Filas para cobrar apoyos del gobierno disparan casos de COVID entre mayas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Colectivo de Comunidades Mayas de Los Chenes

Filas para cobrar apoyos del gobierno disparan casos de COVID entre los mayas

En dos semanas, Hopelchén, en Campeche, pasó de tener 33 casos confirmados de Covid-19 en julio a tener 119 en agosto. Pese a eso, el estado fue, este viernes, el primero en pasar a color amarillo en el Semáforo de Riesgo Covid.
Colectivo de Comunidades Mayas de Los Chenes
16 de agosto, 2020
Comparte

A finales de julio, la fila para usar los únicos cuatro cajeros del único banco que hay en el municipio de Hopelchén abarcaba tres cuadras. Una aglomeración similar se veía en las oficinas de Telecomm. Nadie se acordó de la sana distancia. 

Habían llegado los apoyos del gobierno federal: Sembrando Vida, Jóvenes Construyendo el Futuro y las becas para los estudiantes de todos los niveles, de julio y agosto. La gente llegó a cobrar en bola, desde las 32 comunidades del municipio a la cabecera municipal. 

“A partir de esas aglomeraciones empezó a haber casos de COVID-19 en comunidades a donde la enfermedad no había llegado”, asegura Álvaro Mena, integrante de la organización Ka Kuxtal Much Meyaj AC.

Lee: Campeche, primer estado en entrar a semáforo amarillo de COVID-19; hay 6 entidades en rojo

La gente volvió a sus casas con el dinero de los apoyos del gobierno pero varios regresaron también con el virus SARS-CoV-2, que causa COVID-19, afirma Mena. 

Los números parecen darle la razón. De acuerdo a la plataforma de datos de Conacyt, hasta el 26 de julio había 33 casos de COVID en el municipio de Hopelchén; para el 9 de agosto, el número de casos subió hasta 119. 

En mayo, cuando llegaron los apoyos de los dos meses anteriores, dice Mena, ya se habían generado las mismas filas en el banco del municipio (donde hay una población de 44 mil 051 habitantes) y en Telecomm, donde cobran quienes aún no tienen tarjeta bancaria para recibir el depósito. Pero entonces no había casos en el municipio. Para finales de julio, Hopelchén ya tenía casos de Covid y la enfermedad se propagó. 

A las comunidades mayas de Hopelchén –municipio ubicado en la zona oriente del estado de Campeche, en la frontera tanto con Yucatán como con Quintana Roo– la enfermedad las tomó muy mal paradas. La gente no tiene información certera y sí muchos rumores, en esta zona que es también vecina de la capital del estado, donde hay 2,138 casos acumulados de COVID y 257 defunciones por la enfermedad. 

“Nadie del sector salud ha venido a darnos información. Las personas se quedan nada más con los rumores que corren de boca en boca. Antes de la enfermedad, venían los del Sector Salud, ahora no viene nadie. Es sálvese quien pueda”, dice Jorge Pech Martín, habitante de la comunidad de Ichelk e integrante del Colectivo de Comunidades Mayas de Los Chenes. 

#PrimeraLínea: Así trabaja personal médico en salas llenas de pacientes con COVID

Mena cuenta que en algunas comunidades se ha hecho perifoneo en maya y español sobre las medidas de prevención, en dos o tres ocasiones, “pero lo que se debería de organizar son brigadas de salud que lleguen con información no solo en la lengua de la gente sino que sea culturalmente adecuada”. 

Por esa falta de información sobre la enfermedad y el cúmulo de rumores, “mucha gente no cree en la COVID y no se cuidan, en Hopelchén mucha gente no trae cubrebocas. Tienen síntomas y no quieren ir al hospital porque creen que ahí los van a contagiar o los van a matar”, explica Pech. 

Eso también está creando un subregistro que la gente interpreta como falta de claridad en la información. “Mucha gente está pasando la enfermedad en casa sin ir a un hospital. Y hay gente que ha fallecido ahí en sus casas, sin una confirmación de si es COVID o no, y tampoco los registran así, aún cuando tienen todos los síntomas. Creemos que debe haber hasta el triple de casos y quizá el doble de fallecidos de los registrados de forma oficial”, asegura Mena. 

Tampoco es que la gente tenga muchas opciones para ir a atenderse. “Aquí en Ichelk – cuenta Pech- donde supuestamente solo se han registrado tres casos positivos, uno ya falleció, pero seguro que hay más, solo tenemos una clínica, que le da servicio a otras tres comunidades. Ahí solo atiende ahorita una enfermera. Había una doctora pasante, pero ya no la hemos visto desde hace como un mes”. 

Tampoco en San Juan Bautista Sahcabchén han visto al médico desde hace cuatro meses, y eso que en esta comunidad hay 12 personas que han dado positivo a COVID, cuatro de ellas ya fallecieron. 

Uno murió en su casa, dos murieron en el hospital de Campeche y uno más en el de Hopelchén, donde no cuentan ni con tanques de oxígeno para atender a los pacientes. 

“Ese señor solo estuvo un día en el hospital y falleció. La familia no pudo conseguir el oxígeno, no solo por el dinero, sino porque no hay tanques disponibles para rentar”, dice Carlos Rivero, poblador de San Juan Bautista Sahcabchén.

En esta comunidad, como en el resto, Rivero asegura que hay más casos de los que se reportan de forma oficial. “La gente no está yendo a los hospitales. Están pasando la enfermedad en sus casas, unos por miedo a que según los maten ahí en el hospital, otros no van ni al médico para que no los aíslen. Pero un 30 o 40% de la comunidad tiene síntomas. Aunque después también los quieren disfrazar con lo de la canícula (una temporada de calor excesiva)”. 

Lee: Pobladores de Chiapas frenan fumigaciones contra dengue y atacan hospitales por miedo a contagio de COVID

Eso podría estar pasando en la comunidad de Mirsa Te Chan, promotora de la Salud en Komchen, donde solo hay una casa de salud que ahora está cerrada. 

Antes de enero, todos los jueves llegaba hasta ahí un médico para atender a la población. Pero el vehículo que le prestaba para trasladarse a las comunidades se descompuso y el doctor ya no tuvo cómo moverse. 

“Él es de los médicos móviles que andan en las comunidades, pero el vehículo que le daban para venir se echó a perder y que no hay para arreglarlo. Desde enero no venía, apenas regresó una vez en junio con un coche que consiguió y no ha vuelto a venir. Y pues acá la gente necesita atención. Hay personas con diabetes, con hipertensión, tenemos nueve embarazadas y no quieren ir al hospital por miedo al contagio de la enfermedad esa”, 

De COVID, la promotora de salud asegura que en su comunidad no hay casos todavía. Aunque después cuenta que hay muchas personas, unas 50, con diarrea, fiebre, escurrimiento nasal, tos. 

Pero Te Chan asegura que es por la canícula. “Acá cada año pasa así en esta época, pero se curan con remedios, la mayoría está mal unos días y van mejorando”, dice. 

Aunque Rivero, su vecino de San Juan Bautista Sahcabchén, asegura que la canícula causa diarrea y otros malestares, pero no fiebre alta ni tos. “Pero te digo, la gente lo disfraza. No quiere creer en COVID. Y si lo creen, no quieren decir que sospechan tenerlo”. 

Animal Político había acordado platicar sobre la situación de los contagios en Hopelchén con una pobladora de otra comunidad, quien solicitó no revelar su nombre, pero la llamada no pudo realizarse como estaba programada la tarde de este viernes. 

La pobladora apenas contestó algunos mensajes vía WhatsApp mientras ella y su familia trataban de conseguir un tanque de oxígeno para su tío, con síntomas de COVID. 

Cuando se le pregunta a Rivero qué opina de que Campeche ya está en el Semáforo de Riesgo para COVID en color amarillo, se ríe y luego responde: “pues no sé por qué, por como estamos aquí no debería ser eso”. 

Este portal solicitó una entrevista tanto a la presidenta municipal como al gobierno del estado de Campeche para saber qué medidas se están tomando ante el aumento de casos de COVID en Hopelchén, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Contenido patrocinado

Viruela del mono: en qué se diferencia de la devastadora viruela humana erradicada hace 40 años

Comparten prácticamente el mismo nombre, pero la viruela humana y la viruela del mono tienen diferencias que analiza BBC Mundo.
20 de mayo, 2022
Comparte

El surgimiento de varios brotes de viruela del mono en Estados Unidos, Canadá y varios países en Europa ha recordado al patógeno que durante siglos devastó a la humanidad.

La viruela humana es una de las enfermedades más letales que han existido y estudios en momias egipcias sugieren que pudo estar circulando entre personas desde hace al menos 3 mil años.

Solo en el siglo XX se estima que mató a alrededor de 300 millones de personas.

Por fortuna, la viruela humana se convirtió en la primera enfermedad erradicada de la historia hace más de 40 años, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó su fin en 1980 tras una exitosa campaña de vacunación global.

Ahora, la viruela del mono está causando el mayor brote jamás visto en Europa de la enfermedad y los científicos estudian a fondo sus implicaciones.

De momento, las autoridades médicas indican que las probabilidades de ver una transmisión descontrolada son bajas y señalan que su letalidad está lejos de la causada por la viruela humana.

En BBC Mundo analizamos las diferencias entre estos dos virus muy parecidos de la misma familia de los orthopoxvirus.

Mortalidad

¿Qué tan mortal es?

Es la pregunta que seguro muchos se hacen al escuchar hablar de una enfermedad desconocida. Sobre todo si comparte el nombre con una de las más mortales de la historia.

“Afortunadamente, la viruela del mono es bastante más leve que la versión mayor de la viruela humana, que llegó a alcanzar un 30%“, explica a BBC Mundo Raúl Rivas González, catedrático de microbiología en la Universidad de Salamanca en España.

La viruela humana se presentaba en dos versiones: variola mayor y variola menor. La mayor era la más la mortal, la que podía llegar al 30%. La menor provocaba una enfermedad más leve y en pocas ocasiones causaba la muerte.

Paciente con viruela.

Getty Images
La versión más mortal de la viruela podía alcanzar una mortalidad de hasta el 30%.

Sucede de forma parecida con la viruela del mono, aunque con porcentajes inferiores de mortalidad. Existen dos “clados” o versiones: la de África occidental y la de África central.

“El de África occidental es el más leve, con una mortalidad de entre el 1% y el 10%, y parece ser el que está originando el brote en Europa”, dice Rivas.

“El de África central, por otra parte, es más virulento y peligroso y puede llegar a matar a alrededor del 20% de infectados”, agrega.

Jacob Lorenzo Morales, director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias en España, ofrece los mismos porcentajes y explica que los niveles más altos de letalidad se concentran en poblaciones determinadas.

“Por los datos que hemos visto, las mayores letalidades se dan en zonas rurales muy pobres en África y, en general, en muchos niños por su sistema inmune menos desarrollado”, apunta para BBC Mundo.

Transmisión

Estamos en medio de la pandemia de coronavirus donde nos enfrentamos a un patógeno altamente transmisible, pero este no es el caso de la viruela del mono.

Este tipo de viruela, a su vez, también parece transmitirse con menor facilidad que la viruela humana.

“Es un virus que se transmite muy bien entre animales, pero una vez salta de animal a humano no tiene una alta capacidad de transmitirse”, dice Lorenzo Morales.

Las autoridades médicas señalan que todavía no hay mucha información sobre las posibles vías de transmisión entre humanos en los brotes actuales.

Por lo que se conoce, se transmite principalmente a través de contactos estrechos e intercambios de fluidos corporales. Muchos de los casos en Europa parecen estar vinculados a la transmisión sexual.

Campaña de vacunación en Benín en 1968.

Getty Images
Una campaña de vacunación histórica, especialmente en zonas de menos recursos, consiguió erradicar la viruela en 1980.

Pero se están estudiando todas las vías posibles, como la transmisión indirecta a través de objetos contaminados e incluso aerosoles.

“La viruela erradicada se transmitía de forma similar, pero el contagio entre humanos era mucho más fácil”, recuerda Lorenzo Morales, quien no descarta que en el futuro la viruela del mono pueda hacerse más eficiente en la forma de transmitirse.

Raúl Rivas explica que esta viruela es un virus bastante estable y que varía muy poco. Pero a su vez, Morales menciona que “es un patógeno relativamente nuevo, acostumbrándose a vivir entre nosotros, y todavía no está especializado en multiplicarse e infectarnos”.

La viruela humana solo podía transmitirse entre humanos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC), no hay evidencia científica de que la viruela pueda transmitirse por insectos u otros animales.

El origen de la viruela es desconocido. En el caso de la viruela del mono, se le llama así por descubrirse en colonias de monos mantenidos para labores de investigación en 1958.

Síntomas

En ambas enfermedades, el cuadro clínico comienza de forma similar, aunque es algo más leve en la viruela del mono.

“Como en la mayoría de infecciones, empiezan con fiebre y también es común el malestar corporal, cansancio, dolor muscular y en la garganta”, describe Rivas.

Visión microscópica del virus que causa la viruela.

Getty Images
Visión microscópica del virus que causa la viruela.

Además, en ambas enfermedades también se desarrollan las inequívocas pústulas cutáneas que luego pueden dejar visibles cicatrices en la piel de los pacientes.

“Luego, con el paso de los días, la viruela del simio suele hinchar los ganglios linfáticos, tanto los cervicales, maxilares, axilares y en las ingles. Esto no ocurría con la viruela humana”, añade Rivas.

El periodo de incubación de la viruela símica suele ser de siete a 14 días, pero puede reducirse a cinco y elevarse a 21 días.

En el caso de la viruela humana, la incubación puede durar entre siete y 19 días, aunque la duración media era entre 10 y 14 días.

Tratamiento

La viruela fue erradicada gracias a una campaña de vacunación histórica que puso fin a miles de años de muertes causadas por el patógeno.

Dado que el virus de la viruela del mono está estrechamente relacionado con el que causa la viruela, la vacuna contra esta última también ha mostrado ser efectiva para las dos enfermedades.

En este caso, las personas mayores de 55-60 años que fueron vacunadas contra la viruela antes de su erradicación podrían tener entonces una inmunidad considerable contra la viruela del mono.

Edward Jenner.

Getty Images
Los estudios del inglés Edward Jenner en el siglo XVIII fueron clave para el desarrollo de la vacuna contra la viruela.

Sin embargo, mientras se define la mejor estrategia para tratar esta enfermedad, que científicos ven poco probable que se descontrole, los tratamientos disponibles son sobre todo paliativos para los síntomas.

Lorenzo Morales lamenta que no haya un tratamiento específico.

“Como es un patógeno que sobre todo ha afectado a África y no a los países desarrollados, no se invierte suficiente en la búsqueda de tratamientos“, dice.

Sin embargo, a pesar de no contar con tratamientos específicos, hay una diferencia muy grande entre esta viruela del mono y la erradicada: el avance de la ciencia y el conocimiento.

Por cientos de años, la viruela humana hizo estragos sin que se lograse comprender la enfermedad y cómo detenerla.

“Esta viruela del mono es una enfermedad que conocemos bien. Quizás para el público general es algo nuevo, pero se descubrió en 1958. Está bien estudiada también porque es muy parecida a la viruela humana”, dice Rivas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gcPQE4QeRpc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.