Profeco pide ir a la oficina a funcionarios vulnerables al COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“Necesito que estés aquí”: Mandos de Profeco piden ir a la oficina a funcionarios vulnerables a COVID

Empleados de Profeco que viven con comorbilidades temen por su salud ya que las medidas de higiene aplicadas dentro de la institución son laxas.
24 de julio, 2020
Comparte

Dalia es una servidora pública que padece de una enfermedad crónica que pone en riesgo su vida frente al COVID-19. Aunque lo hizo del conocimiento de su superior en la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), un jefe de unidad, no le permitieron continuar trabajando desde casa y le pidieron, a ella y al resto de sus compañeros, retomar el trabajo presencial en las oficinas centrales de la institución desde la semana pasada.

Esta trabajadora, que ha pedido que no se especifique su enfermedad, señala que la institución federal encargada de prevenir y sancionar abusos hacia los consumidores no ha seguido recomendaciones de la autoridad sanitaria para salvaguardar la vida de los funcionarios que viven con comorbilidades, como fomentar el teletrabajo o implementar horarios escalonados en oficinas para evitar aglomeraciones.

Lee: Cancillería vigilará vía WhatsApp la ubicación de funcionarios que trabajen en casa

“Yo tengo una enfermedad y estuve en casa laborando, haciendo home office, y desde la semana pasada nos hicieron regresar. Hay muchos que tienen asma, problemas cardiacos, diabetes, que no han dejado de laborar, los siguen teniendo en oficina; no hay horarios escalonados, todos estamos cumpliendo con horarios completos, muchos entran a las 9 de la mañana y se van a las 8 o 9 de la noche”, explica Dalia, cuyo nombre ha sido cambiado para proteger su identidad.

Animal Político tuvo conocimiento de al menos otros 10 empleados de la institución en la misma situación que Dalia, sin embargo, éstos no quisieron hablar por temor a represalias.

En un momento de la epidemia en que los casos de COVID-19 continúan al alza, y más cuando en la Profeco ya ha habido contagios confirmados entre el personal e incluso fallecimientos, Dalia, quien es madre de familia y tiene una plaza de confianza, ya ha solicitado a su jefe permiso para ausentarse del trabajo presencial, pero no se le ha autorizado.

“Yo ya lo pedí, ellos saben que yo estaba dando resultados desde casa sin ningún problema, pero me dijo (el mando): ‘yo necesito que estés aquí’, a pesar de mi condición”, explica. “La excusa que ellos dan es que somos una dependencia que da servicio al público, pero nosotros no somos verificadores (de precios), somos trabajadores administrativos”.

Entérate: Han muerto 55 trabajadores de la CFE por coronavirus

El área de comunicación social de la Profeco indicó a Animal Político que se tiene registro de 31 servidores públicos contagiados y de un fallecimiento por COVID entre el personal de la Ciudad de México.

Agregó que la institución ha identificado alguna comorbilidad entre 240 funcionarios de la capital y en 491 a nivel nacional. La vocería aseguró que ninguno de esos empleados acude a trabajar de manera presencial, y que, en caso contrario, los funcionarios deberían notificarlo a la Dirección de Recursos Humanos para que se les otorgue el permiso de ausentarse.

“No tenemos conocimiento de personal de confianza o sindicalizado de condición vulnerable que esté acudiendo a trabajar a la oficina. No hay ninguna persona que haya notificado una situación así o a Recursos Humanos o al sindicato. En el supuesto de que alguna persona estuviera en esa situación, debe reportarlo ante la Dirección General de Recursos Humanos para que esto se corrija y se le otorgue esa facilidad de no acudir a oficina”, indicó la Profeco en un posicionamiento enviado a este medio.

Sin embargo, Dalia explica que, en la práctica, ese permiso debe tramitarse con su jefe de unidad antes que con el área de Recursos Humanos, y es allí donde, acusa, ha encontrado las trabas.

“Recursos Humanos dejó abierta la posibilidad a cada coordinación administrativa de decidir qué personal debe presentarse. Al iniciar la pandemia nos informaron que cada área iba a decidir lo que pasaba con su personal”, explica la funcionaria.

Por si fuera poco, además del riesgo que implica tomar trayectos todos los días en transporte público, Dalia señala que las medidas de higiene aplicadas dentro de la institución son laxas.

Detalla que, si bien se toma la temperatura a los funcionarios en el acceso y se les proporciona alcohol en gel, además de que se suspendió el servicio de comedor, en las áreas de trabajo no se instalaron barreras físicas ni se espaciaron los asientos, como ha recomendado la autoridad sanitaria en sus lineamientos para el retorno seguro al trabajo.

“En diferentes pisos ya hubo contagios, y de hecho ya hubo un fallecimiento del que nos hemos enterado. Se contagiaron en las guardias, porque no se cerró la institución. Y aun así no hay protecciones, no hay plásticos, los escritorios siguen igual; se sigue laborando en las mismas áreas donde se venía trabajando hasta antes de la pandemia. Y eso de rotar horarios o reducir jornadas no lo han hecho”, describe.

Incluso, señala, no se supervisa que los mandos usen de manera permanente cubrebocas. El descuido llegó al extremo de que recientemente hubo una junta en la que participó una persona que luego dio positivo a COVID, pero no se tomó la medida preventiva de enviar a cuarentena al resto del personal que participó en la reunión.

“En el área donde yo estoy hay un caso confirmado, pero no sabemos cuántos más puede haber, porque hubo una reunión hace dos semanas y la persona infectada estuvo ahí. A ella la mandaron a su casa; los demás que estuvieron en la reunión, todos, están trabajando normal, no mandaron a aislamiento a nadie como para prevenir que hubiera más contagios. Incluso, a mí ya me tocó estar en una reunión en la que los jefes no usan el cubrebocas”, advierte Dalia.

Pese a todas las irregularidades observadas en cuanto al manejo de la epidemia por parte de la Profeco, indica Dalia, los servidores públicos temen hacer las denuncias internamente por temor a ser sancionados y hasta perder su empleo.

“Todos tenemos miedo por algún tipo de represalia, por eso nadie se atreve a alzar la voz. Tenemos miedo a enfermarnos, pero ahorita, por cómo está la situación económica, tenemos más miedo de perder nuestro trabajo, y por lo mismo tenemos que estar yendo a la oficina”, explica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
RIVM

Qué son los colgantes 'anti-5G' y qué peligros implican para la salud

Las teorías conspirativas sobre el 5G han impulsado un mercado de accesorios "anti-5G" que afirman protegernos de las radiaciones y que, sin embargo, pueden ser dañinos para la salud.
RIVM
20 de diciembre, 2021
Comparte

Pese a que no existe evidencia científica que diga que la tecnología 5G es nociva para la salud, en internet se venden productos que ofrencen “protección” frente a ella. Paradójicamente estos productos son los “radioactivos” y pueden poner en riesgo la salud de quienes los usan.

Es la conclusión de la Autoridad de Seguridad Nuclear y Protección Radiológica de Países Bajos (ANVS), que acaba de emitir una advertencia sobre una decena productos que “contienen sustancias radiactivasy que emiten continuamente radiación ionizante“.

Desde colgantes hasta antifaces para dormir, amuletos y brazaletes, algunas joyas y accesorios “antirradiación” y “anti-5G” que se venden en internet pueden perjudicar la salud si su uso es prolongado, dicen los científicos.

“La radiación ionizante puede dañar los tejidos y el ADN. La cantidad de radiación medida en los productos examinados es baja. Sin embargo, en el caso de uso prolongado y continuo, puede exceder el límite legal de exposición de la piel a la radiación”.

Estas pulseras y amuletos suelen ir pegados a la piel y están diseñados para usarse de manera continua, por eso las autoridades neerlandesas han prohibido su venta.

El organismo aconseja “dejar de usar estos productos, almacenarlos en un lugar seguro y esperar instrucciones para su devolución”, pues los artículos radiactivos no deben desecharse junto a la basura doméstica.

“También instamos a que informen a su pareja, hijos y otros miembros de su familia para asegurarse de que nadie los usa”, se lee en el comunicado emitido por la autoridad.

Productos “radioactivos”

Entre los productos identificados como “radioactivos” por el organismo neerlandés hay un colgante Energy Armor, una pulsera para niños de Magnetix Wellness, un colgante “cuántico” y hasta siete artículos más que aparentemente protegen contra las radiaciones, aunque estarían causando el efecto contrario.

brazalete "anti-5G"
RIVM

Expertos de Países Bajos dicen que esta pulsera para niños es radiactiva.

“A los vendedores en Países Bajos conocidos por la ANVS se les ha dicho que la venta (de estos productos) está prohibida, que debe frenarse de inmediato y que deben informar a sus clientes”, se lee en el comunicado.

La agencia neerlandesa no tiene autoridad para prohibir su venta a proveedores extranjeros, pero se comprometió a informar a las autoridades de los países correspondientes.

Esta no es la primera vez que se pone sobre aviso sobre este tipo de productos.

Las teorías conspirativas han impulsado un mercado de dispositivos “anti-5G”que se extiende por todo el mundo.

En mayo de 2020, los Trading Standards de Reino Unido -estándares comerciales para hacer cumplir la legislación de protección del consumidor en el país- trataron de frenar las ventas de una memoria USB que costaba unos US$450 y decía ofrecer “protección” contra el 5G.

También hay pegatinas y escudosantirradiación”de venta en Amazon, Facebook y otras plataformas.

Sin embargo, la legislación sobre estos productos todavía es muy limitada.

Iones negativos

La mayoría de esos productos suelen promocionarse engañosamente como artículos con “iones negativos” por sus supuestos beneficios para la salud.

En cambio, estos artículos a menudo contienen ceniza volcánica, titanio, turmalina, zeolita, germanio y arena monacita, y elementos radiactivos naturales, como uranio y torio, dicen los científicos.

Energy Armor

RIVM
Este artículo “antirradiación” fue proibido en Países Bajos.

Por otra parte, los purificadores de aire iónicos no contienen materiales radiactivos y están exentos de la prohibición, según la agencia de Países Bajos.

A los “iones negativos” se les atribuye la capacidad de emitir partículas con cargas negativas hacia el exterior para mejorar la función inmunológica, aumentar la energía y reducir la contaminación del aire aparentemente causada por las redes 5G, entre otros aparentes beneficios.

Sin embargo, hasta el momento no hay ninguna evidencia científica que diga que las señales del 5G son nocivas para la salud.

De hecho, su radiación se sitúa en el espectro de “no ionizante”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que asegura que son redes seguras y que su nivel de radiación no es fundamentalmente distinto al de las 3G y 4G existentes.

Las ondas no ionizantes de las redes 5G no dañan el ADN, dice la OMS. Tampoco son transmisoras de covid, como afirman algunas teorías conspirativas.

La tecnología inalámbrica provoca desde hace tiempo temores basados en vagas acusaciones de que causa problemas de salud y hay personas “electrosensibles” a ella.

Las personas que se dicen electrosensibles —en su mayoría autodiagnosticadas— afirman que los campos magnéticos generados por los teléfonos móviles, el wifi y otras tecnologías inalámbricas las enferman gravemente.

La OMS dice que la electrosensibilidad, también conocida como electrohipersensibilidad (HSE), no tiene un diagnóstico médico.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.