¿Lozoya libre?: condiciones y beneficios que alcanzaría si coopera con FGR
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

¿Lozoya libre?: la ruta, las condiciones y los beneficios que alcanzaría si coopera con FGR

La clave: que aporte datos que funcionen para procesar a otros por delitos más graves como delincuencia organizada. ONG demandan que proceso sea transparente y las audiencias totalmente públicas.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel y Alberto Pradilla
2 de julio, 2020
Comparte

Emilio Lozoya Austin está dispuesto a colaborar. La Fiscalía General de la República (FGR) informó que el exdirector de Pemex aceptó su extradición y quiere aportar información sobre los posibles fraudes en el sexenio pasado. El presidente Andrés Manuel López Obrador lo confirmó. Sus abogados defensores, que estaban dispuestos a pelear, dejaron hace un mes el caso.

Pero ¿qué significa lo anterior? ¿Lozoya puede quedar libre o puede alcanzar una pena reducida? ¿Cuál es el procedimiento, cuáles son los escenarios y que condiciones tiene que cumplir el exfuncionario priísta para ello?

Expertos y autoridades consultados por Animal Político detallaron la ruta y opciones del caso a partir de lo que marcan las leyes. El paso inicial será completar el trámite de extradición en España para luego dar continuidad al proceso ante jueces federales en México.

Lee: Emilio Lozoya acepta su extradición a México para colaborar con las autoridades

Hay un elemento clave en todo el proceso: la información que el exdirector de Pemex pueda aportar, junto con evidencias, para proceder en contra de exfuncionarios de mayor rango por delitos más graves. De ello dependerán los beneficios a los que Lozoya y sus familiares accedan, que podrían llegar incluso a la liberación de este.

Por su parte las organizaciones TOJIL: Estrategia contra la Impunidad y Transparencia Mexicana, que ha dado seguimiento a casos de corrupción de alto impacto como los desvíos con empresas fantasma en el gobierno de Javier Duarte en Veracruz y la Estafa Maestra, consideraron fundamental que el proceso en contra de Lozoya sea transparente y que las audiencias que se lleven a cabo sean públicas.

“Si se concreta un posible acuerdo este debe de ser público y todos tenemos que conocer los alcances. Y no con acuerdos bajo la mesa como pasó con Duarte” dijo la cofundadora de TOJIL, Estefanía Medina.

El contexto: los cargos contra Lozoya

Como Animal Político detalló a fondo en esta nota existen dos órdenes de aprehensión giradas en contra de Lozoya que dieron pie a la solicitud de extradición.

La primera, por el delito de lavado de dinero, está relacionada con la compra irregular de plantas de fertilizantes chatarra que hizo Pemex en su gestión. De acuerdo con la carpeta de investigación el exfuncionario recibió de la empresa Altos Hornos de México sobornos que ascenderían a 3.4 millones de dólares para que se concretara la compra.

Por este caso la FGR también procedió en contra de la hermana del exfuncionario, Susana Lozoya, actualmente prófuga, y de Alonso Ancira, expresidente de Altos Hornos, y quien sigue bajo proceso de extradición en España.

La otra orden está relacionada con los sobornos que Odebrecht pagó en México para la obtención de contratos el sexenio pasado, y que en el caso de Lozoya ascenderían a 9.15 millones de dólares. Los delitos que se imputan en este caso, además de lavado, son cohecho y asociación delictuosa.

Esta orden de arresto también se giró contra la madre de Lozoya, quien actualmente está en prisión domiciliaria, así como contra su hermana, su esposa y una corredora de bienes raíces, todas ellas prófugas.

Primer paso: completar la extradición

Aunque la FGR anunció oficialmente que el exdirector de Pemex aceptará la extradición, aun hay un proceso diplomático-judicial que hay que concluir en España, país en el que fue detenido desde el pasado 12 de febrero.

Fuentes de la Audiencia Nacional de España explicaron que Lozoya presentó el escrito aceptando la extradición ante la Sala de lo Penal del tribunal. Con este documento inicia su proceso de regreso a México. Ahora, el caso está en la sección segunda, que está integrada por los magistrados Fernando Andreu, José Ricardo de Prada y José Antonio Mora. Ellos tendrán que decidir, estudiando el convenio de extradición entre México y España, cómo se lleva a cabo el proceso.

Lee: Emilio Lozoya acepta su extradición a México para colaborar con las autoridades

Hay dos opciones: que la extradición se haga de forma simplificada o por la vía ordinaria. La primera de las opciones haría que Lozoya sea devuelto sin que su caso sea analizado por el Consejo de Ministros. En caso contrario, sería el órgano de gobierno presidido por Pedro Sánchez quien determinaría si procede o no la devolución. 

En realidad, teniendo en cuenta que Lozoya ya ha aceptado ser expulsado a México para colaborar con la justicia, estos deberían ser trámites administrativos sin demasiadas sorpresas y todo el procedimiento no debería concluirse en menos de un mes.

La Audiencia Nacional es un tribunal español que trabaja desde 1977. En su jurisdicción entran casos especiales como terrorismo o redes de narcotráfico, así como las demandas de extradición formuladas por otros países.

A la espera de que las autoridades decidan, Lozoya se encuentra en el Centro Penitenciario Madrid IV, ubicado en Navalcarnero, 32 kilómetros al suroeste de Madrid. La prisión fue construida en 1992 y tiene 750 celdas y otras 113 complementarias. 

Lee: Makech, el misterioso fondo creado por Emilio Lozoya de la mano de exfuncionarios de Pemex

En su interior hay gran rotación de presos ya que se trata de una de las cárceles en las que se internan tanto a presos que están en cumplimiento de pena como a persona en situación de prisión preventiva y que tienen algún juicio pendiente en la Audiencia Nacional o en juzgados de Madrid. 

En México: el arranque del proceso

Una vez que el trámite quede completado un avión oficial mexicano trasladará a Lozoya a México. Apenas descienda de la aeronave, los médicos legislas verificarán su estado de salud y se procederá con su traslado inmediato al Reclusorio Preventivo Norte, donde se encuentran los jueces federales que concedieron las órdenes de captura.

Tras una nueva revisión de salud, está ya bajo vigilancia judicial, Lozoya será presentado en audiencia pública ante un juez de control para que se revise si la detención fue legal y entonces se proceda con la imputación inicial. Dependerá de la FGR decidir si primero se presentan los cargos por el caso Odebrecht o el de Altos Hornos. Con independencia de lo anterior se tendrá que llevar a cabo una audiencia por cada caso.

Una vez formulada la imputación, Lozoya y sus abogados podrán definir si quieren que el juez defina en ese momento si se le vincula o no a proceso, o si en su defecto solicitan un plazo de 72 horas que puede extenderse hasta 144 horas.  Es previsible que, tomando en cuenta la intención de colaboración que existe, el exfuncionario priísta decida no combatir ni retrasar dicha vinculación.

La fase inicial del proceso penal en contra del exdirector de Pemex concluirá cuando el juez vincule a proceso a Lozoya, defina un plazo de investigación complementaria que puede ser hasta de seis meses, y determine la medida cautelar que le será impuesta y que, según los especialistas, tendrá que ser la de prisión preventiva justificada debido a que se dio antes a la fuga.

La cooperación, condiciones y beneficios

De acuerdo con los especialistas, el momento en que Lozoya podrá colaborar a fondo con FGR y buscar los beneficios es en el lapso de la investigación complementaria, previo a que llegue el momento en que los fiscales presenten la acusación formal para ir a un juicio oral.

Uno de los escenarios, el más conveniente para el exdirector de Pemex, es tratar de obtener lo que legalmente se denomina: criterio de oportunidad. Consiste en volverse una especie de “testigo colaborador” de la fiscalía con el objetivo de que el Ministerio Público se desista de proceder penalmente.

Pero para que ello ocurra existe una condición establecida en la fracción V del artículo 256 del Código Nacional de Procedimientos Penales, que consiste en que el imputado (Lozoya) “aporte información esencial y eficaz para la persecución de un delito más grave del que se le imputa, y se comprometa a comparecer en juicio”.

Los abogados consultados detallaron que la “eficacia” de esta información se traduce en que venga acompañada de elementos que permitan al Ministerio Público proceder contra otras personas (idealmente de mayor rango jerárquico que el imputado) y solicitar órdenes de aprehensión en su contra.

¿Qué tipo de pruebas pueden ser las que aporta el exfuncionario? Casi forzosamente su declaración judicial con todas las ampliaciones que sean necesarias en donde implique a otros responsables, además de documentos y todo lo demás que resulte útil en el proceso y que sustenten sus dichos. 

Otro requisito es que en la medida de lo posible se repare el daño, por ejemplo, a través de la devolución de recursos o de propiedades.

Si Lozoya logra adquirir el criterio de oportunidad, la FGR entonces optaría por retirar en una audiencia intermedia la acusación en contra de Lozoya, lo que significaría su libertad.

Si el exdirector de Pemex no cuenta con este tipo de información podría optar por otra ruta de negociación que lo lleve a un “proceso abreviado”. Se trata de un juicio exprés en el que el imputado acepta declararse culpable a cambio de obtener una pena reducida y sin llegar al juicio oral. Este fue el procedimiento con el cual Javier Duarte fue condenado a 9 años de prisión por lavado de dinero.

Dicho procedimiento requiere forzosamente que la FGR de su aprobación y para ello los fiscales deberán valorar si la información que aporte Lozoya pudiera ser útil en una indagatoria posterior, y de esta forma sacrificar una condena que podría ser mucho más alta.

¿Cómo se usaría el testimonio de Lozoya contra otros?

Los expertos consultados detallan que hay dos formas en las cuales Lozoya puede ser usado como testigo en contra de otros procesados por delitos más graves. 

La primera es que antes de que quede en libertad (si es el caso) se pida a un juez una audiencia de “prueba anticipada”. En dicha audiencia Lozoya declararía en calidad de testigo ante el juez. La declaración quedaría videograbada y formalmente judicializada para ser usada posteriormente.

Y la segunda opción es que luego de su liberación, Lozoya sea trasladado a una casa de seguridad con la finalidad de que esté localizable y además protegido de cualquier intento de agresión en su contra, hasta el momento en que sea requerido para testificar en el eventual juicio contra los implicados por delitos más graves.

¿Qué pasa con los familiares?

Los especialistas señalaron que jurídicamente no existe una fórmula a través de la cual los beneficios que Lozoya obtenga por colaborar con las autoridades cancelen las órdenes de aprehensión en contra de su hermana o su esposa, o el proceso ya iniciado contra su madre.

En todo caso, lo procedente es que ellas busquen también una colaboración. Otra posibilidad es que haya una negociación extrajudicial que lleve, por ejemplo, a la cancelación de las órdenes de aprehensión. Pero eso deberá ser justificado y fundamentado ante un juez por parte de los fiscales.

Transparencia en riesgo

Por regla las audiencias en el proceso penal acusatorio, como todas las que tendría que enfrentar Emilio Lozoya, son públicas. Es decir, tienen derecho a presenciarlas no solo las partes involucradas sino las personas que asistan y deseen entrar a las salas de los juzgados.

Sin embargo, debido a la contingencia sanitaria, el Poder Judicial de la Federación ha restringido por tiempo indefinido el acceso al público a las audiencias. Se han habilitado sistemas en línea para la realización de algunas, pero tampoco hay conexión para el público. 

Las organizaciones TOJIL: Estrategia contra la impunidad y Transparencia Mexicana, que han dado seguimiento a los procesos judiciales en casos de corrupción, señalaron ayer en un comunicado conjunto que el caso Odebrecht es un asunto de corrupción de “interés nacional”, por lo que el Poder Judicial está especialmente obligado a garantizar que la publicidad se cumpla.

“La publicidad del caso es fundamental. Se trata de vigilar que se lleve a cabo un adecuado procedimiento y evitar irregularidades como la sucedida en el caso de Duarte: que se hagan arreglos entre la fiscalía y Lozoya que no nos lleven a saber qué ocurrió y donde se pida una sanción que no sea equiparable a lo que se le imputa. Es claro que puede haber corrupción dentro del procedimiento penal” dijo Estefanía Medina en entrevista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cuán factible (y conveniente) puede ser la compra privada de vacunas contra COVID-19?

Varios países han abierto la puerta para el acceso privado a las vacunas. Sin embargo, existen reparos sobre la conveniencia de un modelo de negocio particular a la hora de enfrentar una emergencia de salud pública como la del coronavirus.
Getty Images
10 de mayo, 2021
Comparte
Vacunas con un dólar

Getty Images
Varios países han intentado abrir sus legislaciones para permitir la venta de vacunas de forma privada.

La vacunación contra la covid-19 avanza a contrarreloj en el mundo, a cargo de gobiernos y entidades de salud pública: hasta el momento se han administrado más de 1.150 millones dosis a nivel mundial, según el monitoreo de la Universidad de Oxford.

Mientras países como Israel, Reino Unido y Estados Unidos han logrado ejecutar campañas de vacunación masiva que alcanzan a más de la mitad de su población (incluso con las dos dosis requeridas por la mayoría de las vacunas disponibles), otras naciones se encuentran rezagadas.

En ese escenario, y ante el aumento de contagios, países como Indonesia, India y Pakistán, entre otros, han optado por incorporar a privados a la compra de vacunas, pero controlados desde instancias gubernamentales.

Y en América Latina, impulsados por el desabastecimiento, Brasil, Colombia, Perú y México están abriendo puertas para que empresarios y gobiernos locales puedan adquirir las dosis que se necesitan.

Sin embargo, la opción de la compra privada es aún muy incipiente y genera reparos.

Distintos expertos en salud han expresado inquietudes, no sólo por las cuestiones comerciales asociadas a la compra de vacunas, sino también sobre la conveniencia de un modelo de negocio privado a la hora de enfrentar esta emergencia de salud pública de gran escala.

¿Ayuda o estorbo?

El principal objetivo de las vacunas es “salvar vidas, y ese objetivo es mejor financiado por fondos públicos”, afirma un documento que la OPS compartió con BBC Mundo.

“Los países se han alineado con el marco de valores y objetivos de la Organización Mundial de la Salud y consideran garantizar la vacunación sin ningún costo para la población“, señala.

El objetivo de la vacuna actualmente es su utilización como medida de salud pública. El primer objetivo es proteger a las personas que tienen un riesgo mayor de enfermarse gravemente de covid-19 o de morir por la enfermedad”, le dice a BBC Mundo Ana Elena Chévez, asesora regional en inmunizaciones del organismo.

vacunas rodeadas de Euros

Getty Images
“Los planes de cada país contemplan brindar la vacunación sin ningún costo para las personas, y no solamente para los que puedan pagar”, señala la OPS.

“Por eso el uso de las vacunas por ‘pago de bolsillo’ puede ampliar las inequidades que desafortunadamente la pandemia ha subrayado tanto en la región”, agrega la asesora, en su análisis de América Latina.

Ante la escasez de vacunas, resulta problemático “pensar que un adulto mayor por no tener acceso a la vacuna no se pueda vacunar, y una persona joven y saludable que pague por ella pueda tener acceso”, compara Chévez.

Quienes rechazan la idea de “privatizar” la compra de vacunas señalan que la apertura de un mercado privado, en vez de ayudar a alcanzar las metas de vacunación completa en los países, generaría un efecto contrario: los particulares entrarían a competir con el Estado como proveedor, lo que podría incluso entorpecer la campaña de inmunización.

Los países de América Latina no tienen recursos ilimitados para, además de atender una emergencia de salud pública como lo es la pandemia en todos sus niveles, prestar recursos a los privados para que ellos puedan aplicar las vacunas que adquirieron”, le dijo a BBC Mundo Ángela Uyén, investigadora especialista en enfermedades infecciosas y asesora de Médicos Sin Fronteras.

“Los privados necesitan enfermeras para aplicar las vacunas, lugares para almacenarlas, centros de vacunación… y eso no va a venir de otro lugar que no sea el Estado, o en competencia con él”.

El médico cirujano mexicano Xavier Tello, añade un elemento técnico.

“Muchas de esas vacunas están aún en fase III de ensayos clínicos. Por esa razón técnica, sin hablar de la conveniencia de que exista o no, es que no hay todavía un mercado establecido como sí sucede con otros medicamentos aprobados para su venta al público”, añade Tello en diálogo con BBC Mundo.

Logística

Uyén señala que, en los países donde se han adelantado propuestas para la implementación de un mercado privado de vacunas, las empresas y los particulares ya tienen una alta participación en la prestación de los servicios regulares de salud.

Ella y otros especialistas coinciden en que tal vez la mejor manera en que los privados pueden ayudar a los procesos de inmunización es haciendo parte de la cadena logística.

Vacunas con signo de Copyright

Getty Images
Varios expertos han señalado que la liberación de las patentes ayudaría aumentar la producción de vacunas alrededor del mundo.

“El mejor ejemplo de eso es Estados Unidos, donde todas las vacunas han sido provistas por el gobierno pero se ha contado con el apoyo de clínicas, farmacias y entidades particulares que han sido parte de la masiva campaña que han tenido”, señala Uyén.

Sin embargo, su intervención no debe cambiar el modelo ni las prioridades actuales, indican los especialistas.

“Los planes de cada país contemplan brindar la vacunación sin ningún costo para las personas, nunca debe ser solamente para los que puedan pagar”, dice Chévez.

Los ministerios de salud cuentan con el personal, la logística y la cadena de frío necesaria para implementar la vacunación universal. El sector privado podría contribuir de forma solidaria”, añade la representante de la OPS.

Demora en el programa Covax

El problema al que se enfrenta la mayor parte de países es el desabastecimiento global de dosis de vacunas contra el covid-19.

En América Latina son varios los gobiernos que han anunciado retrasos en los planes oficiales por falta de dosis, entre ellos, Colombia, Argentina, Perú y Ecuador, donde los suministros han alcanzado apenas para vacunar a entre 3% y 14% de sus poblaciones con al menos una dosis.

A lo que se suma la demora en las entregas por parte del programa Covax, que pretendía, mediante un plan solidario, garantizar el acceso a las vacunas de forma equitativa a todos los países, especialmente los de menores ingresos.

En América Latina, muchos gobiernos habían elaborado sus planes de vacunación contando con esas dosis.

Creo que el problema ha sido la adquisición desmesurada de algunos países, que ha impactado en algo tan importante como el plan Covax”, señala Ayén.

Vacunas en un podio.

Getty Images
Hasta ahora los principales laboratorios que producen la vacuna se han negado a negociar con particulares.

Hasta el momento, Covax ha entregado cerca de 40 millones de dosis en 102 países. Y su objetivo es llegar a 2.000 millones de dosis a finales de este año.

“Que Covax no esté funcionando como se pensó que iba a funcionar no puede dar cabida a la entrada de un mercado privado”, anota la analista.

Iniciativas en la región

Con un cuadro crítico por los casos de covid-19 en Colombia -cerca de 17.000 nuevos contagios y 400 muertos diarios-, el gobierno del presidente Iván Duque decidió abrir a privados la adquisición de las vacunas el pasado 21 de abril.

Los anuncios ocurrieron antes de las masivas protestas que han sacudido al país en los últimos días y que han dejado al menos 19 personas muertas.

“Solo se podrán adquirir vacunas que tengan la autorización por parte del Invima (Instituto de Vigilancia de Medicamentos del país) para uso de emergencia”, aseguró el mandatario.

Aunque el decreto permite la importación de las vacunas, no permite su venta.

“Solo podrán ser adquiridas (por privados) para su aplicación gratuita a grupos poblacionales previamente definidos y aprobados por el Ministerio de Salud”, señala el decreto.

De acuerdo con el gobierno colombiano, la idea es permitir que las empresas puedan facilitar la vacunación de sus empleados de una forma más directa.

Actualmente en Colombia se están aplicando las vacunas Pfizer, AstraZeneca, Janssen, Moderna y Sinovac.

Ya se conoció públicamente que las farmacéuticas Pfizer y Sinovac han rechazado hacer negocios con privados allí, mientras que no han trascendido detalles de negociaciones con los otros tres laboratorios.

Covax

Getty Images
Lo cierto es que el programa Covax no ha cumplido con todos los objetivos que se había propuesto para la entrega de dosis.

Las trabas que se ven en Colombia ya se han registrado antes en otros países: aunque la normativa permita la importación de vacunas, los privados no consiguen alcanzar acuerdos con las farmacéuticas.

A principio de año, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, autorizó a un conglomerado de clínicas privadas llamado ACBVAC a buscar de forma particular vacunas para luchar contra el incesante aumento de casos en el gigante sudamericano.

Sin embargo, las farmacéuticas productoras de vacunas insistieron en que solo negociaban con gobiernos.

“Creo que en el futuro va a existir un mercado privado, sin duda, pero ahora no están dadas las condiciones para que algo así ocurra”, señala Tello.

Al caso de Brasil y Colombia se suma Perú, que esta semana aprobó una legislación que habilita la adquisición de vacunas por parte de privados y gobiernos regionales.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador también se mostró abierto a la posibilidad, aunque no existe al momento una decisión oficial en este sentido, y lo mismo ocurre en otros países como Ecuador y Argentina (donde se planteó la posibilidad en el Congreso).

Vacunas

Getty Images
Analistas señalan que los gobiernos son los encargados de garantizar el éxito de los planes masivos de vacunación.

“Si hay empresas que quieran comprar la vacuna en el extranjero, nosotros no tenemos ningún impedimento para que se venda la vacuna”, apuntó López Obrador y dejó abierto el juego para que el cuestionado mercado privado sea una realidad en su país.

Los analistas no descartan que en el futuro, una vez las vacunas hayan terminado la fase III de investigación y la situación de la pandemia haya mejorado ostensiblemente, que pueda existir una venta a particulares de la vacuna de covid-19.

Pero ahora, están de acuerdo, la prioridad debe ser la salud pública.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OPBtbIkRIUc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.