109 menores han muerto por COVID-19 en México desde el inicio de la pandemia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

109 menores han muerto por COVID-19 desde el inicio de la pandemia y se registran 6 mil 212 contagios

El mayor porcentaje de cotnagios por coronavirus se observa en la franja de edad entre los 12 y los 17 años, con 2 mil 912 casos.
Cuartoscuro
6 de julio, 2020
Comparte

El Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) registró la muerte de 109 menores de edad a causa de la COVID-19 desde el inicio de la pandemia en México.

Los datos fueron ofrecidos por el doctor Emanuel Sarmiento Hernández, especialista en Psiquiatría Infantil y director general del Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro durante la conferencia vespertina presidida por el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Según estas cifras, fueron confirmados 6 mil 212 casos en niños, niñas y adolescentes a fecha de 5 de julio.

El mayor porcentaje de contagios por coronavirus se observa en la franja de edad entre los 12 y los 17 años, con 2 mil 912 casos. Después está el grupo de edad de entre 0 y 5 años con mil 741 casos y, por último, los situados entre los 6 y los 11 años, con mil 559 contagios. 

De estos, 109 perdieron la vida. Eran 57 niños y 52 niñas. En su mayoría tenían algún padecimiento previo, según el doctor Sarmiento Hernández. 

“A quien le va mal, hay una lista de factores de riesgo que no difiere de los adultos. Obesidad, niños inmunodeprimidos, cáncer, enfermedades cardíacas, etcétera. Los factores de riesgo no difieren de los adultos”, explicó. 

Lee: México rebasa las 31 mil muertes por COVID y se suman al registro 4 mil 900 casos

Los estudios internacionales señalan que los menores de edad son el 2% del total de contagios. De ellos, un 5´9% podría necesitar atención hospitalaria. Sarmiento Hernández se apoyó en una investigación realizada en China que detectó que el 2´5% de los contagios fue en menores. “A la gran mayoría le fue bien o no le fue mal”, explicó.

A pesar de ello, existe un pequeño índice de letalidad. En China fue el 0´2% mientras que en México se han registrado 109 fallecimientos de un total de 30 mil 539 a 5 de julio. Por desgracia, reconoció Sarmiento Hernández, las enfermedades previas son un condicionante, pero resulta imposible saber a quién va a atacar el virus con mayor virulencia. 

El doctor puso énfasis en los problemas psicológicos que padecen los niños, niñas y adolescentes cuando tienen que enfrentar el confinamiento, más aún si se contagia y tiene que ser hospitalizado. “Cualquier motivo de internamiento genera estrés”, explicó. Por eso, consideró necesario atender la repercusión psicológica en los menores, en las familias y en el personal de salud. 

“Es muy difícil, cualquier muerte es terrible, pero cuando hablamos de una población que no esperamos que se muera… el ser humano no está acostumbrado a que un niño o adolescente se muera”, explicó. Puso como ejemplo el golpe que supone para enfermeras o doctores no poder permitir que los familiares lleguen a ver al niño.

Sin embargo, señaló que, en el caso de que un niño, niña o adolescente sea ingresado por COVID-19, se recomienda poder incluir a los padres dentro del proceso, siempre dentro de la medida de posibilidades del hospital. 

Como ejemplo, en la conferencia se conectó con Tlaxcala para que una familia que relató su experiencia. Los padres de Santiago, un niño con Síndrome Mielodisplásico, una enfermedad que ataca el sistema inmune, explicaron el apoyo recibido por Trabajo Social, con tres llamadas al día y la posibilidad de seguir la evolución de su hijo a través de un dispositivo electrónico, una “ventana” pero mediante la computadora. El niño tuvo que ser intubado pero logró recuperarse.

Sarmiento Hernández recordó que el 21 de mayo fueron presentados los lineamientos para la atención, prevención y detección de la COVID-19 en niños, niñas y adolescentes. Pueden consultarse en esta página, donde se encuentran diversos recursos como cuentos y videos para explicar la enfermedad o las medidas de prevención. 

Una de las principales recomendaciones es la integración de los padres y las madres en el proceso ya que puede ayudar al manejo del estrés emocional que sufren tanto los menores como sus familiares. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La gripe olvidada que mató a más de 1 millón de personas hace medio siglo

Durante el siglo XX la humanidad sufrió 3 graves pandemias. La de la gripe española es la más reconocible por el número de fallecidos, pero hubo otras dos muy letales también.
17 de mayo, 2020
Comparte
Panel

Getty Images
Se llamó gripe de Hong Kong pero los virólogos creen que la proximidad a la provincia china de Cantón fue lo que llevó el virus.

La humanidad se ha enfrentado a plagas y pandemias de enfermedades desde hace millones de años.

La peste negra, la llamada gripe española o la viruela dejaron a su paso millones de muertos en el mundo en distintas épocas de la historia.

Se recuerda con horror las secuelas de la epidemia de poliomielitis, que se ensañó especialmente con los niños hasta que se encontró una vacuna.

Todas causaron estragos en la población y acabaron impulsando avances médicos y mejoras en los sistemas de salud pública.

Todas causaron también enormes desafíos sociales y económicos en su tiempo.

Sucedió entonces y volverá a suceder ahora con el nuevo coronavirus, que según las cifras oficiales, ya ha matado a más personas en el continente americano que en Europa o en China, donde se originó el brote.

Pero mientras los libros recuerdan algunas de esta epidemias, otras cayeron en el olvido.

Es lo que sucedió con una gripe catastrófica en 1968.

Hong Kong

Getty Images
La gripe H3N2 se originó en Hong Kong en julio de 1968 y apareció en Estados Unidos en septiembre.

En septiembre de ese año se extendió por Estados Unidos un agresivo patógeno que acabaría por pasar a la historia como la pandemia de gripe de Hong Kong, por el sitio en el que se localizó el primer caso.

De hecho, el de Hong Kong es uno de los 3 brotes mundiales pandémicos de influenza de la gripe que ocurrieron el siglo pasado: la “española” en 1918, la conocida como gripe asiática de 1957 y ésta que comenzó en 1968.

La gripe española (1918-1920), la más agresiva y grave de todas, producida por el H1N1, provocó el fallecimiento de entre 40 y 50 millones de personas.

La gripe asiática de 1957-1958, producida por el H2N2, mató 2 millones de habitantes.

La gripe de Hong Kong de 1968-1970, producida por el H3N2, mató a alrededor de 1 millón de personas.

“Tanto la gripe asiática, como con la gripe de Hong Kong se olvidaron enseguida“, le cuenta a BBC Mundo Anton Erkoreka, director del Museo Vasco de Historia de la Medicina y especialista en historia de las enfermedades.

Mujeres estornudando

Getty Images
El virus de la gripe de Hong Kong, como el nuevo coronavirus, era muy contagioso.

“Las medidas preventivas que se tomaron no fueron excepcionales ya que se consideró como una gripe más”, añade.

De ahí que lo sucedido y las enseñanzas de anteriores pandemias parezcan haber caído en el olvido, cree.

“Las gripes siempre han tenido una connotación de benignidad de que sólo provocan mortalidad en ancianos con patologías añadidas por lo que, socialmente, se han banalizado“, dice.

La gripe de Hong Kong llegó además a Occidente en un momento en el que el aterrizaje en la luna, la guerra de Vietnam o las protestas en defensa de los derechos civiles acaparaban la atención.

Llegada a la luna

Getty Images
A finales de los 60 y principio de los 70 la atención internacional estaba centrada en eventos como la llegada a la luna o la guerra de Viernam.

En 1968, la hija pequeña de Phillip D. Snashall, profesor emérito de Medicina de la Universidad de Newcastle, contrajo la gripe de Hong Kong. Y nadie supo nunca cómo.

Pero su padre contó al British Medical Journal que solo se enteraron de ello unos pocos médicos y alguna publicación especializada.

“El mercado de valores no se desplomó, la prensa no nos asedió y ningún hombre con aparatos de respiración interrumpió los juegos de mi hija”, declaró.

Sin embargo, para la Navidad del 68, los hospitales de los 50 estados de EE.UU. empezaron a recibir una oleada de pacientes, tal y como sucede ahora con el covid-19.

Una extensa catástrofe

Sin ir más lejos, Nueva York decretó el estado de emergencia.

Alrededor del mundo, Berlín se vio obligada a almacenar los cadáveres en túneles del metro.

Los enfermos desbordaron los hospitales de Londres, donde al menos el 20% de sus enfermeras se contagiaron, cuenta el diario The Telegraph.

Secretarias en sus puestos de trabajo con mascarillas

Getty Images
La epidemia de gripe de Hong Kong golpeó Europa con fuerza, pero la gente sana no dejó de ir a trabajar.

En algunas áreas de Francia, el virus dejó a la mitad de la fuerza laboral postrada en cama, y en menos de dos años registró 30,000 muertos por el H3N2.

Los mismos que el Reino Unido, mientras que los dos estados que entonces formaban Alemania sumaron 60,000 bajas.

En total, entre 1968 y 1969, fallecieron por causas relacionadas con la gripe de Hong Kong un millón de personas a nivel global.

Solo en Estados Unidos, la cifra superó las 100,000 personas, una proporción tres o cuatro veces el promedio anual de muertes por gripe desde 2010, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

Los fallecidos por covid-19 aún no son tantos como entonces.

Pero ambas pandemias tienen también en común que muchas muertes se dan en la población mayor de 65 años con especial incidencia entre quienes padecían enfermedades previas a contraer la enfermedad.

Según la Universidad Johns Hopkins, el nuevo coronavirus ha matado casi 300,000 personas y se han contagiado 4.5 millones en todo el mundo.

Un hombre con gripe y cara de enfermo

Getty Images
La población mayor de 65 años era la más vulnerable, tal y como sucede con el nuevo coronavirus

Pero, ¿por qué la gripe de Hong Kong fue tan agresiva?

Porque el virus causante (el H3N2, que sigue circulando a nivel mundial, algo que, se teme, puede ocurrir con el actual SARS-CoV-2) se considera una de las cepas de gripe más problemáticas.

Esto es así porque, al igual que COVID-19, es especialmente contagioso y tiene una alta capacidad para matar.

Un virus que muta

“Treinta y siete años después, el subtipo H3N2 sigue reinando como el virus de la influenza A más importante y más problemático en humanos“, dijo el investigador Edwin D. Kilbourne en su trabajo “Influenza Pandemics of the 20th Century” publicado en 2006.

La evidencia sugiere que las verdaderas pandemias surgen del reordenamiento genético con los virus de la influenza A animal.

Y es precisamente por eso, su capacidad de mutar, lo que hizo que el H3N2 sea inmune a las vacunas existentes en ese momento.

La clave de su agresividad reside en ese cambio de patrón.

Una imagen microscópica del coronavirus

Getty Images
El virus del covid-19 ha sido catalogado como un virus con potencial endémico por la OMS.

“Los virus de influenza cambian constantemente“, explica el Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias (NCIRD) de Estados Unidos.

“Son pequeñas mutaciones que pueden dar lugar a cambios en las proteínas de superficie del virus” y hacer que el sistema inmunitario no los reconozca.

¿Qué podemos aprender?

La respuesta a la gripe de Hong Kong y la del nuevo coronavirus ha sido similar en muchos aspectos.

Pero aunque en 1968 también se impuso la distancia social, el lavado de manos y se evitó el transporte público, las ciudades no se pusieron en cuarentena y la gente fue a trabajar.

Los colegios permanecieron abiertos, las competiciones deportivas siguieron su curso y la economía continuó creciendo aunque a un ritmo más lento.

Cola en Hong Kong

Getty Images
Como en muchas partes del mundo, los habitantes de Hong Kong hace cola para comprar mascarillas y gel desinfectante.

Segunda oleada

Pero la inmunidad de grupo no llegó y la segunda oleada fue más fuerte.

“La gripe de Hong Kong tuvo una primera onda muy suave en el invierno de 1968-1969, pero posiblemente mutó y produjo una segunda onda que, en Europa, ocurrió en diciembre de 1969″, dice Erkoreka.

Esta fue muy agresiva y tuvo un amplio reflejo en los medios de comunicación de la época, aunque se olvidó muy pronto.

El historiador cree que, al igual que entonces, el menosprecio de los gobiernos a la nueva pandemia de coronavirus es lo que ha provocado su expansión.

“Las autoridades y muchos epidemiólogos han fallado en España y en Europa porque no han aprendido de las grandes epidemias del pasado”, dice.

“Deberían de tener claro, que cuanto antes se aborden y se tomen medidas, menor es el daño que producen”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/OZghZxbbTdw

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.