Los cargos y posibles beneficios al colaborar, las claves del caso Lozoya
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

De qué se le acusa, posibles beneficios legales y 'vecinos' de celda, las claves del caso Lozoya

El exdirector de Pemex quedará a disposición de jueces federales en el Reclusorio Norte luego de que llegue a México. De su colaboración y de las pruebas con las que realmente cuente, dependerá si logra un juicio corto o, incluso, una absolución.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Ángel @arturoangel20 y Zedryk Raziel @amormundi_
16 de julio, 2020
Comparte

Propiedades en México y en el extranjero, cuentas bancarias con millones de dólares en bancos europeos y paraísos fiscales, presuntas grabaciones en donde se habrían registrado sobornos a legisladores y funcionarios, y una nueva denuncia en marcha por posible lavado de dinero.

Estos son los elementos clave dentro del proceso penal que el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, enfrentará en México una vez que quede a disposición de jueces mexicanos tras ser trasladado desde España, donde fue detenido el año pasado.

Lozoya aceptó ser extraditado a nuestro país y ha prometido colaborar con las autoridades mexicanas para evidenciar una presunta red de corrupción a nivel federal en el sexenio pasado. A cambio podría obtener beneficios que van desde un juicio corto y una pena reducida, o incluso una libertad anticipada.

Entérate: Audiencia de Emilio Lozoya será privada por pandemia de COVID; se dará información a medios por WhatsApp

Pero para que lo anterior ocurra tiene que cumplirse con un procedimiento que la ley marca en el que, además, el exdirector de Pemex deberá colaborar no solo narrando hechos ilegales en los que haya participado, sino entregando pruebas que lo sustenten y bienes que reparen el daño causado.

A continuación, Animal Político detalla los puntos clave de este caso, desde la forma en cómo iniciará el juicio en México y los cargos que se le imputan, pasando por las condiciones de la colaboración, hasta los posibles beneficios que podría alcanzar si la cooperación resulta efectiva.

Y si el exdirector de Pemex se queda preso, tendrá de vecinos de celda a notables expriistas que también están bajo proceso. Al final de esta nota se detalla quiénes son ellos.

Las órdenes de arresto y los nuevos cargos

Sobre Emilio Lozoya Austin pesan dos órdenes de aprehensión que son las que dieron pie a la solicitud original de extradición. 

Una es la relacionada con los presuntos sobornos por poco mas de 9 millones de dólares que habría recibido de la constructora Odebrecht y por los cuales se le acusa de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho. La segunda orden es por un supuesto soborno de 3.4 millones de dólares que el exdirector de Pemex recibió de la empresa Altos Hornos , y por lo cual también se le imputa el delito de lavado de dinero.

El detalle de cómo se dieron estos pagos y las triangulaciones para ocultarlos se detallan en esta nota.

Pero a esos cargos podrían sumarse nuevas investigaciones. Mandos de la Secretaría de Hacienda confirmaron a este medio que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) presentará una nueva denuncia ante la FGR en contra del exdirector de Pemex. 

En febrero, el titular de la UIF, Santiago Nieto, había informado de cuatro denuncias presentadas en la FGR contra el exfuncionario por su implicación en la red de sobornos de Odebrecht y por defraudación fiscal. La nueva denuncia sería la quinta contra Lozoya.

La posibilidad de que a Lozoya se le puedan adherir nuevos cargos surge luego de que él mismo renunció al denominado “principio de especialidad”, que es una condición que existe en las extradiciones para que una persona solo sea juzgada al país al que se le manda por los delitos por los cuales fue reclamado originalmente.

El arranque del proceso en CDMX

Cuando Lozoya Austin llegue al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, un médico legista de la Fiscalía General de la República (FGR) verificará su estado de salud. Si no hay inconveniente, se solicitará a uno de los jueces federales de Reclusorio Norte que giraron las órdenes de aprehensión en su contra que programe una audiencia inicial para recibir al imputado.

Una vez que la solicitud quede planteada Lozoya será trasladado al referido centro penitenciario para comparecer en una audiencia inicial, en la que los fiscales detallarán las imputaciones en su contra. Posteriormente la defensa fijará su postura. Finalmente, el juez definirá si hay evidencia suficiente para sujetar formalmente a proceso al exdirector de Pemex tanto por el caso Odebrecht, así como por el de Altos Hornos.

La audiencia finalizará con la imposición de una medida cautelar en contra de Lozoya, que puede ser de prisión preventiva si los fiscales así lo piden y argumentan por qué es necesario.

Por ley esta audiencia debería ser pública, sin embargo, debido a la contingencia sanitaria se realizará a puerta cerrada. Incluso es posible que el juez y las partes se ubiquen en espacios separados y se conecten por videoconferencia, o que se distribuyan de forma separada en una misma sala.

El Conejo de la Judicatura Federal anunció ayer que dará a conocer los pormenores de la misma a un grupo de periodistas a través de un canal de Whatsapp, con la finalidad de que se transmita lo sucedido al público en general.

La colaboración: lo que hay que narrar, probar y entregar

Para que Lozoya alcance algún beneficio legal es necesario que colabore con la FGR con información que evidencie la comisión de delitos que sean más graves que los que a él se le imputan. Si él mismo está involucrado en alguno de estos hechos es importante que señale a participantes de mayor nivel implicados. Por ejemplo, si se trata de un caso de corrupción debería evidenciar a funcionarios de mayor rango que el suyo.

Pero dichas acusaciones y señalamientos deben estar acompañadas, además, de elementos o evidencias verificables (documentales, financieras o de cualquier índole) que ayuden a la FGR a construir un caso en contra de los otros implicados. 

En ese contexto fuentes con conocimiento del caso señalaron a Animal Político que Lozoya ha referido que tiene 18 horas de grabaciones que supuestamente evidencian el pago de “moches” (sobornos) a legisladores de oposición en el sexenio de Enrique Peña Nieto, con la finalidad de que se aprobara la reforma energética. 

De existir dichas grabaciones estas deberán ser entregadas a la FGR para su resguardo, procesamiento y análisis. Lozoya además deberá estar dispuesto a convertirse él mismo en testigo en contra de otros implicados.

Sumado a lo anterior Lozoya también debe estar en disposición de entregar bienes que no solo evidencien los hechos ilícitos, sino que a su vez ayuden a reparar el daño causado.

Entre esos bienes se encuentran cuentas bancarias abiertas por prestanombres en Europa y en paraísos fiscales como Islas Vírgenes, con las cuales se habrían hecho más de 15 triangulaciones de recursos por millones de dólares para – presuntamente – ocultar el pago de sobornos de la empresa Odebrecht y de Altos Hornos.

El exdirector de Pemex también debe poner a disposición de los fiscales propiedades que hayan sido adquiridas a través de recursos de origen ilícito. Entre ellas se encuentran, por ejemplo, una residencia en el fraccionamiento Lomas de Bezares en Ciudad de México y otra residencia más en Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero. Esto sumado a otros bienes en el extranjero.

Los beneficios: juicio corto o exoneración

Si Emilio Lozoya aporta información suficiente que sirva para procesar por delitos más graves a funcionarios superiores, puede alcanzar un beneficio que la ley denomina como “criterio de oportunidad”, y que le permitiría incluso ser exonerado y recuperar su libertad.

Otra alternativa, si lo que aporta no es suficiente pero igual auxilia a las autoridades, es buscar un juicio corto denominado “procedimiento abreviado” en donde deberá aceptar ser culpable, pero se le impondrá – con el aval de la FGR – una pena mínima.

En esta nota se detalla, a profundidad, cuáles son las condiciones y procedimientos para logar dichos beneficios, y en qué momento del proceso penal se podrían aplicar al exdirector de Pemex.

Centro penitenciario de priistas

En caso de que los fiscales soliciten como medida cautelar que Lozoya Austin se quede preso de forma preventiva mientras se desarrolla su proceso, este será recluido en alguna de las celdas del área de ingreso del Reclusorio Preventivo Norte.

Ello lo convertiría en el tercer personaje ligado al PRI que es recluido en dicha área de seguridad del centro penitenciario capitalino.

Los otros dos son el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quien cumple una sentencia de nueve años de cárcel por lavado de dinero y asociación delictuosa; y Juan Collado, abogado de priistas, quien enfrenta un proceso penal en curso por el delito de delincuencia organizada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el encierro por el COVID-19 está cambiando nuestros grupos de amigos

Una nueva investigación sugiere que las cuarentenas están remodelando nuestros grupos de amigos. ¿Qué significa eso para nuestras relaciones post COVID-19?
15 de octubre, 2020
Comparte

Antes de que el coronavirus provocara un segundo bloqueo severo en la ciudad australiana de Melbourne, Karen Lamb, una estadística de 35 años, iba al teatro, a las prácticas semanales de un coro, a clases de baile y pasaba mucho tiempo con sus amigos.

Pero los confinamientos en su ciudad interrumpieron el comportamiento social de Lamb. Su mundo se ha trasladado a internet y, a veces, Lamb puede sentirse sola.

Grandes cantidades de personas reportaron sentirse solas en la primera ola de cuarentenas por coronavirus a principios de 2020.

Según una investigación de la experta en soledad Michelle Lim, de la Universidad Tecnológica de Swinburne (Australia), uno de cada dos australianos dijo sentirse solo durante el primer encierro.

En Reino Unido y Estados Unidos, la proporción fue de dos de cada tres.

Ahora, unos investigadores en Australia examinan cómo estos períodos de aislamiento forzados están cambiando nuestras interacciones sociales.

Aunque la pandemia se está desarrollando de manera diferente según el país, en general compartimos una misma inquietud: si los bloqueos están cambiando la forma en que socializamos, ¿cuánto tiempo durará nuestra soledad?

Consolidando las redes de amigos

Los resultados iniciales de una encuesta de seguimiento que enviaron a casi 2.000 australianos han mostrado que se están produciendo algunos cambios de comportamiento importantes relacionados con la pandemia.

La investigación es un proyecto conjunto entre dos académicos, la doctora Marlee Bower, investigadora de la soledad de la Universidad de Sídney, y el sociólogo Roger Patulny, de la Universidad de Wollongong, Australia.

Bower dice que en las respuestas abiertas a la encuesta, muchas personas indicaron que habían comenzado a reducir sus redes sociales.

Un hombre y una mujer cenando a través de una videollamada.

Getty Images
Gran parte de nuestras interacciones se han trasladado a las plataformas digitales.

“No socializan con tanta gente como antes, sino con un subgrupo muy particular”, dice. “Las personas que tienen conexiones previas y pueden aprovechar sus amistades existentes en línea, lo están haciendo bastante bien. En muchos casos, están más cerca de los amigos que tenían”.

Ese ha sido el caso de Lamb, que es escocesa, pero ha vivido en Melbourne durante ocho años.

Antes del encierro, hablaba con Amy, una de sus amigas más antiguas, unas cuatro o cinco veces al año.

Ahora conversan todos los jueves, a una hora determinada, y ambas se preguntan por qué no lo habían hecho antes.

Algunas de sus otras amistades, sin embargo, no han resistido tan bien.

“Me ha resultado más fácil mantenerme en contacto con mi amiga escocesa que con mis amigos australianos”, dice Lamb. “Simplemente no he tenido esa relación en línea con los australianos. Durante los últimos seis meses me he distanciado mucho más de mis amigos del día a día”.

“Cuando las interacciones sociales se trasladan a internet, sólo ciertos tipos de relaciones parecían sobrevivir”, explica Bower.

Una vez que se elimina el contexto local o comunitario, se mantienen o fortalecen las relaciones en las que las personas tenían algo en común además del trabajo o pasatiempos, y en las que todos se sienten cómodos con la tecnología digital.

Muchos querían compartir su estrés pandémico con aquellos con quienes se sentían más cercanos; viejos amigos de las ciudades de origen y amigos locales muy cercanos.

“Dado que la mayor parte de la interacción social se ha producido en línea, socializar con personas que viven localmente ha resultado tan fácil como socializar con personas que viven en el otro lado del mundo. Esto significaba que las personas han podido socializar y volver a conectarse con personas con las que eran más cercanas, independientemente de su ubicación”, dice.

Dos amigas conversando por videollamada.

Getty Images
Mucha gente ha retomado viejas amistades.

La sociedad contemporánea a menudo se define por el movimiento de personas fuera de su lugar de origen, agrega Patulny.

“Estás más cerca de las personas que viven en el otro lado del planeta, porque son con las que creciste. No estás necesariamente cerca de aquellos con quienes compartes un vecindario. El covid-19 realmente está mostrando esto”, dice

Conversaciones cotidianas

Sin embargo, también extrañamos las interacciones con aquellas personas con las que no tenemos una amistad suficiente como para construir una relación en línea durante la pandemia.

Según Patulny y Bower, muchas personas dijeron que habían perdido estas microinteracciones con las personas de sus comunidades, que son casi imposibles de facilitar a través de la comunicación digital.

“La capacidad de simplemente parar, chismear, reír, bromear y todas las cosas que haces fuera de las reuniones, eso no sucede cuando estás reunido en línea”, dice Patulny. “El contacto periférico adicional se ha perdido, y esa es una pérdida importante”.

Una mujer con mascarilla detrás de una ventana.

Getty Images
Mucha gente ya se sentía sola antes del covid-19.

Existe el riesgo de que los vínculos sociales se deterioren sin estas pequeñas interacciones, dice, ya que ayudan a las personas a conectarse.

En cuanto a si podemos retomar estas amistades después de la pandemia, Bower señala evidencia reciente de Reino Unido que sugiere que las personas que se sentían solas antes probablemente se sentirían un poco más solas después, mientras que otras no experimentaron cambios a largo plazo.

Sin embargo, expresa cierta preocupación por que un período prolongado de soledad para algunas personas pudiera hacer que las interacciones pequeñas se sientan más desafiantes a largo plazo.

“Las personas que experimentan soledad durante períodos prolongados comienzan a experimentar impactos negativos persistentes en la forma en que piensan y actúan en situaciones sociales —son más hipervigilantes en cuanto al rechazo, más ansiosos socialmente— y esto puede dificultar estas interacciones simples y que sea menos probable que salga bien”, dice Bower.

Revertir o cambiar

La investigación de Bower y Patulny seguirá analizando a su grupo de estudio mientras Australia continúa su marcha para salir de las restricciones del covid-19.

Dos mujeres conversando una con la otra, cada una su escritorio.

Getty Images
Mucha gente extraña las pequeñas interacciones que tenía en el día a día con ciertas personas, aunque fueran sus amigas cercanas.

Realizarán una encuesta a la misma muestra cada tres meses para determinar cómo está cambiando su comportamiento y por qué, y enviarán sus resultados a un grupo de expertos que está considerando los impactos de la pandemia en la salud mental.

Es demasiado pronto para cualquier estimación de los cambios sociales a largo plazo, si los hay, pero los investigadores sugieren que podría pasar un poco de tiempo antes de que las interacciones vuelvan a la normalidad.

“Me pregunto si el hecho de que no estés acostumbrado a socializar y que ahora exista un riesgo asociado con socializar, conducirá a impactos a largo plazo en la forma en que nos sentimos y en cómo podemos superar la soledad”, dice Bower.

Patuly dice que no le sorprendería un ligero aumento de la soledad durante algunos años.

Sin embargo, Michelle Lim, la experta en soledad, cree que para la mayoría de las personas, tanto la pérdida de microinteracciones como el estrechamiento de sus redes sociales son temporales, están directamente vinculados a la emergencia de salud pública y es poco probable que duren más que ella.

“Si será significativamente perjudicial para las relaciones dependerá de muchos factores: si el individuo es resistente, si tiene redes sociales sólidas, si se esfuerza por mantener sus amistades a pesar de estas barreras”, dice Lim.

Tampoco está claro, agrega, si los bloqueos más prolongados, ya sea por mandato del gobierno o debido a la necesidad de las personas de protegerse por condiciones de salud preexistentes, conducirán a resultados diferentes o más pronunciados.

Lim dice que es posible que, en el futuro inmediato, las interacciones cara a cara puedan cambiar si seguimos preocupados por la salud pública.

Dos personas con mascarilla guardando la distancia social.

Getty Images
¿Por cuánto tiempo se mantendrán los cambios en las interacciones cara a cara?

Pero también dice que es parte de la naturaleza humana volver a los grupos sociales. La mayoría de las personas que han infringido las normas de encierro lo han hecho para ver a amigos y familiares.

Después de que nos recuperemos del impacto de estos comportamientos alterados, cree que es probable que las cosas vuelvan a la normalidad anterior.

Los principales determinantes de la soledad son bastante estables, agrega.

Es poco probable que aquellos que no estaban solos antes del covid-19 se sientan muy solos a largo plazo una vez que todo haya terminado.

“Creo que durante un corto período de tiempo habrá cambios”, dice. “Pero somos criaturas de hábitos. A menos que estos comportamientos sean a muy, muy largo plazo, creo que volveremos a nuestros grupos sociales”.

* Esta nota es una traducción de un artículo original publicado en inglés en BBC Worklife y que puedes leer aquí.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.