NL y Jalisco tienen el doble de casos de COVID que los registrados por Salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Por qué NL y Jalisco tienen el doble de casos de COVID-19 que los registrados por la Federación?

Desde mayo pasado, la Secretaría de Salud federal no incluye en el conteo nacional los casi 35 mil casos positivos que provienen de laboratorios y hospitales privados de esas entidades.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán y Proyecto Li
22 de julio, 2020
Comparte

Aunque en estados como Nuevo León, Jalisco y Sonora se realizan más pruebas para detectar coronavirus, la Secretaría de Salud ha decidido no incluir en el conteo nacional los casos positivos que provienen de laboratorios y hospitales privados de esas entidades al menos desde mayo pasado.

Es por ello que hasta este 21 de julio hay un acumulado de 32 mil 198 casos positivos confirmados en estas entidades y en otras 12 que la Federación no ha incluido en la estadística nacional. Esto representa 9.8% de los 356 mil casos acumulados en el país y que de incluirlo, haría más alta la curva epidemiológica del país, aseguran autoridades de Nuevo León, Jalisco y Sonora entrevistadas por Animal Político. 

La mayor diferencia entre lo que reporta la Federación y un estado es Nuevo León, con la mitad de casos totales sin contabilizar a nivel nacional. Mientras la entidad tiene 25 mil 478 casos confirmados, la Federación sólo incluye a su reporte nacional 13 mil 144 casos de la entidad. Es decir, existe una diferencia de 12 mil 334 casos.  

Esto se explica porque la Secretaría de Salud Federal no suma los resultados de las pruebas que aplican laboratorios y hospitales privados en la entidad, dice el secretario de Salud de Nuevo León, Manuel de la O Cavazos. Mientras que en el estado decidieron que informarían a la población “con transparencia y veracidad todos los casos que tuviéramos”.

Los laboratorios privados han servido para sumar 107 mil pruebas en la entidad, aunque esto signifique que en la comparación en el número de confirmados en el país estén sólo por detrás de la Ciudad de México y el Estado de México, y aunque tengan una población menor.

Lee: Da Salud la lista de los 10 municipios con mayor incidencia de COVID

“El que busca encuentra: realizamos más pruebas, tenemos más contagios. Sería fácil que no hubiéramos hecho pruebas, tendríamos pocos casos y estaríamos en los últimos lugares, como algunas entidades federativas, ‘no diagnosticas, no reportas’. Esa es la diferencia”, dice De la O.

Aunque los laboratorios y hospitales privados en la entidad no tienen el aval del Instituto Nacional de Referencia Epidemiológica (InDRE), como se estableció al principio de la pandemia, sí tienen certificaciones ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), del Consejo Nacional de Salubridad, y certificaciones nacionales y extranjeras. Además, sus casos confirmados cumplen con el cuadro de síntomas de la covid, explica el secretario De la O.

“Tomamos la decisión de irnos por las acciones concretas. Actuar con velocidad, independientemente que los laboratorios estén reconocidos o no por el InDRE. Algunas veces el gobierno es bloqueador no facilitador, y lo que queremos es facilitar las cosas y reportar todos los diagnósticos que tengamos en el estado”, agrega.

Sin embargo, según el gobierno Federal, ya no es necesario el reconocimiento del InDRE. Si bien al inicio de la pandemia la Secretaría de Salud dijo que sólo los laboratorios privados que confirmaran la “evaluación comparativa” ante el InDRE es decir, que aplicaban una metodología y utilizaban insumos fiables, podrían realizar pruebas y sus resultados serían reconocidos, conforme avanzó la evaluación y certificación de pruebas en el mercado, el criterio cambió.

De acuerdo con el director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud Federal, José Luis Alomía, “cuando prácticamente todas las pruebas están evaluadas con registro de la Cofepris, basta con que un laboratorio esté certificado, que tenga un registro sanitario para operar y si está utilizando los kits que ya tienen un proceso de evaluación comparativa, entonces pueden realizar las pruebas y sus resultados pueden en su momento ser reconocidas”, dijo en la conferencia de prensa vespertina de este lunes.

Por eso es que la decisión de no integrar más de 12 mil casos en Nuevo León cobra más relevancia, pues de acuerdo con los datos abiertos de la Secretaría de Salud, la Federación solo ha registrado 727 casos positivos de laboratorios privados y universitarios, es decir, 6% de los reconocidos por la entidad.

Animal Político solicitó desde el 15 de julio una entrevista con el director Alomía a través del área de prensa de la Secretaría de Salud y de mensajes a su correo electrónico para saber bajo qué criterio deciden omitir esos resultados en la curva nacional, pero no hubo respuesta.

Si no se cuentan, no existen

Animal Político en colaboración con Proyecto Li, una plataforma ciudadana que publica visualizaciones sobre el avance de la pandemia, realizó esta investigación en la que detectó una tendencia en la discrepancia de datos en 14 entidades que se ha mantenido desde mayo pasado, cuando se comenzó el análisis.      

Proyecto Li hizo un programa para recabar los datos de algunos estados de manera automática en cada una de sus páginas, mientras que los reportes en PDF es con revisión manual, para luego compararlos con los datos abiertos del reporte diario de la Secretaría de Salud. También, con un sistema automatizado se logra la actualización diaria de dicho comparativo.

La programación, realizada por Ernesto Cervantes, creador de Proyecto Li, compara las pruebas realizadas en al entidad por su origen (laboratorios público/privado/académico); la entidad, pero tomada en cuenta como lugar de atención y no de residencia de los casos positivos y el porcentaje de positividad contra las pruebas aplicadas.

Lee: México suma 915 decesos y supera las 40 mil muertes por COVID; son ya 356 mil casos confirmados

Es así que las discrepancias acumuladas desde mayo, cuando comenzó este análisis, se concentran sólo en 14 entidades (Nuevo León, Jalisco, Puebla, Guanajuato, Sonora, Tamaulipas, Michoacán, Yucatán, Chihuahua, Quintana Roo, Aguascalientes, Morelos, Nayarit y Zacatecas), mientras que en el resto de los estados, las diferencias en sus números sólo obedece al desfase en la fecha de corte.

Jalisco es la segunda entidad con el mayor número de casos de diferencia. La Secretaría de Salud Federal sólo reconoce 10 mil 862 casos, de los 22 mil 702 casos positivos que la entidad tiene confirmados hasta este lunes.

Mientras que en los datos abiertos, la Secretaría de Salud sólo tiene registrados 270 casos positivos que provienen del sector privado y académico, pero en realidad no contabiliza la totalidad de pruebas de los 4 laboratorios de la Universidad de Guadalajara y los 6 laboratorios privados, pese a que todos consiguieron aval del InDRE.

Así lo explica Bárbara Casillas García, coordinadora general estratégica de Desarrollo Social de Jalisco, y por lo tanto, dice, sólo el Laboratorio Estatal y el IMSS tienen permiso para registrar sus pruebas en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedad Respiratoria Viral (SISVER), la plataforma que concentra los reportes de la covid de todo el país.

Esto porque la Secretaría de Salud hace vigilancia epidemiológica con base al modelo centinela que, según su “definición operacional” sólo aplica pruebas a los enfermos hospitalizados y a uno de cada 10 ambulatorios, es decir, quienes tienen síntomas pero no de gravedad y llevan la enfermedad en casa.

Pero en Jalisco consideraron que este sistema “se quedaba corto”, por eso es que decidieron tomar pruebas también a los contactos de los casos positivos, asintomáticos y a más del 10% de no hospitalizados con síntomas, además del personal médico cada dos o tres semanas, explica Casillas.

De ahí que se han aplicado 79 mil pruebas hasta el momento, de las cuales 19 mil son serológicas, las llamadas “rápidas” que aplican sólo en determinado momento del contagio para detectar el nivel de anticuerpos y que el resultado sea confiable, asegura la funcionaria de Jalisco.

Hasta jueves 16 de julio, cuando se realizó la entrevista con Casillas, la entidad reportaba la mayor proporción de positivos detectados a través de los laboratorios del IMSS (9,511 casos), que son los reconocidos por la Federación, pero también 3 mil 365 positivos de la Universidad de Guadalajara; 4 mil 869 casos de laboratorios privados, y 2 mil 67 de pruebas serológicas positivas.

“No tenemos miedo en encontrar los casos, no le tenemos miedo a los números. La idea de encontrarlos es que los puedas aislar y se evite la propagación, pero sin duda (los positivos) afectaría la situación nacional y si todos los estados lo hicieran (más pruebas) sería lo mejor”, asegura Bárbara Casillas.

Aunque este ha sido un tema recurrente durante meses en las reuniones con secretarios de salud con la Secretaría de Salud Federal para que ésta reconsidere los casos que no contabiliza, no ha habido respuesta. “Hay estados que sólo hacen centinela y sería un poco injusto a estas alturas van a salir con pocos casos y en cambio quienes estamos haciendo un esfuerzo importante, nos castiguen por encontrar más positivos”.

Estas diferencias impactan en las estrategias locales, por eso es que las autoridades de Nuevo León y Jalisco decidieron informar a sus habitantes sus propios datos y con ellos toman decisiones, aunque a nivel nacional parezca que tienen menos contagios. 

En Sonora, por ejemplo, aunque la diferencia es de 411 casos, sí impacta en su número total, pues la Federación sólo reconoce 14 mil 671 positivos, mientras que el estado tiene 15 mil 112 casos confirmados.

Aquí la diferencia no es por laboratorios privados sino por una supuesta verificación de datos por parte de la Federación, porque en Sonora, dice la autoridad, también le han apostado al “esfuerzo” de aumentar el número de pruebas que ya suman 20 mil 336.

La diferencia en los datos reconocidos genera un problema en el estado “porque si la Federación dice que tengo menos contagios, el problema mediático es serio porque se nos acusa de mal manejo de información o que estamos inflando casos”, asegura la directora de Epidemiología de Sonora, Denica Cruz Loustaunau.

 “Es por eso que hemos insistido, he hablado con los funcionarios, les envío mis tablas con el informe que ellos emiten, preguntando por qué tenemos esta diferencia y la respuesta es la misma, que son procesos de validación y cortes distintos de información”, explica en entrevista. 

Los estados que siguen en mayor diferencia Guanajuato, con 1,799 y cuya área de prensa sólo dijo que la razón es que “la Federación tarda en actualizar los datos”; Chihuahua, con 2 mil 368; Tamaulipas, con 1, 348; Puebla con 623; Aguascalientes, con 832 casos.; Morelos, 356 casos de diferencia. Y Michoacán, Yucatán, Quintana Roo, Querétaro, Nayarit y Zacatecas tienen menos de 120 casos de diferencia cada uno.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La princesa Mako de Japón renuncia a la realeza para casarse con su novio plebeyo de la universidad

Tras años en el ojo del huracán por su relación, la princesa y su novio desde la universidad, Kei Komuro, contrajeron matrimonio este martes en una discreta ceremonia.
26 de octubre, 2021
Comparte

Este martes la princesa Mako de Japón se casó finalmente con Kei Komuro, su novio desde la universidad, renunciando así a su estatus real.

Según la ley japonesa, los miembros femeninos de la familia imperial pierden su posición si se casan con un “plebeyo”, aunque esa regla no aplica a los miembros masculinos.

Mako obvió los tradicionales ritos de una boda real y rechazó el pago que se le ofrece a las mujeres de la realeza cuando se retiran de la familia.

Ella es la primera miembro femenina de la familia real en rehusar ambas costumbres.

Se prevé que la pareja se irá a vivir a Estados Unidos, donde Komuro trabaja como abogado.

Esa salida ha suscitado comparaciones inevitables con la pareja real británica formada por Meghan Markle y el príncipe Harry, por lo que los recién casados han sido apodados los “Harry y Meghan de Japón”.

Igual de Markle, Komuro ha sido objeto de un intenso escrutinio desde que su relación con Mako se hizo pública. La crítica más reciente que recibió fue por lucir una cola de caballo cuando regresó a Japón.

Algunos tabloides y usuarios en las redes sociales opinaron que su peinado —considerado poco convencional en Japón— era impropio de alguien dispuesto a casarse con una princesa.

“Kei es irremplazable”

En una rueda de prensa que la pareja dado el mismo día de la boda, Mako pidió escusas por cualquier molestia que su matrimonio pudo haber causado al pueblo.

“Siento mucho la inconveniencia causada y estoy agradecida a aquellos que han continuado apoyándome”, declaró, según un informe del medio público NHK.

“Para mí, Kei es irremplazable. El matrimonio fue una opción necesaria para nosotros”.

Komuro añadió que ama a Mako y quiere pasar el resto de su vida con ella.

“Amo a Mako. Sólo contamos con una vida y quiero que la pasemos con la persona que amamos”, dijo Komuro, según lo reporta la agencia AFP.

“Me siento muy triste de que Mako haya estado en una mala situación, mental y físicamente, debido a las acusaciones falsas”.

La princesa Mako (der.) abraza a su hermana, la princesa Kako, en la hacienda Akasaka, 26 de octubre, 2021

Getty Images
La princesa Kako, hermana menor de Mako, felicitó a la pareja.

La princesa Mako abandonó su residencia en Tokio a eso de las 10:00 de la mañana hora local de este martes para casarte, haciendo la venia varias veces a sus padres, al príncipe heredero Fumihito y a la princesa heredera Kiko. También abrazó a su hermana menor antes de partir.

La pareja ha recibido una extensa cobertura mediática a lo largo de los años y su relación ha sido objeto de polémica, lo que le ha causado a la princesa desorden de estrés postraumático, reportó con anterioridad la agencia oficial de asuntos reales, IHA.

Este mismo martes varias personas protestaron contra la boda, portando pancartas apuntando a asuntos financieros de la familia de Komuro, particularmente de la madre del novio.

Una protesta contra la boda de la princesa Mako y Kei Komuro in Tokio, el 26 de octubre, 2021.

Getty Images
Algunos japoneses conservadores que no creen que Komuro sea una pareja digna de la sobrina de un emperador.

La ahora exprincesa se comprometió con Komuro en 2017 y los dos planearon casarse el año siguiente.

Pero la boda se pospuso tras unas denuncias sobre los problemas financieros de la madre de Komuro.

El palacio negó que la postergación estuviera vinculada a eso, aunque el príncipe heredero Fumihito afirmó que era importante que los asuntos de dinero se aclararan antes de que la pareja se casara.

Según el corresponsal de la BBC en Tokio, Rupert Wingfield-Hayes, la verdadera razón de la animosidad contra Komuro parece venir de un sector conservador de la sociedad que no cree que sea una pareja digna de la sobrina de un emperador.

Komuro —que recibió una oferta de trabajo de un destacado bufete de abogados— es de origen humilde y los tabloides locales han pasado años buscando chismes sobre su familia, incluyendo las acusaciones contra su madre.


Análisis: Hideharu Tamura, BBC News, Tokio

La reacción de algunos medios y parte del público a la relación entre la princesa Mako y Kei Komuro ha dejado patente la presión que enfrentan las mujeres de la familia imperial.

La IHA ha informado de que la princesa Mako sufrió de desorden de estrés postraumático por la fuerte crítica desde los medios y las redes desde el anuncio de su compromiso hace cuatro años.

Ella no es la primera mujer de la familia real japonesa en ser afectada de esta manera.

Su abuela, la emperatriz emérita Michiko, perdió la voz temporalmente hace casi 20 años cuando desde los medios se la tachó de no apta para ser la esposa de un emperador.

Su tía política, la emperatriz Masako, sufrió depresión después de ser culpada por no haber tenido un hijo varón.

Las mujeres de la realeza están forzadas a cumplir con ciertas expectativas: deben apoyar a sus esposos, dar a luz a un heredero y ser guardianas de las tradiciones japonesas. Si se quedan cortas, se las critica salvajemente.

Lo mismo sucedió con la princesa Mako, quien dijo que renunciaría a su estatus real. Pero ni siquiera eso ha sido suficiente para frenar los ataques contra ella, su esposo y su matrimonio.

Si quieres leer esta historia en japonés, la encuentrasaquí.


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.