Presentan proyecto para recuperación económica y ambiental de América Latina
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Presentan proyecto pospandemia para la recuperación económica y ambiental de América Latina

Legisladores de 24 países firmaron un plan cuyo objetivo es mitigar la emergencia climática y mejorar las condiciones de vida de quienes perdieron su sustento por la pandemia de COVID.
Cuartoscuro
6 de julio, 2020
Comparte

Legisladores de diversos países de América Latina, incluido México, presentaron un plan de recuperación económica y ambiental para las poblaciones más afectadas por la emergencia climática y la pandemia por COVID-19.

El proyecto pospandemia se llama Plan de Recuperación Económica con Justicia Social y Ambiental 2020-2030 y es impulsado por el movimiento internacional Nuestra América Verde, encabezado por líderes sociales y políticos de la región.

La versión preliminar fue publicada este lunes y presenta 14 propuestas concretas sobre mitigación, adaptación y financiamiento para el beneficio de las familias más pobres de la región.

Lee: AMLO asegura que ya se está recuperando la economía; dice que en julio ya no se perderán empleos

Básicamente, el plan consiste en aplicar medidas para la transición a energías limpias y sostenibles en materia de vivienda y de transporte; así como la defensa del agua y la protección social de trabajadores y sus familias. 

También plantea medidas de financiamiento justo, como el cobro de impuesto a la riqueza. 

Los autores del documento señalan que, a consecuencia del COVID-19, América Latina enfrenta su peor crisis social y económica en muchas décadas, además de ser una región de alto riesgo climático, por lo que el plan debe ponerse en marcha lo más pronto posible.  

“No solo hemos sido testigos del dolor causado por miles de muertos, sino también del desamparo de millones de trabajadores que han perdido sus empleos y de familias que no tienen recursos para enfrentar el hambre”, refieren. 

Ante este contexto, el principal objetivo del plan es mitigar el cambio climático y reducir las desigualdades sociales de la región acrecentadas por la pandemia.

“La crisis sanitaria, económica y social generada por el COVID-19 es solo un preludio de lo que podría enfrentar el planeta si no se aborda la emergencia climática”, se lee en el documento.  

Los creadores del plan lamentan que a pesar de las advertencias de la comunidad científica sobre las consecuencias de la emergencia climática, la sociedad en general y los líderes mundiales no han emprendido acciones que ayuden a revertirlas.

Señalan que la aplicación del proyecto solo será posible con el uso de la ciencia, la cooperación internacional y la justicia social. 

Inversión en sustentabilidad

Actualmente, la región de América Latina sufre las consecuencias de décadas de emisión descontrolada de dióxido de carbono (CO2), principalmente por parte de los países de América del Norte. 

El exceso de CO2 no solo es un detonante del calentamiento global, sino que también causa daños directos en los océanos y arrecifes, así como en algunas especies animales.    

A nivel continental Estados Unidos es el principal emisor de dióxido de carbono, con un total de 399 mil millones de toneladas de CO2; seguido de Canadá, que produce 32 mil toneladas, y México, con 19 mil toneladas.

En Sudamérica, Brasil lidera la lista con 14.2 mil toneladas de CO2; despupes Argentina con 8 mil toneladas y Venezuela con 7.6 mil toneladas. 

Por ello, el plan impulsado por Nuestra América Verde plantea una transición a energías limpias que tenga como objetivo alcanzar una matriz energética del 100% de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) para el año 2050.

Para lograr esto proponen acelerar el cierre de termoeléctricas, al mismo tiempo que se invierte en energías limpias. 

Lee: ¿Cuántos empleos formales le ha costado a México la pandemia?

Así como la construcción de 25 millones de viviendas sostenibles para los sectores más vulnerables, y el reacondicionamiento en eficiencia energética y confort térmico de 40 millones de hogares. 

En cuanto al transporte público sugieren invertir en el mediano plazo en un sistema  eléctrico gratuito, y aumentar la infraestructura de movilidad urbana no motorizada y ciclovías. 

También incrementar la inversión en el transporte interurbano bajo en emisiones y fomentar la creación de redes ferroviarias eléctricas. 

Señalan que estas medidas ayudarán a desincentivar el uso del transporte aéreo, al menos mientras no existan soluciones bajas en gases de efecto invernadero para este medio.

Defensa del agua

El proyecto señala que a pesar de contar con una alta disponibilidad de agua, América Latina tiene importantes desafíos en cuanto a su accesibilidad y suministro.

Detallan que el 23% de la población de la región (unas 125 millones de personas) vive cerca de cuencas donde existen problemas de escasez de agua potable. 

Bajo este contexto, el plan propone el desarrollo de políticas subregionales y el fortalecimiento de los instrumentos nacionales de administración del agua. 

Estas acciones traerán consigo una mejora de los sistemas de suministro urbanos, eficiencia en el uso agrícola e industrial y se privilegiará el consumo humano.

El proyecto también apuesta por la conservación de los glaciares y el establecimiento del agua “como recurso estratégico para la supervivencia”. 

Protección a trabajadores

En este punto, el plan hace mención de las millones de personas que perdieron sus empleos por culpa de la pandemia y la situación que enfrentarán durante los próximos años. 

Por otro lado, señala que la crisis sanitaria “dejará marcas en la forma en que trabajamos, mientras que la crisis ecológica y climática exige cambios radicales en la organización económica regional”. 

Para este punto el plan propone: 

– Establecer una renta básica de emergencia para las familias vulnerables durante la crisis, es decir, aquellas que perdieron sus empleos o medios de supervivencia.

– Facilitar el traspaso de nuevas fuentes de trabajo para quienes lo perdieron o están en sectores amenazados por la emergencia climática, así como ofrecer capacitación y educación a las comunidades mientras se apoya con una renta especial a trabajadores afectados.

Impuesto a la riqueza

Por último, el plan sugiere el cobro de “un impuesto a la riqueza” para el 1% de la población más rica de la región. 

Ese 1%, según el documento, concentra más del 40% de la riqueza de América Latina, por lo que resultaría justo que se les cobre un impuesto adicional.

“Necesitamos que los más ricos pongan de su parte para la recuperación económica de todos, y que nuestros países cooperen para que las normas tributarias sean más justas y efectivas”, dicta el plan. 

Por otro lado, aconsejan la creación de una “coalición de países del Sur Global” que erradique las pérdidas económicas ocasionadas por los “Paraísos Fiscales”, que han sido hasta de 13,500 millones de dólares al año. 

Así como un acuerdo de paz y cooperación para disminuir gasto militar a la mitad en un plazo de 5 años, ya que  “actualmente los países de América Latina gastan casi 3 veces más en defensa que a principios de siglo”.

Y la creación del Banco Latinoamericano de Desarrollo Verde, el cual estaría conformado por países de América Latina, y promovería el desarrollo de polos económicos e industriales verdes en la región, como la industria de electromovilidad, construcción sustentable, climatización sostenible, entre otras. 

Además de estos puntos, el plan contiene otros proyectos para lograr la unidad de los países en América Latina; proteger a pueblos originarios y activistas ambientales, y conservar y regenerar la biodiversidad.

Las 14 propuestas que del plan se pueden consultar aquí.  

Al momento, el plan está firmado por 24 legisladores de Chile, Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala y México. 

Se espera que en los próximos días se unan más países hasta abarcar toda América Latina. 

Por México firmaron las senadoras: Citlalli Hernández, de Morena; Patricia Mercado y Veronica Delgadillo de Movimiento Ciudadano, y Alejandra Lagunes del Partido Verde.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz': el testimonio de muerte digna en Colombia

Martha Sepúlveda es la primera paciente en Colombia que accederá a la eutanasia sin tener una enfermedad terminal. Federico, su único hijo, cuenta en un conmovedor relato por qué ayudó a su madre a cumplir su último deseo.
9 de octubre, 2021
Comparte

Martha Sepúlveda está feliz porque pondrá fin a su vida el domingo 10 de octubre a las 7 de la mañana.

Se ríe frente a las cámaras comiendo patacón con guacamole y tomando cerveza en un restaurante de Medellín, a pesar de que se enfrentará a la muerte.

Está feliz precisamente porque logró que la justicia le diera la autorización para someterse a una eutanasia.

En Colombia la eutanasia fue despenalizada en 1997, pero solo se convirtió en ley en 2015. En julio pasado, la Corte Constitucional del país extendió el derecho a una muerte digna a quienes padezcan “un intenso sufrimiento físico o psíquico” por causa de una lesión o enfermedad incurable,

Y el de Martha Sepúlveda es el primer caso en que se autoriza una eutanasia en un paciente que no tiene una enfermedad terminal.

Según la agencia EFE, que cita al Ministerio de Salud, en el país se han realizado 94 procedimientos de eutanasia desde abril de 2015 hasta el 8 de mayo de 2020

Para Martha, desde que fue diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad grave e incurable, su vida se había transformado en un tormento.

Como sabía que la suya iba a ser una muerte lenta y dolorosa que se extendería por varios años, el futuro le parecía desgarrador.

Hasta que un día le dijo a Federico, su único hijo de 22 años, que quería luchar por conseguir su eutanasia.

Los médicos no le dieron muchas esperanzas porque una de las condiciones establecidas por la legislación colombiana para acceder al procedimiento, es que la expectativa de vida del paciente sea inferior a seis meses.

En el caso de Martha, la agonía podía prolongarse al menos por tres años más. Sin embargo, ella dio la batalla judicial hasta que finalmente logró su objetivo.

Paradójicamente, conseguir la muerte, le devolvió la vida.

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno”, cuenta su hijo en diálogo con BBC Mundo.

Y así se le ve, contenta porque va a morir.

“Tengo buena suerte”, dice en su última entrevista televisiva con Caracol TV. “Me río más, duermo más tranquila”.

“Soy una persona católica, me considero muy, muy creyente. Pero Dios no me quiere ver sufrir a mi“.

“Con una esclerosis lateral en el estado que la tengo, lo mejor que me puede pasar es que me vaya a descansar”.

Este es el testimonio de su hijo, Federico Redondo Sepúlveda, contado a BBC Mundo en primera persona.


A mi mamá le diagnosticaron la esclerosis lateral amiotrófica a fines de 2018.

Ella lo tomó de una manera bastante particular. Su reacción fue reírse. Dijo “vea, tengo esta enfermedad y me muero en tres años”. Pero lo dijo de manera muy jocosa, muy divertida, haciendo bromas.

Mi mamá siempre ha sido una persona muy abierta a la muerte. Ella siempre ha dicho “yo no tengo miedo a partir, sino a la forma en la que voy a partir”, que es precisamente por lo que buscó que le reconocieran el derecho a una muerte digna.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Ella no concebía la vida postrada en una cama. El final de la esclerosis lateral amiotrófica es sin poder hablar, sin poder tragar… es algo sumamente doloroso e indigno para ella.

Se tomó muy olímpicamente el diagnóstico. Posteriormente ya empezó a perder fuerza en las piernas, a requerir apoyo para caminar en distancias más o menos largas. Ya luego requería apoyo para todo tipo de caminatas incluso dentro de la casa.

Y a principios de este año empezó a requerir apoyo para ir al baño. Después, había que bañarla, había que vestirla. En ocasiones se le dificultaba comer o cepillarse porque las manos estaban perdiendo demasiada fuerza.

Lo peor para ella es ver cómo se deterioraba a tal punto que no puede ser independiente para lo más básico de las actividades cotidianas.

Un día ella me dijo: “Sería tan bueno que yo pudiera solicitar la eutanasia”. Y pues yo no lo tomé como muy en serio.

Pero cuando me dijo que quería hacerlo, yo estuve en negación por unos días. Yo decía, “no, mi mamá no, todavía no”. Le decía, “mami, por favor no”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda
Martha y su hijo Federico.

Yo me considero una persona muy liberal, pensaba que el derecho a la eutanasia es un derecho que hay que proteger, pero nunca lo vi como algo cercano.

Pero ya luego, concientizándome un poco de la condición precaria en la que ella estaba, y de su desespero, y de la indignidad en la que estaba, yo dije: “Creo que demuestro más mi amor si la apoyo en esta decisión que ella tomó“.

Yo sí necesito a mi mamá y quiero que esté conmigo en cualquier condición. Pero en ese caso solo estaría pensando en mí, en mis necesidades.

Llevamos 22 años juntos. Mi vida giraba alrededor de ella y la de ella alrededor mío. Luego de su partida, yo tendré que inventarme otra vida. Por eso fue tan difícil al principio.

Cuando yo la cuidaba tenía sentimientos encontrados. Por un lado me gustaba, porque sentía que le estaba regresando a mi mamá de alguna forma, todo el apoyo y todo lo que ha hecho por mí a lo largo de la vida.

Pero también pensaba en lo que ella me decía. Me decía: “Hijo, esto no es vida, esto no es digno”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Claramente yo estoy triste. Claramente estoy ansioso, claramente estoy… de alguna forma desesperado. Sería muy raro que no lo estuviera.

Pero también de alguna manera me reconforta el hecho de que mi mamá haya podido terminar su vida de la forma que ella quería.

El día y la hora que ella quería.

Desde muy joven dijo que nunca quería estar postrada en una cama, absolutamente dependiente en todo momento.

Nosotros coincidimos en que vivir es decidir y desde que la esclerosis empezó a condicionar físicamente a mi mamá, ella ya no puede decidir por sí misma.

Muchas personas se sorprenden porque la ven muy tranquila y muy feliz.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno. Ella antes no era así. Antes estaba desesperada, triste y con pocas esperanzas de cara al futuro.

Pero ahora, mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz. Está feliz desde que sabe que le van a aplicar el procedimiento eutanásico.

El domingo se va a hacer una cremación, se va a celebrar una eucaristía y… y ya, porque básicamente eso es lo que quiere.

La voy a extrañar mucho. Yo creo que no hay nada que no vaya a extrañar porque nada volverá a ser lo mismo. Nada.

Desde su sonrisa y su berraquera y su buena actitud ante lo bueno y lo malo de la vida… hasta sus regaños.

Todo me hará falta.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZdWiKvBoZeA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.