendré que enseñarte de qué se trata porque la demisexualidad es tan desconocida'”.

En general, hablar y aprender sobre “la variabilidad que existe en la comunidad asexual más amplia”, dice el investigador Bogaert, es crucial para evitar la alienación de las minorías sexuales.

Pero también es crucial porque “nos permite comprender mejor la naturaleza de la sexualidad” en su conjunto.


Puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Op_reZynv3o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.