Baja California castigará la violencia digital contra mujeres
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

“Queremos estar seguras también en internet”: Baja California castigará la violencia digital contra mujeres

El Congreso del estado aprobó la “Ley Olimpia”, que agrava de uno a 6 años de cárcel las penas para las personas que divulguen contenidos sexuales por internet.
Cuartoscuro
Por Cristian Torres (Semanario Contraseña)
5 de julio, 2020
Comparte

En Baja California (BC) existen 132  sitios y aplicaciones en línea dedicados a la explotación sexual, de los cuales 32 han sido detectados únicamente en Mexicali y donde han sido víctimas más de 200 mujeres, denunció Olimpia Coral Melo Cruz, activista e impulsora de la denominada “Ley Olimpia”.

El pasado miércoles 1 de julio, el Congreso de BC aprobó una ley para castigar la violencia digital contra las mujeres que se venía impulsando desde 2012, cuando la activista fue víctima de este delito, lo que la motivó a impulsar una reforma legislativa para castigar esa violencia, que no se encontraba tipificado en BC.

Lee: No más “packs” ni agresiones a mujeres en internet: 10 puntos para entender la ley Olimpia 

La activista recordó que durante la pasada Legislatura se presentó la iniciativa, pero los diputados no la tomaron en cuenta, pese a que en Baja California han detectado sitios y aplicaciones en los cuales se difunden los conocidos “packs” o “nudes” sin consentimiento de las mujeres.

“Descubrimos  que a través de defensorasdigitales.org recibimos denuncias y llamadas de auxilio de mujeres entre 14 y 32 años; en Mexicali, Tijuana, Ensenada, Tecate y Playas de Rosarito se encuentran alrededor de 132 mercados de explotación sexual en línea”, dijo Olimpia.

Detalló que la difusión de imágenes sexuales sin el consentimiento de las mujeres no proviene únicamente del sexting, pues han detectado casos en los que los agresores toman fotografías por debajo de las faldas sin que las chicas se hayan dado cuenta de ello.

Aprobación en el Congreso

El Congreso de BC aprobó por unanimidad las reformas al Código Penal y a la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de Baja California en lo que se ha denominado “Ley Olimpia”, lo que agrava de 1 a 6 años de cárcel para las personas que divulguen contenidos sexuales por Internet.

Originalmente la Comisión de Justica pretendía penas de 1 a 5 años de prisión para las personas que difundan contenido sexual, sin embargo, se agravaba la pena hasta la mitad en varios supuestos.

Entre estos, por ejemplo, cuando la persona que divulgue el contenido es cónyuge o tuviera alguna relación afectiva con la víctima, pero también algún vínculo laboral o político; también se prevén mayores castigos cuando las víctimas tienen algún tipo de  discapacidad, se encuentren en una situación de vulnerabilidad social, se trate de una menor de edad o se ejerza violencia para conseguir el material.

Lee: Olimpia intentó suicidarse cuando se hizo público un video sexual, ahora una ley lleva su nombre

Posterior a la aprobación de la Ley, sin embargo, las diputadas Miriam Cano y Julia Andrea González Quiroz presentaron una reserva que  aumentaba la pena de 1 a 6 años, dejando sin efecto los agravantes establecidos en el texto original.

Fue la diputada Independiente, Trinidad Vaca Chacón quien se percató de la modificación por lo que se opuso a la reserva, finalmente fue secundada por la legisladora de Morena Rosina del Villas Casas quien señaló que se podría estar presentando un error al disminuir las penas.

La confusión provocó que se pidiera un receso de 5 minutos que se postergó por más de media hora debido a que los legisladores no habían analizado el tema.

Finalmente la legisladora Miriam Cano modificó la reserva quedando la pena de 1 a 6 años de prisión, de igual manera la legisladora propuso una disminución de la multa de 500 a 1500 Umas porque originalmente era mayor a las impuestas por la comisión de un homicidio.

Además, se retiró de la propuesta las agravantes de  víctimas con discapacidad y las menores de edad, debido a que encajaban en otros delitos con penas más gravosas.

De igual manera  se estableció que se catalogará como amenaza o extorsión, además de mayores penas, cuando se amenace a las víctimas con la publicación o el bloqueo del contenido a cambio de un intercambio sexual o económico.

Finalmente, las agravantes con hasta la mitad de la penas quedaron en los supuestos cuando la persona que difunda los contenidos sexuales sean cónyuges o personas unidas por afectividad, se tenga una  relación laboral o política, el contenido íntimo se hubiera conseguido ejerciendo violencia o la víctima estuviera en situación de vulnerabilidad económica, psicológica o social.

La diputada Cano Núñez dijo que en la actualidad hay personas que sufren de violencia digital, sobre todo mujeres y jovencitas que han sido chantajeadas, manipuladas y amenazadas con publicar o compartir algún tipo de material íntimo y se encontraban desprotegidas legalmente.

Expuso que es el esfuerzo en conjunto de la lucha de colectivas, asociaciones civiles, así como de la ciudadanía en general que está consciente de la importancia de erradicar este tipo de violencia.

De igual manera, el diputado del PRI, David Rubalcaba, presentó una nueva reserva en el que se adicionaban otros supuestos de Ley, por ejemplo cuando se tratará de servidores públicos, cuando la víctima estaba bajo la tutela del agresor o parentesco, sin embargo, la medida fue rechazada 7 votos a favor, 8 en contra y 9 abstenciones debido a que los diputados afirmaban desconocer el contenido de la misma.

La regidora Luz Elena Fonseca, una de las promotoras de la iniciativa indicó que se busca visibilizar lo que significa la denominada Ley Olimpia en la entidad.

“Vamos a estar haciendo varias jornadas ahí para estar tocando el tema en varios espacios a través del Instituto de la Mujer, como regidores, los Ayuntamientos, nosotras comentábamos que el día de hoy estamos de manteles largos y contentas porque ha sido una lucha a través de mucho tiempo de muchas mujeres” indicó.

La regidora se congratuló que los temas de la agenda de género estén avanzando, incluso señaló su desconfianza en cuanto al tema pero finalmente se pudo concretar.

“Hemos visto que durante la pandemia han aumentado los casos y pues lo siento no tengo como apoyarte, ahorita ya tenemos una Ley Olimpia que es una serie de reformas, la principal es que esta ley busca castigar directamente a los que compartan y difundan videos, audios e imágenes de contenido sexual sin el consentimiento de otra persona” explicó.

Por su parte Olimpia Coral Melo, una de las impulsoras a nivel nacional de la Ley se congratuló en su cuenta de Facebook por la aprobación de la nueva ley.

Expuso que desde hace 2 años la diputada Patricia Ríos propuso la reforma y por desgracia el Congreso la congeló ya que a nadie le importaba el tema.

“Desde la organización feminista luchamos muchos y Defensoras Digitales, Baja California Mujeres Informadas, Mujeres Poderosas, Voces Feministas UABC, Frente Político de Mujeres y Círculo Violeta Tijuana no dejaron ni un solo día de activarse, y hoy lo logramos” expuso.

Dijo que lo que sigue es pedirle a las instituciones, gobiernos y actores políticos que no lo vean solo como una reforma sino como una causa.

“Queremos estar seguras también en Internet, y queremos que nunca más nadie viole nuestra intimidad y vida privada en ningún espacio y vamos por una cruzada contra la violencia digital que prevenga, actúe, inhiba y haga acciones verdaderas para combatir esta violencia”.

La activista pidió socializar la reforma, presionar a las autoridades y ayudar a quien sea víctima, a que nunca tengan miedo por su cuerpo desnudo, que le pierda el miedo al agresor y no abonar a la cultura porno.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Fui antivacunas y ahora me arrepiento. La COVID casi me quita la vida'

No quería vacunarse por miedo a los efectos secundarios, pero después de experimentar la covid-19 en carne propia y pasar 18 días internada, cambió radicalmente su postura.
13 de enero, 2022
Comparte

Indira Jáuregui era antivacunas.

Pero después de pasar 18 días internada junto a su familia por covid-19 en Lima, Perú, cambió radicalmente su forma de pensar.

Conectada al oxígeno en un centro asistencial, esta mujer de 49 años, sintió que su vida estaba llegando a un punto de no retorno.

Para mí fue como enfrentarme a la muerte. Estaba boca abajo y me puse a pensar en mi vida. Pensé en lo que no hice y en lo que debí hacer. Me puse a pensar en mi familia, en el tiempo que no pasé con mi familia por estar trabajando. Pensé en los abrazos que no di, en las llamadas que no hice”.

Como los hospitales estaban colapsados, Indira fue internada en un lugar habilitado para atender pacientes en medio de la emergencia. Hasta ahí llegó con su madre de 72 años, una hermana, su cuñado y su sobrino. Todos contagiados con el virus.

Ella nunca creyó en teorías conspirativas como aquellas que señalan que las vacunas son un complot para exterminar a la humanidad, o que son hechas con inhumanos procedimientos en los que se utilizan fetos, o que al vacunarte te implantan un chip en el brazo para espiarte.

Más bien tenía miedo a los potenciales efectos secundarios de la vacunación. Y su profunda convicción en los métodos de sanación natural, la llevaron a creer que no era necesario vacunarse.

Este es su testimonio contado en primera persona.


Soy terapeuta alternativa. Cuando comencé a estudiar aprendí la técnica japonesa del reiki y ahora estoy trabajando con biomagnetismo, que es una terapia con imanes.

En mi círculo nos interesa todo lo que es natural, todo lo que tiene que ver con una visión holística de los seres humanos. Como me gusta aprender, he leído muchos libros sobre las vacunas y los efectos negativos que tienen en la salud.

Pero nunca fui de los que se dedican a satanizarlas, llevando las cosas a un extremo. En las redes sociales como Facebook o los grupos de Whatsapp, he visto muchos mensajes y videos de personas que se van al extremo y que hablan del uso de fetos en las vacunas, de que nos quieren dominar y convertirnos en zombies, o esa teoría de que cuando te vacunan te ponen un chip en el brazo.

Hombre recibiendo vacuna en Lima, Perú.

Getty Images
Jáuregui cuenta que las vacunas le daban miedo por sus potenciales efectos secundarios.

También hay otras personas en las redes que se dan cuenta que la ciencia y lo natural se complementan para que el ser humano tenga una vida saludable y equilibrada.

Yo era antivacunas porque conocía casos de personas que, antes de que llegara la covid, se habían vacunado contra otras enfermedades y habían sufrido efectos secundarios.

No quise vacunarme cuando hace años atrás apareció el virus del H1N1 y aquí en Perú hicieron campañas de vacunación. Pensaba que, como las vacunas tienen metales pesados, podían causar muchos efectos secundarios. Creo que por ahí viene el miedo. Las vacunas me daban miedo.

También pienso que influyeron todas las publicaciones que salían en las redes, cada una más fantástica que la otra, especialmente esa teoría de que la pandemia era un invento.

“Los hospitales estaban colapsados”

Al principio, cuando recién comenzó la covid en China y después en Europa, pensaba que era como algunos virus de transmisión sexual.

Pero cuando llegó aquí, empecé a tomar conciencia de lo que estaba pasando. Yo era muy cuidadosa con la desinfección y todos los cuidados que hay que tener para no contagiarse y no contagiar a otras personas.

Pacientes saliendo de la Villa Panamericana, Lima Perú.

Getty Images
Estas sobrevivientes de covid-19 van de regreso a su casa desde la Villa Panamericana en Lima, donde estuvo internada Indira Jáuregui.

Hice todo lo posible para evitar el contagio, incluso he sido exageraba con el tema del cuidado y de seguir los protocolos, pero al final me contagié en mi casa, con mi familia. Era julio del año pasado.

Cuando dimos positivo, llamamos a la línea 107 que tenemos aquí en Perú para los que tienen covid. Nos internaron a todos en la Villa Panamericana, unos departamentos que construyeron para los deportistas que vinieron a las Olimpíadas (Juegos Panamericanos de 2019).

Con la pandemia esa villa se convirtió como en un hospital para la gente con covid. Es que como los hospitales estaban colapsados, abrieron otros lugares para los enfermos. La Villa Panamericana era un lugar bien equipado y los médicos nos trataban muy bien.

El problema es que cuando me internaron, al tercer día empecé con una fiebre alta y se me elevó la presión. No comía, no podía comer. Un médico me dijo que si quería vivir, tenía que comer.

Como estaba empeorando, al sexto día me tuvieron que bajar a un lugar como un hangar donde tenían a los pacientes conectados al oxígeno. Ahí fue cuando trajeron un balón y me pusieron el oxígeno.

A medida que pasaba el tiempo me iban aumentando el oxígeno porque no mejoraba, hasta que el médico me dijo que tenía que pasar 17 horas boca abajo.

Yo, la verdad, es que soy gordita. Entonces para mi estar boca abajo era un suplicio. Todo se fue complicando en ese momento.

“Fue como enfrentarme a la muerte”

Para mí fue como enfrentarme a la muerte. Estaba boca abajo y me puse a pensar en mi vida. Pensé en lo que no hice y en lo que debí hacer. Me puse a pensar en mi familia, en el tiempo que no pasé con mi familia por estar trabajando. Pensé en los abrazos que no di, en las llamadas que no hice.

Toda mi vida pasaba por mi mente, desde la niñez hasta ese momento. Decía… “Dios mío, dame otra oportunidad”.

Indira Jáuregui

Indira Jáuregui
Pensé en los abrazos que no di, en las llamadas que no hice. Decía… “Dios mío, dame otra oportunidad”.

Mi mamá, en cambio, estaba vacunada con las dos dosis. Mis hermanas la llevaron a vacunarse y yo creo que a mi mamá la salvó la vacuna. Es que si no, mi mamá no hubiese superado la covid y no estaría aquí con nosotros.

Con esa experiencia me di cuenta de lo que estaba pasando y entendí que hay cosas que la ciencia sabe por qué las hace. Fui antivacunas y ahora me arrepiento. La covid casi me quita la vida, pero nunca fui como esas personas antivacunas extremas. Nunca fui una fanática que cree todo lo que le dicen.

Cuando volví a mi casa estaba convencida de vacunarme. Esperé los tres meses que hay que esperar y lo hice. Y ahora estoy esperando el tiempo para la vacuna de refuerzo. Aquí en Perú ya estamos con la tercera dosis.

Con el tiempo, creo que Dios me ha dado la razón de que fue bueno que cambiara de opinión, porque hace tres meses falleció mi tío Félix por covid y él nunca quiso vacunarse.

Conozco a varias personas que no quieren vacunarse. Cuando conversamos les pregunto, “¿qué es lo peor que te puede pasar?. Lo peor que te puede pasar es tener efectos secundarios, les digo, pero no te vas a morir”.

También les pregunto si quieren a su familia, a sus hijos. Les digo que si no quieren vacunarse por ellos mismos, que lo hagan por sus seres queridos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ua0Aeej9Cnk&t=31s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.