Denuncian brote de COVID en Fray Bernardino y carencias para atender pacientes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Denuncian brote de COVID en hospital Fray Bernardino y carencias para atender pacientes

Médicos que están cursando su especialidad denuncian que ingresó al hospital psiquiátrico un paciente con Covid, hubo varios contagios y quedó expuesta la falta de preparación para enfrentar el virus.
Cuartoscuro Archivo
4 de agosto, 2020
Comparte

Hace más o menos dos semanas ingresó al Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez un paciente que no presentaba síntomas de infección respiratoria, pero los presentó estando ya hospitalizado en el quinto piso. Tenía Covid. El contacto con él bastó para que otros cinco pacientes se contagiaran, además de tres residentes.

Así lo denuncian médicos de segundo y cuarto año que cursan la especialidad de psiquiatría en este hospital, donde dicen, se ha respondido a la contingencia de Covid de forma improvisada, sobre la marcha, y con lo que se ha podido.

Entérate: Salud federal dice que no le toca informar sobre situación de hospitales psiquiátricos durante epidemia; remite a estados

En la institución ya se había dispuesto una zona para enviar ahí a los pacientes afectados con el coronavirus, en el primer piso de la torre de hospitalización, en el ala izquierda.

Hasta hace dos semanas, cuenta uno de los residentes, a quien llamaremos Juan para proteger su identidad, no había ningún paciente ahí. El triage respiratorio a la entrada del hospital, una carpa acondicionada en la intemperie, había sido efectivo. Nadie con síntomas había ingresado.

Pero hace dos semanas, eso cambió. “Llegó un paciente que al parecer no tenía la enfermedad, pero ya estando internado, presentó síntomas, se le hizo la prueba y dio positivo”.

Ese paciente inauguró el área de aislados del Fray Bernardino. “Después tuvimos que ingresar ahí a ocho más, cinco también del quinto piso que estuvieron con él. Y después otros tres, de otros pisos, que también ingresaron sin síntomas y después los presentaron”.

De acuerdo a los residentes, solo el primer paciente contagió a personal del hospital, “a tres compañeros, aunque no tenemos el dato de si también se contagió personal de enfermería, solo sabemos de los residentes porque ellos nos lo comentaron. Las autoridades del hospital no nos dijeron nada y tampoco se nos hizo la prueba a todos los que estuvimos en contacto con ellos”, sostiene Juan.

Jimena, también nombre ficticio, otra de las residentes de segundo año, dice que hay otros compañeros contagiados, al menos cinco, pero no se puede asegurar que hayan adquirido el virus en el Fray Bernardino. De ellos, dos estuvieron hospitalizados en la extensión que se montó en el CitiBanamex.

La residente resume así lo que ha pasado en el hospital frente a la epidemia: “se ha hecho lo mejor que se puede con lo que se tenía, porque no hay protocolos de atención a Covid en centros de atención psiquiátrica, que estén basados en evidencia, ha sido un poco empírico como todo en lo de Covid”.

De ahí se desencadena toda una serie de denuncias que este lunes hicieron públicas los residentes de cuarto año en una carta dirigida a la doctora Rosa María Osiris Pazarán, directora del Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez, y al doctor Rafael Salín Pascual, jefe de la Unidad de Investigación, Enseñanza y Capacitación.

En esta enumeran una serie de irregularidades, desde que el triage respiratorio es una simple carpa a la intemperie, hasta la falta de material de protección, infraestructura y protocolos en el área de aislados y sobrecarga de trabajo para los médicos que cursan aquí la especialidad de psiquiatría.

Uno de los más grandes problemas, señala “Rosa”, residente de cuarto año, es que como la delimitación de las áreas se hizo de forma improvisada, en la zona de aislados no hay un lugar por donde el personal entre y otro por donde salga. Se entra y se sale por la misma puerta, todavía portando el equipo de seguridad, con el riesgo de contaminación que eso implica. Por ahí también ingresan carritos de comida, de basura y todo lo que haga falta.

Además, el área donde se cambian los residentes, al entrar y salir de donde están los aislados, está delimitada solo por una cortina de plástico. “Está el plástico, lo pasas, ahí está la zona gris donde nos cambiamos, y después ya está la puerta para entrar con los pacientes Covid. Lo ideal sería que en lugar de esa cortina plástica hubiera otra puerta para mayor contención de los agentes patógenos”, explica Juan.

La carta de los residentes también denuncia que esa zona de aislados no se desinfecta de forma adecuada, en especial los fines de semana, cuando hay menos personal de limpieza. “Entre semana sí sanitizan una vez cada 12 horas, más o menos, pero este domingo, por ejemplo, que me tocó guardia tuvimos que pedirles que fueran porque estaba todo sucio y no pasaban”, asegura el residente.

De material de protección dicen que sí hay, pero de donaciones, no porque la institución lo provea. “En este hospital siempre hay carencias, siempre falta material, pero todo se vuelve más visible ahora en pandemia. Lo que tenemos nos lo han donado, y, por ejemplo, lo que falta mucho son los cubre botas, tenemos que usar los gorros para cubrir nuestro calzado, pero eso pasa siempre aquí”, cuenta Jimena.

Otra cosa que pasa siempre y en la mayoría de los hospitales, pero que es peor ahora es la carga de trabajo y de responsabilidad para los residentes, que en sentido estricto son todavía médicos en formación, cursando su especialidad.

En el Fray Bernardino, como en casi todos los hospitales del país, ellos son los que están en la primera línea. “Hay poco personal ahora porque se fueron muchos médicos adscritos de permiso por estar en los grupos de riesgos, así que nos toca a nosotros atender a los pacientes con Covid”, señala Juan.

Una atención que para estos jóvenes médicos implica un doble desafío. “Con los pacientes psiquiátricos es difícil seguir protocolos –subraya Jimena– si es difícil lograr que se quieran bañar, imagínate conseguir que usen el cubre bocas o que respeten la sana distancia. Es muy complejo y eso sube el riesgo de contagios tanto entre ellos como entre nosotros”.

Lo otro es que ellos son residentes de psiquiatría, no tienen todos los conocimientos para tratar a pacientes con insuficiencia respiratoria ni los fármacos ni la infraestructura adecuada.

Por eso en el Fray Bernardino no se puede tener a pacientes intubados, si uno se agrava, es necesario trasladarlo. “Ya fue necesario llevar a uno a otro hospital, y no querían aceptarlo, en ningún lado quieren aceptar a pacientes psiquiátricos por el difícil manejo –cuenta Juan– los compañeros que lo acompañaron anduvieron dando vueltas con él en la ambulancia hasta que lo aceptaron en uno, así que también eso es un problema”.

En el Fray Bernardino se quedan solo los pacientes con Covid que no están graves. “Aquí ni siquiera podemos tenerlos a todos con puntas nasales, porque solo hay una toma de oxígeno. Si se requiere, usamos tanques de los pequeños, que es todo lo que hay”, dice Jimena.

Frente a todo esto es que los residentes solicitan a las autoridades del hospital, a través de la carta difundida hoy: tener un protocolo de seguimiento para los residentes del hospital infectados por COVID-19 y sus contactos, no minimizar signos y síntomas de probable infección, solicitar asesoría por parte de dirección a otros hospitales con mayor experiencia, como el Instituto de Nutrición o el INER.

También sugieren a las autoridades realizar una visita guiada por las instalaciones del Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez para conocer el funcionamiento y emitir recomendaciones específicas. Los residentes piden una respuesta a sus peticiones en un plazo de 48 horas.

Animal Político solicitó a la Secretaría de Salud, de la que depende el Hospital Fray Bernardino, una entrevista o una postura ante las denuncias de los residentes, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué ahora menos mexicanos están regresando a su país desde EU

Por primera vez en más de una década, los mexicanos que están regresando a su país luego de vivir en EU. son menos que los que están migrando. ¿Es el fin de la llamada "migración cero"?
1 de septiembre, 2021
Comparte

Hasta hace no mucho, la tendencia era que más migrantes mexicanos regresaban a su país desde Estados Unidos que los que iban a buscar el “sueño americano”.

El fenómeno fue llamado migración “cero” (las cifras incluso estaban por debajo de cero), pues la balanza se mantenía más cargada del lado del regreso de los mexicanos.

Pero eso podría estar cambiando.

El centro de estudios Pew Research Center (PRC) mostró que cada vez menos migrantes mexicanos vuelven a su tierra, mientras que los que migran al país del norte siguen haciéndolo en un número constante.

“Lo más reciente que vimos es que el retorno cayó. Volvió a niveles que habíamos visto más o menos de 1995 a 2000“, explica a BBC Mundo Ana González Barrera, autora del estudio del PRC publicado en julio.

“Y entonces, aunque no ha subido la migración de mexicanos hacia Estados Unidos, el número que se han regresado se detuvo. Y esto hizo que el flujo se volviera otra vez positivo. No había estado en números positivos desde hace más de una década“, señala.

Los cambios en la migración de mexicanos hacia/desde EE.UU.. La migración "cero" se sostuvo en el periodo de 2005 a 2014. Algunos años y periodos no son contados, o se sobreponen, debido a cómo se registra la migración en ambos países y la información disponible..

Sin embargo, para la investigadora sobre migración Luciana Gandini, de la Universidad Nacional Autónoma de México, los números aún no muestran que la migración “cero” esté finalizando.

Pero sí hay políticas más duras de EE.UU. que están deteniendo a los mexicanos migrantes en la frontera.

“Ese nivel de control fronterizo es el que está evitando el cruce de flujos de diverso tipo hacia EE.UU.”

¿Por qué se dio la migración “cero”?

Antonio Villanueva es uno de los cientos de miles de mexicanos que en la década pasada contribuyeron al fenómeno de la migración “cero”.

El hombre de 46 años, originario de Michoacán, llegó en 1998 al estado de Colorado y regresó a México en 2010, cuando el empleo en la rama de la construcción fue uno de los más golpeados por la crisis económica de 2008.

“No había nada. Todas las cuadrillas estaban paradas. (…) Yo andaba solo, no traje familia, así que pare mí fue más fácil la decisión de volver ”, explica a BBC Mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=bvQq8iw2ghM&pp=sAQA

En las últimas dos décadas, la gran afluencia hacia el norte desde México fue decayendo e incluso tuvo un efecto inverso: en el periodo de 2005 a 2014 más mexicanos volvieron a su país que los que se fueron.

A eso se le consideró una migración “cero”, o “menos de cero”.

“El máximo de retornados a México desde EE.UU. fue sobre todo en el periodo entre 2005 y 2010, siendo el principal factor de esos años la pérdida de empleos derivada de la gran recesión de 2007 y 2008”, explica González Barrera.

La crisis económica de esos años afectó sectores que emplean a muchos mexicanos, entre ellos la agricultura y la construcción.

porcentaje de mexicanos en las industrias estadounidenses

Cecilia Tombesi / BBC

Pero también el endurecimiento de las leyes y estrategias migratorias generaron más deportaciones y detenciones, lo que desincentivó el cruce.

Villanueva, que había regresado a México en 2010, dice que se volvió a EE.UU. “en los tiempos de las autodefensas en Tierra Caliente”, un periodo de violencia en el estado de Michoacán en 2012.

“Batallé bastante en la frontera. Estuve cinco o seis meses en Matamoros porque estaba difícil cruzar”, explica el hombre que ahora vive en el sur de Florida.

Los controles fronterizos y las deportaciones en la época de Barack Obama inhibieron la migración mexicana hacia EE.UU., según el PRC.

Agentes de la patrulla fronteriza y un migrante

Reuters
EE.UU. ha incrementado su seguridad fronteriza más que nunca en las últimas dos décadas.

Sin embargo, también hubo en México factores demográficos que alteraron la balanza de la histórica migración mexicana al país vecino.

La población mexicana ha envejecido en su conjunto, lo que ha movido la fuerza laboral: ya no hay tantos jóvenes que necesitan las mejores oportunidades laborales que ofrece EE.UU., como en la segunda mitad del siglo XX.

Y las necesidades familiares ya no son las mismas: “Antes, en una familia de nueve personas, dos o tres de ellos vendrían, por ejemplo. Y ahora hay familias de 4 personas, incluyendo papás, por lo que no hay tantas personas dispuestas a hacer el viaje”, dice González Barrera.

Si bien la mayoría de migrantes retornados entrevistados a su retorno a México dijeron que volvían para reunificar la familia, tanto Gandini como González Barrera dicen que esa respuesta no suele ser el motivo único o principal.

¿Por qué los mexicanos vuelven a su país?. Principales motivos (%). .

De forma similar ocurre en el sentido inverso: “La gente que se quiere ir de México no solo es por un tema económico, es por la persecución del narco, por las violencias institucionales, por el crimen organizado. Querer salir de las comunidades tiene que ver con una situación mucho más compleja, quizás, que hace una o dos décadas atrás”, dice Gandini.

¿Qué está pasando ahora?

En Estados Unidos viven unos 47 millones de inmigrantes no nacidos en ese país (de 329 millones de habitantes), de los cuales una cuarta parte son de origen mexicano.

Ese número ha sido históricamente tan grande producto de lo que el PRC llama “una de las migraciones masivas más grandes de la historia moderna”: unos 16 millones entre 1965 y 2015.

Según el cambio visto por el PRC entre 2013 y 2018, en ese periodo unos 870.000 mexicanos migraron a EE.UU., pero solo 710.000 optaron por regresar, una diferencia de 160.000 a favor de la migración.

¿Por qué los mexicanos emigran a otro país?. Principales motivos (%). .

“Esto hizo que el flujo se volviera otra vez positivo, que no había estado en números positivos desde hace más de una década. Pero sigue estando a niveles muy bajos históricamente”, añade.

Para Gandini, sin embargo, 27.000 migrantes por año entre 2013 y 2018 (lo que da el número aproximado de 160.000) es una cifra muy pequeña: “En la época de oro o de bonanza de la migración, esos números rondaban alrededor del medio millón por año”.

“Entonces todavía estamos lejísimos de lo que era el patrón migratorio tradicional de México a Estados Unidos”, añade.

Además, en los últimos años los mexicanos han tenido mayores oportunidades de migrar legalmente a través de las visas de trabajo temporales que benefician tanto a trabajadores agrícolas como a profesionales, parte de los acuerdos de libre comercio.

La frontera de Tijuana

Getty Images
Hoy más mexicanos pueden entrar a EE.UU. legalmente que en las décadas pasadas.

“Sí nos hemos dado cuenta que en años recientes más mexicanos están aquí con un estatus legal que antes. Ahora la mayoría de mexicanos o más de la mitad está aquí con un estatus legal y antes, la década pasada, era al revés. La mayoría estaba con un estatus no autorizado”, dice González Barrera.

Un futuro incierto en la balanza

Para Antonio Villanueva, volver a México como lo hizo en 2010 está para “pensarse dos veces”.

“Con todo lo que ha habido con (el presidente Donald) Trump, está más caro y más difícil sobre todo regresar si las cosas no salen bien allá en Michoacán”, dice.

Estudios del PRC y otras instituciones estadounidenses señalan que la mejora de la economía en México es un incentivo para el retorno de mexicanos. Villanueva dice que sí hay mejores condiciones que cuando se fue la primera vez en 1998, “pero no tanto”.

Planta de producción automotriz en México

Getty Images
El empleo manufacturero en México, como las plantas automotrices, han dado oportunidades a los mexicanos.

Gandini explica que las cifras no muestran una mejora económica en México. La pobreza en 2008 y 2018 era prácticamente la misma (49%), así como el empleo informal (48%-52%).

“Las condiciones de origen están igual o peor, depende cómo se lo mire”, dice.

En los últimos años, los mexicanos siguen intentando emigrar a EE.UU. pero se han encontrado con políticas como la “deportación exprés” instaurada en el gobierno de Trump.

“La detención tenía una duración de 96 minutos. Imagínate lo que implica esto, que no te alcanzan ni a preguntar el nombre”, dice Gandini.

“Y eso hace que no puedas contabilizar ese flujo porque la gente no cruza, o cruza pero es deportada inmediatamente. Entonces no puedes medir esa cantidad de personas”.

Gráfico de detenciones en la frontera EE.UU.-México

BBC

González Barrera coincide en que no es claro qué pasará con la balanza de la migración, si seguirá siendo positiva hacia los cruces a EE.UU. o se mantendrá en la tendencia “cero”.

“Los últimos datos del lado mexicano muestran que el retorno de mexicanos sigue a la baja hasta 2020. Y es probable que sigamos viendo la misma tendencia hasta antes de la pandemia, que cambió muchas cosas”, señala.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JBcc05ac3no&t=1s&pp=sAQA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.