Lozoya dejó boquete de 23,500 mdp en Pemex con 111 presuntos desvíos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Lozoya dejó boquete de 23,500 mdp en las finanzas de Pemex con 111 presuntos actos de corrupción

Hasta ahora solo hay una denuncia de la ASF por dichos quebrantos. Expertos alertan sobre el riesgo de que los desvíos no sean reparados.
Cuartoscuro Archivo
28 de julio, 2020
Comparte

Entre 2013 y 2016, la administración de Emilio Lozoya en Petróleos Mexicanos (Pemex) dejó un boquete de más de 23 mil 500 millones de pesos en los recursos y finanzas de la empresa del Estado y sus subsidiarias, como resultado de 111 presuntos actos de corrupción, malos manejos y posibles desvíos detectados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Sin embargo, aunque han transcurrido cuatro años desde que la gestión de Lozoya al frente de Pemex terminó, hasta ahora el destino de todo ese dinero sigue sin aclararse y los quebrantos al erario permanecen impunes.

Entérate: Audiencia privada de Lozoya viola principio de transparencia y máxima publicidad: Artículo 19

Los malos manejos en Petróleos Mexicanos y en sus distintas subsidiarias fueron documentados sistemáticamente por la ASF mediante la aplicación de auditorías financieras y forenses; estas últimas de mayor profundidad ante las sospechas de presuntos actos de corrupción en la principal empresa estatal del país.

Como resultado de dichas investigaciones, se detectaron irregularidades en el manejo de recursos públicos en Pemex y en seis de sus subsidiarias en el periodo de la gestión de Lozoya, es decir, de 2013 a 2016. El monto del quebranto, según datos actualizados de la ASF, es de 23 mil 529 millones de pesos.

El mayor boquete se ubica en la subsidiaria Pemex Exploración y Producción (PEP), donde existe un faltante de 17 mil 537 millones de la empresa. Le sigue un posible quebranto de 3 mil 980 millones en recursos manejados entre la empresa y la filial P.M.I. Comercio Internacional.

A ello se suman malos manejos detectados en la subsidiaria Pemex Transformación Industrial por 1 mil 400 millones de pesos que no aparecen hasta la fecha, a los que se suman otros 416 millones de pesos posiblemente desviados desde las oficinas corporativas. El resto de las irregularidades corresponden a las subsidiarias Pemex Fertilizantes, Pemex Logística y Pemex Refinación.

Los montos referidos se desprenden de 111 irregularidades graves detectadas por los auditores al revisar las cuentas públicas de los años mencionados.

Las anomalías van desde recursos no ejercidos que tampoco fueron devueltos, hasta el pago por obras incompletas o inexistentes, inversiones en bienes con precios arriba del mercado o con avalúos injustificados, penalizaciones no cobradas por incumplimientos en diversos procedimientos, y hasta transferencia de recursos sin justificación alguna.

Hoyo negro de dinero… una sola indagatoria

Cada una de las irregularidades detectadas en Pemex implica millones de pesos que, de no ser aclarados – como no ha ocurrido en cuatro años – tienen que ser devueltos, lo que tampoco ha sucedido. Se trata de posibles fraudes al erario que de confirmarse dan pie a diversos delitos federales.

No obstante, hasta ahora la ASF solo ha presentado una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) y está relacionada con el posible quebranto de más de 3 mil 500 millones de pesos que dejó la inversión en el complejo de Agronitrogenados, y que involucró a Pemex y a su filial P.M.I. Internacional.

Dicha inversión estuvo centrada en la adquisición de una planta de fertilizantes con la empresa Altos Hornos por las cuales, según las evaluaciones de los auditores, se llegó a pagar hasta diez veces más de su valor real no solo de las naves industriales, sino también de los equipos.

De acuerdo con otra indagatoria de la FGR, Lozoya habría recibido presuntos sobornos de hasta cuatro millones de dólares a cambio de que Pemex cerrara este trato, lo que dio pie a una de las órdenes de aprehensión en su contra que derivaron en su extradición a México. No obstante, la indagatoria por los recursos mal invertidos y posiblemente desviados detectados por la Auditoría continúa en integración.

En cuanto al resto de las irregularidades detectadas y el monto observado, en su momento autoridades de la ASF indicaron a este medio que se preparaban los dictámenes técnicos para la presentación de nuevas denuncias en próximos meses.

Reparación del daño en riesgo

Para que el daño económico causado por la gestión de Lozoya en Pemex pueda ser reparado, se requiere que Pemex y sus subsidiarias devuelvan los recursos no ejercidos o que paguen por la afectación patrimonial causada por las distintas inversiones irregulares, lo que no ha ocurrido hasta ahora.

La presentación de las denuncias que permitan iniciar procesos en contra de los funcionarios implicados en los malos manejos es otra alternativa, que puede llevar a la localización de recursos o a la devolución de estos. Pero hasta ahora solo existe una investigación en proceso.

Incluso, aun cuando el exdirector de Pemex hoy se encuentra detenido y busca un acuerdo con la FGR a cambio de aportar información, ello tampoco es garantía de que exista algún tipo de reparación del daño, según señalaron algunos penalistas consultados por Animal Político.

Es una situación similar a la que ya sucedió previamente en casos como el del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, también procesado y sentenciado por lavado de dinero y asociación delictuosa (delitos que igual se imputan a Lozoya). Aun cuando su gobierno dejó un quebranto superior a 40 mil millones según la ASF, Duarte solo fue procesado y sentenciado mediante un juicio exprés, y se dictaminó que no procedía reparación del dañó alguno.

La razón es que los delitos que se el imputaban eran de los denominados “formales” que, según los abogados consultados, son aquellos que no tienen una conclusión material fácilmente identificable como si la tiene, por ejemplo, un robo donde se puede regresar lo robado, o el peculado donde puedes devolver el dinero que posiblemente desviaste. Lozoya, al igual que Duarte, está acusado de asociación delictuosa y cohecho (recibir sobornos).

“Asociación delictuosa es reunirse para cometer un delito. Es un acuerdo que aunque delictivo no tiene una consumación material. Si nos acusan de cohecho pues la afectación es para quien dio el soborno, tampoco hay reparación. Y es lo mismo en el lavado de dinero. La única alternativa es que haya algún decomiso de cuentas o casas, pero eso es distinto a una reparación que se ordene”, dijo Gabriel Regino, experto penalista.

El litigante explicó que si bien el Código Nacional de Procedimientos Penales contempla que beneficios como el de convertirse en testigo colaborador (buscado por Lozoya) están sujetos a una reparación del daño, la misma está condicionada literalmente a “cuando sea el caso”, como señala el artículo 256, y ello tiene que ver con la imposibilidad de que proceda la reparación en delitos formales.

Otros expertos como la abogada Estefanía Medina, cofundadora de la organización Tojil: Estrategia contra la impunidad, consideran que si bien desde una visión muy “clásica” pero también “limitada” del Derecho este podría ser un escenario, la FGR debería negarse a otorgar cualquier beneficio a Lozoya si no implica una reparación para el Estado.

“El grupo de trabajo de la ONU sobre recuperación de activos conforme a la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción de cuál forma parte México ha resuelto que la sociedad en su conjunto es víctima de los casos de corrupción y, por lo tanto, debe tratar de encontrarse la forma en que se pueda cuantificar este daño y repararlo. No es fácil pero el Estado debe intentarlo”, señala Medina.

Lozoya, semana clave

Esta semana se definirá la situación jurídica de Emilio Lozoya en dos audiencias judiciales programadas ante los jueces federales que ordenaron la captura del exdirector de Pemex, por los supuestos sobornos que habría recibido de las empresas Altos Hornos y Odebrecht en el sexenio pasado.

La realización de estas audiencias tuvo que posponerse durante diez días debido a problemas de salud que presentó el exfuncionario federal luego de haber sido extraditado desde España.

En las audiencias iniciales Lozoya será notificado oficialmente de las razones por las cuales fue detenido con la finalidad de que responda a dichos delitos. Los fiscales de la FGR, por su parte, solicitarán que se inicie proceso penal en contra del exfuncionario quien tendrá la oportunidad de presentar pruebas a su favor.

Las audiencias se realizarán por el sistema de videoconferencia debido a que Lozoya aun no ha sido dado de alta del hospital donde se encuentra, así como a las restricciones sanitarias por la pandemia de COVID-19.

Se prevé que la defensa del exdirector de Pemex no debata los argumentos de la Fiscalía debido a que busca un acuerdo de colaboración con ellos. Hasta ahora no se han dado a conocer los alcances de dicho acuerdo, pero de acuerdo con fuentes de la defensa del exfuncionario, “todo se ha llevado conforme a la ley”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Lucie Vildnerova

'Salí de vacaciones de Polonia y terminé quedándome toda la pandemia en Colombia porque acá encontré familia'

Joanna Zdanowska, una polaca de 47 años, era una de las turistas que estaba en Colombia cuando empezó la cuarentena. Y se quedó a gusto porque, según dice, encontró familia en un pequeño pueblo de la costa caribeña del país.
Lucie Vildnerova
4 de enero, 2021
Comparte

Joanna Zdanowska, una polaca de 47 años, era una de las turistas que estaba en Colombia cuando empezó la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

A diferencia de cientos de extranjeros que volvieron a su país, elladecidió quedarse en un país cuya naturaleza enamora con facilidad.

Su relato, presentado en este texto que resultó de una conversación con BBC Mundo, es prueba de que el virus, además de trágico, abrió la puerta para muchas experiencias e historias positivas.


En agosto de 2020, cuando en Colombia anunciaron el fin de la cuarentena estricta, nosotras ya nos queríamos quedar donde estábamos. No queríamos que nada cambiara.

Mis amigos turistas y yo, que vinimos a América Latina a viajar antes de que empezara la pandemia, encontramos en Palomino, en la Costa Atlántica colombiana, un hogar.

Palomino es un pequeño pueblo muy cerca de una hermosa playa llena de palmeras que se prolonga por varios kilómetros.

En marzo, apenas empezó todo, yo no quise irme a Polonia, como hicieron algunos de mis compañeros, porque tenía la esperanza de que pronto podría seguir viajando.

Pero luego pasaron dos semanas y prolongaron la cuarentena. Y dos más. Y más. Y así hasta que nos quedamos ocho meses en un pueblo al lado de la playa sin poder nadar en el mar.

Estábamos en un hostal y todos los restaurantes y bares estaban cerrados. No había nada para hacer.

Con el tiempo se fueron yendo los turistas y solo quedamos algunos pocos. Pero con los días fuimos conformando una familia de unas quince personas con una relación muy íntima con los dueños de los hostales donde estábamos.

Salí de vacaciones de Polonia y terminé quedándome toda la pandemia en Colombia porque acá encontré familia.

Atrapada a gusto en Colombia

En 2019, decidí tomarme un año sabático porque me aburrí de Polonia, donde además tengo un apartamento que genera renta y me permite viajar tranquila.

Estuve en México y Cuba. Luego tenía el plan de viajar dos meses por Colombia, un país que recomiendan mucho para el turismo. Me quedé 10 meses y sigo contando.

Cuando viajas conoces muchas personas, pero normalmente los ves máximo una semana. Pero cuando vives con alguien seis meses, se genera una relación única.

Turistas en Palomino

Joanna Zdanowska
Los turistas que se quedaron en Palomino toda la cuarentena se convirtieron en miembros y colaboradores de la comunidad.

Porque ninguno trabajaba, entonces pasábamos todos el día juntos. Nos sentimos como en vacaciones permanentes.

Cada día había actividades con la gente local para apoyarnos unos a otros. Nos cocinaban. Algunos trabajaban para los hostales, otros aprendieron a surfear, había una chica que empezó a dar clases de español por internet.

En la casa donde yo me quedé, por ejemplo, había una familia de venezolanos con dos niños que descubrieron que nosotras las tratábamos mejor que sus padres. Entonces pasaban el día con nosotras. Yo les compré libros y les leía cuentos. Les mostraba videos en YouTube. Ahora los niños dicen que nosotras somos sus madres. Eso te rompe el corazón.

Lo que aprendí

Lo mejor de haberme quedado tanto tiempo aquí fue que pude conocer bien a la gente del pueblo, una experiencia que no tiene nada que ver con uno ve en el sector turismo.

Una de las experiencias más extraordinarias que tuve fue cuando fui a un pueblo de arhuacos, un grupo de indígenas que viven en la Sierra Nevada de Santa Marta y han tenido muy poco contacto con culturas occidentales.

Tuvimos que salir a las 4 de la mañana. Nos dijeron que eran 8 horas caminando pero cuando levábamos 9 horas aún no llegábamos. Pensamos que este lugar no existía. A las 10 horas finalmente llegamos, sin poder hablar del cansancio. Y nos quedamos ahí con nuestras hamacas.

Nos dieron su casa más grande. Nos quedamos tres días.

Joanna Zdanowska

Joanna Zdanowska
Joanna dice que los tres días que estuvo en un pequeña villa de indígenas le cambió su forma de pensar.

Esta experiencia cambió mi pensamiento, descubrimos algo que puede ser obvio pero nunca lo habíamos vivido: que no necesitamos nada para ser feliz.

Nos cobraban 50 dólares por cada uno de nosotros cinco. Cuando vimos las condiciones en las que viven los indígenas, decidimos no negociar nada, porque duermen en el suelo, cocinan en el fuego, no hay electricidad, ni gas, todo es muy básico; comen solo cosas que tienen ahí en su finca: yuca, plátano, arroz.

Son cosas muy básicas que me enseñaron mucho y me dieron ganas de seguir viajando, y quizá buscar aprovechar mi experiencia de 14 años en la televisión polaca en alguno de estos países. Creo que es buen momento para vender producciones que ya están listas y no necesitan más que subtítulos o doblaje.

Palomino

Joanna Zdanowska
Palomino es uno de los tantos paraísos de Colombia.

Con mi familia no necesito tener contacto físico. Lo único que me hace falta es ver al hijo de mi hermana, que solo vi cuando tenía un año. Pero hablamos mucho.

Y ahora la situación en Polonia es muy fuerte: en coronavirus Colombia y Polonia son países vecinos. Pero, además, ahora el gobierno en mi país es muy conversador y tengo la impresión de que estamos como hace 30 años: no aceptan la sociedad LGTBI, el aborto es tema de guerra, millones de personas están en la calle protestando.

Además allá es invierno. Y no es que me haya acostumbrado al clima de acá. Cuando hace 38 grados me molesta. Pero estar solo en chancletas y vestido corto en lugar de cinco kilos de ropa te relaja. Y eso me gusta de Palomino.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.